1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Síndrome del corazón de atleta: ¿Cómo puede dañar el deporte al sistema cardiovascular?

Síndrome del corazón de atleta: ¿Cómo puede dañar el deporte al sistema cardiovascular?

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es el síndrome de corazón de atleta?

El síndrome del corazón de atleta consiste en una serie de cambios fisiológicos que tiene lugar en el corazón de personas que entrenan más de una hora al día. Los cambios que se producen son asintomáticos y producen bradicardia, soplos sistólicos y ruidos cardiacos adicionales. Resulta necesario un control electrocardiográfico y ecográfico para poderlo diferenciar de otros procesos cardiacos que sí presentan patología.
Se trata de una adaptación fisiológica del corazón que da lugar a una hipertrofia de las fibras musculares, las funciones diastólicas y sistólicas permanecen estables. Los cambios son mayores en los hombres que en las mujeres sometidos al mismo entrenamiento físico.

Se trata de una adaptación fisiológica del corazón que da lugar a una hipertrofia de las fibras musculares, las funciones diastólicas y sistólicas permanecen estables. Los cambios son mayores en los hombres que en las mujeres sometidos al mismo entrenamiento físico.

Síntomas

Los pacientes no presentan síntomas, pero sí signos que pueden hacer sospechar de  sufrirlo, como presentar bradicardia y desplazamiento del latido cardiaco en sentido lateral, presentando una mayor intensidad y amplitud. Puede aparecer soplo sistólico en la zona inferior del esternón a nivel izquierdo, y aparecer un tercer y cuarto ruido cardiaco más apreciable con el corazón en reposo.

Si el paciente presenta síntomas como disnea, dolor torácico o taquicardia, se debe sospechar de un daño cardiaco y no de este síndrome.

Diagnóstico y detección

El diagnóstico de corazón de atleta es un diagnóstico de exclusión, en el cual se deben descartar procesos que pueden poner en peligro la vida del paciente.

Para su estudio se realiza electrocardiograma, ecografía y, en algún caso, una prueba de esfuerzo.

En el electrocardiograma, lo que se observa es un enlentecimiento del latido cardiaco, este no suele ser inferior a 40 latidos por minuto, existe alteración en los latidos, pudiendo aparecer extrasístoles que pueden originarse en el ventrículo (extrasístoles ventriculares) o en la aurícula (extrasístoles auriculares). Puede aparecer un bloqueo auriculo ventricular, es decir, algunos latidos que se inician en la aurícula pasan más lentamente hasta el ventrículo. Por último, en las ondas QR, que marcan cómo recorre el latido del ventrículo, son más grandes de lo normal y presentan alteraciones también en la onda T del mismo. Estas alteraciones no se acompañan de daño cardiaco y se suelen normalizar cuando se reduce el entrenamiento.

La ecocardiografía permite distinguir el corazón del atleta de la miocardiopatía hipertrófica, sobre todo midiendo el tabique interventricular. Estas alteraciones se normalizan cuando el paciente deja de entrenar.

Cuando el tabique interventricular mide en los hombres entre 13 y 15 milímetros y en las mujeres entre 11 y 13 milímetros y aparece un movimiento de la válvula mitral durante la sístole, debemos sospechar que hay una miocardiopatía hipertrófica y no un proceso de corazón de atleta.

Los índices diastólicos son normales en el corazón del atleta, los cambios electrocardiográficos se correlacionan poco con el nivel de rendimiento cardiovascular.

Ante la duda de un diagnóstico de miocardiopatía hipertrófica y no de corazón de atleta, la distinción solo se logra cuando hay una reversión del corazón de atleta al cesar el entrenamiento.

La prueba de esfuerzo es una prueba complementaria, aunque su normalidad no descarta que puede haber una miocardiopatía, por lo cual no puede ser valorada de forma individual sino en el conjunto de las pruebas.

En la mayoría de los casos, el proceso revierte cuando se deja de entrenar, aunque puede permanecer en hasta el 20% de los deportistas.

En las pruebas de esfuerzo, la frecuencia cardiaca permanece por debajo de lo normal en el esfuerzo submáximo y se va a aumentar y, es comparable a la de pacientes no deportistas en el esfuerzo máximo. Tras el ejercicio se recupera de forma rápida, la respuesta de la tensión arterial es normal, elevándose la presión sistólica y disminuyendo la diastólica, mientras que la presión media permanece estable.

Muchas de las alteraciones que aparecen en el electrocardiograma en reposo desaparecen en el deportista durante ejercicio, esto permite distinguir esa entidad de otras claramente patológicas.

Tratamiento

El tratamiento de este proceso es un periodo sin entrenamiento controlando la disminución del tamaño del ventrículo izquierdo durante al menos tres meses aunque en atletas con alto rendimiento abandonar el entrenamiento durante tanto tiempo puede ser complicado. Si tras tres meses se normaliza, se puede descartar la presencia de una miocardiopatía.  

 ¿Cómo se puede combatir esta afección?

Realmente el corazón de atleta no se puede combatir, esto se debe a que son cambios que establece el corazón al someter al organismo a un sobreesfuerzo de entrenamiento físico, para conseguir una mejor adaptación al mismo.

Es típico de personas que se someten a un entrenamiento de alto rendimiento. Una vez que se establece el síndrome de corazón de atleta, se debe disminuir el entrenamiento durante tres meses para revertir el proceso.

Artículos relacionados Ver todos
La importancia de la dieta y el coronavirus (vitaminas C y D, dieta hiperproteica, pH alcalino, etc.)
Artículo especializado

La importancia de la dieta y el coronavirus (vitaminas C y D, dieta hiperproteica, pH alcalino, etc.)

La pandemia de coronavirus ha llenado los medios y las redes sociales de información sobre posibles dietas , suplementos , o remedios que supuestamente podrían prevenir o tratar la COVID-19. Por desgracia, las evidencias a día de hoy indican que no hay ningún alimento en concreto que pueda disminuir el riesgo de contagio en personas sanas. En personas enfermas, algunas pautas nutricionales pueden ayudar a disminuir las complicaciones de la infección y mejorar el pronóstico. Regístrate en Savia  y habla gratis con uno de nuestros Nutricionistas. Un mensaje erróneo que ha circulado por la redes sociales es que una dieta alcalina puede prevenir la infección por coronavirus lo cual es una afirmación falsa . La  dieta  alcalina consistiría  en  una  ingesta  de  un  80%  de  alimentos  alcalinos  o  alcalinizantes  (como  son  las frutas y verduras) frente a un 20% de nutrientes ácidos (alimentos proteicos y lácteos). Se supone que este tipo de dieta podría aumentar el pH de la sangre y protegernos del coronavirus. El pH indica el grado de acidez o alcalinidad de un líquido o una sustancia . El pH se mide en una escala de 0 a 14: un valor de pH de 7 es un pH neutro (ni ácido ni alcalino), un pH menor de 7 significa que una solución o sustancia es ácida y un pH mayor de 7 significa que es alcalina o básica . Por lo general, el organismo mantiene el pH de la sangre alrededor de 7,40 (ligeramente alcalino). Es muy importante tener un pH apropiado en la sangre y otros líquidos del organismo para el buen funcionamiento de todos los órganos y sistemas. El pH de la sangre se mantiene siempre constante gracias a diversos mecanismos compensatorios que ejercen principalmente los riñones , que pueden eliminar los productos ácidos o alcalinos por la orina, y a través de la respiración , al eliminar más o menos CO2 del organismo, el cual es un ácido. Algunas enfermedades o medicamentos pueden alterar el pH de la sangre pero los alimentos apenas tienen impacto sobre el complejo sistema que regula la acidez o alcalinidad de la sangre. No existe ninguna base científica que sustente que una dieta con alimentos alcalinos pueda prevenir o tratar la infección por coronavirus ni ninguna otra. Regístrate en Savia  y habla gratis con uno de nuestros Nutricionistas. Por otra parte, también se ha promovido el uso de suplementos como vitamina C, vitamina D , etc. Es cierto que algunos nutrientes como la vitamina A, la vitamina B12, la vitamina B6, la vitamina C, la vitamina D o el zinc, son esenciales pare el normal funcionamiento del sistema inmunitario, y desempeñan un papel vital para la salud y el bienestar. Sin embargo, es improbable que potenciar su consumo, se asocie a un menor riesgo de infección por coronavirus . Por ello, no se recomienda fomentar su consumo para este fin. No hay evidencias de que unos niveles por encima de los normales de estos nutrientes aporten ningún beneficio. Tampoco se ha demostrado la eficacia del uso de ningún otro compuesto de los llamados nutracéuticos (como el ácido ferúlico, el ácido lipoico, la espirulina, los beta-glucanos, etc.) en la prevención o tratamiento de la COVID-19. Sn embargo, la desnutrición es un factor de mal pronóstico en numerosas enfermedades, y también en la infección por coronavirus, por lo que mantener un buen estado nutricional es clave. Regístrate en Savia  y habla gratis con uno de nuestros Nutricionistas. Siempre es recomendable seguir una dieta equilibrada basada en el patrón alimentario mediterráneo . La dieta mediterránea se basa en el consumo de alimentos de origen vegetal como frutas , hortalizas , legumbres , cereales y sus productos derivados como el pan o la pasta, arroz y otras semillas , principalmente en sus variedades integrales, frutos secos y aceite de oliva , especialmente el virgen extra y, en menor medida, alimentos de origen animal como carnes, pescados, huevos, quesos y otros productos lácteos. En el caso de los pacientes con infección leve , se recomienda un enriquecimiento nutricional que permita obtener los requerimientos de energía, proteínas y otros nutrientes en las menores cantidades de alimento posibles para que sean abordables por unos pacientes sin apetito y con dificultades para la alimentación habitual. Por ello, se recomienda aumentar el aporte proteico y la densidad calórica de la dieta. Es importante señalar que el objetivo en estos casos no es incrementar la cantidad de alimentos diarios ingeridos, sino obtener  una  mayor cantidad de nutrientes en porciones de alimento pequeñas. A los pacientes más graves, que requieren ingreso hospitalario, también se les pauta una dieta con una alta densidad de nutrientes y se valora si pueden requerir suplementos hipercalóricos e hiperproteicos . Una vez pasada la fase aguda de la enfermedad , y especialmente en los pacientes que han requerido un ingreso en una unidad de cuidados intensivos o han desarrollado una forma grave de la enfermedad, hay que prestar atención a la recuperación nutricional y muscular de los pacientes . Por ello, estos pacientes pueden requerir suplementos en la dieta hasta alcanzar un estado nutricional óptimo. La ayuda de un nutricionista o de un profesional sanitario experto en nutrición puede ser de mucha utilidad para seguir una dieta adaptada a las necesidades de cada persona y en cada momento en particular. Regístrate en Savia  y habla gratis con uno de nuestros Nutricionistas. Para saber más: Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN):  Consejos de tu médico especialista en endocrinología y nutrición en relación con COVID 19: https://www.seen.es/ModulGEX/workspace/publico/modulos/web/docs/apartados/1059/140420_123546_3161352533.pdf Recomendaciones para enriquecimiento nutricional en personas con pérdida de apetito por infección: https://www.seen.es/ModulGEX/workspace/publico/modulos/web/docs/apartados/1060/140420_123951_1343825932.pdf
Deporte en familia: iníciate en el yoga
Artículo especializado

