1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Qué es el Tapón Mucoso
Qué es el Tapón Mucoso
Atención presencial cuando la necesites
Videoconsulta para resolver tus dudas
Un médico te llama en menos de una hora
Chat médico 24 horas los 365 días del año
Regístrate

En la recta final del embarazo, muchas mujeres expulsan el llamado tapón mucoso. Esto no significa que se tenga que ir corriendo al hospital pues, aunque es indicativo de que el proceso del parto se pone en marcha, a veces llegan a pasar incluso días hasta el gran momento.
El tapón mucoso es una secreción formada en parte por las células del cérvix uterino de la embarazada, que empieza a formarse en las primeras semanas de embarazo.

Qué es

El tapón mucoso es una secreción formada en parte por las células del cérvix uterino de la embarazada, que empieza a formarse en las primeras semanas de embarazo (entre la cuarta y sexta). La composición del tapón es, sobre todo, agua (hasta en un 90%).  Además, contiene proteínas, cloro, calcio, sodio, enzimas, fosfatos e inmunoglobulinas, en concreto del tipo Ig G y Ig A. Está formado también por mucopolisacáridos, que son las moléculas que le confieren la consistencia mucosa.

¿Qué funciones tiene?

El tapón mucoso constituye una barrera físico-química, pero también inmunitaria, por eso es importante que esté íntegro durante el embarazo, de cara a evitar que posibles agentes infecciosos penetren en el útero. Es decir, el tapón mucoso protege el embarazo al crear una separación física entre la cavidad uterina y la vagina, ya que en ésta hay siempre presencia de hongos y otros gérmenes saprófitos (beneficiosos), pero también constituye en sí misma una puerta de entrada a otros microorganismos que pueden ser patológicos. Tanto como barrera física como barrera inmunológica el tapón sirve para cuidar al futuro bebé durante las 40 semanas de gestación.

¿Cuándo se expulsa?

El tapón permanece en el canal endocervical hasta el final del embarazo. A veces no se expulsa hasta la fase de dilatación del parto, aunque hay situaciones en las que se puede expulsar en parte por la presencia de contracciones que producen modificaciones en el cuello del útero. Todos esos cambios no tienen que ocurrir de forma acelerada, más bien poco a poco, y además de manera no muy evidente. Es más bien como una fase preparatoria para el parto.

La expulsión del tapón suele durar hasta varios días, y suele pasar de ser un flujo transparente, como clara de huevo, a ser un flujo de aspecto mas amarillento. En ocasiones, puede estar teñido con sangre, a veces más marrón, como sangre oscura, o sólo como unos hilillos rosados-rojizos.  

¿Por qué se expulsa?

La expulsión del tapón es indicativa del inicio del parto, aunque puede faltar mucho tiempo, incluso días, hasta que se desencadene del todo. No significa que cuando se inicie la expulsión tengas que ir corriendo al hospital, pero sí debes extremar las medidas de higiene, sobre todo tienes que evitar los baños de inmersión, cambiarte de ropa interior frecuentemente si notas humedad… medidas para evitar una infección.

Por el contrario, sí que debes acudir al médico si la expulsión del tapón mucoso va acompañada de un sangrado de aspecto rojo intenso y abundante.

Si la expulsión del tapón se produce antes de la semana 37 habrá que examinar muy bien el cuello uterino, y lo primero que hay que hacer es visualizarlo colocando, sin forzar, un espéculo en la vagina. Después, hay que realizar una ecografía transvaginal y medir su longitud. Si se confirma que el cuello se está modificando y que se puede desencadenar un parto prematuro hay que tomar ciertas medidas para evitarlo. Por un lado, pondremos medicación para frenar las contracciones que están dando lugar a la modificación cervical y, por otro, administraremos a la embarazada corticoides para acelerar la maduración pulmonar y neuroprofilaxis.

¿Sabré identificar la expulsión del tapón mucoso?

La expulsión del tapón mucoso se puede confundir en ocasiones con la rotura de membranas, es decir, con la salida del líquido amniótico, motivo por el cual también debes acudir al médico porque es uno de los síntomas de inicio del parto. La rotura de membranas y la pérdida de líquido amniótico se identifica como un liquido claro que sale por vagina, incoloro, no maloliente, a veces ligeramente rosado por estar teñido de sangre.

