Contenido Artículos especializados ¿Te Duele el Codo y Juegas a Pádel?

Dra. Patricia de Maya

Hace unos meses jugué por primera vez un partido de pádel, ya en el partido notaba que cada vez que la pelota golpeaba la pala, el codo me dolía. El monitor me dijo que la pala era demasiado pesada, afortunadamente él tenía una más ligera y pude terminar el partido con menos dolor.

Al día siguiente me encontraba con dolor en el antebrazo, se trataba de una sobrecarga muscular, supe tratarlo a tiempo y a los pocos días el dolor había desaparecido pero en el caso de no ser fisioterapeuta posiblemente hubiera vuelto a jugar y en pocos partidos la sobrecarga hubiera derivado en una Epicondilalgia 

Algo parecido le ocurre a Carmen.

Carmen viene a la consulta por un dolor en la cara externa del codo. Nos cuenta que su dolor comenzó hace 1 mes,  después de jugar un partido de pádel con las amigas.

Pasaron los días y el dolor persistía, pensaba que guardando reposo el dolor desaparecería pero no sólo no ha disminuido sino que se ha incrementado.

Carmen nos cuenta que tiene dolor constante en la cara lateral del codo. Cuando coge un vaso de la estantería y lo llena de agua siente que su brazo no tiene fuerza y teme porque no pueda soportar el peso y se le caiga.

En la Exploración física vemos que la zona donde se localiza el dolor (cara externa del codo) está engrosada, hay un aumento de temperatura y duele más cuando lo palpamos.

El dolor también aumenta cuando le pedimos que extienda la mano contra resistencia y cuando ejercemos un estiramiento de la musculatura dorsal del antebrazo.

Carmen tiene Epicondilalgia Lateral, es decir, su tendón se ha degenerado por  sobreuso o sobrecarga (tendinosis).

Técnicamente cuando comenzamos a jugar a pádel, la musculatura del antebrazo sufre mucha tensión. Por una parte, cuando la pelota golpea la pala se produce una vibración que se transmite desde la muñeca hasta el codo, cuando este gesto se repite frecuentemente puede producir una inflamación en la zona epicondílea (zona de inserción de los músculos extensores del brazo en el codo) . Por otra parte, en los golpes de revés, la musculatura extensora del antebrazo sufre una carga excesiva siendo más perjudicial si utilizamos una pala que pesa más de lo que nuestro brazo puede soportar y la empuñadura no es la adecuada.

1º Día de tratamiento

Después de realizar la exploración física comenzamos el tratamiento desde la zona cervical, realizando técnicas manipulativas con el fin de equilibrar la función neuromuscular y neurovascular de todo el brazo.

En los niveles cervicales nacen las raíces nerviosas encargadas de transmitir información sensitiva, motora, vascular y propioceptiva a la zona escapular y a todo el miembro superior.

Valoramos la movilidad del hombro y de la escápula: Cuando golpeamos la pelota con la pala, necesitamos que haya una buena coordinación entre todas las articulaciones del miembro superior (escápula, hombro, codo y muñeca). Carmen tiene los músculos rotadores del hombro con tensión, para tratarlo utilizamos estiramientos con el fin de dar flexibilidad a los tejidos  y restablecer una buena movilidad de la articulación.

A nivel del codo:

  • Observamos que la articulación del codo, concretamente un hueso llamado radio, no realiza de forma adecuada su función. Realizaremos técnicas manipulativas y articulares para restablecer su movilidad.
  • La musculatura del antebrazo está alterada, utilizamos técnicas Neuromusculares (técnicas que se ejercen sobre el músculo con una determinada presión para relajar el tejido de la zona) para tratar la musculatura flexora y extensora del antebrazo y lo completamos con estiramientos de toda la cadena muscular del brazo. Terminamos la sesión con un vendaje neuromuscular para complementar el tratamiento.

Recomendamos a Carmen guardar reposo, es decir, no coger peso con ese brazo, no jugar al pádel y revisar la posición de la muñeca cuando utiliza el ratón en el trabajo.

2ºDía de tratamiento

Ha pasado una semana y Carmen nos cuenta que su dolor ha remitido un 30%, ya no tiene dolor constante, cuando realiza algunos gestos como abrir un bote o coger la jarra de agua le sigue molestando y en ocasiones siente un ligero hormigueo en la mano.

Comenzamos la sesión de hoy valorando la movilidad cervical y del miembro superior (hombro, codo y muñeca).

La musculatura del hombro aun sigue con sobrecarga, asique lo tratamos con estiramientos y técnicas articulares.

La articulación del codo está libre en sus movimientos pero la musculatura extensora aun sigue con tensión. Tratamos los músculos extensores y flexores con técnicas neuromusculares y estiramientos.

El hormigueo en la mano se debe a una alteración de los nervios que pasan a través de la musculatura del antebrazo, en Carmen, hablamos del nervio radial. Para tratarlo realizamos técnicas neurodinámicas. (técnicas destinadas a recuperar la función normal de los nervios).

Terminamos el tratamiento de hoy con un vendaje neuromuscular  y recomendamos a Carmen seguir guardando reposo hasta que el dolor remita por completo.
Técnicas destinadas a recuperar la función normal de los nervios.

3ºDía de tratamiento

Hoy Carmen viene a consulta: se encuentra mucho mejor, ya no tiene dolor, los hormigueos han desaparecido y siente que ha recuperado fuerza.

Cuando hacemos la exploración del brazo, observamos que aún queda tensión en la musculatura extensora, asique la sesión de hoy irá destinada a restablecer el equilibrio muscular de los flexores y extensores del antebrazo. Para ello, comenzamos relajando los músculos y después realizaremos ejercicios excéntricos (trabajan la fuerza y el estiramiento de un músculo a la vez) de esta forma recuperamos potencia muscular a la vez que damos flexibilidad a los tejidos.

Terminamos la sesión enseñando a Carmen varios ejercicios para que los realice en su domicilio:

  • Ejercicios excéntricos de la musculatura extensora del antebrazo.
  • Estiramientos de los músculos rotadores del hombro.
  • Estiramientos de la musculatura del antebrazo.

Después de 3 semanas realizando los ejercicios en casa Carmen vuelve a jugar al pádel, recomendamos cambiar la pala utilizada, en este caso de menor peso y dejar una semana de descanso entre partidos para que la musculatura del antebrazo pueda adaptarse al nivel de juego.




¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?