Contenido Artículos especializados Riesgos y Beneficios de la Cirugía Bariátrica

Judith Torrell

Diplomada en Nutrición humana y Especialista en Nutrición clínica

Nutricionista consultora de Advance Medical

La obesidad es un proceso crónico que tiene múltiples causas y en cuyo tratamiento están implicadas modificaciones dietéticas y de estilo de vida (ejercicio), terapias psicológicas y tratamientos farmacológicos que, en conjunto, pueden conseguir pérdidas de peso alrededor del 10% a medio plazo, hecho que reduce algunas de las comorbilidades asociadas a la obesidad.

La cirugía bariátrica constituye una herramienta eficaz en pacientes con obesidad mórbida refractaria al tratamiento médico.

Sin embargo, a largo plazo estos tratamientos pueden perder eficacia ya que, si no hay un buen establecimiento de hábitos, el peso se puede volver a recuperar en un plazo inferior a cinco años. Por ello, las técnicas quirúrgicas mejoran las expectativas de pérdida de peso a largo plazo y además conllevan una mejoría de las comorbilidades y de la calidad de vida de los pacientes.

¿Quién puede ser candidato a una cirugía bariátrica?

Los criterios de selección de pacientes candidatos a cirugía bariátrica son:

  • Pacientes de entre 18 y 55 años (salvo excepciones consideradas por el cirujano).
  • Personas con IMC mayor o igual a 40 kg/m2 o personas con IMC mayor de 35 kg/m2 asociado a comorbilidades mayores susceptibles de mejorar tras la pérdida peso: diabetes mellitus, hipertensión, dislipemia, síndrome de apnea obstructiva crónica.
  • Obesidad mórbida con un mínimo de cinco años de evolución.
  • Fracasos continuados con tratamientos médico-dietéticos debidamente supervisados por dietista-nutricionista.
  • Ausencia de trastornos endocrinológicos que sean causa de la obesidad.
  • Estabilidad psicológica: ausencia de abuso de alcohol o drogas y de alteraciones psiquiátricas mayores (esquizofrenia, psicosis), ausencia de retraso mental y exclusión de trastornos del comportamiento alimentario.
  • Capacidad para comprender los mecanismos por los que se pierde peso con la cirugía y entender que no siempre se alcanzan óptimos resultados.
  • Comprender que el objetivo de la cirugía no es alcanzar el “peso ideal” sino un peso saludable.
  • Compromiso de adhesión al seguimiento postquirúrgico.
  • Consentimiento informado después de haber recibido toda la información necesaria (oral y escrita).
  • Compromiso por parte de las mujeres en edad fértil de evitar la gestación al menos durante el primer año post cirugía.

Tipos de técnicas que engloban la cirugía bariátrica

La cirugía bariátrica actúa sobre los mecanismos anatómicos para reducir la ingesta alimentaria y a su vez influir en la regulación fisiológica a través del equilibrio entre las sensaciones de hambre/apetito.

No obstante, los cambios metabólicos posteriores a una cirugía dependerán del tipo de técnica utilizada, entre las que destacamos:

Técnicas restrictivas

Su objetivo es reducir el volumen útil del estómago, consiguiendo una saciedad precoz y prolongada que contribuye a modificar el hábito alimentario. Entre las técnicas restrictivas, destacamos:

  • Gastroplastia vertical anillada.
  • Banda gástrica ajustable.
  • Gastrectomía tubular.


Técnicas mixtas

Son aquellas en las que se actúa, por una parte, reduciendo el estómago, y por otra parte, haciendo una derivación del intestino (mediante asa en Y-de-Roux). Entre las técnicas mixtas, destacamos:

  • Derivación biliopancreática (DBP).
  • Cruce duodenal (CD).
  • By-pass gástrico en Y-de-Roux (BPG).
  • Gastroplastia vertical asociada a BPG.