Deporte en familia: iníciate en el yoga

El yoga es un tipo de actividad que combina el control del cuerpo y de la mente. Esta disciplina tiene su origen en una tradición de la India y que cada vez es más popular en nuestro entorno. Su objetivo es alcanzar el bienestar físico y mental a través de una serie de posturas corporales − las asanas − que fortalecen y dan flexibilidad, además de incluir ejercicios de respiración, meditación y concentración mental. ¿Quieres que te ayudemos? Regístrate en Savia y podrás hablar gratis por chat con un entrenador personal. No hay una edad ideal para la práctica del yoga: pueden disfrutarlo desde los niños hasta las personas mayores. Tampoco es necesario encontrarse en buena forma física para practicarlo. Hay modalidades de yoga que se adaptan a prácticamente todas las circunstancias. Una forma de practicarlo es junto a toda la familia. En este caso, la actividad corporal no solo permite dar fuerza y flexibilidad al cuerpo, sino que puede ayudar a fortalecer el vínculo afectivo y la comunicación con la pareja, los hijos, los abuelos, etc. De este modo, se favorece la armonía, el equilibrio y la unión familiar. No hay un solo tipo de yoga El yoga engloba diferentes tradiciones, unas con mayor exigencia física y mental que otras. Entre quienes lo practican, es posible encontrar muy distintas motivaciones. Los hay que aprecian sobre todo su faceta espiritual, mientras que otros buscan la mejora del estado físico derivada de su práctica habitual y poder sentirse mejor con su cuerpo. El yoga es una actividad milenaria que ha ido evolucionando con el tiempo y se ha ido adaptando a las diferentes necesidades de comunidades e individuos. Por ello, se pueden encontrar multitud de variantes o tipos de yoga. Algunos ejemplos de ello son: El hatha yoga , que incorpora diferentes posturas corporales para incrementar la flexibilidad y fortaleza del cuerpo. Es ideal como introducción al yoga y presenta un gran valor preventivo y de rehabilitación de lesiones. El bharata yoga se centra en la movilidad de la columna vertebral. El yoga ayurvédico combina de forma individualizada las posturas, la respiración, la relajación y la meditación para alcanzar un buen estado de salud y bienestar. Yoga en casa Lo ideal para empezar a practicar el yoga es contar con un entrenador personal cualificado que pueda darnos indicaciones y asesorarnos en función nuestros objetivos y que pueda guiarnos para conseguir que realicemos las posturas y ejercicios de manera correcta. ¿Quieres que te ayudemos? Regístrate en Savia y podrás hablar gratis por chat con un entrenador personal. Existen asanas para todos los niveles, en las que siempre es importante observar las reacciones del cuerpo. Otro elemento fundamental dentro de la práctica del yoga es la respiración −el objetivo es poder respirar lenta y profundamente − que habrá que acompasar con las posturas. Algunas de las posturas básicas son: El loto o padmasana . Sentado con las piernas entrelazadas y dejando los brazos paralelos a las piernas. Se trata de la imagen más típica del yoga, en la que la relajación mental y la meditación se pueden desarrollar con facilidad. La cobra . Tendido boca abajo, levantar el tronco apoyando las palmas de las manos en el suelo, dejando las piernas extendidas en el suelo. La sumisión . Situarse de rodillas dejando caer el peso del cuerpo sobre los talones, a la vez que inclinamos el tronco hacia adelante. Tocar con la cabeza en el suelo. Sesión de Yoga en familia En una sesión familiar de yoga se debe dar prioridad a fortalecer el vínculo y la comunicación entre padres e hijos, por lo que las asanas se adaptarán a las diferentes edades y niveles. Se deben incluir tanto asanas en pareja como grupales. Gracias a la práctica de yoga en familia, se comparten momentos de juego y relajación en casa, mezclando asanas, el acroyoga (mezcla de acrobacia y asanas en las que participa toda la familia), el control de la respiración ( pranayama ) y elementos de meditación . Comenzar es muy sencillo y solo se necesita un espacio despejado, unas cuantas esterillas en el suelo y vestirse con ropa cómoda que permita amplios movimientos. Beneficios del yoga en familia El yoga en familia, además de los beneficios derivados de la práctica del yoga, puede determinar beneficios como: Fomentar la creatividad y espontaneidad. Entretener, siendo una forma de juego que ayuda a trabaja la paciencia y la atención, especialmente, en los más pequeños. Fomentar la comunicación emocional. Potenciar la armonía familiar y ayudar a enfrentarse a situaciones de estrés. Trabajar la coordinación y la sincronización. Trabajar la respiración, la concentración y la memoria. Trabajar la fuerza, la flexibilidad, la agilidad y el equilibrio. ¿Quieres que te ayudemos? Regístrate en Savia y podrás hablar gratis por chat con un entrenador personal. El yoga y sus beneficios para la salud La Organización Mundial de la Salud define el yoga como una herramienta valiosa para aumentar la actividad física y prevenir enfermedades. Una de las ventajas del yoga es que se trata de una disciplina que se puede practicar tanto en casa, como en gimnasios o en centros sanitarios. En este último caso, para ayudar en la recuperación de diferentes procesos y enfermedades. En cualquier caso, el yoga es una disciplina que puede practicar tanto gente sana como personas aquejadas de diversas patologías. No se trata de una forma de terapia, ni su práctica por sí sola va a determinar la curación de patologías físicas o mentales. Sin embargo, multitud de estudios científicos observan beneficios de su práctica regular en determinadas condiciones. En algunos casos, se trata de estudios de calidad cuestionable o con escasa potencia estadística, pero incluso seleccionando solo los más rigurosos, hay evidencia suficiente para recomendar la práctica del yoga en numerosas situaciones. Los datos confirman que la práctica regular del yoga mejora la forma física, tanto la fuerza como la flexibilidad y el equilibrio, y tiene un efecto beneficioso sobre el dolor osteomuscular, como por ejemplo en la lumbalgia . La práctica del yoga también ha mostrado efectos positivos sobre la depresión y el estrés , y se recomienda en personas mayores con un riesgo aumentado de sufrir caídas y fracturas por la mejora que produce en aspectos como el equilibrio y la coordinación. Existe además cierta evidencia sobre su utilidad en personas que desean dejar de fumar, para el control de la tensión arterial, para el alivio de la fibromialgia e incluso para el manejo del asma. En diversos estudios llevados a cabo con mujeres que padecían cáncer de mama, la recomendación de yoga como intervención de apoyo, mejoró la calidad de vida relacionada con la salud, la reducción del cansancio y los problemas de sueño. De igual modo, la práctica de yoga redujo la depresión, la ansiedad y el cansancio en comparación con intervenciones psicosociales o educacionales. Contraindicaciones y efectos adversos del yoga No existen contraindicaciones absolutas del yoga, además de que sus diferentes variedades permiten la elección de aquella que más se adapte a las características, expectativas y condiciones del yogui o practicante. En cualquier caso, nunca está de más atender a una serie de precauciones. Como se ha dicho, el yoga puede ser útil para aliviar dolores de tipo osteomuscular, pero cuando el dolor está causado por un problema orgánico identificado, como por ejemplo una hernia discal o la artrosis en una articulación, pueden existir movimientos que resulten contraproducentes. De ahí la necesidad de adecuar la práctica del yoga a las circunstancias concretas de cada cual, y si es posible, consultar con un monitor de yoga, un médico o un fisioterapeuta que defina bien los límites posturales, de movimiento, etc. Finalmente, es recomendable huir de las posturas dolorosas. Si bien alguna postura de yoga, especialmente al principio, puede resultar incómoda, nunca debería ser dolorosa. Las lesiones asociadas a la práctica del yoga son infrecuentes, pero es importante contar con el asesoramiento de un entrenador cualificado , y comenzar en un nivel y estilo ajustado a las capacidades y circunstancias de cada uno. ¡No lo dudes, ponte a practicar yoga en familia! No hay edad para comenzar a practicar el yoga: pueden disfrutarlo los más pequeños y las personas mayores (los abuelos se pueden apuntar también). Tampoco es necesario tener una gran condición física para practicarlo. Así que, si te apetece, ¡ponte a practicar yoga en familia! ¿Quieres que te ayudemos? Regístrate en Savia y podrás hablar gratis por chat con un entrenador personal.
Nuevo programa Nutricional en Savia: lo necesario para una buena alimentación
Artículo especializado

