Entrar
  1. Savia
  2. Contenidos de salud
  3. Siringomas: ¿Por qué salen y cómo se tratan?

Siringomas: ¿Por qué salen y cómo se tratan?

Consulta de dermatología

Para tratar los problemas como los siringomas en Savia ponemos a tu disposición a los mejores Dermatólogos.

Pide tu cita ahora

Existen muchas afecciones benignas de la piel que no ponen en riesgo la salud, pero que pueden tener un elevado impacto estético. Entre ellas se encuentran los siringomas.





¿Qué son los siringomas?

Los siringomas o hidradenomas eruptivos son pequeños tumores benignos de la piel procedentes de la porción intradérmica de los conductos de las glándulas sudoríparas. Suelen afectar a mujeres jóvenes.

Se caracterizan por la aparición de pápulas de forma redondeada, firmes al tacto, habitualmente de 1 a 3 mm de diámetro, del mismo color de la piel o un color ligeramente más claro (amarillento o rosado). Pueden aparecer en cualquier zona de la piel, aunque suelen localizarse en diferentes partes del cuerpo, especialmente en los párpados (habitualmente en el párpado inferior o justo debajo de él). También pueden afectar al cuello, tronco, abdomen y los genitales. Menos común es su aparición en mejillas, frente, pecho, axilas, palmas de las manos y en el cuero cabelludo.

Los siringomas que aparecen en torno a los ojos suelen presentarse de forma simétrica en ambos ojos.

Las erupciones pueden aparecer en un número variable y suelen agruparse, formando placas.

Esta afección suele ser asintomática, si bien en ocasiones puede provocar picor.

La consecuencia más importante de los siringomas es su afectación estética.



Causas de los siringomas

Las causas que están detrás de la aparición de siringomas no son del todo conocidas. Sin embargo, existe una clara predisposición a padecerlas en determinadas personas.

Debido a que los siringomas en la zona vulvar son más frecuentes en adolescentes, mujeres en edad reproductiva y embarazadas, se considera como posible agente causal un componente de origen hormonal.

En cuanto a la causa hereditaria, se ha descrito un patrón de herencia autosómica dominante.

Otras teorías causales apuntan a procesos inflamatorios crónicos de la piel con implicación autoinmune.

Además, puede haber diferentes factores que pueden contribuir a un mayor riesgo de padecer siringomas:

  • Factores hereditarios.

  • Producción excesiva de glándulas sudoríparas.

  • Fototipos oscuros de piel.

  • Sexo femenino.

  • Adolescencia.

  • Patologías como la diabetes y el hipertiroidismo.

  • Síndromes y patologías genéticas, incluyendo el Síndrome de Down. Otras asociaciones posibles incluyen el síndrome de Ehlers-Danlos, síndrome de Marfan, síndrome de Nicolau and Balus, síndrome de Klippel Feil, enfermedad de Fabry, nevo de Spitz, liquen amiloide, prurigo nodular, quiste eruptivo velloso, vitíligo y eccema.

Tipos de siringomas

Los siringomas, dependiendo de las características morfológicas y la zona en la que aparecen, se pueden diferenciar en:

  • Siringoma palpebral. Se trata del tipo más frecuente y aparece en la zona de los párpados. Suele iniciarse tras la pubertad. Las lesiones son del tamaño de la cabeza de un alfiler (1 a 3 mm), que son del color de la piel o ligeramente blanco-amarillentas.

  • Siringoma eruptivo. Predomina en pacientes jóvenes, habitualmente en el cuello, tronco, abdomen, muslos, nalgas y genitales. Se caracteriza por la aparición de múltiples erupciones de 2 a 3 mm, semiesféricas y aplanadas.

  • Siringoma diseminado o generalizado. Se caracteriza por la aparición de lesiones generalizadas predominantemente en tórax y región lumbar.

  • Siringoma aislado. Aparece una única lesión.

  • Siringoma lineal. Aparecen varias lesiones distribuidas linealmente.

Los siringomas a menudo se pueden confundir con otras afecciones de la piel, incluyendo el xantelasma, el tricoepitelioma múltiple, los quistes de millium, el granuloma anular, las verrugas planas, sarcoidosis e hiperplasia de las glándulas sebáceas, entre otras.

El especialista en dermatología deberá realizar las pruebas necesarias para conseguir un diagnóstico distintivo.


Siringomas en vulva y pene

En la vulva, se ven afectados los labios mayores de forma simétrica causando muchas veces un picor intenso. Se han descrito tres formas de presentación clínica: la más frecuente con múltiples pápulas simétricas, una variante milioide donde coexisten quistes de millium y siringomas y una tercera con aspecto de liquen simple crónico con eritema y erosiones.

En el pene suelen ser lesiones asintomáticas, múltiples o solitarias. Su localización más frecuente es el dorso y la cara lateral del cuerpo del pene. También pueden extenderse por la zona escrotal.



Tratamiento para eliminar los siringomas

Los siringomas son afecciones benignas que no requieren de tratamiento. Sin embargo, este se puede acometer para la eliminación de los siringomas por motivos meramente estéticos.

Entre los tratamientos disponibles para eliminar los siringomas se incluyen:

  • Electrocoagulación. Aplicación de una corriente eléctrica que coagula el tejido, quemando el siringoma.

  • Dermoabrasión. Se trata de lijar físicamente el tejido del siringoma y dejar que la piel vuelva a regenerarse.

  • Ablación con láser. El tejido es destruido mediante la aplicación de un láser.

  • Cirugía. En algunos casos, especialmente si los siringomas no están difuminados y se encuentran en zonas no comprometidas, también se puede recurrir a la eliminación mediante cirugía tradicional.

  • Se han utilizado tratamientos con isotretinoína, tretinoína, adapaleno o una solución acuosa de atropina tópica al 1%, aunque las recidivas o resurgimiento de los siringomas son frecuentes.

Ninguno de estos tratamientos se considera absolutamente satisfactorio y tampoco evitan las recidivas.