Te Han Diagnosticado Trocanteritis

Las caderas tienen suma importancia a la hora de realizar las actividades de la vida diaria, estabilizan el tronco a través de la pelvis, reparten las cargas que transmiten los miembros inferiores y permiten el movimiento a la hora de caminar, correr, subir escaleras o sentarse.

Nuestra cadera llamada también articulación coxofemoral, está formada por la unión de dos huesos: el hueso coxal y el fémur. Además de ligamentos y músculos la articulación está provista de unas bosas serosas llamadas Bursas. Tienen forma de almohadillas cuya función es amortiguar y permitir que los tendones de la cadera puedan deslizarse sobre el fémur (trocánter mayor) y sobre otros músculos evitando así el roce y la posible irritación de sus tejidos.

La cadera está formada por la unión de dos huesos: el hueso coxal y el fémur, además, la articulación está provista de unas bosas serosas llamadas Bursas.

¿Qué es una trocanteritis o una Bursitis trocantérea?

Cuando realizamos los movimientos de flexión y extensión de cadera (en la marcha, corriendo, subiendo o bajando escaleras) los tendones de la cadera se deslizan por la bursa trocantérea, si hay un aumento de presión en la zona, se produce inflamación de la bursa, irritación  y dolor, es lo que conocemos como trocanteritis o bursitis trocantérea.

¿Por qué se produce la Inflamación de la bursa trocantérea?

La causa más frecuente son los microtraumatismos que se producen por la fricción constante entre el  músculo y la bolsa serosa.

Son varios factores los que pueden producir trocanteritis:

  • Traumatismos: los golpes o caídas sobre la cadera, pueden ser el origen de la trocanteritis aunque no es la causa más frecuente.
  • El aumento de líquido en la bursa: debido a una enfermedad autoinmune como puede ser la artritis reumatoide, en épocas de crisis inflamatorias, esta bursa está llena de líquido.
  • Los desequilibrios mecánicos de los miembros inferiores: una pierna más corta que otra o cualquier traumatismo que modifique la mecánica del pie o de la rodilla modifica las cargas que se trasmiten a  la cadera y como consecuencia se producirá mayor rozamiento entre sus estructuras.
  • Modificaciones a nivel del hueso: la existencia de artrosis en la cadera produce un cambio en las superficies de la articulación, de forma que la congruencia entre las mismas se modifica, cambiando así los ejes de la articulación y aumentando la fricción entre sus estructuras.
  • Pérdida de movilidad a nivel de la columna lumbar y de la pelvis: la articulación de la cadera tiene que asumir la movilidad que las otras estructuras adyacentes han perdido, los movimientos de la cadera se modifican y como consecuencia el roce entre sus estructuras aumentan produciendo irritación.
  • Desequilibrios musculares: causa de debilidad de los músculos de la cadera, es el caso de las operaciones de cadera (prótesis) o las hemiplejías, serán responsables de aumentar la fricción entre el trocánter y la bursa.
  • La trocanteritis puede afectar a ambos sexos pero es más frecuente en mujeres con una edad entre 40 y 60 años, la obesidad es un factor que predispone a tener trocanteritis.

¿Cuáles son los síntomas de la trocanteritis?

El síntoma principal es el dolor en la cadera cuando presionamos la zona del trocánter mayor. Este dolor puede extenderse desde la nalga a lo largo de la cara lateral de la pierna hasta la rodilla. También podemos sentir calor y un aumento de temperatura alrededor de la articulación.

El dolor se agudiza cuando realizamos determinados movimientos como por ejemplo: subir escaleras, tumbarse en la cama sobre la cadera inflamada con las piernas flexionadas, realizar movimientos en rotación externa de cadera como ponerse unos pantalones o los calcetines.

Me duele la cadera pero no es trocanteritis

En ocasiones, podemos tener dolor en la cadera pero no estar producido por una inflamación de la bursa. Esto nos lleva a posibles confusiones a la hora de determinar el problema principal  ya que los síntomas que aparecen en la zona de la cadera son parecidos. Por ejemplo:

  • Un problema a nivel de la raíz lumbar L2-L3, L3-L4  produce un aumento de la sensibilidad en la zona de la piel que corresponde al lateral de la cadera y de la pierna, de forma que podemos confundir ese dolor con el de la trocanteritis.
  • Un atrapamiento de los nervios que se sitúan en las zonas adyacentes,  pueden producir dolor en la zona de la cadera.
  • Una Fractura de fémur no desplazada, que produzca dolor en la cadera por rotura y hematoma de los tejidos.
  • Una disfunción muscular que provoque dolor referido a la zona de la cadera, es el caso del musculo glúteo medio, el glúteo menor, tensor de la fascia lata (TFL) y cuadrado lumbar cuyos puntos gatillo dan dolor similar a cuando la bolsa serosa está inflamada.
Los puntos gatillo dan dolor similar a cuando la bolsa serosa está inflamada.

Imágenes tomadas del libro Travell & Simons Myofascial Pain & Dysfunction: the trigger point manual. 2002.

  • Una disfunción de una víscera que provoque dolor  referido a la zona de la cadera, es el caso de los riñones.

¿Qué podemos hacer para aliviar el dolor causado por la trocanteritis?

  • REPOSO: Si la causa de la inflamación es el roce de las estructuras cuando estamos en movimiento, es necesario dar descanso y evitar mover la articulación durante los días de mayor dolor.
  • REALIZAR MOVIMIENTOS ARTICULARES: es necesario que las articulaciones cercanas a la cadera no tengan límites de movimiento. Los ejercicios de movilidad a nivel de lumbares y de la pelvis pueden ayudar en el tratamiento de la trocanteritis.
  • REALIZAR ESTIRAMIENTOS: en la fase menos aguda, es recomendable realizar estiramientos de lo músculos de la cadera.
  • CORREGIR LA DISMETRÍA DE LAS PIERNAS: es importante valorar si existe una pierna más corta que la otra y corregir con alzas si fuera necesario.
  • ACTIVAR LA MUSCULATURA DE LA ZONA ABDOMINAL: Potenciar los abdominales y la musculatura pélvica proporciona equilibrio muscular y visceral.
  • PERDER PESO: En el caso de que exista sobrepeso.
  • TRATAR CON INFILTRACIONES: Cuando el dolor es demasiado agudo y nos limita el movimiento o el tratamiento conservador no da los resultados esperados, podemos recurrir al tratamiento con infiltraciones.

¿Sabías que..?

Una bolsa serosa es una cavidad cuyas paredes están formadas por tejido conjuntivo. Se localizan entre los tendones y los huesos para permitir el deslizamiento entre sus estructuras, el cuerpo humano tiene 160 bolsas serosas repartidas por todo el cuerpo.

¿Sabías que…?

La articulación de la cadera tiene 4 bolsas serosas. La más grande tiene forma de almendra y mide 5 cm de longitud y 3 cm de ancho y se sitúa entre el glúteo mayor y el tendón del glúteo medio.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?