Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Síntomas Síndrome del Piramidal

Síntomas Síndrome del Piramidal

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

María tiene 35 años, trabaja en el departamento de marketing de una empresa y uno de sus hobbies es salir a correr. Comenzó a entrenar de forma más intensa hace un mes para preparar una media maratón.

Visita la consulta porque hace una semana comenzó a tener dolor en la zona glútea derecha  y en la parte posterior de la pierna hasta la rodilla.

Cuando está un tiempo sentada en la oficina el dolor aumenta  y la única forma de aliviarlo es desplazando el peso hacia la cadera que no le duele para no apoyar el glúteo derecho.

El Piramidal es un músculo que se encuentra en la pelvis, une el sacro con el fémur y en su recorrido  pasa a través de un agujero que forman los huesos de la pelvis, junto a él, se encuentra el nervio ciático y otras estructuras vasculares. Cuando el piramidal se contrae de forma permanente aumenta su diámetro, el espacio donde se encuentra se reduce y el ciático puede verse afectado por compresión dando síntomas como los que María tiene. Es el SINDROME DEL PIRAMIDAL.

El Piramidal es un músculo que se encuentra en la pelvis, une el sacro con el fémur y en su recorrido  pasa a través de un agujero que forman los huesos de la pelvis.

En otras ocasiones, el músculo del piramidal se contrae pero no llega a comprimir el nervio ciático, los puntos gatillo de este músculo se activan y dan síntomas similares a los de síndrome piramidal.

El Piramidal es un músculo que se encuentra en la pelvis, une el sacro con el fémur y en su recorrido pasa a través de un agujero que forman los huesos de la pelvis.

Imágenes tomadas del libro Travell & Simons Myofascial Pain & Dysfunction: the trigger point manual. 2002.

El síndrome del piramidal es una lesión frecuente en corredores de larga distancia que tienen una pisada pronadora, esto quiere decir que cuando el pie entra en contacto con el suelo el tobillo se desplaza hacia el interior de forma que la rodilla, la cadera y la pelvis compensan  esta alteración biomecánica y cuando aumentamos la actividad física el musculo piramidal acaba sobrecargado.

Realizamos los test correspondientes para verificar que el músculo piramidal derecho está acortado y es el responsable de los síntomas que María tiene.

Los objetivos en la primera sesión

  • Valorar las articulaciones del miembro inferior y dar movilidad a las zonas bloqueadas: tobillo, rodilla, cadera y pelvis. Utilizamos técnicas articulatorias y manipulativas para corregir las disfunciones.
  • Relajar los tejidos que envuelven a la zona pélvica donde se sitúa el piramidal. (Sacro)
  • Reducir la contractura del piramidal a través de técnicas de masaje y estiramientos para dar flexibilidad al músculo y alargar sus fibras musculares.

El Piramidal es un músculo que se encuentra en la pelvis, une el sacro con el fémur y en su recorrido pasa a través de un agujero que forman los huesos de la pelvis.

Para terminar la sesión recomendamos a María

  •  Ejercicios para realizar durante el entrenamiento:

Antes del entreno: Ejercicios de activación muscular de los rotadores internos de cadera: cuando activamos este grupo muscular, favorecemos la relajación de piramidal.

Después del entreno: Ejercicios analíticos de estiramiento del músculo piramidal.

El Piramidal es un músculo que se encuentra en la pelvis, une el sacro con el fémur y en su recorrido  pasa a través de un agujero que forman los huesos de la pelvis.

El Piramidal es un músculo que se encuentra en la pelvis, une el sacro con el fémur y en su recorrido  pasa a través de un agujero que forman los huesos de la pelvis.

 

  • Bajar la intensidad del entrenamiento hasta que los síntomas se reduzcan o desaparezcan.
  • Realizar un estudio de la pisada en un podólogo especialista para determinar si es pronadora.

En la segunda sesión

En esta sesión María nos cuenta que ya no tiene dolor, sólo se reproduce de forma leve cuando aumenta la intensidad del entreno. Al finalizar el entrenamiento realiza los estiramientos indicados en la primera sesión y los síntomas desaparecen.

Esto nos indica que el músculo piramidal se sobrecarga en carrera, los estiramientos sólo son un parche para aliviar los síntomas.

El estudio de la pisada confirma que María es pronadora.

El objetivo en esta segunda sesión

  • Valorar y tratar las articulaciones del miembro inferior que no se mueven correctamente: tobillo, cadera, pelvis.
  • Tratar el músculo piramidal con técnicas manuales y estiramientos.
  • Potenciar y estabilizar los músculos del tobillo y pierna. Antes de recomendar el uso de una plantilla correctora o un cambio de zapatillas, trabajamos la musculatura y la propiocepción del tobillo y revisamos la técnica de carrera.

https://img.saludsavia.com/contenidos-salud/articulos-especializados/esguince-cronico-de-tobillo-y-propiocepcion/

Dos semanas después, María vuelve a entrenar con la misma intensidad que antes de lesionarse y sin dolor.

Artículo escrito por Patricia de Maya. (Fisioterapeuta)