Descarga la aplicación
google play storeapple store


Cirugía Oral y Maxilofacial

La especialidad
Artículos especializados
Enfermedades
Síntomas
Otros contenidos
¿Qué es el Labio Leporino?
Artículo especializado

¿Qué es el Labio Leporino?

La deformación estética es lo que más impacta a los padres, así como los problemas de alimentación. Pero es una tranquilidad saber que la mayoría de los bebés que nacen con labio leporino son sanos y no tienen ninguna otra anomalía congénita. Además, tiene una solución quirúrgica muy satisfactoria. ¿De qué se trata? El labio leporino afecta a uno de cada 700 niños y consiste en una malformación congénita producida porque el labio no se forma completamente. Esto causa una abertura en el labio superior que va del labio a la nariz y puede tener diferentes grados de severidad. Además, algunos de estos niños pueden tener el paladar hendido, es decir, tampoco está fusionado correctamente. Esta segunda deformación puede afectar a uno de cada 2.500 nacidos sanos. Así, un niño puede tener un labio leporino, el paladar hendido o ambos al mismo tiempo . Según las estadísticas es más frecuente la doble malformación en varones. La manera más correcta o técnica sería llamarlas fisuras labio-alveolo-palatinas. ¿Hay varios tipos? Según dónde esté situada la fisura: Unilateral : presentan la hendidura en un solo lado del labio. Bilateral : presentan la hendidura en ambos lados del labio. Central : la hendidura se encuentra en la zona central del labio. Según el grado de severidad: Hendidura incompleta: la hendidura no se llega a la nariz. Está solo en el labio. Hendidura completa: la hendidura se extiende hasta la nariz, afectando el suelo nasal. Además, hay que tener en cuenta de que labio fisurado completo o incompleto puede estar asociado o no al paladar hendido y encía fisurada . En estos casos existe una comunicación total entre la boca y la nariz. Un poco de historia El labio leporino llamó la atención de nuestros antepasados hasta tal punto que se llegó a considerar obra divina e intocable. Más tarde, fue visto como una anomalía que se debía corregir. El caso más antiguo documentado sobre esta malformación se encontró en una momia del 2.000 a.C. La primera operación con éxito en la historia data del año 390 a.C . por un cirujano chino a un campesino llamado Wei Yang-Chi que llegó a ser un alto cargo del Estado de Chu. En 1568, Ambroise Pare utiliza el término “bec-de-lièvre” que todavía es vigente el Francia. Recordemos que el nombre “leporino” viene del latín leporīnus , que significa “ de la liebre ”. Por lo tanto, labio leporino sería, literalmente, «labio de liebre», en analogía a ese animal que tiene el labio superior cortado en el centro. ¿Qué causa el labio leporino? Todavía no se saben las causas del labio leporino ni del paladar hendido, aunque se sospecha que, en algunos casos, puede existir un componente genético . Se considera que participan entre tres y 14 genes, pero su mecanismo de acción aún se desconoce. Podemos concluir que el desarrollo de labio leporino es “ multifactorial ”, es decir, es fruto de la combinación de genes y factores ambientales. Y parece ser que hay diferencias raciales y son más frecuentes en los asiáticos y determinados grupos de indios americanos. Es menos frecuente en los afro-americanos. Los factores ambientales que podrían estar relacionados con la aparición de labio leporino son: Deficiencia de ácido fólico: el ácido fólico es una vitamina que se consigue a través de los alimentos y es muy importante para el crecimiento y división de las células. Tabaquismo : las mujeres que fuman durante la gestación sufren más incidencia de labio leporino y microcefalia. Fármacos : el uso indiscriminado de fármacos durante el embarazo puede contribuir a la aparición de alguna malformación congénita. ¿Qué es el paladar hendido? El paladar hendido se debe a un cierre incompleto del paladar durante una etapa temprana del desarrollo fetal. Puede afectar a cualquier lado del paladar y dejar una abertura que puede extenderse hasta la nariz. Puede extenderse desde el paladar duro hasta la garganta (paladar blando). Al nacer, el paladar hendido no es tan evidente como el labio leporino porque está dentro de la boca, por ello, en la revisión del neonato en la sala de partos, el pediatra introduce un dedo en la boca del niño, para evaluar si el paladar está íntegro. ¿Se puede diagnosticar el labio leporino durante el embarazo? El labio leporino puede detectarse, en algunas ocasiones, por ecografía a partir de la semana 18 a 20 de embarazo.  El uso de la ecografía 3D ha sido un gran avance para realizar el diagnóstico prenatal con mayor precisión. El paladar hendido no es visible por ecografía, por lo que el diagnóstico prenatal no es posible. ¿Podrá mamar sin dificultad? La mayor parte de los niños con esta deformación pueden mamar sin problemas. Es complicado en los que presentan una hendidura muy abierta y si está asociada a fisura palatina. La deformación dificulta que el niño pueda succionar . En estos casos más complejos, el bebé puede tomar leche materna pero se le debe administrar con un biberón depresible , es decir, que la botella sea blanda y se pueda apretar para que la leche caiga en el interior de la boca del niño sin esfuerzo por su parte. La posición también es importante y se aconseja que el bebé esté totalmente sentado en el regazo de la madre y no sentado, para evitar que la leche salga por la fosas nasales durante la deglución. Si el bebé se cansa durante las tomas, se recomienda que estas sean más frecuentes y cortas. ¿Qué otras complicaciones puede tener mi hijo con labio leporino? Más allá de la deformación estética, las posibles complicaciones que pueden estar asociadas con un labio leporino o un paladar hendido son: Infecciones de oído : son debidas a una disfunción de la trompa de Eustaquio (tubo que conecta el oído medio y la garganta). Si el niño tiene infecciones muy recurrentes puede ocasionar pérdida auditiva. Es importante realizar audiometrías de control en el caso de otitis de repetición. Retraso en el habla y el lenguaje : debido a la hendidura del paladar y del labio puede verse afectada la musculatura implicada en el habla o la alteración en la pronunciación de algunas letras. Es conveniente acudir a un logopeda. Problemas dentales : es muy normal que los dientes salgan desalineados y requieran tratamiento con ortodoncia. Tratamiento La cirugía es el tratamiento de elección de las hendiduras para cerrarlas. El cierre se realiza lo antes posible, entre las seis semanas y los nueve meses de edad. Es muy común que el niño tenga que someterse a otra intervención más adelante, para acabar de reparar la nariz si ésta sufre una gran deformación, así como realizar una reparación de la cicatriz y que quede lo más discreta posible. En el caso de los paladares hendidos, el niño también es operado en el primer año de vida. El objetivo de reparar estas deformaciones lo antes posible es evitar los problemas en el desarrollo del habla. El pronóstico es muy bueno y estos niños pueden llevar una vida completamente normal.
Ortodoncias: Qué es y tipos de tratamientos
Artículo especializado