Nuevo programa Nutricional en Savia: lo necesario para una buena alimentación

  Es posible que la difícil situación que hemos vivido en los meses anteriores con la cuarentena y el confinamiento por la crisis de la COVID-19, haya pasado factura a tu cuerpo, debido a un cambio de hábitos, especialmente en lo relacionado con la alimentación. Por ello, en Savia hemos ideado un NUEVO PROGRAMA NUTRICIONAL integral con el objetivo de mejorar tu alimentación, sin olvidar la actividad física y la salud emocional. Regístrate en Savia , accede a tu área privada y compra el programa nutricional por 49€ (el programa tiene una duración de 3 meses). Importancia de la alimentación para la salud La alimentación es uno de los pilares esenciales de la salud y el bienestar. No en vano, el tipo de alimentación puede determinar la aparición de enfermedades como la obesidad, la diabetes, enfermedades cardiovasculares y diversos tipos de cáncer. Unos malos hábitos alimentarios son aquellos que no proporcionan la energía y los nutrientes que necesitamos para que nuestro organismo funcione correctamente y para que podamos desempeñar nuestras actividades cotidianas. También incluyen las pautas alimentarias que determinan un aporte excesivo de uno o varios nutrientes y también de calorías. De este modo, unos malos hábitos alimentarios tendrán como consecuencia un estado de salud deficiente y la aparición de enfermedades. En España, según señalan las encuestas dietéticas y los paneles de consumo, se ha ido produciendo un abandono de los hábitos alimentarios tradicionales, estableciéndose un paulatino mayor consumo de alimentos procesados. En general, se produce un consumo excesivo de carne y productos cárnicos, dulces y bollería, mientras que cereales y derivados, verduras y hortalizas, frutas y legumbres se consumen menos de lo que sería deseable. Esto se traduce en un consumo excesivo de proteínas, grasas y azúcares, mientras que existe un déficit de hidratos de carbono complejos, vitaminas y fibra. En cuanto a las grasas, son excesivas en su conjunto, pero también existe un exceso de grasa insaturada de la serie omega 6 (proveniente principalmente de aceites de semillas) frente al omega 3, que, en general, cumple con las recomendaciones. Buenos hábitos alimentarios Dentro de unos buenos hábitos de alimentación debemos contemplar la inclusión de todos los grupos de alimentos para que la dieta sea lo más variada posible y a la vez sea equilibrada, poniendo el acento en los elementos que se deben potenciar. De este modo, la dieta debería incluir: Los cereales integrales y sus derivados deben formar parte de la dieta de manera primordial. Esto se traduce en 4-6 raciones diarias de alimentos ricos en este nutriente (incluyendo cereales integrales y derivados, semillas y féculas). 5 raciones diarias o más de frutas, verduras y hortalizas. Consumir legumbres de 2 a 4 veces por semana. Consumir de 2 a 4 raciones de pescado por semana, incluyendo pescado azul. Utilizar mayoritariamente aceite de oliva virgen, para cocinar y aliñar. Disminuir el consumo de carnes, derivados cárnicos y embutidos. Disminuir el consumo de alimentos preparados, refinados, bollería y dulces. Se puede tener una dieta vegetariana equilibrada y saludable sustituyendo los alimentos de origen animal por alimentos vegetales, haciendo especial hincapié en el aporte de proteínas vegetales (legumbres, semillas, cereales y frutos secos) y en los nutrientes que escasean en los alimentos vegetales (vitamina B12, vitamina D, hierro, zinc y grasa omega-3). Regístrate en Savia , accede a tu área privada y compra el programa nutricional por 49€ (el programa tiene una duración de 3 meses). Obtención de energía y nutrientes de los alimentos El cuerpo humano es una máquina compleja que recibe alimentos sólidos y líquidos y los metaboliza o los procesa a fin de obtener la materia con la que nutre, estructura y repara sus tejidos, y la energía con la que se mantiene en funcionamiento. El propio mecanismo metabólico, la respiración, los esfuerzos musculares, los procesos mentales... y todas las actividades humanas precisan de energía para poder llevarse a cabo. Esta energía es fruto del aporte de nutrientes. De esta forma, el cuerpo actúa sintetizando muchas de las sustancias que necesita a partir de otras diferentes. Por ejemplo, la metabolización de los hidratos de carbono permite obtener glucosa, que es el combustible del tejido nervioso y de los músculos. Pero, a falta de hidratos de carbono, el organismo también es capaz de fabricar glucosa a partir de ciertos componentes de las proteínas (los aminoácidos) y de las grasas (el glicerol). La finalidad principal del metabolismo de las proteínas, los hidratos de carbono y las grasas es producir energía para mantener las funciones del organismo y permitir que realice trabajos químicos (como biosintetizar determinadas sustancias para fabricar otras que le son necesarias), trabajos de transporte (como intercambiar sustancias entre el interior y el exterior de las células, a través de las membranas celulares) y trabajos mecánicos (como contraer los músculos para moverse). Además, el calor generado por las combustiones celulares se emplea en mantener la temperatura corporal. Metabolismo basal: la parte más importante del gasto energético El gasto energético que realiza cada persona depende de varios factores (afectados a su vez por variables individuales como la edad, el sexo o el tamaño corporal): El metabolismo basal. Es la cantidad de energía necesaria para mantener los procesos vitales en reposo, después de doce horas de ayuno y a una temperatura neutra (es decir, cuando el cuerpo ya no tiene que hacer un esfuerzo especial para digerir alimentos o para mantener la temperatura corporal adecuada dentro de un ambiente caliente o frío en exceso). Para la mayoría de los adultos sanos sedentarios, el metabolismo basal representa aproximadamente entre el 50 y el 70% del gasto energético total. La termogénesis. Es el gasto energético en respuesta a estímulos como ingerir alimentos o exponerse al frío. De este modo, la termogénesis inducida por la digestión y el procesamiento de los alimentos representa aproximadamente el 10% del gasto energético total. La actividad física. Es el componente más variable del gasto energético diario. Puede representar el 10% del gasto total para los individuos que guardan cama y apenas realizan esfuerzos físicos voluntarios, el 20% para los individuos sedentarios y puede superar el 50% para las personas activas.   Las necesidades diarias de energía de una persona mantienen el peso corporal adecuado constante. De este modo, en caso de sobrepeso u obesidad, esto es, si se presenta un índice de masa corporal o IMC por encima de 25 ( sobrepeso ) o por encima de 30 ( obesidad ), se contempla una reducción de las calorías aportadas para que se normalice el peso. El IMC se calcula dividiendo el peso corporal (kg) entre la altura (m) al cuadrado.   Regístrate en Savia , accede a tu área privada y compra el programa nutricional por 49€ (el programa tiene una duración de 3 meses). Cuántas calorías necesitamos En función de las características individuales − entre ellas el peso, la altura, y la actividad física − tendremos unas necesidades calóricas que deberemos cubrir con los alimentos de la dieta. Las recomendaciones señalan que la mayor parte de las calorías que necesitamos deben proceder de los hidratos de carbono (más del 50%), cuanto menos refinados, mejor. Dado que estos proporcionan 4 calorías por gramo, en una dieta tipo de 2.500 calorías, necesitaremos a partir de 312 g de carbohidratos. Para hacernos una idea, si esto lo tradujéramos en pan, supondría 660 g o 367 g de arroz hervido o 2.080 gramos de patatas hervidas. Evidentemente, el aporte de hidratos de carbono tiene que estar diversificado, insistiendo en la idea de alimentos integrales y poco refinados. ¿Todas las calorías son iguales? Después de décadas esgrimiendo la aritmética frente a problemas como el sobrepeso y la obesidad, parece que llegó el momento de pararse a reflexionar, porque no salen las cuentas. La reducción de calorías por medio de reducir la grasa de la dieta − que pasa por ser el nutriente más calórico, con 9 calorías por gramo − no ha surtido efecto y las tasas de obesidad en lugar de disminuir han seguido creciendo. Por ello, el foco está ahora sobre los carbohidratos − especialmente los de absorción rápida y los azúcares − y su interacción con los niveles de insulina sanguínea, como factor dietético a controlar para reducir el peso corporal. En el aumento de peso influyen multitud de factores que componen un cuadro difícil de descifrar: la genética, la saciedad, cuestiones psicológicas y anímicas, la regulación hormonal, el sedentarismo, el exceso en la ingesta de calorías, el exceso del procesado y refinado de los alimentos, y la interacción de todos ellos. A falta de más investigaciones que proporcionen mayores evidencias, lo que sí parece claro es que no existe un tipo de dieta que funcione para todo el mundo. Las características genéticas, culturales y los hábitos determinan la necesidad de personalizar la dieta. De este modo, los estudios señalan que el principal factor relacionado con el éxito de una dieta es su seguimiento a largo plazo y esto solo se consigue con la personalización, atendiendo a los factores genéticos, preferencias, gustos, hábitos, etc. En cualquier caso, en general tiene sentido reducir el consumo de carbohidratos de absorción rápida, a la vez que se incrementa el consumo de alimentos no refinados como verduras, frutas, legumbres y cereales y derivados de grano entero. En qué te puede ayudar un nutricionista con apoyo multidisciplinar En ocasiones no tenemos muy claro si hay algo en nuestra dieta que estamos haciendo mal. O desconocemos qué dicen las nuevas evidencias sobre este o aquel alimento. Hoy en día, son muy comunes las informaciones basadas en nuevas evidencias científicas en las que se ponen en duda creencias muy consolidadas o, directamente, se pasa a considerar como bueno un alimento (o grupo de alimentos) hasta ahora considerado como ‘malo’ o poco recomendable. Encontramos los ejemplos del colesterol de los alimentos que ya no se considera un factor alimentario importante que se relacione con el aumento de colesterol sanguíneo. O la ausencia del desayuno, que según investigaciones recientes no tiene por qué estar relacionada con un aumento del peso corporal, como se creía hasta hace poco. Por todo ello, es recomendable ponerse en manos de un profesional de la nutrición que nos pueda ofrecer un plan nutricional personalizado. Además, contar con el apoyo de profesionales de otras disciplinas como entrenadores personales y psicólogos harán que el programa nutricional sea más exitoso. NUEVO PROGRAMA NUTRICIONAL DE SAVIA: Te ofrecemos un plan nutricional de 3 meses con seguimiento proactivo y pautas personalizadas para ti por sólo 49€. Qué incluye: Analítica (para evaluar tu estado de salud). Dieta personalizada (recomendaciones y pautas nutricionales personalizadas). Seguimiento de 3 meses (con sesiones periódicas con tu Nutricionista) Equipo multidisciplinar a tu servicio (incluyendo entrenador personal y psicólogo) Contenidos de apoyo.   Regístrate en Savia , accede a tu área privada y compra el programa nutricional por 49€ (el programa tiene una duración de 3 meses).
Consejos para iniciarse en la práctica deportiva
Artículo especializado