No obstante, ante la duda de si estás expulsando el tapón o de si has roto la bolsa de las aguas, debes acercarte al médico y comprobar que todo se encuentra en perfecto estado, sobre todo si eso sucede en semanas cercanas al momento de dar a luz.

Haz nuestro test de embarazo y averigua todo lo que debe saber una embarazada. Descubre todos los consejos y cuidados de las mujeres embarazadas.

Artículos relacionados Ver todos
Qué es el Tapón Mucoso
Artículo especializado
Qué es el Tapón Mucoso
En la recta final del embarazo, muchas mujeres expulsan el llamado tapón mucoso. Esto no significa que se tenga que ir corriendo al hospital pues, aunque es indicativo de que el proceso del parto se pone en marcha, a veces llegan a pasar incluso días hasta el gran momento. Qué es El tapón mucoso es una secreción formada en parte por las células del cérvix uterino de la embarazada, que empieza a formarse en las primeras semanas de embarazo (entre la cuarta y sexta). La composición del tapón es, sobre todo, agua (hasta en un 90%).  Además, contiene proteínas, cloro, calcio, sodio, enzimas, fosfatos e inmunoglobulinas, en concreto del tipo Ig G y Ig A. Está formado también por mucopolisacáridos, que son las moléculas que le confieren la consistencia mucosa. ¿Qué funciones tiene? El tapón mucoso constituye una barrera físico-química, pero también inmunitaria, por eso es importante que esté íntegro durante el embarazo, de cara a evitar que posibles agentes infecciosos penetren en el útero. Es decir, el tapón mucoso protege el embarazo al crear una separación física entre la cavidad uterina y la vagina, ya que en ésta hay siempre presencia de hongos y otros gérmenes saprófitos (beneficiosos), pero también constituye en sí misma una puerta de entrada a otros microorganismos que pueden ser patológicos. Tanto como barrera física como barrera inmunológica el tapón sirve para cuidar al futuro bebé durante las 40 semanas de gestación. ¿Cuándo se expulsa? El tapón permanece en el canal endocervical hasta el final del embarazo . A veces no se expulsa hasta la fase de dilatación del parto, aunque hay situaciones en las que se puede expulsar en parte por la presencia de contracciones que producen modificaciones en el cuello del útero. Todos esos cambios no tienen que ocurrir de forma acelerada, más bien poco a poco, y además de manera no muy evidente. Es más bien como una fase preparatoria para el parto . La expulsión del tapón suele durar hasta varios días , y suele pasar de ser un flujo transparente, como clara de huevo, a ser un flujo de aspecto mas amarillento. En ocasiones, puede estar teñido con sangre, a veces más marrón, como sangre oscura, o sólo como unos hilillos rosados-rojizos.   ¿Por qué se expulsa? La expulsión del tapón es indicativa del inicio del parto , aunque puede faltar mucho tiempo, incluso días, hasta que se desencadene del todo. No significa que cuando se inicie la expulsión tengas que ir corriendo al hospital, pero sí debes extremar las medidas de higiene , sobre todo tienes que evitar los baños de inmersión, cambiarte de ropa interior frecuentemente si notas humedad… medidas para evitar una infección. Por el contrario, sí que debes acudir al médico si la expulsión del tapón mucoso va acompañada de un sangrado de aspecto rojo intenso y abundante. Si la expulsión del tapón se produce antes de la semana 37 habrá que examinar muy bien el cuello uterino, y lo primero que hay que hacer es visualizarlo colocando, sin forzar, un espéculo en la vagina. Después, hay que realizar una ecografía transvaginal y medir su longitud. Si se confirma que el cuello se está modificando y que se puede desencadenar un parto prematuro hay que tomar ciertas medidas para evitarlo. Por un lado, pondremos medicación para frenar las contracciones que están dando lugar a la modificación cervical y, por otro, administraremos a la embarazada corticoides para acelerar la maduración pulmonar y neuroprofilaxis. ¿Sabré identificar la expulsión del tapón mucoso? La expulsión del tapón mucoso se puede confundir en ocasiones con la rotura de membranas , es decir, con la salida del líquido amniótico, motivo por el cual también debes acudir al médico porque es uno de los síntomas de inicio del parto. La rotura de membranas y la pérdida de líquido amniótico se identifica como un liquido claro que sale por vagina, incoloro, no maloliente, a veces ligeramente rosado por estar teñido de sangre. No obstante, ante la duda de si estás expulsando el tapón o de si has roto la bolsa de las aguas, debes acercarte al médico y comprobar que todo se encuentra en perfecto estado , sobre todo si eso sucede en semanas cercanas al momento de dar a luz. Haz nuestro test de embarazo y averigua todo lo que debe saber una embarazada. Descubre todos los consejos y cuidados de las mujeres embarazadas.
