Entrar
  1. Savia
  2. Contenidos de salud
  3. Verrugas: qué son y cómo tratarlas

Verrugas: qué son y cómo tratarlas

Eliminación de Verrugas

Tratamiento para eliminar las verrugas previa consulta con un dermatólogo.

Comprar ahora

Actualizado el 11/02/2022

El término verruga se suele emplear en un sentido amplio para hacer referencia a todo tumor benigno de la piel, si bien se trata específicamente de pequeños crecimientos provocados por una infección vírica causada por el virus del papiloma humano (VPH). En general, las verrugas son antiestéticas, pero no son dolorosas, aunque algunas pueden producir picor. En algunos casos, como las que aparecen en los pies, sí vienen acompañadas de dolor.

Accede a una consulta con un dermatólogo y al tratamiento de electrocoagulación o crioterapia de verrugas.



El papilomavirus infecta la piel y provoca la aparición de las verrugas, que pueden ser de diferentes tipos: vulgares, planas, plantares, o en mosaico, principalmente.

¿Cómo se producen las verrugas?

El papilomavirus infecta la piel y provoca la aparición de las verrugas, que pueden ser de diferentes tipos: comunes, planas, plantares, o en mosaico, principalmente.

Existen más de 100 tipos diferentes de VPH y algunas personas tienen una mayor predisposición a ser infectadas. Se transmite por contacto directo de una persona a otra o por medio de toallas, otros objetos o superficies. El virus necesita una entrada que le suelen proporcionar las pequeñas grietas que se producen en la piel o en las mucosas.

Si no se tratan es posible que vayan creciendo y extendiéndose por contacto a zonas vecinas. En la mayoría de los casos desaparecerán espontáneamente eliminadas por el sistema inmunológico.



Diagnóstico

Las verrugas deben ser diferenciadas de otros crecimientos de la piel, como otros tipos de verrugas no contagiosas, otras infecciones de la piel y tumores benignos o malignos. Por ello, es conveniente que cualquier crecimiento sobre la piel sea valorado por el dermatólogo.

Habitualmente el diagnóstico de las verrugas es clínico, es decir, la exploración visual del dermatólogo le puede permitir identificar la presencia de verrugas víricas. En casos de duda, se puede llevar a cabo una biopsia para descartar otro tipo de lesiones de la piel.

Se pueden distinguir diferentes tipos de verrugas, entre ellas:

  • Las verrugas comunes o vulgares se manifiestan como pequeñas protuberancias en la piel, de superficie rugosa o espiculada. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque es más frecuente que lo hagan en las manos, sobre todo en los dedos y alrededor de las uñas, o en los pies. También pueden aparecer en la cara o incluso en los labios o el interior de la boca o la nariz (en este caso se denominan papilomas).
  • Las verrugas plantares aparecen sobre la piel de las plantas de los pies. Como se trata de una zona con una piel muy gruesa, es común que crezcan hacia adentro presionando la fascia plantar, lo que ocasiona dolor y mal apoyo del pie al caminar. Es común su confusión con los helomas por presión, también llamados “ojos de gallo” o “clavos”, que se forman en la planta o en las superficies de contacto entre dos dedos del pie por presión. Las verrugas plantares tienen “puntitos negros” en su interior, a diferencia de los helomas o clavos, que suelen ser más homogéneos, de color blanco amarillento.
  • Las verrugas planas juveniles aparecen como pequeños crecimientos planos, muchas veces imperceptibles, ya que pueden tener el color de la piel normal. Son comunes en niños y adolescentes, en la frente o el dorso de las manos.
  • Las verrugas genitales son muy contagiosas y pueden transmitirse durante el acto sexual. En las mujeres, las verrugas pueden crecer en el cuello del útero, lo que supone un factor de riesgo para la aparición de cáncer de cuello de útero.
  • Las verrugas rojas o “puntos rubí” que aparecen en la piel no son verrugas. Se trata de angiomas generalmente relacionados con el envejecimiento de la piel, aunque también tienen un carácter hereditario. Se producen por la dilatación de pequeños capilares y son inocuas, aunque pueden tener un efecto estético negativo. No son contagiosas, ya que no son el resultado de ninguna infección.
  • El fibroma péndulo, también conocido como acrocordón o pólipo fibroepitelial es un pequeño crecimiento pediculado de la piel que se localiza especialmente en el cuello, las axilas y las ingles. No son contagiosos ni se transmiten a partir de collares o cadenas, como suele pensarse. La causa de estas lesiones no se conoce con exactitud, si bien existe una cierta predisposición genética. Los factores hormonales pueden jugar un papel en su aparición, ya que afectan con frecuencia a mujeres durante el embarazo. También abundan en personas con sobrepeso u obesidad.