Consejos para iniciarse en la práctica deportiva

Después de los meses de confinamiento, por la crisis sanitaria de la COVID-19, muchos se han iniciado en la práctica deportiva o se plantean hacerlo. En cualquier caso, ya sea por diversión o por estar mejor, hacer deporte siempre tiene consecuencias beneficiosas parala salud. Eso sí, se debe elegir la actividad que sea más conveniente y ponerla en práctica de la forma adecuada. ¿Necesitas hacerte una prueba de esfuerzo? Encuentra un profesional cerca de ti. Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat  con uno de nuestros entrenadores personales y te ayudará a preparar una rutina de ejercicios. Encontrar tu deporte Cualquier movimiento corporal producido por los músculos se considera actividad física ya que conlleva un gasto energético por encima del reposo. El ejercicio añade el ingrediente de la planificación y estructuración de la actividad y ? además y mas importante ? de la diversión. Sin ésta, los beneficios para la salud de la actividad física, son menores. Para saber cuál puede ser la mejor actividad deportiva para cada uno hay que responder a ciertas cuestiones previas: Edad, estado de salud y hábitos deportivos previos. Objetivos de la práctica deportiva (salud, competición, socialización, …). Disponibilidad temporal. Disponibilidad económica. ¿En grupo o en solitario? ¿Deportes acuáticos, terrestres o aéreos? Disponibilidad de equipamientos deportivos. Existen profesionales del deporte, como los especialistas en medicina del deporte o los licenciados en ciencias del deporte, que nos pueden ayudar a tomar la decisión adecuada y que son imprescindibles, cuando tenemos algún antecedente médico que puede agravarse con la práctica deportiva. Si nunca hemos practicado deporte o, cuando lo hacemos notamos alguna molestia, lo prudente es hacerse una valoración médico-deportiva para garantizarnos una práctica deportiva saludable. Desde una escasa preparación física y con poca disponibilidad, una buena opción puede ser caminar. Como cualquier actividad física hay que ponerla en práctica de manera progresiva, por lo que se puede comenzar caminando media hora al día a un paso medio. Con el tiempo se puede incrementar el tiempo del paseo y el ritmo del mismo. Más adelante, nos podemos plantear hacer lo mismo, pero en bicicleta. Con algo más de tiempo podemos optar por salir a correr. Se trata de que comencemos con un ritmo asequible que podamos incrementar con el tiempo. Hay que considerar que el running , si no se ha practicado con anterioridad, puede ser agresivo con las articulaciones inferiores, especialmente las rodillas. En ese caso, se puede optar por la natación. De igual modo, se comenzará por nadar a un ritmo lento una distancia corta que se puede ir incrementando conforme el estado de forma mejore. Otra opción podría ser la inscripción a un gimnasio. Aquí las opciones son múltiples. Ejercicios de fuerza (con pesas), clases regladas de ejercicios aeróbicos combinadas con música, como aerobic, zumba, spinning, cardio-boxing, etc. También se puede optar por artes marciales como judo, taekwondo, karate, etc., en las que se conjuga una preparación física de fondo con la técnica de lucha específica de cada disciplina. El yoga o el pilates pueden ser buenas opciones para poner el cuerpo a tono e incrementar la puesta a punto y utilización de todos los grupos musculares. Estas prácticas pueden estar especialmente aconsejadas, con el adecuado asesoramiento, para personas que tengan problemas de articulaciones o espalda. Los deportes acuáticos son otra alternativa para aquellos que tengan disponibilidad de tiempo y, en algunos casos, de recursos. Aquí podríamos incluir el remo y piragüismo (en todas sus modalidades), surf, wind-surf y kite-surf. En todos ellos, lo recomendable sería realizar un curso de iniciación, ya que se trata de deportes en los que es preciso dominar una técnica compleja para controlar los accesorios, embarcaciones, etc. En el caso del remo y el piragüismo se puede practicar en muchas ciudades, ya que es posible hacerlo en estanques, ríos y embalses; para el surf y similares necesitamos estar próximos a un lugar costero. ¿Necesitas hacerte una prueba de esfuerzo? Encuentra un profesional cerca de ti. Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat  con uno de nuestros entrenadores personales y te ayudará a preparar una rutina de ejercicios. Práctica de deportes aeróbicos Los deportes aeróbicos (o entrenamiento “cardio”) incluyen ejercicios y prácticas deportivas de intensidad baja-moderada, con gestos repetitivos que podemos realizar de forma prolongada en el tiempo. Para su realización, el organismo utiliza oxígeno (de ahí lo de aeróbico) para la obtención de energía, a partir de grasas e hidratos de carbono y es ideal para aquellos que quieran controlar su peso, mediante la actividad física. Se podrían incluir aquí actividades como caminar, elíptica, correr, bicicleta, nadar, esquí de fondo, etc. En contraposición al entrenamiento “cardio”, se sitúa el ejercicio anaeróbico, que incluye ejercicios de alta intensidad y de escasa duración. En este tipo de actividades, para la obtención de la energía necesaria el organismo no utiliza oxígeno, pues necesita vías de obtención de energía más rápidas (fosfato de creatina, glucógeno o glucosa muscular, entre otros). Ejemplos de este tipo de ejercicio sería el levantamiento de pesas y las carreras de velocidad. La mayoría de deportes (fútbol, tenis, etc.) alternan ejercicios aeróbicos y anaeróbicos. Pero lo que está claro es que la mejor actividad saludable es aquella que combina en un mismo programa estos dos tipos de ejercicios junto con los de estiramiento. Correr es fácil: zapatillas y carretera El running (o, simplemente, salir a correr) es una práctica deportiva aeróbica que cada día tiene más adeptos. Es sencillo y necesita pocos recursos. Una vez que se le coge el gusto es difícil dejarlo. Llueva, nieve o haga un sol inclemente, el cuerpo pedirá salir a “tragar kilómetros”. La iniciación en el running se puede producir en cualquier época del año, ya que el cuerpo está diseñado para adaptarse a condiciones y circunstancias cambiantes. Solo habrá que tener presentes unas cuantas cosas para correr en verano. Correr en verano En verano solemos tener más tiempo libre y es una época muy propicia para practicar actividades al aire libre y ponernos en forma. El principal inconveniente puede ser el calor, que en algunas zonas del país puede llegar a ser muy intenso. En cualquier caso, correr en verano no tiene por qué ser un problema, si seguimos unas cuantas normas básicas. Para realizar actividad física al aire libre, debemos evitar las horas centrales del día, en las que la temperatura alcanza su pico máximo. El momento ideal es por la mañana, temprano. Si esto no es posible, a la caída del sol puede ser un buen momento. Así evitaremos otro efecto adverso de las horas centrales del día, la excesiva irradiación solar, con los consiguientes riesgos para nuestra piel. En cualquier caso, sea cual sea el momento en el que salgamos a correr, no debemos dejar de lado una buena hidratación. Hidratación Más del 60% de nuestro cuerpo es agua. Y tiene que seguir siéndolo. A través de la respiración, el sudor, la orina y las heces perdemos agua constantemente que debemos reponer mediante el consumo de líquidos y alimentos. Son diversas las circunstancias que influyen en que la pérdida de líquidos que experimente nuestro organismo sea mayor o menor. El nivel de actividad física, las condiciones ambientales de calor y humedad, la alimentación que realicemos, así como la concurrencia de alguna enfermedad (como la diarrea) o el tratamiento con algún medicamento (por ejemplo, un diurético), pueden influir en nuestro estado de hidratación y, por tanto, en que requiramos un mayor aporte hídrico. Una manera sencilla para saber si nuestro estado de hidratación es el adecuado, es controlar el color de nuestra orina, cuanto mas parecido al agua sea, mejor hidratados estaremos. Hidratarse en verano Durante el verano, las condiciones climáticas determinan que suframos una mayor pérdida de líquidos. Para minimizar este hecho, debemos evitar la exposición a circunstancias extremas de calor y humedad y mantener una ingesta constante de líquidos y alimentos ricos en agua, antes, durante y después del ejercicio. De este modo, llevar ropa ligera (que nos permita eliminar calor a través del sudor) de colores claros, consumir alimentos frescos de origen vegetal (con alto contenido en agua), como frutas, verduras y hortalizas y beber agua de manera constante, son la mejor manera de hidratarse en verano. No en