Neumonectomía
Contenido de salud
Neumonectomía
Definición La neumonectomía es la técnica quirúrgica, por la cual se procede a extirpar un pulmón haciendo que la capacidad pulmonar se reduzca . ¿Cómo es la neumonectomía? Neumonectomía abiert a: Se realiza con el paciente sometido a anestesia general. Se va a realizar una incisión entre 20 y 30 centímetros a nivel medial, en el espacio que se encuentra entre la quinta y sexta costilla. Se separan las costillas y se abren los planos musculares llegando a la cavidad torácica, donde se visualiza el pulmón. Se  liga la arteria pulmonar, el bronquio, y se extrae el pulmón. Se comprueba que no hay pérdidas de aire a través del bronquio, o de sangre a través de la arteria ligada. Se procede a cerrar la parte interna. Es normal dejar un drenaje en la cavidad torácica para vaciado de contenido hemático que quede en el interior evitando así infecciones. Se cierra la incisión externa. Neumonectomía endoscópica : se realiza mediante mínimas incisiones en las cuales se introduce, por un lado un endoscopio con cámara, y por el resto el instrumental quirúrgico necesario. Es una cirugía menos agresiva, pero si se presenta cualquier complicación puede ser necesario hacer una incisión mayor, dando lugar a cirugía abierta. ¿Para quién está indicada? La causa de la neumonectomía es retirar un pulmón que se encuentra afectado por cáncer en su zona más interna. Las neumonectomias parciales se pueden realizar por procesos infecciosos o bien por daño pulmonar que dé lugar a infecciones de repetición en una determinada zona pulmonar, como es el caso de las bronquiectasias ( dilataciones anormales e irreversibles del árbol bronquial ) . Este tipo de cirugía puede darse también cuando una herida incisa daña un pulmón de forma importante, produciendo un sangrado que no se puede controlar. ¿Por qué se realiza? La neumonectomía se realiza para eliminar el tumor principal y así disminuir la probabilidad de metástasis ganglionares . Para hacer un neumonectomía será necesario que no haya metástasis previas en órganos cercanos o huesos. Riesgos de la neumonectomía Los riesgos de la neumonectomía son: Reacciones alérgicas a la anestesia. Hemorragias. Infecciones. Insuficiencia del otro pulmón para expandirse. Síndrome postneumonectomía (se produce estrechamiento de un bronquio por desplazamiento del mediastino, que es el espacio medio de la caja torácica, entre las dos pleuras, la columna vertebral y el esternón). Reducción de la capacidad pulmonar, el pulmón sano tiende a expandirse, pero no en todas las ocasiones, y es capaz de suplir en su totalidad al pulmón ausente. Preparación Pasos previos a una neumonectomía: Analítica de sangre, electrocardiograma ,radiografía de tórax y consulta con el anestesista. Pruebas de imagen especiales como TAC y resonancia magnética. El paciente debe abstenerse de beber alcohol y fumar por lo menos dos semanas antes de la intervención. El paciente no deberá consumir fármacos antiinflamatorios como el Ibuprofeno al menos cinco días antes de la cirugía. Si el paciente toma anticoagulantes deberá poner esta información en conocimiento del médico, quien procederá a darle las pautas a seguir. El paciente ha de permanecer en ayunas al menos 8 horas antes del procedimiento quirúrgico Cómo es la recuperación de la neumonectomía La recuperación de un neumonectomía es lenta, hay que tener en cuenta: El paciente deberá estar en el hospital entre cinco y siete días, si no presenta complicaciones añadidas. Es normal que tenga dolores al menos durante tres días. Al paciente se le indicará que pese al dolor que presenta, es necesario que realice unas diez respiraciones profundas a lo largo del día para evitar que su pulmón sano se colapse y no se pueda expandir. Permanecerá