Ortodoncias: Qué es y tipos de tratamientos

La ortodoncia es una especialidad odontológica encargada del diagnóstico y tratamiento de las anomalías de forma, posición, relación, función y estética de las estructuras dentales. Hasta hace pocos años era un tratamiento exclusivo de la edad pediátrica . En la actualidad puede realizarse a cualquier edad, consiguiendo excelentes resultados tanto estéticos como funcionales. Ante la sospecha de la necesidad de tratamiento ortodóntico debe realizarse un estudio completo para llegar al diagnóstico y propuesta de tratamiento. Este estudio conlleva la realización de diferentes pruebas diagnósticas que mencionamos a continuación: Toma de registros para proceder al análisis de los mismos .  Se toman impresiones con alginato (conocidas coloquialmente como moldes) que luego se convierten en modelos de escayola que traducen exactamente la boca del paciente a tratar. Permite el estudio de los dientes de forma individualizada y de la relación entre la arcada superior y la arcada inferior. Realización de un estudio radiográfico (radiografía de cráneo en posición de perfil): permite realizar una cefalometría o mediciones de posiciones dentarias y óseas. Existen diferentes métodos de estudio, los más usados son el de Ricketts y el de Steiner. Consisten en la medición y estudio de unas distancias y ángulos específicos que nos ayudan a identificar si el problema es óseo o dental o ambos. Radiografía panorámica u ortopantomografía : necesaria para el estudio dental integral (comprobamos el estado dental y detectamos posibles anormalidades). Fotografías faciales en proyección de frente y perfil para detectar posibles asimetrías de la línea media, desviaciones, asimetría en las diferentes partes faciales, etc. Es importante realizar nuevas fotografías al finalizar el tratamiento. El impacto del tratamiento en la estética facial del paciente se plasma a la perfección. Pueden requerirse, además, un estudio mediante un TAC dental (en algún caso específico) pero no estaría dentro de la batería de estudio convencional. Todas las pruebas realizadas deben ser estudiadas en su conjunto para llegar al diagnóstico y a la propuesta terapéutica o plan de tratamiento definitivos. En ocasiones, el problema no es sólo la malposición dental sino que existe un problema óseo asociado en el que debe intervenir el cirujano maxilofacial para su corrección. UN DATO Entre un 8 y un 12% de la población mundial presenta algún tipo de malposición ósea y dental que le ocasiona una alteración de la armonía dentofacial. 5 tipos de aparatos En el abordaje del tratamiento ortodóntico debemos considerar dos grandes tipos de aparatología: removible o fija . Los aparatos removibles son aquellos que se pueden extraer en cualquier momento, y los fijos son aquellos que van adheridos a la superficie dental mediante resinas y quedan tensados entre ellos gracias a un arco metálico, no se extraen. Desde el punto de vista funcional contamos con cinco tipos de aparatos en ortodoncia: removibles, funcionales, elásticos, fijos y extraorales. Cada uno de ellos proporciona una serie de ventajas que se adaptan a las necesidades específicas del paciente. Removibles: son utilizados básicamente en odontopediatría ya que pueden ser retirados de la boca por el propio niño. Ello permite una correcta higiene oral ( pueden limpiarse con la ayuda de comprimidos limpiadores efervescentes) y una cómoda ingesta . Su acción es intermitente (sólo actúan cuando están colocados en la boca). Precisan una alta colaboración y adherencia por parte del paciente.  Estos aparatos de ortodoncia tienen un coste económico inferior al resto de aparatología. Se utilizan, sobre todo, en el tratamiento de la dentición temporal para corregir malposiciones dentales no complicadas. Funcionales: suelen ser aparatos removibles. Actúan sobre músculo y hueso , aunque también producen movimiento dental. Se utilizan en pacientes en crecimiento. Se utilizan en maloclusiones dentales con implicación ósea. Elásticos: más conocidos como ortodoncia invisible o transparente . Son aparatos removibles hechos con material plástico transparente o silicona y, a medida, para adaptarse perfectamente a la dentadura. Este tipo de ortodoncia se puede utilizar para el tratamiento y para el mantenimiento posterior (tras la corrección). Debido a que producen movimiento activo dental debe recambiarse la férula plástica con cierta perioricidad adaptándose a los cambios de la nueva mordida. Sus principales ventajas son la estética (por ser transparente) y la funcional (por ser removible). Fijos: los aparatos fijos de ortodoncia están adheridos a los dientes de forma permanente por lo que no pueden retirarse durante todo el tratamiento.  Son, pues, fuerzas continuas . Se pueden utilizar en combinación con otros aparatos. Es muy importante la implicación del paciente sobre todo en el mantenimiento de una buena higiene oral. En estos pacientes suele recomendarse el uso de cepillo interproximal para acceder a todas las superficies dentales. Dentro de este tipo de aparatos, los más utilizados serían: los separadores, las bandas, los brackets (metálicos o de zafiro), los alambres (de níquel o titanio), las ligaduras elásticas y metálicas, los muelles y los botones linguales. Extraorales: los aparatos extraorales son aquellos que se colocan fuera de la boca , y actúan sobre los dientes y las mandíbulas a la vez. Por su inconveniente estético (sobre todo en la edad pediátrica) sólo se utilizan cuando no hay otra posibilidad terapéutica. En considerables ocasiones es preciso realizar un tratamiento ortodóntico en dos fases. En una primera fase se emplea aparatología removible (en edad pediátrica) mientras que en la segunda fase se emplea ortodoncia fija (normalmente durante la adolescencia cuando el recambio dentario es casi completo). Una vez iniciado el tratamiento con ortodoncia… Es importante que el paciente sea controlado periódicamente, y ya en la primera visita (a los pocos días de colocada la ortodoncia) se le deben hacer recomendaciones dietéticas : no comer alimentos duros (como frutos secos o pan tostado), no comer alimentos de consistencia semielástica (por quedar fácilmente adheridos), no comer golosinas (chicles, gominolas o caramelos), etc. Al inicio del tratamiento puede haber dolor y/o molestias por la presión producida durante la masticación o al apretar los dientes. También pueden aparecer pequeñas úlceras en la mucosa por el roce del material. La dificultad en el habla suele vencerse durante la primera semana. ¿Cuánto suele durar el tratamiento? Debemos tener en cuenta que el tratamiento ortodóntico completo puede requerir entre seis y treinta meses para finalizar. El tiempo del tratamiento dependerá en gran parte del tipo de maloclusión , del tipo de ortodoncia indicado y de la adherencia del paciente . Por otro lado, es esencial visitar al ortodoncista periódicamente en los intervalos señalados y consultar ante cualquier eventualidad como rotura o deterioro del dispositivo. Al finalizar el tratamiento puede estar indicada la llamada fase de la retención. Cuando los dientes se han alineado correctamente la aparatología debe ser retirada pero debemos asegurarnos de que los dientes no intenten volver a su posición original. En este momento entrarían en juego los llamados mantenedores de espacio o detenedores que deben ser usados para estabilizar por completo la correcta alineación conseguida con la ortodoncia. Dra. Ana García Especialista en Odontología Integral Médico consultor de Advance Medical  
Implante Dental de Titanio, lo Mejor para Ti
Artículo especializado