vano, el 20-25% de la ingesta diaria de agua proviene de los alimentos. El consumo de bebidas alcohólicas –incluyendo la cerveza- propiciarán un aumento de la diuresis (eliminación de agua a través de la orina) y, por lo tanto, no son recomendables desde el punto de vista de la hidratación, durante el ejercicio. Una de las consecuencias más graves de no estar bien hidratado y realizar actividad física en condiciones de calor y humedad es el golpe de calor . Evitar el golpe de calor El golpe de calor tiene lugar cuando los mecanismos de nuestro cuerpo para mantener la temperatura en límites adecuados se ven superados y se produce un aumento de temperatura o hipertermia. Los síntomas de un golpe de calor son piel caliente, enrojecida y seca, temperatura corporal superior a los 40?C, taquicardia, confusión y, generalmente, falta de sudoración. Se trata de una verdadera urgencia médica que debe ser atendida en el hospital lo antes posible. Ante un caso de golpe de calor hay que dirigirse directamente al hospital, mientras se intenta refrescar lo máximo posible al afectado, desnudándole y mojándole la piel. El golpe de calor puede tener lugar si se presentan estados de deshidratación importantes y se realiza actividad física en condiciones de calor y humedad elevadas o con la ropa inadecuada. Beneficios del deporte para la salud La inactividad física es uno de los mayores condicionantes para la salud, particularmente en los países desarrollados. El sedentarismo se asocia con múltiples indicadores negativos de salud, como el aumento de la mortalidad y mayor riesgo de padecer obesidad, diabetes y enfermedad cardiovascular. De este modo, el ejercicio intenso o moderado se asocia con diversos beneficios para la salud, incluyendo una disminución del riesgo de obesidad, enfermedades cardiovasculares, diversos tipos de cáncer y la disminución de la mortalidad. El ejercicio además puede ayudar a dejar de fumar, retrasa el declive cognitivo en personas mayores y reduce el estrés, la ansiedad y la depresión. Una actividad física moderada de 30 minutos cada día es suficiente para mejorar la salud, aumentar el bienestar general y disminuir el riesgo de padecer diversas enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión arterial y el exceso de peso. Si la duración y la intensidad son mayores, se pueden obtener efectos beneficiosos adicionales. En concreto, en lo referente al entrenamiento aeróbico, una amplia gama de estudios ha mostrado que su práctica de forma regular determina una reducción significativa de grasa visceral (lo que conlleva una reducción en la circunferencia de la cintura), una mejora en la sensibilidad de la insulina y una disminución significativa en los niveles de triglicéridos en sangre. De igual modo, la actividad física también ha mostrado sus efectos beneficiosos en el caso de patologías cardiovasculares y algunos de sus factores de riesgo como la hipertensión arterial o el colesterol elevado. En algunos tipos de cáncer la actividad física regular ha mostrado ejercer un efecto protector disminuyendo el riesgo de forma significativa, como en el caso del cáncer colorrectal y el cáncer de mama. La relación de la salud mental con la actividad física también ha podido ser demostrada en diversidad de estudios. El ejercicio puede reducir la depresión y su recurrencia, también reduce la ansiedad y mejora la reacción al estrés. Además, la actividad física se relaciona con la mejora de algunos aspectos del funcionamiento mental, como la memoria. Finalmente, en cuanto a los beneficios sobre el sistema locomotor, principalmente implicado en el desempeño de la actividad física, se puede mejorar la salud de músculos y huesos previniendo o mejorando la artritis, la sarcopenia (pérdida de masa muscular), la osteoporosis y el dolor de espalda, entre otras muchas enfermedades del aparato locomotor. Beneficios para la salud del ejercicio Mejora la función cardiovascular. Baja los niveles de colesterol total, LDL y aumenta los niveles del HDL (bueno). Reduce los niveles sanguíneos de glucosa en las personas con diabetes. Ayuda a controlar las cifras de presión arterial dentro de límites normales. Mejora la capacidad pulmonar. Reafirma los tejidos y la piel. Aumenta el depósito de calcio en los huesos, disminuyendo el riesgo de fracturas y osteoporosis. Facilita el mantenimiento de la masa muscular, evitando de esta forma la sarcopenia. Mejora y mantiene la función del aparato locomotor. Aumenta los niveles de endorfinas y la sensación de bienestar. En definitiva, la práctica deportiva regular y adaptada a las capacidades funcionales de cada persona, es un factor clave para mantenernos saludables, así como para prevenir y mejorar muchas patologías prevalentes en nuestra sociedad. ¿Necesitas hacerte una prueba de esfuerzo? Encuentra un profesional cerca de ti. Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat  con uno de nuestros entrenadores personales y te ayudará a preparar una rutina de ejercicios. Descargar Infografía consejos para iniciarse en la práctica del deporte 
Dieta baja en carbohidratos
Artículo especializado

Dieta baja en carbohidratos

¿Qué son los carbohidratos? Los carbohidratos o hidratos de carbono son las moléculas formadas principalmente por hidrógeno, oxígeno y carbono . Estas se encuentran en los azúcares, la pasta, y las harinas, sobre todo. Su acción en el organismo es conseguir energía de forma rápida. Su exceso se almacena en forma de grasa para ser consumida por el organismo con posterioridad. Hay diferentes tipos de hidratos de carbono: los monosacáridos, los disacáridos, los oligosacáridos y los polisacáridos . Alimentos bajos en carbohidratos Los alimentos bajos en carbohidratos son principalmente:  Proteínas: carnes, pescado y huevos.  Frutas: melón, sandía, papaya, aguacate, ciruela, frambuesas y fresas. Frutos secos: cacahuetes, avellanas y almendras. Aceites de girasol y de oliva. Verduras: calabacín, berenjena, brócoli, acelgas, berro, espárragos, lechuga, zanahoria, coliflor, espinacas, pepino, rábano, repollo y tomate. Bebidas bajas en carbohidratos Las bebidas bajas en carbohidratos son el agua y las infusiones sin azúcar , café, té y manzanilla.  No es saludable consumir en ningún caso bebidas azucaradas como refrescos, ni zumos industriales, ya que contienen una gran cantidad de azúcar. Alimentos no recomendados en una dieta baja en carbohidratos En una dieta baja en carbohidratos se debe evitar el consumo de azúcar refinada o azúcar morena, se limita el consumo de harinas refinadas, arroz blanco, la pasta y, por supuesto, todo tipo de dulces, en especial, si estos son de fabricación industrial. No se debe consumir tampoco bebidas refrescantes y zumos envasados . En algunos casos puede ser necesario reducir el consumo de pan o consumir pan integral. Aunque también tienen hidratos de carbono, no se debe retirar de forma total alimentos como la patata , las legumbres como las lentejas o la calabaza, siempre y cuando se consuman de forma moderada. No se deben tomar alimentos procesados como los embutidos, ya que pueden contener hidratos de carbono. Ejemplo de dieta baja en carbohidratos Desayuno : café sin azúcar con una rebanada de pan con queso fresco y aguacate. Media mañana : yogur natural no azucarado y unas 20 almendras. Comida : calabacín y filete a la plancha acompañados de una ensalada con lechuga, tomate y cebolla. Media tarde : una taza pequeña de fresas sin azúcar. Cena : tortilla de espinacas con cebolla. El desayuno se puede variar combinando con otros productos como puede ser el salmón ahumado o los huevos. A media mañana se puede tomar un café sin azúcar y variar las frutas con toma de mandarinas, por ejemplo, y otros frutos secos como las nueces. En la comida se pueden introducir otras verduras y se puede variar con carne de pollo y pescados diferentes; los pescados azules son buenos para la salud. En la cena, nuevamente las verduras se pueden complementar con diferentes carnes y pescados. Otros consejos sobre la dieta pobre en hidratos de carbono  Las dietas pobres en carbohidratos se deben realizar bajo control médico. No se pueden realizar en ciertas enfermedades como problemas renales, diabetes o durante el embarazo, en las cuales la energía que proporcionan los hidratos carbono es necesaria. Pero, a pesar de ello, siempre es bueno evitar las bebidas azucaradas, los productos industriales, la bollería y los azúcares refinados para nuestra salud. Aportar los hidratos de carbono a través de alimentos como las legumbres o como los arroces y pastas integrales puede ser también una buena medida.
Alimentación complementaria para bebés
Artículo especializado

