1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Qué Son y Para Qué Sirven los Antihistamínicos

Qué Son y Para Qué Sirven los Antihistamínicos

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Pese a que los antihistamínicos son fármacos que se pueden adquirir en la farmacia sin receta, es recomendable no tomarlos si no están prescritos por un médico. En caso de sufrir alergias estacionales o alimentarias, no está de más tener antihistamínicos en el botiquín de casa y llevarlos encima. De todos modos, si se sufre alguna alergia severa, lo que se recomienda es llevar siempre consigo un bolígrafo de autoadministración de adrenalina, que en caso de una reacción alérgica grave es lo que nos puede salvar la vida.

Los antihistamínicos H1 son útiles siempre y cuando la reacción sea leve y sobre todo si se toman de manera preventiva, es decir, antes de que el cuerpo entre en contacto con el alérgeno.

¿Cómo funcionan?

Los antihistamínicos son medicamentos que se emplean para reducir o eliminar los síntomas de las reacciones alérgicas. Su mecanismo de acción se basa en el bloqueo de un receptor de una sustancia, la histamina, que se libera cuando se entra en contacto con un alérgeno, es decir, un agente externo al que la persona es susceptible y que al entrar en contacto con el mismo se desencadena una reacción alérgica.

Cuando se produce una reacción alérgica, el alérgeno interactúa con los receptores de anticuerpos de la superficie de unos glóbulos blancos específicos llamados mastocitos, aunque también con otro tipo de leucocitos llamados basófilos. Cuando se produce esta unión y se forma el llamado complejo antígeno-anticuerpo, estos glóbulos blancos liberan la histamina (junto con otros moduladores químicos) que se encuentra en su interior. Ya fuera de la célula, la histamina reacciona con tejidos cercanos. La unión de la histamina con los receptores H1 produce picor, una dilatación de los vasos (lo cual provoca el rubor facial), bajada de la tensión, dolor de cabeza, aumento de la frecuencia cardíaca, constricción de los bronquios, dolor, etcétera. Es decir, es esta unión de la histamina con sus receptores lo que provoca los síntomas de una reacción alérgica.

¿Son eficaces?

Los antihistamínicos H1 se encargan de bloquear la unión de la histamina con su receptor H1 y así se evita la aparición de los síntomas alérgicos. Los antihistamínicos H1 son útiles siempre y cuando la reacción sea leve y sobre todo si se toman de manera preventiva, es decir, antes de que el cuerpo entre en contacto con el alérgeno. En caso de reacciones alérgicas severas se deben tratar en urgencias con corticoides y especialmente con adrenalina si existe riesgo vital.

Los antihistamínicos H1 se utilizan para tratar diferentes reacciones alérgicas y sus síntomas, ya sean los alérgenos sustancias naturales del medio, como pólenes, ácaros, pelos de animales, metales o alimentos, o bien fármacos. En general, las reacciones alérgicas por alérgenos externos son más leves que las producidas por fármacos. Al ingerir el fármaco o ser administrado por otra vía, la cantidad de alérgeno que llega a las células es mayor, de manera que la magnitud de la reacción alérgica también es mayor y, por consiguiente, puede existir un riesgo para la vida de la persona que sufre la reacción.

PRINCIPALES MANIFESTACIONES DE UNA REACCIÓN ALÉRGICA

  • Rinitis (picor nasal, estornudo, moqueo).
  • Conjuntivitis (enrojecimiento ocular, picor, lagrimeo).
  • Urticaria (aparición de habones, picor, enrojecimiento cutáneo).
  • Dermatitis de contacto (enrojecimiento en la zona de contacto, picor).
  • Angioedema (rubor, edema de párpados o labios, molestia al tragar o al respirar).
  • Diarrea (abundante, líquida, sobre todo por alérgenos alimentarios).
  • Anafilaxia (reacción alérgica aguda y grave que afecta a todo el organismo).

Tipos de antihistamínicos

Existen diferentes tipos de antihistamínicos H1 (hay unos antihistamínicos H2, que se utilizan para el tratamiento de la úlcera gástrica al disminuir la secreción de ácido clorhídrico a nivel estomacal). Los principales antihistamínicos H1 son:

De primera generación:

  • Difenhidramina.
  • Carbinoxamina.
  • Doxilamina.
  • Dimenhidrinato.
  • Clorfeniramina.
  • Dexclorfeniramina.
  • Prometacina.
  • Ketotifeno.

De segunda y tercera generación:

  • Cetirizina.
  • Loratadina.
  • Mizolastina.
  • Terfenadina.
  • Levocetirzina.
  • Desloratadina.

Sobre los antihistamínicos de primera generación

Son los más antiguos y tiene la ventaja de que son más baratos. Alivian muy bien los síntomas de la alergia, pero no solamente actúan sobre los receptores H1 de la histamina, sino que también lo hacen sobre otros receptores, como el de la acetilcolina, la serotonina o la adrenalina. Al no ser fármacos que actúen de manera selectiva sobre los receptores H1 de la histamina los efectos secundarios que provocan hacen que muchas personas los toleren mal. Su efecto secundario más habitual es la somnolencia, con lo cual se debe extremar la precaución al tomar estos fármacos si se tiene que conducir y no se deben mezclar con otros depresores del sistema nervioso como el alcohol.

Sobre los antihistamínicos de segunda generación

Son medicamentos igualmente eficaces para el tratamiento de los síntomas de la alergia pero que además tienen la ventaja de ser selectivos, es decir, se unen solamente a los receptores H1 de la histamina que se encuentran fuera del sistema nervioso central, de manera que el efecto secundario de la somnolencia no existe con esta generación de antihistamínicos H1 más moderna. En los antihistamínicos H1 de tercera generación (levocetirzina y desloratadina) la selectividad por los receptores H1 es aún mayor que en los de segunda generación.

¿Tienen efectos secundarios?

Además de la somnolencia, los efectos secundarios más habituales de los antihistamínicos H1 (especialmente de los de primera generación) son:

  • Mareo.
  • Acúfenos o tinnitus (pitidos en los oídos).
  • Visión borrosa.
  • Euforia.
  • Descoordinación.
  • Ansiedad.
  • Insomnio.
  • Temblores.
  • Náuseas y vómitos.
  • Estreñimiento o diarrea.
  • Sequedad de boca.
  • Tos seca.

Los antihistamínicos H1 de segunda generación pueden producir también algunos de estos síntomas, pero con menor frecuencia y de manera leve. Otros efectos secundarios menos habituales son la posibilidad de una retención de orina, la presencia de palpitaciones, el descenso de la tensión arterial o un posible dolor de cabeza.