Coronavirus y embarazo: Qué debes saber

Ana Rivera Gómez-Arevalillo

Médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.

¿Qué es el nuevo coronavirus?

El coronavirus SARS-CoV-2 es un tipo de microorganismo que pertenece a la familia del mismo nombre, coronavirus. Estos organismos microscópicos son habitualmente productores de enfermedades en animales. Algunos otros virus de la misma familia forman ya parte de los microorganismos que también producen infecciones en humanos, provocando procesos respiratorios.

Este nuevo virus (SARS-Cov 2) produce también una enfermedad en el tracto respiratorio denominada enfermedad COVID-19, detectado por primera vez en la ciudad de Wuhan (China), en el mes de diciembre de 2019.

¿Cómo se transmite esta enfermedad?

El mecanismo de transmisión del virus se produce por el contacto directo con pequeñas gotas que se expulsan por las vías respiratorias y que pueden llegar hasta distancias de 2 metros o por secreciones producidas que pueden caer en manos u otros objetos con los que se puede tener contacto. Si tras ello, la persona se lleva la mano hacia las mucosas de ojos, nariz o boca, el virus puede entrar en el organismo.

¿Cuál es su periodo de incubación?

El periodo de incubación medio según los últimos estudios valorados por la OMS, es de entre 5 - 6 días, siendo el rango más amplio de 1-14 días.

Si estoy embarazada, ¿debo estar preocupada por esta enfermedad?

En los estudios realizados hasta la fecha no se describe una alta casuística en embarazadas, sin embargo, los estudios sí evidencian una mayor afectación de varones que de mujeres por esta enfermedad. Se necesitan más estudios para la valoración más amplia de la afectación de las embarazadas por esta enfermedad.

Estos estudios, además, señalan que las embarazadas parece que no son más susceptibles al contagio que la población general.

A día de hoy, en los estudios reportados, no hay evidencias de que la infección en la mujer embarazada se transmita al feto, demostrándose la ausencia del virus en el líquido amniótico, cordón umbilical o la leche materna.

En los casos estudiados, no se reportan afectaciones por neumonía grave en las embarazadas. Sí que aparecieron, en algunas, algún tipo de complicación del embarazo como rotura prematura de membranas, parto pretérmino o sufrimiento fetal.

En un porcentaje alto de las embarazadas afectadas por coronavirus, el parto se realizó a través de cesárea.

En un estado de embarazo las mujeres desarrollan unos cambios en la fisiología de su organismo y en su sistema de defensa que pueden hacerles más susceptibles al padecimiento de enfermedades infecciosas. Existen en la actualidad muy pocos datos de los estudios que hasta la fecha se han realizado sobre embarazadas y COVID - 19, pero de lo que sí se tiene información es de la repercusión de otras enfermedades similares producidas por otros coronavirus, como el que produce el síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV) y el coronavirus del síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS- CoV), además de otras enfermedades víricas como la gripe. En estas infecciones sí que hay más datos de la posible repercusión negativa de la infección y la aparición de complicaciones para la gestante y para el embarazo, por lo que se deben extremar las precauciones y adoptar y extremar las medidas de prevención del contagio.

¿Qué síntomas puedo presentar?

Los síntomas que pueden presentar las mujeres embarazadas no difieren, por lo que hasta ahora se conoce, de aquellos que se presentan en la población general.

En un 80% de los casos, se ha visto que la afectación general es benigna, pudiendo presentar fiebre, malestar general, tos o expectoración.

Los síntomas más importantes para el diagnóstico son: aparición de tos, fiebre o dificultad respiratoria (presentando dos o más de los mismos).

En un 20% aparecen signos que pueden ser graves, como la neumonía u otras complicaciones. Estas pueden aparecer de forma más frecuente si la mujer embarazada tiene de base otras patologías previas como diabetes, enfermedades respiratorias, etc.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Los criterios clínicos diagnósticos específicos es la presencia de síntomas de infección respiratoria aguda de inicio brusco: fiebre, tos o dificultad respiratoria asociados a residir o haber viajado a las áreas establecidas en las que se considera que existe una transmisión comunitaria, (dichas áreas son actualizadas de forma frecuente por el Ministerio de Sanidad:
https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/areas.htm).

Además, en la asistencia hospitalaria, los médicos se basan en criterios radiográficos para el diagnóstico de la neumonía, aunque en el caso de la embarazada siempre es valorada de forma especial su realización por el riesgo que las radiaciones pueden producir en el feto.

Por último, según los criterios epidemiológicos y clínicos estipulados por las autoridades sanitarias, se realizan  a los pacientes que así los precisen para la confirmación de la enfermedad.

Este test consiste en una técnica algo incómoda pero no invasiva en la que se realiza la toma de una muestra de las secreciones (exudado) a nivel de la orofaringe o la nasofaringe por medio de una especie de bastoncillo más largo. Cuando el estado de gravedad del paciente así lo requiere, la muestra de secreciones también se puede obtener por medio de procedimientos más invasivos (lavado broncoalveolar o aspirado endotraqueal).

¿Existe algún tratamiento efectivo?

Las mujeres embarazadas deben tener siempre precaución en la toma de cualquier medicamento, ya que algunos pueden afectar al desarrollo del bebé. Si durante el embarazo la mujer es diagnosticada de esta enfermedad, el médico le indicará qué fármacos debe tomar. En los casos más habituales, solo requerirá de la administración de algún antitérmico como el paracetamol, además de hidratación y reposo. En estos casos leves en los que no se requiere hospitalización, se explica a la paciente las medidas de aislamiento y prevención de contagio de sus familiares en el domicilio. Si tiene contactos estrechos con otras personas, éstos deberán de igual manera, realizar una cuarentena domiciliaria limitando sus relaciones sociales y actividades. Además, se le explica a la paciente el modo de proceder para continuar con las revisiones del embarazo y así mantener las medidas de seguridad y evitar contagios, habiendo sido informados adecuadamente los profesionales que le hacen este seguimiento.

Si el cuadro clínico es más grave, la enferma será hospitalizada para mejor seguimiento y tratamiento con fármacos que controlen aquellos síntomas y signos más importantes, así como la evolución del embarazo.

No hay ningún tratamiento específico eficaz para tratar el coronavirus. En la actualidad, se están haciendo distintos estudios que valoran la posible acción de algunos fármacos antivíricos utilizados para el tratamiento de otras infecciones víricas. Su uso en las embarazadas se establece de forma individual, según criterios clínicos y la valoración del riesgo-beneficio para la madre y el feto establecido por los distintos especialistas que le atiendan y por un comité ético médico.

¿Qué precauciones debo tener para prevenirlo?

Con medidas básicas y claras se puede prevenir el contagio de la enfermedad:

  • Lavarse frecuentemente las manos.
  • Si se tiene tos, taparse con la flexura del codo o con un pañuelo de papel desechable y seguidamente lavarse las manos.
  • Mantener una distancia de 1 - 2 metros de forma habitual como distancia de seguridad, ante todo, con personas enfermas o con sospecha de poder estarlo.
  • No compartir comida, utensilios o material de higiene.
  • Evitar viajar a zonas de riesgo.
  • Limpiar las superficies frecuentemente (las soluciones de alcohol al 95º o lejía se han demostrado eficaces para inactivar estos virus).

¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?