Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Qué Es la Paniculitis

Qué Es la Paniculitis

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Las paniculitis son diferentes procesos que se caracterizan por inflamar la grasa que hay debajo de la piel. Son más frecuentes en las mujeres que en los hombres (seguramente por la diferente distribución de la grasa). En general, producen enrojecimiento, dolor y bultos que suelen afectar sobre todo a las piernas. Existen diferentes tipos según la forma de producirse la inflamación, y algunos pueden asociarse con enfermedades que pueden producir inflamación en otros órganos.
La paniculitis más frecuente se llama eritema nudoso. Es una enfermedad que se manifiesta en forma de bultos en las espinillas, muy dolorosos, que parecen golpes o hematomas.

¿Cuál es la paniculitis más frecuente?

La paniculitis más frecuente se llama eritema nudoso. Es una enfermedad que se manifiesta en forma de bultos en las espinillas (la cara anterior de las piernas), muy dolorosos, que parecen golpes o hematomas.

En la mitad de los casos, el eritema nudoso es una enfermedad sin una causa conocida. En el resto de los casos, se puede ver asociado a enfermedades internas (amigdalitis, sarcoidosis o tuberculosis, por ejemplo), o al consumo de algunos medicamentos, como los anticonceptivos orales. En algunos casos puede aparecer en mujeres embarazadas.

¿Qué otras paniculitis existen?

  • Otra forma de paniculitis algo menos frecuente es el eritema indurado de Bazin, que se manifiesta en la cara posterior de las piernas con bultos dolorosos que acaban abriéndose, formando llagas y costras, a diferencia del eritema nudoso. Suele aparecer en personas que han estado en contacto con tuberculosis. Para estudiarla es necesario una biopsia profunda de la piel, radiografías de pulmón, y otras pruebas para descartar tuberculosis presente o pasada.
  • Otras paniculitis más raras pueden tener que ver con enfermedades internas de otros órganos, como la pancreatitis (paniculitis pancreática), la mala circulación venosa o la tromboflebitis (paniculitis esclerosante, que acaba deformando y endureciendo las piernas en las personas mayores), o algunas infecciones, como ciertas micosis profundas.
  • El lupus puede provocar una paniculitis llamada “lúpica” que ocasiona bultos en la grasa de las mamas o el abdomen. Característicamente, cuando baja la inflamación quedan zonas hundidas como agujeros donde la grasa se ha destruido y atrofiado. Esta forma de paniculitis no suele asociarse con los lupus graves, sino con los que no tienen afectación de otros órganos.

¿Existen paniculitis asociadas a cánceres?

Existe un tipo de linfoma (cáncer de las células de la sangre) que puede simular una paniculitis, en forma de bultos en las piernas, y es importantísimo diagnosticarlo para instaurar un buen tratamiento y prevenir la extensión del linfoma.

¿Cómo se diagnostican?

Algunas paniculitis pueden diagnosticarse con la simple exploración clínica, pero en otras es necesario realizar una biopsia profunda, obteniendo un poco de piel y grasa para analizarla en el microscopio. Una alternativa o un complemento a la biopsia puede ser una exploración mediante ecografía, que no necesita de anestesia ni de curar una herida en la piel con puntos de sutura. Además, puede ser necesario descartar las infecciones mediante cultivos en el laboratorio, u otras pruebas. Si cabe descartar enfermedades como la tuberculosis o la sarcoidosis, el médico puede necesitar una radiografía del tórax u otros tests. En el caso de paniculitis asociadas a tromboflebitis o mala circulación venosa (varices) puede ser necesaria una consulta al cirujano vascular para practicar pruebas como el Doppler y valorar el grado de afectación de las venas de las piernas.

¿Cómo se tratan?

En la mayoría de las paniculitis será de ayuda el reposo en domicilio, con las piernas elevadas. Una paniculitis no cura si no se realiza el reposo adecuado. Su médico le recetará medicamentos que controlen la inflamación de la grasa, en función de cada tipo de paniculitis. En algunos casos, antiinflamatorios simples como el ibuprofeno o el naproxeno pueden ser suficientes. En otros casos, un medicamento muy empleado es el yoduro potásico. En las paniculitis esclerosantes asociadas a la mala circulación venosa y a las tromboflebitis puede ser necesario emplear medicamentos anticoagulantes para evitar la formación de trombos o coágulos. Además, cada tipo de paniculitis tendrá un tratamiento específico y en función de si constituye una parte de otra enfermedad, como la sarcoidosis o la tuberculosis.