Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Tipos, Diagnóstico y Preparación de la Resonancia Magnética Nuclear

Tipos, Diagnóstico y Preparación de la Resonancia Magnética Nuclear

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Para obtener imágenes de las estructuras internas del cuerpo humano se utiliza la resonancia magnética nuclear (RMN). Este procedimiento diagnóstico médico utiliza ondas de radio que pasan a través de la zona del cuerpo que se quiere estudiar y que está sometida al efecto de un campo magnético durante la exploración. Permite obtener imágenes de gran calidad y detalle, lo cual ayuda al médico a detectar las variaciones en la forma, consistencia y tamaño de los órganos, y ello puede facilitar mucho el diagnóstico.
La resonancia magnética es, pues, una prueba segura y que permite obtener mucha información. Sin embargo, como siempre, debe ser el médico quien decida si es la prueba más adecuada para el problema que se quiere estudia.

¿En qué consiste?

La RMN emplea un campo magnético potente, ondas de radiofrecuencia y un programa informático que permite transformar las señales captadas en una serie de imágenes muy detalladas de los órganos, tejidos blandos, huesos, y prácticamente el resto de las estructuras internas del cuerpo. La RMN, a diferencia del TAC, no utiliza radiaciones ionizantes, es decir, rayos X. Las ondas de radiofrecuencia realinean los átomos hidrógeno del cuerpo, sin causar ningún cambio químico en los tejidos. A medida que los átomos de hidrógeno regresan a su posición habitual, emiten diferentes cantidades de energía que varía en función del tipo de tejido del cuerpo del que provienen. Dicha energía se capta y crea, mediante un programa informático, una imagen de los tejidos explorados.

¿Cómo se realiza?

La realización de una resonancia magnética nuclear puede estar indicada cuando otras pruebas diagnósticas más sencillas, como una radiografía o una ecografía, no han permitido hacer un diagnóstico de certeza. La RMN es muy útil para estudiar:

  • Masas tumorales y quistes.
  • Hemorragias.
  • Roturas de tejidos blandos.
  • Infartos.
  • Aneurismas.
  • Lesiones intracraneales o cardíacas.
  • Grandes vasos arteriales.
  • Columna vertebral.
  • Glándulas (páncreas, tiroides, suprarrenales).
  • Órganos abdominales (hígado, vías biliares, bazo, riñones).
  • Estructuras blandas de las articulaciones y de los músculos (tendones, ligamentos).

Para llevar a cabo una resonancia magnética nuclear, el paciente debe de quitarse las joyas y objetos metálicos o que tengan bandas magnéticas como las tarjetas de crédito o los teléfonos. La realización de la prueba supone someter al paciente a un campo magnético, por lo tanto, cualquier objeto metálico puede provocar alteraciones en la captación de las imágenes.

El paciente deberá permanecer durante todo el tiempo relajado y sin moverse. La realización de la resonancia magnética conlleva más tiempo que la de un TAC. La exploración supone entre tres cuartos de hora y algo más de una hora, en función de la estructura anatómica estudiada. En ocasiones puede que sea preciso sedar al paciente para mejorar la relajación. Durante la prueba se oyen ruidos fuertes, como golpes y sonidos metálicos. Al paciente se le facilitan unas protecciones auditivas para amortiguar el sonido de la exploración.

¿Y si sufro claustrofobia o me angustia estar encerrado?

Es importante que si se sufre claustrofobia se informe previamente al equipo médico, dado que el paciente debe estar inmóvil durante un largo tiempo dentro de la máquina de la resonancia, que es una estructura cerrada. Hoy en día, sin embargo, existen aparatos de resonancia abiertos que hacen que la realización de la prueba sea menos agobiante. De todos modos, el paciente siempre tiene a mano un pulsador que puede apretar para detener la prueba temporalmente si es preciso.

¿CUÁNDO SE INYECTA CONTRASTE?

En ocasiones, es necesario inyectar contraste para mejorar las imágenes. El material de contraste más comúnmente utilizado para un examen de RMN contiene un metal llamado gadolinio, que se puede usar en pacientes con alergias al contraste yodado. Es mucho menos común que un paciente tenga una alergia al material de contraste a base de gadolinio usado para la resonancia magnética que al contraste yodado empelado en el TAC. No obstante, incluso si el paciente tuviese alergia al contraste con gadolinio, se podría utilizar dicho contraste tras la administración de una medicación adecuada.

En el caso de la mujer…

Las mujeres deben informar siempre de la posibilidad de estar embarazadas. La resonancia magnética se ha empleado desde los años 80 sin que haya habido ningún informe sobre un efecto nocivo en las mujeres embarazadas o en sus bebés. Sin embargo, debido a que el feto estará en un fuerte campo magnético, las mujeres embarazadas no deben hacerse este examen durante los primeros tres a cuatro meses de embarazo, a menos que se asuma que el potencial beneficio de llevar a cabo la resonancia magnética supera con creces los posibles riesgos. El uso del contraste con gadolinio, sin embargo, está contraindicado en las mujeres embarazadas, a menos que sea absolutamente necesario para el tratamiento médico.

¿Es un procedimiento seguro?

En la mayoría de los casos el examen de RMN es seguro para los pacientes que tienen implantes de metal, a excepción de algunos tipos. No se puede realizar una resonancia magnética si se es portador de:

  • Implante coclear (del oído).
  • Algunos tipos de clips que se utilizan para los aneurismas cerebrales.
  • Algunos tipos de bobinas colocadas dentro de los vasos sanguíneos.
  • Casi todos los desfibriladores y marcapasos cardíacos.

Algunos implantes pueden interferir con el examen o suponer un riesgo potencial al ser sometido al potente imán de la resonancia. Algunos aparatos implantados requieren de un período corto de tiempo después de su colocación (unas seis semanas) antes de poder realizar una resonancia magnética de manera segura. Algunos de estos implantes son:

  • Válvulas cardíacas artificiales.
  • Vías de acceso implantables para administrar medicamentos (port-a-cath).
  • Extremidades artificiales o prótesis metálicas para las articulaciones.
  • Estimuladores nerviosos implantables.
  • Broches metálicos, tornillos, placas, stents o grapas quirúrgicas.

La resonancia magnética es, pues, una prueba segura y que permite obtener mucha información. Sin embargo, como siempre, debe ser el médico quien decida si es la prueba más adecuada para el problema que se quiere estudiar. Asimismo, la RMN no es una prueba que se haga nunca de urgencias, salvo en el caso de que se crea que existe una compresión aguda de la médula espinal.