Tratamiento

No existe un tratamiento único eficaz para eliminar el virus del papiloma y la vacuna para papilomavirus solo es eficaz para las verrugas genitales o condilomas.

Habitualmente, el tratamiento de las verrugas se basa en métodos destructivos, si bien es posible que las verrugas desaparezcan por sí solas, aunque puede pasar mucho tiempo antes de que esto suceda.

Entre los tratamientos más habituales se encuentran:

Crioterapia. Consiste en congelar la verruga para su eliminación. Pueden ser precisos varias sesiones de congelación antes de que la verruga desaparezca.

Electrocoagulación. Se trata de la eliminación de la verruga por calor a través de la aplicación de una corriente eléctrica mínima por medio de un electrocoagulador.

Cirugía. La extracción quirúrgica de las verrugas y la posterior cauterización es uno de los primeros tratamientos. Sin embargo, las cicatrices y la recurrencia tienen lugar en el 30 % de los pacientes, por ello no suele ser un tratamiento de elección. Lo que sí se puede hacer es un rebanado superficial de la verruga para que la crioterapia o los tratamientos tópicos sean más eficaces.

Ácido salicílico. Su aplicación es uno de los tratamientos de primera línea. Suele asociarse a ácido láctico. Se trata de una terapia queratolítica que destruye lentamente la epidermis infectada por el virus y que puede, además, desencadenar la respuesta inmune. Se puede proteger la zona de alrededor de la verruga con una pomada hidratante para evitar que se irrite la piel sana.

Retinoides. Se utilizan en verrugas grandes y resistentes a otros tratamientos. Puede tener efectos irritantes que limitan su utilización. Su empleo tópico es el más adecuado en verrugas planas.

Terapias antivíricas. En ellas se incluyen tratamientos con diferentes sustancias con capacidad antivírica como el glutaraldehido, el formaldehido, ácido fórmico y el cidofovir.

Inmunoterapia. Existen diferentes tratamientos relacionados con la incentivación del sistema inmunitario del propio paciente. Entre ellos, cabe destacar la suplementación de zinc por vía oral, la utilización de sensibilizadores de contacto, las inyecciones de interferón, el imiquimod para verrugas genitales y anales y algunos tipos de vacuna.

Cantaridina. Extraído de la cantárida o “mosca de España” (Lytta Vesicatoria), tiene en su aplicación tópica un efecto vesicante que se aprovecha para la eliminación de lesiones cutáneas como verrugas o moluscos. Se emplea a una concentración baja y presenta una eficacia del 70% después de 2 aplicaciones.

En cualquier caso, es recomendable que el tratamiento de las verrugas no sea agresivo, valorando en cada caso la mejor opción.



Medidas preventivas

Las medidas preventivas son sobre todo aplicables a las verrugas plantares, que se adquieren en duchas, piscinas y lugares públicos. En estos casos debe extremarse la precaución, utilizando calzado protector.

Accede a una consulta con un dermatólogo y al tratamiento de electrocoagulación o crioterapia de verrugas.


Bibliografía y Referencias