Implante Dental de Titanio, lo Mejor para Ti

¿Cuándo vas a decidirte a ir al odontólogo para solucionar ese problema estético que te dejó la extracción y que te impide sonreír abiertamente? No nos engañemos, no es sólo un problema estético, sino también funcional. Si pierdes un diente sucede que el que está en la otra arcada y se articulaba con él deja de ser funcional al poder colaborar en el trabajo masticatorio. Además, con el tiempo sobresaldrá y creará interferencias en la oclusión del resto de piezas de ese lado. Déjame que te aporte una pincelada sobre los implantes y el resto de alternativas terapéuticas para que puedas decidirte. ¿De qué están hechos los implantes? Ante todo, vamos a definir el implante como un material protésico que tiene la finalidad de sustituir un diente extraído. Por ello, morfológicamente intenta semejarse a un diente real con una parte integrada en el hueso a modo de raíz y una parte expuesta en boca que alberga la prótesis a modo de corona. Se vería, pues, como un diente natural. El implante debe estar fabricado con materiales biocompatibles de mínimo poder alergénico para minimizar la posibilidad de rechazo. Actualmente la mayoría de implantes colocados en boca son de titanio, excepto que exista una contraindicación específica. Otro tipo de implantes serían los de material cerámico . La colocación Una vez colocado el implante en boca, la parte que penetra en el interior del hueso (a modo de raíz) se une al mismo mediante puentes químicos que le confieren estabilidad. La superficie del implante que se inserta en el hueso presenta diferentes grabados y recubrimientos que tienen la finalidad de aumentar la superficie de contacto con el hueso y por tanto su adhesión. Cuando el implante está absolutamente adherido al hueso hablamos de osteointegración y, en ese momento, ese implante es ya capaz de soportar la carga del diente e iniciar su función. Desde el momento en que se coloca el implante en la boca (en el acto quirúrgico) hasta que se carga (colocación de la corona protésica o prótesis fija o restauración) pueden pasar alrededor de tres meses. Antes de colocar la corona protésica sobre el implante realizamos una radiografía para asegurarnos de que el implante esté correctamente osteointegrado en el hueso siendo capaz de soportar la carga.  Tenemos que decir que existen implantes de carga inmediata cuya corona se coloca directamente sobre el implante en el acto quirúrgico inicial. ¿Cuál es la indicación principal de un implante en la actualidad? La indicación estrella del implante es la reposición de un diente extraído. Sin embargo, actualmente la mayoría de prótesis completas son colocadas sobre un soporte de implantes de forma de se mantienen fijas en boca (están en desuso las dentaduras de “quita y pon”). ¿Qué otras indicaciones terapéuticas tienen los implantes? Asimismo, el uso de implantes ha ocasionado una disminución notoria en la colocación de los llamados “Puentes” o prótesis parciales fijas. Hasta finales del siglo XX la colocación de un puente en consulta era una práctica habitual del odontólogo. Pero no olvidemos que esta opción supone reponer la pérdida de una pieza dental mediante el sacrificio de los dientes contiguos (anterior y posterior) que eran endodonciados (con el nervio desvitalizado) y tallados para soportar el puente de tres piezas siendo la del medio una pieza falsa que sustituía al diente que faltaba mientras que los pilares del puente se enclavan en el diente anterior y posterior. ¿Todo el mundo es candidato al implante? No olvidemos que la colocación de un implante supone un acto quirúrgico no exento de posibles complicaciones. Antes de su colocación se realiza un estudio pormenorizado del paciente para asegurarnos el éxito de la cirugía.   En el estudio preoperatorio se realiza una ortopantomografía (para evidenciar si hay suficiente hueso y de calidad óptima para soportar la colocación del implante) y un TAC (mandibular o maxilar) así como un estudio del estado médico del paciente.  Pueden existir situaciones médicas que contraindiquen la colocación de un implante como, por ejemplo, una enfermedad ósea severa (osteoporosis u osteomalacia), un trastorno de la coagulación, un trastorno de la inmunidad, una enfermedad metabólica mal controlada, etcétera. Por otro lado, la presencia de enfermedad concomitante en boca ya sea de encías, de hueso o maloclusión, así como malos hábitos de higiene, tabaquismo, alcohol y determinados fármacos de uso crónico (por ejemplo, los bifosfonatos usados en el tratamiento de la osteoporosis) pueden comprometer la osteointegración del implante por lo que podrían considerarse contraindicaciones relativas.  Así mismo, antes de la cirugía deben tratarse posibles focos infecciosos en la boca como pueden ser caries y acúmulo de sarro. ¿Duele? Durante la cirugía, para colocar el implante en el interior del hueso es preciso un abordaje mediante una incisión en la encía y la tunelización del hueso mediante fresas para crear un canal óseo donde irá alojado el implante. Una vez colocado el implante se cierra la encía mediante la colocación de puntos de sutura que deben ser retirados una semana después. Tras la manipulación quirúrgica y al cesar el efecto de la anestesia es posible que el dolor aumente levemente siendo de intensidad tolerable. Podemos encontrarnos, así mismo, con una infamación del lado afecto que debemos contrarrestar con la aplicación de frío local. El paciente realizará un tratamiento antibiótico y antiinflamatorio durante unos días y será controlado en consulta posteriormente. ¿Con qué nos quedamos después de haber leído el texto? Actualmente los implantes dentales son el tratamiento de elección para rehabilitar espacios sin dientes. La colocación de un implante implica la recuperación funcional de la boca y aporta al paciente una recompensa estética y psicológica de valor incalculable.
¿Cómo se realizan las endodoncias?
Artículo especializado

¿Cómo se realizan las endodoncias?

Todos hemos oído alguna vez la expresión “matar el nervio” pero ¿de dónde viene esa expresión tan desafortunada? ¿Cómo entender que un tratamiento dental de elevado coste, la endodoncia, va destinado a matar el nervio del diente dejándolo desvitalizado? Debemos aclarar este concepto para entender que es el tratamiento de elección para un diente que ha sufrido una lesión evolucionada e irreversible. Si no realizamos este tratamiento en un diente enfermo garantizamos su pérdida de forma inevitable unos meses más tarde. Utilizamos diferentes expresiones, de forma indistinta, para indicar el mismo concepto: endodoncia, tratamiento de conducto, tratamiento radicular, tratamiento pulpar, matar el nervio y pulpectomía (en dentición temporal). ¿En qué consiste? Definimos endodoncia como un tratamiento realizado en el interior de las raíces del diente , donde está ubicado el nervio o pulpa dental. Consiste en la extirpación total de la pulpa dental y el relleno posterior de dicho espacio mediante un material de obturación que sellará la cavidad en aras a crear una cavidad estanca e impenetrable. Es recomendable realizar este tratamiento siempre que esté previsto colocar una prótesis fija sobre ese diente (sea una corona unitaria o un puente). Este tratamiento se realiza en la mayoría de consultas de odontología general, aunque existen casos complicados que son derivados a los expertos en este tipo de tratamientos (los endodoncistas). Las indicaciones principales de la endodoncia son las piezas dentales fracturadas (con exposición o proximidad a la pulpa) y las caries profundas. Si no me duele, ¿cómo sabe el odontólogo que me ha de matar el nervio? Cuando abrimos la cavidad del diente para sanear una caries y observamos que al limpiar el foco cariogénico la profundidad es considerable debe explorarse la sensibilidad en ese momento pues en caso de afectación o proximidad pulpar no podemos continuar con la obturación sin realizar un tratamiento de la pulpa (nervio). La afectación pulpar originaría episodios de pulpitis (es una de las urgencias odontológicas más dolorosas que requiere la apertura inmediata del diente para aliviar el síntoma de compresión que nota el paciente). Tras la realización de la endodoncia (normalmente en varias sesiones) se continua, posteriormente, con la restauración del diente mediante una reconstrucción o una corona . Pero, si durante el procedimiento en consulta observamos que el diente está sumamente deteriorado o presenta alguna lesión como reabsorciones de la raíz, fractura vertical o enfermedad periodontal grave debemos contraindicar el tratamiento endodóntico pues ese diente no soportaría un tratamiento de conductos y la colocación posterior de una corona. Propondríamos en este caso la extracción de la pieza dental (exodoncia) y no realizaríamos ni endodoncia (matar nervio) ni obturación (empaste). UNA CURIOSIDAD… A pesar de que cada tipo de diente tiene, normalmente, un número determinado de raíces tengo que decirte que el número de raíces de un molar superior es diferente al de un molar inferior. ¿Lo sabías? Asimismo, es muy frecuente encontrar raíces accesorias. De forma que, en muchas ocasiones abrimos un premolar pensando que vamos a endodonciar sólo una raíz y nos encontramos con un premolar de dos raíces, por ello se alarga el proceso. Por cierto, ¿sabes cuál es la raíz más larga de los dientes de la boca humana? La del canino inferior. El tratamiento, paso a paso Realmente es uno de los tratamientos más complicados que nos encontramos en la consulta. Es imprescindible una exploración previa del diente y la realización de una radiografía inicial para comprobar el número de raíces que tiene ese diente, así como su forma, su curvatura y su longitud, la integridad radicular y el estado del ápice. Detallaremos a continuación el tratamiento que hacemos en cada uno de los conductos del diente. Por ejemplo, en una molar (muela) de la arcada superior (que normalmente tiene tres conductos) debe hacerse este tratamiento en cada uno de los conductos. Por ello es más costoso y laborioso endodonciar un molar (de tres conductos) que un incisivo (con sólo un conducto). Iniciamos la endodoncia con una anestesia potente para proceder a la apertura del diente creando una cavidad grande que nos permita acceder al interior de las raíces para extirpar la pulpa o el nervio. Para ello tenemos que “permeabilizar” cada conducto que consiste en eliminar la pulpa radicular. Tenemos que irrigar con antiséptico constantemente para arrastrar los productos de detritus del interior del conducto. En este paso tenemos que realizar una radiografía para asegurarnos que hemos llegado al ápice de la raíz y realizamos una conductometría para conocer la longitud radicular. Existen unos aparatos específicos llamados localizadores electrónicos de ápices que nos detectan la proximidad del ápice sin necesidad de realizar esta radiografía. Una vez hemos dejado los conductos limpios colocamos un algodón impregnado con un antiséptico y antiinflamatorio y una obturación provisional hasta la siguiente sesión unos días más tarde. En la siguiente sesión procedemos a la instrumentación del conducto o el iminación de los restos de pulpa y la preparación y ensanchamiento del conducto para proceder en la siguiente sesión a su obturación. Para la preparación de conducto introducimos limas de muy pequeño calibre inicialmente y después de calibre progresivo hasta su ensanchamiento. El barrillo formado por la introducción de las diferentes limas debe ser arrastrado con irrigaciones frecuentes de hipoclorito al 5-10%. Luego secamos el interior del conducto. La obturación definitiva del conducto se realiza mediante la introducción de un relleno (llamado gutapercha) ajustado a la longitud de la raíz que debe sellar por completo el ápice del diente y ocupar la totalidad del conducto. Es un material inerte y ocupará el espacio que ocupaba la pulpa dental enferma. Tiene como objetivo aislar y sellar el conducto. Realizamos otra radiografía para asegurarnos que el material ocupa la totalidad del conducto y hasta el ápice del diente sin sobrepasarlo.   Volvemos a colocar obturación provisional hasta la siguiente sesión en la que procedemos a la obturación definitiva del diente y/o a su preparación para la colocación de una corona. Como puedes ver es una técnica compleja que requiere una alta preparación por parte del profesional y mucho tiempo en el sillón por parte del paciente. Sin embargo, supone la última posibilidad de “salvar” la pieza dental. No he pretendido, ni mucho menos, asustarte con todo este procedimiento. So he querido concienciarte. Tú tan solo tienes que mantener la boca abierta y dejarnos el resto a nosotros. Eso sí, por favor, ven a la consulta cuando un diente empiece a molestarte ante frío o calor, cuando te duela al ocluir con el diente antagonista o cuando notes un dolor de intensidad leve en todo momento. Tu pulpa dental te está avisando de que está enferma. ¿Cuál es mi mensaje? Más vale una endodoncia a tiempo que una extracción tardía.
Recuperarse de una Cirugía Dental
Artículo especializado

