1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Qué es la podología deportiva

Qué es la podología deportiva

Consulta de Podología

Si practicas deporte de forma regular o tienes intención de iniciarte en alguna práctica deportiva, quizá te interese un estudio completo de tus pies sin necesidad de desplazarte.

Comprar consulta

La podología es la especialidad sanitaria centrada en la salud y las afecciones del pie. Se trata de una zona anatómica compleja en la que confluyen diversos tejidos y estructuras clave para el aparato locomotor y el movimiento.

Aunque no todas las afecciones del pie son de naturaleza musculoesquelética, −existiendo patologías a nivel dermatológico, neurológico o vascular− los problemas de movilidad del pie y la podología deportiva son de especial relevancia.





¿Qué es la podología deportiva?

La podología deportiva es la especialidad podológica que se ocupa del estudio biomecánico del pie en el desempeño de una actividad física. De este modo, evalúa el trabajo muscular y articular del pie en relación con el aparato locomotor y trata las patologías y lesiones del pie de origen deportivo.

Entre sus objetivos también está evitar el exceso de fatiga en ligamentos, tendones, músculos y articulaciones para la prevención de lesiones deportivas.



¿Cuándo es útil la podología deportiva?

La utilidad de la podología deportiva comienza con la evaluación adecuada con el fin de asegurar la prevención y el tratamiento de lesiones podológicas causadas durante la práctica deportiva.

La evaluación morfológica y funcional del pie es el elemento clave para obtener información relevante y poder realizar diagnósticos y planes preventivos precisos.

Además, la podología no solo es útil para prevenir y tratar afecciones de los pies, sino que puede ayudar a mejorar el rendimiento deportivo.



Procedimiento podológico del deporte: estudio biomecánico

En todos los pacientes que realicen actividad deportiva de forma regular, en especial aquellas personas que lo practiquen de forma intensa, el estudio biomecánico del pie permite optimizar los apoyos y movimientos del pie. De este modo, se condiciona positivamente la dinámica de la marcha, previniendo lesiones y mejorando el rendimiento deportivo.

En primer lugar, se realiza una entrevista en profundidad y se analiza el historial clínico del paciente para conocer el estado general y la posible existencia de lesiones o patologías en el pasado.

Un diagnóstico biomecánico certero incluye pruebas exploratorias del miembro inferior y del pie, entre ellas los rangos de estabilidad articular, los patrones torsionales, determinación de dismetrías, estudio de las cadenas musculares, estudios posturológicos y análisis de las presiones plantares y estudios de la marcha y del gesto técnico deportivo.


Estudio de la pisada

Dentro del estudio biomecánico, el estudio de la pisada consiste en explorar mediante la tecnología más innovadora la posición de los pies de forma estática y dinámica. También se tiene en cuenta la relación con las rodillas, las caderas y la columna. De este modo, la pisada condiciona el movimiento de los pies y, en general, de todo el cuerpo.

A través de plataformas con sensores de presión se pueden analizar las presiones que experimenta la planta del pie, los puntos de máximo apoyo, así como la progresión de la pisada, comenzando con la entrada y terminando con la salida del pie con respecto al suelo.

Cuando se corrigen los problemas de pisada se puede conseguir un incremento en el rendimiento deportivo.


Calzado y plantillas personalizadas

El tratamiento mediante soportes plantares o dispositivos ortésicos es recomendable para tratar las alteraciones de los pies y las deficiencias de la pisada que pueden dar lugar a lesiones. De este modo se busca prevenir lesiones causadas por la propia estructura del pie y de la pisada, por medio del uso de plantillas, de ejercicios correctores y del calzado adecuado.

Para la prescripción de los soportes plantares adecuados y el tipo de zapatilla deportiva que se debe utilizar es necesario realizar un exhaustivo estudio biomecánico y de presiones plantares, estático y dinámico.

Hazte con Savia un estudio de la pisada, incluyendo la realización de plantillas personalizadas. 



Lesiones deportivas más comunes tratables con la podología deportiva

Una parte importante de las lesiones deportivas están directamente relacionadas con el tipo de pisada. Además, existen muchas lesiones y afecciones que afectan a la estructura del pie. Algunas de las más frecuentes son:

  • Fascitis plantar. Es la inflamación de la planta del pie o fascia. Cuando existe una sobrecarga puede aparecer la inflamación y el dolor. Es muy común en corredores de fondo.
  • Metatarsalgia. Se trata de una sobrecarga en la parte delantera de la planta del pie. Suele estar provocada por el apoyo excesivo de esa zona con el suelo.
  • Tendinitis rotuliana. La tendinitis es la inflamación que se produce en un tendón, en este caso, el tendón rotuliano, que une los huesos de la rótula y la tibia. Se trata de una lesión por sobrecarga en la que se daña el tejido tendinoso por exceso de impactos. Suele cursar con dolor y debilidad en la rodilla.
  • Ampollas. Son pequeñas bolsas de líquido que aparecen en la piel de los pies debido a rozaduras. El tipo de calzado y los calcetines pueden jugar un papel importante en su evitación.
  • Durezas (hiperqueratosis). Se trata del engrosamiento de la piel causado por la fricción y las rozaduras repetidas en el tiempo.
  • Esguince de tobillo. Se trata de una de las lesiones más habituales. Puede ser una lesión mínima que mejore en muy poco tiempo o una lesión compleja que requiera, incluso, de una intervención quirúrgica. La torcedura o esguince de tobillo es una lesión que afecta a los ligamentos de esa zona anatómica. En un esguince leve, se produce un estiramiento o rotura parcial de un ligamento. Por el contrario, en un esguince grave, el ligamento puede romperse por completo. El dolor puede llegar a ser intenso, impidiendo que la persona afectada pueda llevar a cabo su vida normal. Suele ser causado al practicar deporte en terrenos irregulares o resbaladizos.
  • Espolón calcáneo. Se trata de un crecimiento óseo anómalo que tiene lugar en el punto de inserción del tendón en el hueso del talón y puede ir acompañado de inflamación.

Si necesitas un podólogo en Savia te lo ponemos fácil con el servicio de Podología a domicilio.



Bibliografía