con drenajes hasta que el pulmón sano se hinche completamente. Tardará unos dos meses en poderse incorporar a su actividad laboral y su día a día. Resultados Los resultado suelen ser satisfactorios , ya que el paciente suele recuperarse bien de la cirugía, pero como la causa más frecuente de este tipo de cirugía es el tumor de pulmón, en la mayoría de los casos el paciente precisará de tratamiento con quimioterapia posteriormente. Preguntas frecuentes ¿Cuáles son los cuidados postoperatorios tras una neumonectomía? Tras una neumonectomía, los cuidados postoperatorios inmediatos consisten en el control de los drenajes, para tratar de detectar de forma precoz posibles infecciones o sangrados en la cavidad pleural. Será muy importante el control de la expansión del pulmón sano, por ello le indicarán al paciente que realice ejercicios respiratorios varias veces al dia. A más largo plazo se realizarán estudios de imagen que permitirán conocer y solucionar  el síndrome postneumonectomía (desplazamiento y rotación del contenido mediastinal). ¿Qué es una neumonectomía extrapleural? La neumonectomía extrapleural, es una neumonectomía en la que, además, se va a extirpar parte del pericardio, (membrana que cubre el corazón), parte del diafragma, (músculo que separa tórax y abdomen ) y la pleura parietal (pleura que recubre la cavidad torácica). Es la cirugía que se usa en el mesotelioma maligno (cáncer de pleura). ¿Cuál es la calidad de vida después de una neumonectomía? Aunque en gran medida depende de la capacidad pulmonar anterior a la cirugía, se puede decir que el paciente solo notará una reducción de su capacidad pulmonar con los grandes esfuerzos, por ello en general podrá desarrollar su vida de forma normal y por tanto llevar una buena calidad de vida.
Taracotomía
Contenido de salud
Taracotomía
Definición La toracotomía es la técnica quirúrgica de cirugía mayor para acceder a los pulmones a través del tórax. [caption id="attachment_347898" align="alignnone" width="300"] Surgery. Cardiopulmonary bypass machine[/caption]   ¿Cómo es la toracotomía? El procedimiento para realizar una toracotomía incluye: Someterse a anestesia general. Se procede a situar al paciente de lado y se realiza una incisión de entre 20 y 30 centímetros a nivel del tórax. Se separan las costillas con un separador, para visualizar los pulmones. Se puede decidir en función de la patología realizar una biopsia (retirada de pequeña parte del tejido pulmonar), realizar una exéresis pulmonar (retirada de todo el pulmón) o realizar una lobectomía (retirada de una parte del pulmón). En la mayoría de los casos el paciente saldrá del quirófano con unos drenajes para eliminar el exudado (líquido que produce la herida) y los restos de sangre que pueden haber quedado durante la cirugía. Este drenaje se retirará a las 48 horas si todo evoluciona de forma correcta. ¿Para quién está indicada? La toracotomía está indicada en casos de: Masas pulmonares a estudiar para extraer una pequeña muestra. Tumores benignos que precisen retirar parte del tumor. Tumores malignos. Enfisemas (roturas del pulmón que dan lugar a infecciones de repetición). Abscesos pulmonares (infecciones localizadas) que no responden a tratamiento. ¿Por qué se realiza? La toracotomía se realiza porque permite eliminar lesiones tumorales . En este caso se puede quitar una parte del pulmón en casos de tumoraciones benignas, o todo el pulmón en casos de tumores malignos. Se pueden tratar infecciones que no son solucionables mediante tratamiento antibiótico, y a veces se realiza para coger pequeños fragmentos de pulmón que permitan estudiar lesiones visualizadas en pruebas de imagen. Riesgos de la toracotomía Los riesgos de la toracotomía son los de una cirugía mayor: Reacción alérgica a la anestesia. Hemorragias. Infecciones. Neumonía.  