Recuperarse de una Cirugía Dental

¿Has precisado un procedimiento quirúrgico odontológico recientemente? ¿Tienes que quitarte los terceros molares (muelas del juicio)? ¿Por fin te has decidido a ponerte el implante? ¿Debes someterte a cirugía periodontal? La cirugía odontológica, igual que el resto de procedimientos quirúrgicos, precisa una valoración inicial del estado médico del paciente y de los riesgos quirúrgicos. En la visita previa a la cirugía advertimos al paciente de que debe extremar la higiene los días previos a la cirugía e incluso aconsejamos enjuagues con antiséptico local (clorhexidina). Si el paciente es muy nervioso se puede valorar tomar una mediación inductora del sueño el día antes de la cirugía. Y cuando llega el día, ¿cómo actuamos? Es importante que el paciente que debe someterse a una cirugía sea atendido a la hora prevista para evitar aumentar su situación de estrés . El cirujano recibe al paciente y le explica los pasos que va a seguir para tranquilizarle. Es importante recordar que, una vez administrada la anestesia, podrá seguir nuestra cirugía pero no notará dolor. Por cierto, si eres aprensivo dímelo porque puedo cubrirte los ojos con una talla estéril para ayudarte a sobrellevarlo. LO QUE DEBEMOS SABER COMO MÉDICOS Debemos tener presente el perfil médico del paciente antes de proceder a la cirugía. En pacientes con patología cardiovascular que estén en tratamiento antiagregante o anticoagulante debemos valorar la interrupción del tratamiento previa a la cirugía para evitar grandes sangrados (sobre todo si está prevista una cirugía larga o compleja). Debemos preguntar las posibles alergias o intolerancias que pueda presentar. Para nosotros es igual de importante saber si es alérgico a la penicilina como intolerante al gluten y, por supuesto, es relevante conocer si es alérgico al látex porque, en este caso, el guante estéril a utilizar debe ser de un material especial. Si el paciente es frágil (por pluripatología, inmunosupresión, enfermedad autoinmune, cardiopatía, insuficiencia renal, etc.) debemos valorar el inicio de tratamiento antibiótico previo a la cirugía para que el paciente esté cubierto durante el procedimiento quirúrgico. Si está prevista la instrumentación de hueso (por ejemplo, para colocar un implante) optamos, en muchas ocasiones, por administrar una dosis de tratamiento corticoideo intramuscular a modo de antiinflamatorio potente para minimizar el dolor inicial tras el cese de la anestesia. Cosas a tener en cuenta tras la cirugía Tras la cirugía debemos facilitar al paciente una hoja de recomendaciones donde consten las posibles complicaciones que puedan aparecer y la forma de actuar ante ellas. Es importante facilitarle un teléfono de contacto al que poder dirigirse en caso de grandes dudas. Y, lo más importante, se debe indicar la pauta a seguir tanto medicamentosa como tópica (higiene, aplicación de frío local…) como de ingesta alimentaria . La anestesia postquirúrgica cesará tras dos o tres horas de finalizar la cirugía por ello debes tener la precaución de tomarte algún analgésico en este periodo de tiempo para que al finalizar la anestesia ya te encuentres bajo el efecto de la analgesia. También debes aplicarte frío local en el lado de la cara que corresponda, pero, ¡ojo!, no te apliques el hielo local directamente sobre la piel porque puedes producirte una quemadura. La forma más cómoda de aplicarse el hielo local es mediante packs de crioterapia (de venta en farmacias) y con la interposición de una toallita entre la cara y el frío. Estos packs son bolsas de plástico de contenido semilíquido, reusables y moldeables que pueden tener diferentes medidas por lo que se adaptan perfectamente a la superficie a tratar. Si no dispones de uno de estos packs (que sería lo deseable) siempre puedes recurrir a la socorrida bolsa de guisantes del congelador. Realiza tandas de 15 minutos de frío local varias veces al día. Cuando llegues al domicilio no creo que tengas demasiado apetito, pero puedes ingerir algún liquido (ni muy frío ni muy caliente) con la ayuda de una pajita. No olvides tomarte el antibiótico que te hemos prescrito. Además, verás que en la prescripción siempre ponemos mediación de rescate por si el dolor es incontrolable. Aquí tengo que aconsejarte que no apures a tomarte la medicación cuando el dolor es elevado porque costará mucho más de controlar. Al día siguiente ya podrás iniciar una dieta semiblanda (si no se te dicen lo contrario) a base de sopa, yogur, batidos de fruta, licuado y puré. El dolor será mucho mejor tolerado, pero ello no quiere decir que dejes de tomarte el tratamiento. Recuerda que la higiene dental debe seguir realizándose, aunque tengas molestias en la boca. Es importante que controles la temperatura axilar . Recuerda que, si no me avisas, no puedo saber si hay alguna complicación. Quiero decir que, aunque te haya citado en consulta dos días más tarde tras la cirugía, no dudes en llamarme o venir antes si la evolución no es la correcta . ¿Con qué me quedo después de tantas advertencias? Tras la cirugía se debe recurrir al rescate analgésico si el dolor lo requiere. Evita tomar aspirina antes o después de la cirugía (si la tomas por algún motivo médico siempre menciónalo) Debes tomarme todos los medicamentos que te han aconsejado, aunque no tengas dolor. Debes extremar la higiene para minimizar el riesgo de infección. Además del cepillado (en la zona no quirúrgica) debes enjuagarte con antiséptico después de cada comida. Aplícate frío local en tandas de 15 minutos y varias veces al día. No fumes ni bebas alcohol durante las 24 horas posteriores a la cirugía. Ten presente los signos de alarma que te han explicado (sangrado excesivo, dolor incontrolable, fiebre…) y consulta, inmediatamente, si aparece alguno de ellos.
Qué Debes Saber sobre la Prótesis Dental
Artículo especializado