Alimentación complementaria para bebés

Introducción  A partir del sexto mes aproximadamente, bajo la supervisión y aprobación del pediatra, se inicia la alimentación complementaria , independientemente de si la lactancia es materna, artificial o mixta.   Las necesidades de energía en esta etapa son superiores a los que puede aportar la leche materna, por lo que se hace necesaria la introducción de otras fuentes de energía. Si quieres conocer más sobre la alimentación complementaria, continúa leyendo. Definición  La alimentación complementaria se considera el proceso mediante el cual se le ofrece al lactante alimentos sólidos o líquidos distintos de la leche materna o fórmula infantil, como complemento y no como sustitución de esta, con el fin de cubrir las necesidades de energía y nutrientes que estas no son capaces de proporcionar y que conlleva cambios metabólicos y endocrinos que influyen en la salud futura del niño. Los objetivos que se persiguen con la alimentación complementaria son: Promover el adecuado crecimiento y desarrollo neurológico, cognitivo, del tracto digestivo y del sistema neuromuscular. Proveer nutrientes que son insuficientes en la leche materna como selenio, zinc, hierro. Favorecer el desarrollo psicosocial. Conducir a la integración de la dieta familiar. Promover hábitos de alimentación saludable. Promover una alimentación complementaria que prevenga factores de riesgo para obesidad, alergias, desnutrición, hipertensión arterial, síndrome metabólico y diabetes, entre otros. ¿Cuánto debe comer un bebé? No existe una cantidad inicial de alimentación complementaria por ración, es importante irse dirigiendo por el apetito del niño . Al principio, está conociendo los alimentos, por lo cual, solo tomará una cucharada hasta aceptarlo por lo que no hay que obligarle, ya se irá aumentando la cantidad a ingerir. Se recomienda iniciar la alimentación complementaria con una comida al día ofrecida en un horario conveniente en donde exista un ambiente tranquilo. La cantidad de comida se incrementa de forma gradual a medida que el niño crece, fraccionándola a lo largo del día de acuerdo a su capacidad gástrica y de la densidad energética del alimento ofrecido. Es importante ofrecer comidas nutritivas y no en exceso para no favorecer el abandono precoz de la lactancia. ¿Cuál es la mejor forma de dar de comer al bebé? Al comienzo, la alimentación es una experiencia sensorial , ya que, el niño, mediante el tacto y el gusto, aprenderá las diferentes texturas y sabores. Con el tiempo, irá comiendo en mayores cantidades y disminuyendo la proporción de leche materna. Los alimentos, al inicio, deben ser de consistencia blanda, no necesariamente triturados, con un aporte calórico promedio de 30 gramos de proteínas diarias y sin necesidad de realizar una comida especial al resto de la familia, solo apartando la del niño antes de colocarle condimentos fuertes. ¿Cómo se deben ir incluyendo alimentos en la dieta del bebé? La consistencia más apropiada de la comida del lactante va a depender de la edad y del desarrollo neuromuscular.  Al iniciar los 6 meses, el lactante puede comer alimentos sólidos o semisólidos en forma de puré o aplastados, con preferencia de cereales sin gluten, verduras y frutas. La frecuencia es 2 o 3 veces al día para cubrir en conjunto con la leche unos requerimientos de energía diarios de entre 640 a 750 Kcal/día.  A partir del mes 7 , se agregan proteínas como pollo y legumbres, la textura puede ser picado fino o machacado, hasta 3 veces al día para cubrir unos requerimientos de 770 Kcal/día.  Entre los 8 y 12 meses, es el momento de agregar derivados lácteos, como yogur, huevo y pescado. La textura de la comida ha de ser picada fina o en trocitos, con un total de requerimientos diarios de 705 Kcal/día y, por último, posterior a los 12 meses, se introducen los embutidos y la leche entera. Tipos de alimentos VERDURAS Y HORTALIZAS: se inician al sexto mes, a excepción de acelgas, remolacha, nabos y espinacas, por su alto contenido en nitrato. FRUTAS: se introducen a partir del sexto mes. Anteriormente se retrasaban los cítricos, pero, actualmente, no existe evidencia científica que indique que retrasarlo disminuya el riesgo de alergias. Solo se recomienda una fruta por comida para determinar posibles alergias. CARNE: se puede comer desde los 6 meses de edad, preferiblemente pollo, pavo y conejo, por menor contenido graso. PESCADO: por su alto contenido de mercurio, evitar el consumo de peces de gran tamaño. HUEVOS: su retraso en la alimentación del niño no disminuye el riesgo potencial de alergia. Se recomienda dar su contenido por separado. Ejemplo de un plan diario En un bebé de 6 meses: Día 1 al 3: plátano  Día 4 al 6: calabacín en puré  Día 7 al 9: calabacín y patata en puré Día 10 al 12: brócoli y patata Preguntas frecuentes  ¿Cómo se puede compaginar la lactancia materna con la alimentación complementaria? Es importante insistir en que la alimentación complementaria , como su nombre indica,  complementa a la leche materna o lactancia artificial por lo que no debe ser sustituida por ningún alimento y, un destete a esta edad, puede traer como consecuencias riesgos en la salud del bebé a largo plazo. ¿Cuántas veces al día se debe recurrir a la alimentación complementa? Se debe iniciar una vez al día a los 6 meses e ir aumentando paulatinamente a partir de los 9 meses, para culminar a los 12 meses con 4 tomas de comida.
Dieta depurativa
Artículo especializado

Dieta depurativa

Introducción Los excesos en la alimentación y bebida, el sedentarismo, las horas de trabajo y la falta de sueño, derivan en un estilo de vida poco saludable que trae como consecuencia una serie de enfermedades a corto plazo. Por ello, surge la necesidad de desintoxicar nuestro organismo cada cierto tiempo, liberándolo de las impurezas acumuladas con una dieta depurativa. Si quieres conocer más acerca de este tipo de dieta, continúa leyendo. Definición  La dieta depurativa es aquel método de alimentación que transforma y elimina las toxinas acumuladas por el organismo que, en ocasiones, no son eliminadas con el mismo ritmo que son consumidas, además de proporcionar nutrientes necesarios para mejorar la salud. Con esta pauta dietética, se consigue alcalinizar el organismo, disminuir el estrés oxidativo producido por los radicales libres, perder grasa y líquidos corporales, limpiar el intestino, depurar el hígado y sentirse más vital.  No es una dieta indicada para perder peso a largo plazo, pero, es una buena opción de inicio para comenzar con un organismo más depurado. Para quién está indicada La dieta depurativa está indicada para todas aquellas personas que necesitan depurar su cuerpo ya que está en constante contacto con numerosas sustancias artificiales y se hace necesario el proceso de depuración con cierta frecuencia.  En un primer paso, el organismo metaboliza las sustancias artificiales para no intoxicarse y poder expulsarlas correctamente. Si esto no sucede, son depositados en el hígado iniciando el proceso de intoxicación. ¿Qué alimentos debo consumir? Los alimentos deben aportar nutrientes y no contener partículas sintéticas , por lo que deben ser productos ecológicos y naturales. Se debe priorizar el consumo de proteínas vegetales frente a los animales en una proporción 70/30. Los cereales integrales, legumbres, verduras, frutas y semillas, mejoran el tránsito intestinal, aportan micronutrientes y limpian el hígado. Los batidos verdes ricos en clorofila y potasio actúan sobre el hígado y aportan enzimas que ayudan a mejorar los procesos digestivos, sobre todo, el pepino, apio, manzana, perejil, acelga y papaya. La avena es rica en fibra, aminoácidos y cereales, además, aporta carbohidratos de lenta absorción y combate el estreñimiento. Las verduras con mayor efecto depurativo son cebolla, ajo, alcachofa, escarola, endivia, apio, nabo, remolacha, zanahoria, rábanos y espárragos. La importancia del agua en la dieta depurativa Es importante, en este tipo de alimentación, una ingesta adecuada de agua mineral (no de grifo rica en cloro) para evitar el estreñimiento y que restos de materia fecal atrapados en el intestino continúen liberando toxinas que vuelven al torrente sanguíneo y se dispersen por todo el cuerpo perpetuando esa toxicidad. Además, colabora con los riñones en el proceso de eliminación de residuos tóxicos. Se debe ingerir un litro por cada 18 kilos de peso al día aproximadamente. Ejemplo de un plan diario Desayuno: 1 taza de té verde, 1 pieza de fruta, 1 yogur desnatado y copos de avena. Media mañana: té verde y 1 batido de clorofila. Almuerzo: ensalada de lechuga, tomate, arroz integral, champiñones y lentejas. 1 pieza de fruta y té verde. Cena: menestra de verduras y pescado. Durante todo el día se debe ingerir 3 litros de agua. Preguntas frecuentes  ¿A qué órganos afecta la dieta depurativa? Los órganos a los que afecta la dieta depurativa son hígado, intestino y riñones que son los encargados del procesamiento de nutrientes y desecho de toxinas. Este tipo de dieta va a limpiar los desechos que pueden quedar de malas transformaciones.  ¿Cuántos días dura una dieta depurativa? Es importante que sea un especialista el que nos indique cuánto puede durar nuestra dieta depurativa , ya que, existen algunas que pueden durar desde tres días hasta una semana e, incluso, hasta un mes excepcionalmente. Mientras más cortas sean, más restrictivos e intensos serán, por lo que una duración de una semana permitirá una forma de comer más equilibrada y saludable. ¿ Cada cuánto tiempo es recomendable realizar una dieta depurativa? No es una dieta que podemos utilizar frecuentemente por largos periodos de tiempo, como mucho, podemos realizarla cada dos o tres meses, dependiendo de la intensidad del détox .
Alimentación infantil: ¿cómo podemos mejorarla?
Artículo especializado

