Contenido Artículos especializados Tipos de Inseminación Artificial

La inseminación artificial es una de las técnicas de reproducción asistida más utilizadas, junto a la fertilización in vitro. Cada una tiene su indicación y un nivel de complejidad distinto. A grandes rasgos la inseminación artificial consiste en preparar una selección de una muestra de semen para depositarla en el interior del útero en el momento adecuado, en el que la mujer está ovulando, y dejar que el proceso de fertilización del óvulo se produzca naturalmente, y la fertilización in vitro es obtener un óvulo para que sea fertilizado en el laboratorio y transferir el embrión obtenido al interior del útero en el momento adecuado para que pueda implantar.
Para realizar una inseminación artificial en el laboratorio se toma la muestra y se purifica concentrando únicamente los espermatozoides móviles y funcionales.

¿Cuándo es útil la inseminación artificial?

A nivel técnico son procedimientos muy distintos, y en determinados contextos puede ser suficiente con una inseminación artificial, pero en otros habrá que recurrir a la fertilización in vitro. La inseminación artificial es útil en los casos de parejas en que el motivo de esterilidad es una alteración leve de la calidad del semen, pero que es mejorable en el laboratorio, o cuando no existe pareja masculina, en este caso recurriendo a una muestra de banco de semen de un donante anónimo.

La muestra

La composición del semen es en un 10 % espermatozoides, el 90% restante es líquido seminal que sirve de medio de transporte y contiene en disolución distintas sustancias entre ellas minerales, azúcares, hormonas o colesterol. Del total de espermatozoides, que debería ser superior a 39 millones en condiciones normales, un 32% o más de ellos deberían moverse, y es suficiente con que un 4% o más de ellos tengan la forma normal. Con lo que podemos deducir que en el total del eyaculado hay millones de espermatozoides inmóviles y anormales que no resultarán útiles.

Para realizar una inseminación artificial en el laboratorio se toma la muestra y se purifica concentrando únicamente los espermatozoides móviles y funcionales y eliminando los de peor calidad. Podemos desestimar la mayor parte de ese 90% de líquido seminal cuya utilidad básicamente es transportarlos hasta el interior del útero pues artificialmente depositaremos la muestra en su lugar de destino.

Tipos de inseminación artificial

Básicamente existen dos tipos de inseminación artificial:

  • Inseminación Artificial Conyugal (IAC): con semen de la pareja, está indicado en casos de alteraciones leves del seminograma, en esterilidad de causa desconocida y en casos de alteraciones del cuello del útero que dificulten el ascenso de los espermatozoides.
  • Inseminación Artificial de Donante (IAD): será necesaria una muestra de semen de donante en casos de pareja estéril en el que la muestra de seminograma muestra ausencia total de espermatozoides (azoospermia), o alteraciones muy severas del porcentaje de formas móviles o normales que no sean significativamente mejorables en el laboratorio o cuando el miembro masculino de la pareja sea portador de alguna alteración genética que haga desaconsejable el embarazo. O cuando no hay pareja (mujeres solas) o no hay pareja masculina (parejas de mujeres).

El tratamiento

En ambos casos el tratamiento es el mismo: debemos monitorizar el ciclo de la mujer, con tratamiento o con un ciclo natural conseguimos la maduración óptima de un óvulo, del cual iremos siguiendo su evolución ecográficamente. Cuando el óvulo está maduro se suele administrar una medicación para controlar que la ovulación se produzca a la hora prevista en que realizaremos la inseminación. En ese momento se prepara una muestra de semen de la pareja o de banco tal como hemos descrito anteriormente y se deposita suavemente en el interior del útero con una cánula muy delgadita, acercando así los espermatozoides a las trompas donde se producirá la fecundación de forma natural. El procedimiento de la inseminación es indoloro y se realiza ambulatoriamente en la consulta del ginecólogo con mínimas molestias. A partir de ese momento a la mujer se le aconsejará evitar esfuerzos durante las primeras horas, pero podrá recuperar su vida normal inmediatamente.

Dependiendo del caso se podrá prescribir algún tratamiento las primeras semanas para asegurar el aporte de cierto tipo de hormona necesario para el mantenimiento del embarazo las primeras semanas, y esperar que todo cuadre y se consiga el embarazo.

Resultados

Las IADs suelen tener muy buenos resultados, pues en los casos de mujeres solas u homosexuales no tiene por qué haber ningún motivo de esterilidad, ya que recurren a la técnica de reproducción únicamente por no tener pareja masculina, y además las muestras de banco son evaluadas para que sean de óptima calidad. Por su parte, IACs tienen resultados más variables, según sea cada caso, pero en general es una técnica bastante inocua, que no requiere tratamientos médicos ni quirúrgicos demasiado agresivos.

Dra. Natalia Garcia Montaner
Especialista en Ginecología y Obstetricia
Médico consultor de Advance Medical

 

¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?