Qué Debes Saber sobre la Prótesis Dental

El objetivo de una prótesis dental es restaurar una o varias piezas dentarias , haciéndolo compatible con una dentadura de aspecto estético, pero a la vez lo más natural posible. Y ello teniendo en cuenta la edad, la morfología facial y la propia dentadura. Los dientes deberán ser lo más parecido posible a sus piezas naturales (si conserva alguna). Una prótesis dental es un elemento intrabucal hecho a medida que tiene la finalidad de restaurar una o varias piezas dentarias , teniendo en cuenta la función estética, masticatoria y oclusal. Una vez el odontólogo propone la rehabilitación de la boca se cita al paciente para tomar unas impresiones de alginato (pasta normalmente de color verde que se coloca sobre unas cubetas que tras colocarse en el interior de la boca endurece y nos facilita una réplica exacta de la anatomía de la boca). Estas impresiones son trabajadas en el laboratorio protésico donde se elabora la prótesis que será ajustada en la boca por el odontólogo, posteriormente. Definamos, inicialmente, los tipos de prótesis existentes. En función de su tamaño : Prótesis parcial: se usan para sustituir una o algunas piezas dentales. Si es sólo una la llamaremos corona unitaria. Si son varias piezas la llamaremos coloquialmente “puente” o esquelético. Prótesis completa: se usan para rehabilitar toda la arcada completa (puede ser la superior o la inferior). En función de su anclaje : Prótesis fijas: son aquellas que, una vez colocadas en boca, son cementadas o atornilladas para no ser extraídas.  Son de porcelana con o sin una base de metal. Podría ser, por ejemplo, una corona sobre un implante, un puente cementado por los extremos a dientes fijos o una arcada completa anclada con implantes. Prótesis removibles: son aquellas que pueden extraerse fácilmente de la boca. Son conocidas como prótesis de “quita y pon”. Tienen una gran parte de resina con posibles refuerzos metálicos o ganchos. Puede ser una arcada completa con una base de resina rosa (la típica dentadura completa de ancianos) o un puente de unos dientes anclados con ganchos (se le llama coloquialmente un esquelético o “puente”). El portador se la puede quitar para limpiarla o para dormir. Las combinaciones posibles son varias: prótesis parcial fija o removible y prótesis completa fija o removible. Asimismo, pueden estar fabricadas de muy diferentes materiales que dependerán, sobre todo, del tipo de prótesis. Sin embargo, el precio puede variar sustancialmente. Por ejemplo, una prótesis completa removible de una arcada hecha en resina tiene un precio infinitamente inferior a una prótesis completa fija de una arcada fijada con implantes. En ambos casos hablamos de una arcada completa pero las diferencias estético-funcionales son abismales. Cuando hacemos una propuesta de tratamiento nos ajustaremos a cada paciente (a sus necesidades y a sus posibilidades, fundamentalmente), pero siempre debemos mostrarle diferentes alternativas de tratamiento e indicarle las ventajas e inconvenientes de cada una para que tome la decisión definitiva. El odontólogo debe ponerse en la situación del paciente para aconsejarle en este momento. Éticamente, hemos de tener presente las expectativas del paciente, su edad, el número de dientes a restituir y su posibilidad económica. Una vez tomada la decisión de rehabilitar una boca se tiene que hacer un estudio completo y una valoración de la oclusión . Actualmente tiene un importante peso específico la estética del paciente. Si tenemos que rehabilitar un diente anterior lo pondremos de cerámica, aunque sea menos resistente pero estéticamente impecable. Si tenemos que rehabilitar un molar optaremos por una corona metálica con cobertura de cerámica para asegurarnos una correcta función masticatoria. Con ello quiero decir que, en las zonas estéticamente comprometidas será de nuestra elección un material más estético a pesar de ser menos resistente mientras que en la zona posterior optaremos por materiales más resistentes a pesar de ser menos estéticos (ya que reciben una fuerza muy superior). ¿Cuál es la prótesis más indicada? Un buen estudio previo hará que el tratamiento rehabilitador sea todo un éxito. Perseguimos recuperar la funcionalidad de una boca sin renunciar a la recuperación de la estética , por tanto debemos asegurarnos de que el paciente pueda masticar, deglutir, hablar y respirar. Para asegurarnos una correcta funcionalidad de la prótesis valoramos cuatro características: Retención : toda prótesis debe mantenerse sujeta y firme en la boca de forma invariable. Como es obvio, serán más retentivas las prótesis fijas (ancladas con tornillos o cemento) que las removibles (ancladas con ganchos o resina, por ejemplo). Soporte : la estabilidad estará condicionada por un buen soporte. Cuanto más amplio es el soporte mejor base de sustentación y más estabilidad. Una prótesis puede tener diferentes soportes: Dentosoportadas: es un grupo de dientes postizos que se anclan por delante y por detrás a dientes sanos mediante anclajes metálicos. Mucosoportadas: son las típicas dentaduras postizas de base de resina de color rosa de quita y pon. Es la dentadura completa para pacientes sin dientes y se apoya exclusivamente en las mucosas y el paladar. El problema de estas prótesis radica en su inestabilidad a la hora de comer o hablar, por lo que el paciente al final recurre a fijarlas con unos “pegamentos” indicados para este tipo de casos, con el inconveniente que todo esto supone. Dentomucosoportadas: ancladas en dientes, pero con soporte de resina rosa. Implantosoportadas: son soportadas por implantes. Suelen colocarse sobre una boca sin dientes. Este tipo de prótesis se fija sobre dichos implantes por lo que no tiene ningún tipo de movimiento dentro de la boca. Estabilidad : para evitar el balanceo al morder. Fijación : depende de la base donde se apoya el soporte de la prótesis Además de estas características mecánicas debemos asegurarnos de que la prótesis sea funcional (que permita al paciente hacer vida normal) y estética (que permita al paciente hacer vida social (hablar, besar, reír…). El objetivo protésico será conseguir una dentadura de aspecto estético, pero a la vez lo más natural posible, teniendo en cuenta la edad, la morfología facial y la propia dentadura del paciente. Los dientes deberán ser lo más parecidos posible a sus piezas naturales (si conserva alguna). ¿Cómo debo cuidar una prótesis? Las prótesis dentales necesitan ser limpiadas frecuentemente por lo que el paciente debe ser instruido. Convienen revisarlas en la consulta anualmente. Recordar que las prótesis dentales necesitan un c uidado similar al que reciben nuestras piezas naturales . Interesa que las prótesis duren el máximo tiempo posible en perfectas condiciones. Si en algún momento notas que está más suelta de lo habitual o no muerdes como siempre no dudes en acudir a visita.
Contenidos sobre enfermedades
Somos conscientes de que los conceptos médicos pueden resultar confusos si no te los explican con claridad. Para evitar esto, le hemos pedido a nuestros profesionales que preparen estas fichas en donde podrás acceder a información relevante sobre enfermedades que te ayudará a entender de una manera sencilla por qué se producen y por qué es necesario su tratamiento.
Ver todas las enfemedades
Periodontitis
Enfermedad