Ante este abanico de posibilidades, el cirujano debe valorar individualmente qué técnica utilizar para cada paciente según su grado de obesidad, sus expectativas, su compromiso de cambio de hábitos a largo plazo o sus comorbilidades presentes. No obstante, la técnica quirúrgica “ideal” será aquella que cumpla con los siguientes requisitos:

  • Que sea útil a más del 75% de los pacientes a largo plazo, es decir, que el paciente logre un IMC inferior a 35 kg/m2
  • Que sea segura, es decir, con una morbilidad menor del 10% y mortalidad inferior a 1%.
  • Que sea duradera, es decir, que los beneficios persistan al menos 5 o más años y que el índice de re-intervenciones al año no supere el 2%
  • Que sea reproducible por la mayoría de los cirujanos
  • Que evite consecuencias que limiten la calidad de vida del paciente y con escasas complicaciones a largo plazo  
  • Que sea reversible desde el punto de vista funcional.

Ventajas y riesgos de las principales técnicas de cirugía bariátrica

La cirugía bariátrica constituye una herramienta eficaz en pacientes con obesidad mórbida refractaria al tratamiento médico. Además, el éxito de una cirugía bariátrica radica en una buena elección de la técnica acorde con las características de cada paciente. Sin embargo, estas técnicas quirúrgicas, pueden conllevar ciertos riesgos o complicaciones que varían según el tipo de técnica utilizada y que mostraremos en el esquema siguiente:

Principales técnicas

Ventajas

Inconvenientes/complicaciones

Posibles candidatos

Gastroplastia vertical anillada

-No modifica la fisiología digestiva.

-Técnica sencilla y de bajo riesgo quirúrgico.

-La banda gástrica es ajustable y es una técnica reversible.

-Reflujo gastroesofágico.

problemas locales de la banda (estrechamiento, migración, infección, etc.)

-Menor pérdida de peso.

-Poca efectividad a largo plazo.

-Vómitos e intolerancia alimentaria

dilatación y herniación gástrica (en banda gástrica).

-IMC 35-45.

-Pacientes jóvenes.

-Alta capacidad de colaboración.

Banda gástrica ajustable

By-pass gástrico en Y-de-Roux (BPG)

-Buena pérdida de peso

-Buena calidad de vida (no malnutrición ni deficiencias severas de vitaminas / minerales)

-En el caso de DBP: no requiere restricciones en la ingesta de alimentos

-Fístulas.

-Estenosis anastomosis gastro-yeyunal.

-Alto riesgo de úlceras 8hemorragias digestivas).

-Obstrucción intestinal.

-Síndrome de Dumping.

-En algunos casos, déficit de hierro y vitamina B12.

IMC 40-52

no “picoteadores”

Derivación biliopancreática (DBP)

Diarrea, flatulencias, esteatorrea

colelitiasis, malnutrición proteica, hiperparatiroidismo, secundario, osteoporosis, anemia, déficit de B12, déficit de oligoelementos,

síndrome de Dumping

Cruce duodenal (CD)

-Buena pérdida de peso

-Integridad del estómago

-No síndrome Dumping

-No requiere restricciones calóricas

-Cirugía muy compleja.

-Diarrea esteatorrea.

-Déficit de vitaminas liposolubles (A, D, E, K).


Evaluación pre-operatoria

Una vez el cirujano especialista haya decidido qué tipo de cirugía es más adecuada en cada caso, se deben realizar pruebas en las que se valora el perfil analítico (control de vitaminas y minerales o descartar la presencia de Helicobacter pylori para erradicarlo), el estado respiratorio y se descarta la posibilidad de presentar una apnea obstructiva del sueño (aunque no existan síntomas claros) porque se pueden mejorar las condiciones respiratorias (con fisioterapia) antes de la cirugía.

Pautas alimentarias post-operatorias

Por último, hay que tener en cuenta que todas las personas sometidas a una cirugía bariátrica deben llevar a cabo unas pautas concretas de alimentación ya que dichas técnicas promueven una reducción de la ingesta calórica total y selectiva intolerancia a ciertos alimentos, hecho que puede provocar déficits nutricionales. Por ello, la dieta deberá proporcionar todos los nutrientes necesarios para satisfacer, por lo menos, las cantidades mínimas diarias recomendadas, con un aporte de volumen reducido y, si es necesario, se deberá valorar la suplementación con vitaminas y oligoelementos.

Siempre deberemos tener en cuenta que para minimizar o evitar estas deficiencias nutricionales, es necesario un estricto control y seguimiento médico-nutricional, así como la aceptación y el compromiso por parte del paciente de mantener las directrices marcadas por el equipo multidisciplinario.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?