1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Tratamiento para el Cáncer de Próstata

Tratamiento para el Cáncer de Próstata

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Empezar con un dato positivo en un artículo sobre cáncer no es fácil, pero como en este caso lo tenemos, aquí va: en el 70% de los casos el cáncer de próstata se diagnostica cuando todavía está solamente en la próstata y no se ha extendido a otras estructuras, adyacentes o en la distancia. Una buena noticia si tenemos en cuenta que se trata del tumor más frecuente en hombres y supone la tercera causa de muerte por cáncer (después del de pulmón y colorrectal). El tratamiento se establecerá en función del grado de extensión y agresividad del cáncer de próstata.

El cáncer de próstata es lo que se llama un adenocarcinoma, un tumor que se forma a partir de las glándulas de la próstata.

Qué es la próstata

La próstata es una glándula que forma parte del aparato reproductor masculino. Se encuentra bajo la vejiga, por detrás del pubis y por delante del recto, y pesa unos 20 gramos aproximadamente, más o menos como una castaña. Está formada por dos zonas:

Parte externa: se denomina cápsula y se localiza en la periferia. En ella se hallan las glándulas que producen la secreción prostática, uno de los principales componentes del esperma. Es precisamente en esta zona donde se pueden ubicar los cánceres de próstata.

Parte central: a través de ella pasa la uretra.

El cáncer de próstata es lo que se llama un adenocarcinoma, un tumor que se forma a partir de las glándulas de la próstata. El 99% de los cánceres de próstata son de este tipo y solamente un 1% son de otros tipos, como sarcomas, carcinomas o bien metástasis de otros tumores primarios, como de vejiga, colon, pulmón, melanoma o linfoma. El adenocarcinoma de próstata es un tumor multifocal, es decir, que puede aparecer simultáneamente en diferentes puntos de la próstata.

Cómo se origina el cáncer

Cada año se diagnostican 30 nuevos casos de cáncer de próstata por cada 100.000 habitantes. Este cáncer, como la mayoría, es multifactorial, es decir, son varios los factores que pueden influir en su aparición, siendo los principales:

  • Edad avanzada
  • Alteraciones genéticas diversas
  • Tabaquismo
  • Obesidad
  • Dieta rica en grasa animales
  • Niveles elevados de testosterona

Hoy en día se detectan un mayor número de cánceres de próstata en parte porque la esperanza de vida es mayor, han descendido otras causas de muerte, han mejorado los protocolos de detección precoz y se realizan más intervenciones quirúrgicas para solventar la hiperplasia benigna de próstata y, en algunos casos, se halla en dichas próstatas focos de cáncer que no habían sido detectados previamente.

¿Da síntomas?

El cáncer de próstata es un tipo de tumor cuyo crecimiento es muy insidioso, muy lento, por lo que puede que no de síntomas hasta un estado más avanzado. Por esto mismo es esencial la detección precoz de estos tumores.

En caso de dar síntomas el cáncer de próstata se puede manifestar como:

  • Molestias al orinar
  • Urgencia para orinar
  • Orinar con frecuencia y pequeñas cantidades
  • Necesidad de levantarse varias veces por la noche a orinar
  • Goteo tras la micción
  • Disminución de la fuerza y el calibre del chorro de la orina
  • Sangre en la orina o en el esperma

El cáncer de próstata crece lentamente y se extiende hacia las vesículas seminales y la vejiga urinaria. Si no se trata se puede diseminar por la sangre y originar metástasis, principalmente a nivel óseo y, con menor frecuencia, en los pulmones, el hígado, las glándulas suprarrenales o el cerebro.

Diagnóstico

El diagnóstico del cáncer de próstata se fundamenta inicialmente en la exploración física mediante el tacto rectal. Al tacto se puede palpar una zona indurada y no dolorosa a nivel de la próstata.

  • Es fundamental valorar los niveles en sangre del antígeno prostático específico o PSA. El PSA es una sustancia que se produce exclusivamente en la próstata y que permite que el semen sea más fluido. Sus valores normales son inferiores a 4 ng/ml. Esta sustancia puede elevarse en casos de prostatitis, hiperplasia benigna de próstata, tras una biopsia o si ha habido una eyaculación reciente. Con valores superiores a 10 ng/ml las posibilidades de padecer un cáncer de próstata son de un 67%, por lo que se debe llevar a cabo una biopsia prostática para confirmarlos. En caso de que los valores estén entre 4 y 10 ng/ml, el riesgo disminuye a un 25%, por lo que antes de someterse exploración agresiva como es la biopsia se realizarán una ecografía prostática.
  • La biopsia de la próstata será la prueba que permitirá tener un diagnóstico de certeza. La biopsia se lleva a cabo bajo anestesia local y se obtienen diferentes muestras de tejidos de los dos lóbulos prostáticos. Al valorar las células al microscopio se puede valorar el grado agresividad el tumor.
  • Una vez establecido el diagnóstico se tiene que llevar a cabo un estudio de extensión mediante una tomografía axial computadorizada (TAC) y una gammagrafía ósea.

Tratamiento

El tratamiento, como en todos los tumores, será multidisciplinar y se deben valorar varias aproximaciones en cada caso. Algunas de las opciones terapéuticas son:

  • Cirugía, bien abierta, laparoscópica o robótica
  • Ultrasonidos focalizados de alta intensidad (HIFU)
  • Radioterapia, bien externa o localizada (braquiterapia)
  • Hormonoterapia
  • Inmunoterapia
  • Quimioterapia

El tratamiento se establecerá en función del grado de extensión y agresividad del cáncer de próstata.

Ante cualquier síntoma urológico, es de vital importancia ponerse en contacto con un urólogo que pueda asesorarnos en el diagnóstico y el tratamiento.