Periodontitis

¿Qué es la periodontitis? Una enfermedad también conocida como piorrea y enfermedad periodontal , que pertenece a la especialidad de odontología y es considerada una dolencia de tipo grave. Tipos de periodontitis La periodontitis se puede dividir en tres tipos: Crónica : este tipo de periodontitis surge por malos hábitos como el consumo de tabaco, sumados a una gran acumulación de placa bacteriana y sarro debido a una mala higiene bucodental. Aguda : en este caso la periodontitis aparece de manera brusca, dañando el tejido blando, sin necesidad que haya un exceso de placa bacteriana o sarro. Es frecuente en adolescentes. Úlcero necrosante : es la periodontitis más grave. Es muy dolorosa y además de sangrado e inflamación de las encías puede desarrollar más síntomas, como úlceras en la boca, fiebre y malestar general. Causas de la periodontitis La periodontitis surge a causa de que se acumula placa bacteriana entre los dientes y encías. Esto se debe a que la placa, principalmente formada por bacterias , se adhiere al diente y a la encía debido a la acumulación de restos de comida. Esta placa bacteriana si no se retira, se acumula y endurece formando el sarro, el cual solo se puede retirar mediante el instrumental del dentista. El sarro, si no es retirado, provoca la gingivitis, que es la inflamación de las encías, y si esta no se trata, las bacterias llegan al tejido blando y al hueso de la mandíbula , debilitando el agarre de los dientes, lo que provoca la periodontitis. Síntomas de periodontitis Los signos y síntomas de la periodontitis son: Inflamación de las encías. Aumento de la sensibilidad de las encías. Retracción de las encías. Color brillante de las encías. Aparición de pus en los dientes y encías. Mal aliento. Los dientes se mueven y duelen al comer. Tratamiento para la periodontitis El tratamiento aplicado para la periodontitis varía según la gravedad y/o lo avanzada que esté la enfermedad. Si aún no ha profundizado mucho el tratamiento puede consistir en el raspado y alisado radicular , dos técnicas empleadas para la eliminación de sarro, además de la toma de antibióticos para la infección bacteriana. Sin embargo, si la enfermedad está muy avanzada se debe recurrir a la cirugía. La intervención quirúrgica variará según la necesidad de cada paciente. Puede ser una cirugía para realizar un raspado y alisado radicular más profundo, realizar un injerto óseo o del tejido blando , regenerar los tejidos, o estimular su regeneración. Pruebas complementarias del tratamiento de periodontitis Lo primero que llevará a cabo el médico será una evaluación física de la boca del paciente para ver la presencia de sarro , sangrado y/o debilidad de los dientes. Esto, sumado a los síntomas que le comunique el paciente, le permitirá elaborar un diagnóstico. No obstante, para cerciorarse y ver hasta qué profundidad ha llegado la infección , el médico pedirá pruebas de diagnóstico por imagen, como una radiografía dental. Factores desencadenantes de periodontitis La periodontitis es la infección de la encías que llega hasta el tejido blando y el hueso donde se soportan los dientes, siendo el principal factor desencadenante de esta enfermedad una gingivitis no tratada, puesto que la gingivitis es la enfermedad previa a la periodontitis y sus síntomas son la inflamación de las encías debido a la acumulación de sarro entre estas y los dientes. Factores de riesgo de periodontitis Los principales factores de riesgo que pueden aumentar que el paciente desarrolle periodontitis son: Edad :  cuanto mayor es la edad del paciente más probabilidad hay de padecer la enfermedad. Genética : esta enfermedad muchas veces está relacionada con los antecedentes familiares. Historial médico del paciente : la periodontitis puede ser causada por otras enfermedades que tenga el paciente que dañen el sistema inmunitario o que sean crónicas, como la diabetes. Si el paciente padece gingivitis y no se ha puesto en tratamiento. Hábitos de vida : el consumo de tabaco y otras sustancias sumado a una mala higiene bucal puede aumentar el riesgo de esta enfermedad. También una mala alimentación. Complicaciones de la periodontitis Pérdida de los dientes por su caída. Infección bacteriana. Anomalías en el corazón y los pulmones si las bacterias se van al torrente sanguíneo. Prevención de la periodontitis Tener una correcta higiene bucal. Cepillarse los dientes tras cada comida. Hacer uso del hilo dental y el enjuague bucal. Realizar revisiones dentales periódicas. Acudir al dentista a eliminar el sarro y la placa bacteriana. Especialidades a las que pertenece la periodontitis El especialista médico encargado de tratar la periodontitis es el odontólogo. Preguntas frecuentes ¿Qué precio tiene un curetaje dental? El curetaje dental se realiza dividiendo la boca en 4 cuadrantes, siendo el precio de cada cuadrante entre 60 € y 80 € . ¿Qué es la periodontitis agresiva? Es un tipo de periodontitis similar a la crónica , pero cuya aparición es brusca y ataca de manera muy rápida al tejido blando de la mandíbula sin haber excesiva presencia de sarro y/o placa bacteriana. ¿Qué es la profilaxis dental? La profilaxis dental se emplea tanto para mantener una buena higiene dental mediante la práctica periódica como para evitar el avance de la gingivitis y la periodontitis mediante la eliminación de las bacterias, el sarro y la placa en profundidad. ¿Qué es un especialista en endodoncias? El especialista en endodoncias es el endodoncista y es el médico encargado de mantener y/o recuperar el estado óptimo de salud de la parte perirradicular (alrededor de la raíz) del diente. ¿Qué diferencia hay entre un empaste y una endodoncia? El empaste se realiza tras la eliminación de una caries en la parte superficial del diente, mientras que la endodoncia se realiza en la zona del nervio del diente, extrayendo la pulpa dental.
Bruxismo
Enfermedad