Alimentación infantil: ¿cómo podemos mejorarla?

Introducción La correcta alimentación, en las primeras edades , es una de las principales preocupaciones de los padres, ya que, de ello depende el desarrollo y crecimiento de los niños. De ahí la importancia de conocer con exactitud la edad de iniciación de la alimentación complementaria y en qué orden indicarla. Si quieres conocer más sobre la alimentación infantil, continúa leyendo. Consejos para una alimentación infantil completa Son importantes seguir estos consejos para lograr una nutrición infantil adecuada : Comer en compañía alimentos diferentes y variados cada día. No se debe saltar el desayuno, ya que, puede disminuir el rendimiento escolar. Deben elegirse para desayunar, alimentos ricos en carbohidratos, un lácteo y algo de fruta. No existen alimentos buenos o malos, debemos conseguir un equilibrio entre aquellos que nos gustan y los que debemos comer. Las grasas son parte importante de la dieta, pero, debemos evitar las grasas saturadas y trans. Las porciones de frutas y verduras deben ser al menos de 5 al día. La mayor parte de la energía debe provenir de la metabolización de los carbohidratos complejos como pan, pasta, cereales y frutas. Las meriendas de media mañana y media tarde son importantes, ya que, disminuyen las horas de ayuno del cuerpo y ofrecen un aporte extra de energía. Es importante consumir agua, sobre todo, en verano. El correcto cepillado dental tres veces al día evita la aparición de caries. Se debe realizar ejercicio de manera constante. Debemos involucrar al niño, en la medida de lo posible, en su alimentación, para que aprenda de una manera divertida a familiarizarse con los alimentos y su preparación. Los adultos debemos ser el ejemplo, comiendo de manera saludable constantemente, para que le lleve a adquirir estos hábitos en su vida adulta. Consejos alimenticios por edades Alimentación de 4 a 12 meses : se inicia el proceso de introducción de nuevos alimentos. Estas pautas de alimentación deben adaptarse a la capacidad digestiva y desarrollo neuromotor del niño. S e inicia con cereales sin gluten para evitar reacciones alérgicas, también comienza la ingesta de frutas como la manzana, pera y plátano, para lo cual se recomienda comerlas individualmente y evitar aquellas más alérgicas hasta después del año.  No deben endulzarse las papillas con azúcar. Es importante no añadir galletas hasta después de los 7 meses, ya que, contienen gluten. También, a los 6 meses, es el inicio de papillas saladas con pollo, en aproximadamente 60 g de cantidad, que va en aumento conforme pasan los meses, para después introducir carnes rojas, huevos, pescado y legumbre al finalizar los doce meses, manteniendo un aporte de leche básico para un buen desarrollo, no inferior a 500 mililitros al día. Alimentación de 1 a 2 años : se inician dos procesos que lo llevan a compartir más la comida familiar, los cuales son: el masticar los alimentos troceados y disfrutar de una comida más completa con primero, segundo y postre. Continúan las demandas de leche entre 500 a 700 mililitros al día, pero, ya estas pueden reemplazarse por algún derivado lácteo en alguna toma como yogur. Deben comer diariamente dos porciones de vegetales crudos o cocidos, 100 gramos de proteínas y, al menos, dos porciones de fruta. Se debe evitar comer los alimentos muy condimentados, picantes o azucarados. Alimentación de 2 a 3 años : es una etapa muy importante, en la cual, el niño, adquiere sus hábitos de comer con tenedor y cuchillo y en la que se debe estar pendiente de que no adquiera conductas alimenticias caprichosas. Realizan 4 comidas al día con aporte calórico de 1.400 calorías, de las cuales, la mayoría son hidratos de carbono complejos. Alimentación pre escolar : en esta etapa aumentan los requerimientos calóricos con una media de 1.600 calorías, de las cuales, el 50% deben ser hidratos de carbono. Es importante motivar al pre escolar a probar alimentos nuevos. Grupos de alimentos vitales en el crecimiento de los niños Los grupos indispensables en la alimentación del niño son: Proteínas: carnes magras como el pollo, cordero y ternera ya que contienen menos grasa para el inicio de la alimentación. Posteriormente, se introducen huevo, pescado y legumbres. Cereales y derivados: son la fuente principal de hidratos de carbono que aporta energía, mucha fibra, minerales y son bajos en grasa. Leche y derivados: fuente importante de proteínas, calcio y vitaminas A, B y D. Frutas: aportan vitamina, fructosa, fibra y agua. Verdura y hortalizas: fuente de vitaminas, antioxidantes y fibra. Pueden consumirse crudas o cocidas. Consumo limitado de grasas y dulces: a elegir grasas insaturadas. Ejemplo de alimentación DIETA PRE ESCOLAR: DESAYUNO: yogur, 40 gramos de cereales y zumo de naranja. MEDIA MAÑANA: 30 gramos de galletas y quesito de 20 gramos. COMIDA: puré de verduras, albóndigas y yogur. MERIENDA: 30 gramos de pan y 40 gramos de queso fresco. CENA: puré de patatas, palitos de pescado y vaso de leche. Preguntas frecuentes ¿Cómo se realiza la introducción de nuevos alimentos en niños? Actualmente, la última evidencia científica nos indica que no hay un orden establecido, solo se recomienda esperar entre 1 y 3 días tras de la incorporación de un alimento en solitario para valorar alergias. ¿Recomendaciones generales sobre preparación de alimentos para niños? Es importante evitar las comidas muy condimentadas, picantes, saladas o muy dulces, ya que, van a entorpecer el descubrimiento culinario del niño. La alimentación infantil debe iniciarse con los alimentos al vapor , con casi nada de sal, sin grasas trans (frituras, bollería industrial, comida rápida, etc.), así como sin cremas o salsas pesadas.
Dieta antiinflamatoria: alimentos a consumir y evitar
Artículo especializado

