Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. ¿Qué es la alimentación consciente?

¿Qué es la alimentación consciente?

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Introducción

La alimentación ha pasado a formar parte de una de las rutinas que hacemos mal sin apenas ser conscientes de ello. En algunas ocasiones, picamos entre horas o acudimos a la nevera o a la despensa para coger una pequeña parte de alimento que no disfrutamos y, el aburrimiento, la depresión o la ansiedad, puede hacernos comer de una forma desordenada. A diario apenas masticamos la comida y la ingerimos en el mínimo tiempo posible, estas prisas hacen que nuestra alimentación no sea buena.
Todo esto nos permite comer prestando atención, centrándonos en el alimento al masticar y todo lo que conlleva el acto de comer.

La alimentación consciente o mindfoodness nos va a permitir comer más despacio, masticar y tragar más lentamente, lo que hace que nuestra saciedad sea mayor y nos permita, al mismo tiempo, disfrutar de la comida como nunca lo hemos hecho. Este proceso es lento y supone un entrenamiento para poder lograrlo de forma adecuada.

¿Qué es la alimentación consciente?

La alimentación consciente está basada en la teoría del mindfulness, en la cual, lo importante es el aquí y el ahora, tratando de hacer consciente todas las pequeñas cosas de nuestro alrededor. En el caso de la comida, consiste en realizar una alimentación consciente, sabiendo qué comemos y disfrutando de cada bocado, tratando de percibir los aromas, las texturas, los colores de los alimentos, viendo las diferencias entre ellos y las existentes al combinarlos entre sí.

En la alimentación consciente, se trata de hacer un reconocimiento de nuestro entorno, por ello, es bueno no solo prestar atención a la comida, sino también a los manteles, platos, cubiertos y adornos de la misma.

Todo esto nos permite comer prestando atención, centrándonos en el alimento al masticar, en el gesto de tragar, percibiendo diferentes matices que antes no habíamos percibido y descubriendo cada alimento de nuevo como si nunca antes lo hubiéramos comido.

El entrenamiento es poco a poco, comenzando con unos pocos bocados en cada comida. Este ritual nos permite ralentizar la forma de comer, saciarnos, y no ingerir alimentos que no  necesitamos o que no percibimos.

¿Cómo puede ayudar la alimentación consciente a mi salud en general?

La alimentación consciente ayuda a la salud, controlando lo que comemos, evitando comer cuando no lo necesitamos, permite reconocer cuándo comemos por ansiedad o por causas emocionales, cuándo comemos sin hambre o de forma innecesaria. Nos permite conocer nuestras necesidades reales de alimento y no comer de forma inconsciente.

Al mismo tiempo, nos va a permitir conocer cuándo estamos saciados. Las personas que comen muy rápido no se sacian y esto hace que coman más de lo que necesitan y, por tanto, ganen peso. Al comer más lentamente, la sensación de saciedad aparece y comemos una menor cantidad de alimento.

Es, en definitiva, una buen forma de controlar el sobrepeso. También permite conocer nuestro estado de ánimo ante la comida y ejercer control sobre ello.

Preguntas frecuentes

La alimentación consciente, ¿puede ayudarme a bajar de peso?

La alimentación consciente puede ayudar a bajar de peso. El control consciente de lo que comemos, de qué tipo de alimentos ingerimos y el control del tiempo que tardamos en ingerir los alimentos, haciendo que este sea más lento, favorece la saciedad y permite una menor ingesta de los alimentos. Al mismo tiempo, al hacer un consumo de alimentos conscientemente, evitamos el picoteo indiscriminado de alimentos y favorecemos una mejor alimentación y, todo ello, contribuye a la pérdida de peso.

¿Qué otras técnicas de alimentación consciente existen?

La alimentación consciente permite disfrutar de la comida con los cinco sentidos; mediante  la vista al ver el alimento, como suena al masticarlo, a qué huele con el olfato, como es el tacto del alimento y, por último, su gusto.

Se debe servir la comida en platos y no poner gran cantidad de comidas en fuentes ni en platos con mucho colorido o muy hondos, ya que dificultan saber cuánto comemos.

Debemos dejar de un lado el móvil, el ordenador, la lectura o la televisión, y centrarnos en la comida, paladeando la misma.

Se debe tardar al menos 20 minutos en comer, esto aumentará la sensación de saciedad y permitirá que comamos menos.