Bruxismo

¿Qué es el bruxismo? El bruxismo es un movimiento repetido de la mandíbula que consiste apretar y rechinar los dientes de forma constante o frecuente. Esta actividad no tiene ninguna función en el organismo, es decir, es parafuncional y el paciente lo puede realizar de forma inconsciente o consciente. Se estima que la afectación del bruxismo nocturno en la población general es del 8%, mientras el bruxismo en vigilia se calcula alrededor del 20%, disminuyendo con la edad. Estas tasas varían según los estudios consultados ya que, los términos estudiados respecto al bruxismo en ellos, varían según la población estudiada, la definición adoptada y el criterio diagnóstico-clínico que se siga. En general parece que el sexo no interfiere en el padecimiento más o menos frecuente del bruxismo. No es un una patología urgente ni grave, pero se debe valorar y tratar para evitar complicaciones. Tipos de bruxismo Según el momento del día en el que se produzca existe: Bruxismo diurno : apretamiento consciente o inconsciente de los dientes que a veces va acompañado de otros movimientos y actividades sin función real, como mordisqueo de uñas, labios o de las mejillas. Habitualmente el paciente lo hace de forma silenciosa a menos que se produzca en el contexto de alguna alteración mental. Bruxismo nocturno : son movimientos rítmicos musculares de la mandíbula que se realizan de forma inconsciente y que producen un rechinamiento de los dientes. Este bruxismo es audible. Según su orígen, el bruxismo se divide en: Bruxismo esencial o primario : un tipo leve de bruxismo relacionado con el estrés y problemas de oclusión dentaria. Bruxismo secundario : se trata de un bruxismo más grave producido por el padecimiento de una alteración del sistema nervioso central. Por último, según sus principales características, encontramos: Bruxismo perpendicular o céntrico : apretamiento entre los dientes superiores e inferiores, con aumento de la actividad de contracción muscular del músculo masetero (que participa en el movimiento de la mandíbula). En el no existe casi el desgaste dental. Bruxismo excéntrico : en el que se produce un rechinamiento de dientes mayor con menor intensidad de contracción muscular y más desgaste dental. Causas del bruxismo A día de hoy las causas del bruxismo no están totalmente aclaradas, sabiendo que interfieren en su aparición múltiples factores. A nivel anatómico y fisiológico se describe una posible alteración nerviosa central en los mecanismos de neurotransmisión (envío de información en los nervios). De forma general se establece como posibles causas la combinación de alteraciones dentales a nivel de la oclusión dental, junto con factores psicológicos y una alteración de la actividad de los músculos que participan en los movimientos mandibulares. En ocasiones estas componentes se asocian a alteraciones del sueño. Síntomas del bruxismo Los pacientes suelen consultar al médico u odontólogo porque alguna persona cercana les ha dicho que rechinan y aprietan los dientes por la noche. Además, suelen presentar un desgaste progresivo de la dentadura , con movimiento de piezas en algunas ocasiones. Puede haber un oscurecimiento dental por el desgaste del esmalte. También los pacientes suelen quejarse de dolor cuando ingieren algún alimento frío o muy caliente. Es frecuente que presenten dolor a nivel de la musculatura que realiza la apertura de la mandíbula y exista inflamación facial por delante de las orejas. En ocasiones se irrita e inflama la articulación de la mandíbula con el cráneo, llamada temporomandibular, produciéndose dolor con la masticación e incluso limitación en la apertura bucal. En el bruxismo diurno pueden aparecer lesiones en la parte interna de la mejilla o en los labios, o uñas demasiado cortas. A veces los pacientes se quejan de cefaleas (dolores de cabeza) persistentes o alteraciones del sueño con sueño no reparador. Tratamiento del bruxismo Existe una amplia variedad de tratamientos propuestos para el bruxismo que, en ocasiones, pueden usarse de forma combinada: Ajustes de la oclusión dental y restauraciones dentales. Ferulas oclusales y de descarga, que han demostrado ser eficientes para evitar desgastes dentarios, bajar el dolor facial y la fatiga muscular. Ortodoncias. Técnicas de psicoterapia y terapias de modificación de conducta. Métodos de estimulación eléctrica. En ocasiones, se han usado tratamientos farmacológicos con Diazepam en breves pautas, para favorecer la relajación de los músculos maseteros. Se han estudiado otros tratamientos farmacológicos para el bruxismo con el fin de interferir en la activación nerviosa que favorece los movimientos repetitivos de contracción, con resultados dispares (fármacos antiparkinsonianos, betabloqueantes… etc.) Por último, se pueden utilizar fármacos específicos para el control de componentes de ansiedad y estrés. Pruebas complementarias del bruxismo El diagnóstico del bruxismo se puede realizar con una exploración física bucal y con una anamnesis (preguntas que realiza el médico u odontólogo) adecuada: si hay historia de sonidos bucales nocturnos confirmados, si se confirma desgaste de los dientes producido por ese tipo de movimientos, etc. Se puede realizar una prueba complementaria denominada polisomnografía , en la que se objetivan los movimientos de los músculos que intervienen en los movimientos de la mandíbula con un EMG (electromiograma), observando la presencia de contracciones de estos músculos y su actividad eléctrica Se realiza mientras el paciente duerme, de forma controlada, en la unidad del dueño del hospital. Si es posible, se acompaña de una grabación audiovisual simultánea para excluir otros movimientos orofaciales como tics, tragar, suspiros, etc. Existen productos comerciales como el ” BiteStrip de S.L.P ”, que se basan en EMG para el diagnóstico domiciliario del bruxismo, aunque el 20% de las pruebas realizadas por los pacientes en sus casas no son válidas y siempre es mejor un estudio polisomnográfico en un laboratorio del sueño Factores de riesgo y desencadenantes del bruxismo La presencia en el paciente de alteraciones en la oclusión de los dientes o alteraciones anatómicas orofaciales, puede favorecer la aparición de bruxismo asociado a otros factores como el estrés y/o alteraciones del sueño. También se considera un factor de riesgo la adicción y el consumo de tabaco . Los pacientes con enfermedades como ansiedad y otras alteraciones psicosociales pueden desarrollar bruxismo diurno. Otros factores asociados descritos son ciertos medicamentos o drogas (fármacos antidepresivos, drogas como la cocaína, el éxtasis… etc.) Trastornos como la enfermedad de Parkinson , discinesia tardía, enfermedades y síndromes psiquiátricos, también pueden favorecer la aparición de bruxismo. Complicaciones del bruxismo El bruxismo incontrolado e intenso puede significar fracaso de las restauraciones o implantes que el paciente pueda tener en su dentadura. Aparición de dolores de cabeza (cefaleas) frecuentes o dolor facial. Dolores musculares mandibulares. Desgaste o fractura de los dientes. Disfunción de la articulación temporomandibular con limitación a la apertura de la boca. Movilidad dental excesiva. Rigidez en hombros, contracturas cervicales y dorsales. Interrupción del sueño, sueño no reparador. Hipertrofia (aumento de tamaño) de la musculatura masetera. Prevención del bruxismo Las terapias y técnicas de relajación pueden ayudar a disminuir el estrés y con ello el riesgo de padecer bruxismo. Así mismo, el ejercicio físico también es un buen aliado para el control de la ansiedad. Es recomendable disminuir el consumo de sustancias estimulantes como el tabaco o el café, así como evitar otras drogas y hacer vigilancia de la posible aparición de síntomas de bruxismo cuando se inician tratamientos con algunos fármacos antidepresivos. Acudir de forma frecuente a un odontólogo para que pueda detectar de forma temprana alteraciones del alineamiento dental y la oclusión de la boca. Especialidades del bruxismo El bruxismo en la mayoría de ocasiones requiere un tratamiento interdisciplinar, con la valoración del odontólogo y la participación del psicólogo, psiquiatra, neurólogo o cirujano maxilofacial en el tratamiento y valoración. Preguntas frecuentes: ¿Cuáles son las consecuencias de tener bruxismo? Las consecuencias principales del bruxismo, son: el desgaste y la alteración de las piezas dentales tanto propias como externas, el dolor facial y de cabeza, la alteración de la articulación de la mandíbula, las alteraciones del sueño y los ruidos nocturnos, o el aumento de la musculatura de la masticación que modifica la fisonomía (forma) de la cara. ¿Está relacionado el bruxismo con el estrés? Sí, el estrés es uno de los factores que se han descrito relacionados con el bruxismo y la expresión de alteraciones psicológicas como la depresión, la ansiedad, y la angustia, entre otras. ¿Cómo se puede evitar el bruxismo? Realizando técnicas de relajación , si es preciso, toma de tratamientos específicos para la ansiedad, evitando el consumo de excitantes y realizando controles periódicos con el odontólogo. ¿Quién trata el bruxismo? De manera inicial puede ser evaluado por el odontólogo , pero en la mayoría de las ocasiones precisa un abordaje multidisciplinar con la intervención de un psicólogo, un psiquiatra, un neurólogo, o un cirujano maxilofacial, dependiendo de la afectación del paciente. ¿Por qué se produce el bruxismo? El bruxismo se produce por la realización de movimientos voluntarios o involuntarios de apretamiento de la dentadura y rechinamiento de los dientes, lo cual no tiene ningún objetivo funcional.
Caries
Enfermedad