Dieta antiinflamatoria: alimentos a consumir y evitar

Introducción En la actualidad, la nutrición no solo es vista como una recomendación genérica en la consulta médica, existen dietas con enfoque terapéutico que ayudan a mejorar enfermedades y la dieta antiinflamatoria es una de ellas, ya que regula los procesos inflamatorios crónicos en nuestro organismo. Si quieres conocer más sobre este tipo de dieta, continúa leyendo este artículo. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Definición  La dieta antiinflamatoria es un programa nutricional basado en alimentos que reducen la inflamación crónica en el organismo. En general, tiene un bajo contenido en grasa trans y alto contenido en verduras y ácidos grasos esenciales omega 3. Sus beneficios son el alivio de los síntomas de enfermedades inflamatorias, la aceleración de la pérdida de peso, la reducción del riesgo cardiovascular, el aumento del colesterol HDL y la disminución del LDL, así como también reduce significativamente los niveles de glucosa e insulina. Para quién está indicada Está indicada para todas aquellas personas con e nfermedades crónicas que deseen mejorar su estilo de vida como el paciente hipertenso, con diabetes, con cardiopatía isquémica, enfermedad autoinmune, artritis, demencia y algunos cánceres previa valoración por el especialista. Que alimentos se deben consumir Debemos consumir una dieta rica en los siguientes alimentos antioxidantes: Licopeno de la sandía o las fresas Carotenoides de la zanahoria, naranjas, calabaza o boniato Luteína y quercetina del maíz y manzanas Clorofila de las espinacas, lechuga, guisantes, alcachofas y brócoli  Antocianinas de las moras, arándanos y berenjenas Selenio de los cereales integrales, pescado, frutos secos y legumbres Curcumina de la cúrcuma Miristicina de la nuez moscada Ácidos grasos esenciales omega 3 proveniente de pescado no cultivado en piscifactoría o alimentado con harina de maíz. Otra fuente son las semillas de lino, frutos secos, en especial las nueces, verduras de hoja verde, algas y las semillas de cáñamo Aguacate, fuente importante de grasa saludable Judías y habas, son fuente de proteína sin grasas saturada, además de contener nutrientes esenciales En general, en esta dieta se debe consumir, por cada gramo de grasa, 2 gramos de proteínas y 3 gramos de carbohidratos . Se ha demostrado una reducción en la mortalidad general con reducción en procesos de inflamación crónica y oxidación, una mejora del perfil lipídico y glucosa, así como pérdida de peso y síntomas proinflamatorios. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Por qué se produce la hinchazón Los alimentos tienen efectos pro oxidantes así como precursores de moléculas pro inflamatorias, como los ácidos grasos omega 6 presentes en las grasas trans, el aceite de maíz, leche de vaca, carne procedente de animales criados en condiciones de explotación que ocasionan inflamación leve pero sostenida en el tiempo, alterando la función normal de los tejidos . Ejemplo de esto lo encontramos en los vasos sanguíneos, con la producción de las placas ateromatosas que, al romperse, causan coágulos que desencadenan infartos de miocardio e ictus cerebral. También se ha estudiado su papel en la formación de células cancerosas, ya que, ellas se alimentan de la inflamación y la utilizan a su favor para aumentar el riego sanguíneo y abastecer de más nutrientes para crecer. Por último, en los pacientes con Alzheimer, se han encontrado moléculas proinflamatorias, por lo que parece que la inflamación juega un papel fundamental en las enfermedades neurodegenerativas. Ejemplo de un plan diario DESAYUNO: crema de arroz, chía con nueces canela y plátano. Té verde con jengibre y limón. MERIENDA: macedonia de frutas. COMIDA: salmón marinado con eneldo, coliflor salteada con cúrcuma y fruta de temporada. CENA: ensalada de col, queso fresco, manzana, nueces, uvas pasas y germinados.  Preguntas frecuentes ¿Relación de la alimentación antiinflamatoria con la alimentación alcalina ? Existen muchos estudios que indican que la tendencia a la acidez metabólica es una de las causas de la inflamación crónica y causa principal de enfermedades autoinmunes y cáncer, por lo que la dieta antiinflamatoria debería reponer el pH fisiológico de la sangre, cuyo valor es 7.36 ligeramente alcalino. Para ello, se solicita eliminar las bebidas dulces con o sin gas , alcohólicas, café, margarinas, aceites vegetales, mayonesa y kétchup, congelados, ahumados, productos envasados con aditivos o colorantes, carnes y derivados (embutidos), leche y productos lácteos a excepción del kéfir, harinas blancas y productos de bollería, almejas, mejillones, navajas y berberechos. Dentro de esta dieta, ¿se recomiendan suplementos alimenticios? En esta dieta se recomiendan los siguientes suplementos : Ácidos grasos poliinsaturados omega 3, altamente concentrado y libre de metales tóxicos para complementar nuestra ingesta diaria. Ácido alfa lipoico rico en sustancias antioxidantes, que reducen el estrés oxidativo y previenen la aterosclerosis. Antioxidantes y polifenoles como el resveratrol, ya que ayudan a controlar los niveles de grasa en la sangre. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.
Nutrición enteral y parenteral: ¿Para qué sirven?
Artículo especializado

Nutrición enteral y parenteral: ¿Para qué sirven?

Introducción La nutrición en un paciente es un punto importante en su recuperación , en algunos casos, esta nutrición debe ser indicada de forma “artificial”, dependiendo de la enfermedad del paciente, a través de fórmulas nutricionales personalizadas que faciliten el proceso de curación. En ciertos casos se puede utilizar la vía digestiva, pero, en otros, se recurre a la endovenosa. Si quieres saber más acerca de la nutrición enteral y parenteral, continúa leyendo.   Definición  Se entiende por nutrición artificial la administración de los nutrientes y demás agentes terapéuticos adjuntos, ya sea por vía digestiva o por vía endovenosa, con la finalidad de mejorar o mantener el estado de nutrición de un paciente. Para ello, el especialista, basado en los requerimientos calóricos y nutricionales del paciente, realizada cálculos con el fin de obtener en consumo calórico y vitamínico real del paciente y realizar preparados con el aporte exacto necesario para evitar la desnutrición. ¿Para quién está indicada? La nutrición artificial está indicada para todos aquellos casos que, de forma temporal o definitiva , no se pueda utilizar la vía digestiva como método de absorción de los nutrientes o no es suficiente para mantener un estado de salud adecuado.  Ejemplos de ello son los enfermos pulmonares que gasten mucha energía al tener que respirar rápido o personas tras cirugías digestivas en las que, para favorecer la cicatrización, se recomienda no ingerir comida por un largo periodo de tiempo. También está indicada en pacientes con problemas de apetito o en casos de desnutrición severa. ¿Qué son las técnicas de soporte nutricional? Las técnicas de soporte nutricional son los cálculos del aporte de calorías, proteínas, electrolitos, vitaminas, oligoelementos y líquidos necesarios para cumplir con las necesidades metabólicas de un paciente que no puede nutrirse suficientemente por la boca.  Estas necesidades varían con las fases de la enfermedad. La fase de enfermedad crítica aguda es principalmente catabólica con movilización de grasa alterada, por lo cual, los carbohidratos, son la principal fuente de energía. En la fase de recuperación , que es principalmente anabólica, se recuperan las pérdidas proteicas y los depósitos de nutrientes. ¿Que es la nutrición enteral? La nutrición enteral es una técnica de nutrición artificial de soporte mediante la que se introduce al organismo nutrientes utilizando una sonda que, generalmente, se dirige al intestino o al estómago , evitándose la necesidad de que la comida pase por la boca y por el esófago, no precisando los movimientos voluntarios para adquirir los nutrientes, pero siendo necesario que el sistema digestivo se encuentre en correcto funcionamiento para absorber los nutrientes administrados y evitar el consumo de nuestras propias proteínas.   Se indica la nutrición enteral en todos aquellos casos en que exista desnutrición o cuando la ingestión no se vaya a poder establecer en los próximos 7 días con un intestino capaz de tolerar este tipo de alimentación. ¿Que es la nutrición parenteral? La nutrición parenteral es una técnica de nutrición artificial de soporte en la que el aporte de nutrientes al organismo s e realiza por vía extradigestiva , aportando nutrientes directamente al torrente circulatorio sin el proceso digestivo y sin filtro hepático; se obvian los mecanismos de regulación de la ingestión y absorción de nutrientes, por lo que se debe evitar desequilibrios en la administración y existe una mayor predisposición a las infecciones y diseminación de las mismas por la propia desnutrición y la afectación del sistema inmune. ¿Cómo se utilizan ambas técnicas? En la nutrición enteral se puede utilizar: Vía oral: en sujetos con reflejos de deglución conservados y colaboración del paciente se utilizan preparados como suplementos nutricionales. Por sonda: Las sondas nasogástricas son el primer eslabón en la cadena de alimentación, son unos tubos finos, largos y flexibles que se colocan a través de la nariz hasta el estómago o intestino. Este tipo de sonda no precisa la posterior colaboración del paciente para comer y es independiente de la capacidad de comer o de su deglución. También se puede realizar una gastrostomía o yeyunostomía si es permanente la causa de la derivación de la sonda, como puede ser un déficit neurológico. En la nutrición parenteral:  La vía de acceso de este tipo de nutrición puede realizarse de forma central o periférica, pero, va a depender de la duración prevista, ya que, si la misma se prevé inferior a 15 días , se puede utilizar un catéter introducido por vía periférica que se hace avanzar hasta la vena cava superior. Si el lapso de tiempo es mayor, se utilizan catéteres tunelizados mínimamente invasivos. Ejemplos de un plan diario Ejemplos de dietas enterales : dietas para pacientes nefrópatas bajas en proteínas, suplementos dietéticos: aminoácidos, proteínas, hierro; dietas modulares: exclusiva de hidratos de carbono, exclusiva de proteínas o grasas. Ejemplos dietas parenterales :  se basa en el cálculo por peso y requerimientos por persona de macro y micronutrientes, como taurina, vitaminas, oligoelementos, glucosa, fosfato y glicerofosfato, entre otros. Preguntas frecuentes   ¿Qué técnica es más recomendable? La técnica va a depender del paciente, ya que, si queremos colocar el aparato digestivo en reposo, la digestión parenteral es la técnica decisiva para lograrlo. Siempre que se puede, se debe utilizar la nutrición enteral, porque tiene menos complicaciones y es la que se asemeja al proceso digestivo normal. ¿Estas técnicas son intensivas o pueden llegar a doler? La colocación de la sonda es una técnica mínimamente invasiva no dolorosa. La realización de una gastrostomía y yeyunostomía se realiza en quirófano bajo anestesia, por lo que no debería producir dolor. Si alguna de ellas duele, debe estar sucediendo algo que no está bien, al igual que en la nutrición parenteral.