Caries

¿Qué son las caries? La caries dental es una enfermedad infecciosa de etiología multifactorial. Es un proceso dinámico de periodos alternos de desmineralización y remineralización, caracterizado por la destrucción localizada y progresiva de los tejidos duros del diente . Son zonas dañadas de forma permanente en la superficie de los dientes que se convierten en pequeñas aberturas u orificios . Las caries dentales son uno de los problemas de salud más frecuentes en el mundo. Aparecen con especial frecuencia en niños, adolescentes y adultos mayores. Sin embargo, todas las personas que tienen dientes pueden sufrir caries. Si no se tratan, pueden extenderse y afectar capas más profundas de los dientes. Pueden provocar dolor de intenso, infecciones y acabar con la pérdida de dientes. Es una enfermedad muy común , que si no se trata puede ocasionar problemas de salud graves. Tipos de caries Existen diferentes tipos de caries dentales, las más frecuentes son: Caries de raíz o caries radicular : este tipo de caries es el tipo más común entre los adultos mayores, que son más propensos a sufrir retracción de encías. Se producen en la superficie de las raíces de los dientes. Es la caries donde la pieza dental se muestra con una capa de placa, la cual cambia de color, influyendo a la vez con el aspecto del diente, según va avanzando. Caries de esmalte : este tipo de caries tiende a llegar a la segunda capa del diente, la cual se conoce como dentina y que se encuentra después del esmalte. Se ven de color blanco. Caries en la superficie lisa : este tipo de caries se producen en la superficie plana exterior de los dientes cuando las bacterias no se eliminan y la placa se acumula. Es el tipo menos grave y se puede tratar con fluoruro. También es útil saber que este tipo de caries pueden contrarrestarse por medio del uso regular y adecuado del hilo dental. Caries por fosas y fisuras : este tipo de caries se producen en las superficies de masticación de los dientes posteriores. Se pueden prevenir mediante el cepillado dental adecuado, sin embargo, si el paciente no es constante en su higiene bucal, este tipo de deterioro se puede agravar rápidamente. Es más frecuente en niños y ciertos adolescentes. Caries rampante : se trata de caries dental de último grado, las cuales afectan tanto al diente que la tiene como a la pieza del lado. Son blandas y de color amarillento. Caries de la dentina profunda : se trata de las caries que producen un orificio pequeño en la superficie del esmalte. Caries interdentales : son las caries que se forman entre el  espacio de  dos dientes. Estas suceden por la acumulación de ciertos alimentos y placa bacteriana. Caries de corona : es un tipo de caries que se da en niños, principalmente en los dientes que intervienen en la masticación de los alimentos. Caries secundarias : también conocidas como caries recurrentes, suelen mostrarse en los bordes de la corona, es decir, de los empastes. Se producen de los restos de otras caries que no fueron removidas correctamente o por la descalcificación del diente original y la obturación previa. Causas de las caries Las bacterias se encuentran normalmente en la boca. Estas bacterias convierten los alimentos en ácidos . Las bacterias, el ácido, los pedazos de comida y la saliva, se combinan en la boca para formar una sustancia pegajosa llamada placa , la cual se pega a los dientes y que si no se elimina se convierte en sarro o cálculo. Los ácidos en la placa dañan el esmalte que cubre los dientes. Estos también crean orificios en los dientes llamados caries.  La descomposición comienza en la parte principal del diente (esmalte) y como este se descompone, puede ir más profundamente en la dentina y finalmente puede alcanzar el nervio (pulpa) del diente. Síntomas de las caries Los síntomas de las caries varían según el tamaño y la ubicación, estos son: dolor de muelas , dolor repentino o que se produce sin causa aparente, sensibilidad en los dientes, dolor leve a agudo al comer o beber algo dulce, caliente o frío, agujeros u hoyos visibles en los dientes , manchas marrones, amarillentas, negras o blancas localizadas en cualquier superficie de un diente. Tratamiento para las caries Si una caries está comenzando a aparecer, el tratamiento con flúor puede ayudar a restaurar el esmalte del diente y, en ocasiones, a revertir la caries en etapas muy tempranas. Los tratamientos profesionales con flúor contienen más de este elemento que la cantidad que se encuentra en el agua del grifo, los dentífricos y los enjuagues bucales. Pueden ser líquidos, en gel, espuma, o barniz que se cepilla en los dientes. Los empastes , son la opción principal de tratamiento cuando la caries ha avanzado más allá de la primera etapa. Los empastes se hacen con varios materiales, como resinas compuestas del color del diente, porcelana, o una amalgama dental, que es una combinación de diferentes materiales. Las coronas es otra opción de tratamiento. Se usan si la caries es muy extensa y hay una estructura dental limitada, la cual puede ocasionar dientes débiles. Los rellenos grandes y los dientes débiles aumentan el riesgo de ruptura de estos. El área cariada o debilitada se elimina y se repara. Se coloca una corona sobre la parte del diente que queda. Un tratamiento de canal (endodoncia) , se recomienda si el nervio del diente muere como consecuencia de una caries o de una lesión. Se extrae el centro del diente, incluidos el nervio y el tejido vascular, junto con las porciones cariadas de la pieza dental. Las raíces se rellenan con un material sellante. El diente se rellena y en la mayoría de casos se necesita una corona. Algunos dientes tienen caries tan graves que no pueden restaurarse y deben extraerse. La extracción de dientes puede dejar un hueco que hace que los otros dientes se desplacen. Las caries pueden detectarse a simple vista y por revisión del dentista, que puede diagnosticar cavidades examinando la superficie del diente. También se realiza una radiografía donde se puede ver si la caries ha salido del esmalte hasta la dentina o pulpa del diente. Factores de riesgo que pueden desencadenar en caries Todas las personas que tienen dientes están en riesgo de tener caries. Estos factores incluyen: higiene oral deficiente, dieta rica en azúcares y carbohidratos, sequedad en la boca, ya que la saliva ayuda a eliminar las bacterias orales de la cavidad oral, defectos del esmalte o dientes apiñados , y la ubicación del diente. Las caries casi siempre aparecen en los dientes traseros, molares y premolares. Otras causas son bacterias, cepillado inadecuado, falta de flúor, la edad siendo más frecuentes en niños, adolescentes y mayores, malnutrición , diversas enfermedades como la diabetes mellitus, personas sometidas a radioterapias, embarazo, factores socioeconómicos, hereditarios, y el estrés. Complicaciones de las caries Las complicaciones de las caries incluyen: Dolor. Inflamación o pus alrededor de un diente. Infección. Dientes rotos o dañados. Absceso dental. Problemas para masticar. Prevención de las caries Para prevenir las caries es necesario: Cepillarse con dentífrico con flúor después de comer o beber. Consultar con un dentista regularmente. Evitar comer o beber con frecuencia alimentos con azúcares y carbohidratos. Consumir alimentos saludables para los dientes. Usar el hilo dental todos los días. Especialidades a las que pertenecen las caries Las caries pertenecen a la especialidad de odontología. La odontología es la especialidad médica que se encarga de estudiar, tratar y prevenir las enfermedades típicas que padecen los  dientes. Preguntas frecuentes: ¿Qué tejido ataca la caries? Tras la destrucción del esmalte, la caries ataca el tejido de la dentina y alcanza la pulpa dentaria produciendo su inflamación. ¿Qué provoca el dolor de muelas? La causa del dolor de muelas puede ser irritación de un nervio en la raíz, infección, caries o pérdida de un diente. ¿Cómo sé si una caries me ha llegado al nervio? Cuando se presenta un dolor intenso en el lugar de la caries, es el primer signo de la que la caries ha llegado al nervio. ¿Qué es una endodoncia? La endodoncia es un tratamiento para reparar y conservar un diente muy dañado o infectado en lugar de extraerlo. Se extrae la pulpa del diente enfermo. A veces se colocan medicamentos en el canal radicular para limpiar la infección. Después, la pulpa se reemplaza con un empaste. ¿Qué pasa cuando te matan un nervio? Cuando se mata un nervio se elimina el nervio que se encuentra enfermo dentro de las raíces de los dientes para evitar que se propague el dolor generado por una infección o una caries que se ha extendido demasiado, afectando a la pulpa dental.
Pruebas, consultas y tratamientos por especialidad