Neumotórax (aire en la cavidad pleural). Hemotórax(sangre en la cavidad pleural, que es un espacio virtual entre la pleura parietal y la pleura visceral ). Preparación La preparación para una toracotomía debe de llevar: Radiología de tórax, analítica de sangre, electrocardiograma y consulta con el anestesista. El paciente no debe consumir fármacos antiinflamatorios como el ibuprofeno o la aspirina al menos los cinco días previos a la intervención. Si el paciente toma anticoagulantes debe ponerlo en conocimiento del médico, quien le indicará la pauta a seguir. El paciente debe de dejar de fumar. No se puede consumir alcohol los días previos a la cirugía. Se recomiendan 8 horas de ayuno previas a la cirugía. Cómo es la recuperación de la toracotomía La recuperación de la toracotomía es progresiva. En las primeras 24 horas, es normal que el paciente permanezca bajo supervisión del personal sanitario en una unidad de recuperación postoperatoria. Tras ello el paciente pasará a una planta donde estará entre 5 y 7 días. Es normal tener dolor tras la toracotomía, por ello el médico pautará los analgésicos necesarios y que así las molestias sean las mínimas posibles. Es normal tener dificultad para respirar de forma profunda. No obstante, le indicarán al paciente que intente respirar de esta forma varias veces al día para permitir que los pulmones se expandan correctamente, reduciendo así la posibilidad de una neumonía. Hasta pasados al menos dos meses de una toracotomía el paciente no deberá realizar esfuerzos , por tanto la incorporación a su vida laboral estará indicada después de este tiempo. Resultados Los resultados hay que valorarlos en función de la enfermedad de base que haya dado lugar al procedimiento. En casos de tumores benignos, enfisemas (enfermedad pulmonar obstructiva y de carácter crónico que afecta a los alvéolos), o abscesos (acumulaciones de pus en un tejido orgánico), tras la extirpación del lóbulo pulmonar afectado, el resultado es muy satisfactorio, desapareciendo la sintomatología. En casos de tumores malignos, será necesario realizar tratamiento de estas lesiones con quimioterapia, radioterapia o tratamiento inmunológico según el oncólogo decida.  Preguntas frecuentes ¿Qué es una resección pulmonar? La resección pulmonar es la cirugía por la cual se retira un pulmón o parte del mismo en el paciente . También se conoce como exéresis pulmonar y se realiza a través de una cirugía conocida como toracotomía.  ¿Qué es la lobectomía pulmonar? La lobectomía pulmonar es la cirugía por la cual se extirpa una parte del pulmón . Esta cirugía se realiza a través de una toracotomía y suele deberse a tumores benignos,  abscesos o enfisema. Recibe el nombre de lobectomía porque los pulmones se dividen en partes conocidas como lóbulos pulmonares.   ¿Qué es la toracotomía de neumotórax? La toracotomía es la técnica quirúrgica en la cual se procede a abrir el tórax para ver y reparar su interior. El neumotórax se produce por acumulo de aire en la cavidad pleural, este acumulo de aire puede ser debido a un proceso traumático pulmonar, una herida producida por arma blanca o algo que perfore el tórax, pero también se pueden producir por roturas pulmonares por un enfisema o el llamado neumotórax espontáneo, que tiene lugar por diferentes causas, entre las que puede estar un esfuerzo o ataques de tos muy fuerte. En estos casos es necesario reparar el pulmón para evitar que el aire siga saliendo a la cavidad pleural. Este procedimiento se realiza a través de la toracotomía ¿Cuándo se hace una toracotomía de urgencia? La toracotomía de urgencia se realiza cuando hay un daño pulmonar por un accidente con herida en el tórax, o bien por heridas incisas (que penetran), perforando el pulmón, el cual puede sangrar o bien se puede dar un escape de aire que produce un neumotórax. Con este procedimiento se asegura una correcta expansión pulmonar al retirar la sangre y el aire y reparar la lesión pulmonar.   ¿Qué es una toracotomía posterolateral? La toracotomía posterolateral es la técnica quirúrgica de abrir el tórax, en la cual la incisión se realiza en la zona posterior y lateral del tórax, es decir, desde la espalda hacia la zona anterior sin llegar a esta. La incisión suele tener entre 20 y 30 centímetros. 
Mediastinoscopia
Contenido de salud
Mediastinoscopia
Definición La mediastinoscopia es la intervención de cirugía por la cual se entra en mediastino, y se visualizan los órganos y su posibles lesiones. El mediastino es una zona anatómica situada entre la pleuras pulmonares, las vértebras, las costillas y el diafragma. Dicha cirugía se realiza mediante un endoscopio flexible que se introduce por una incisión que se realiza por encima del esternón Tipos de mediastinoscopia   La mediastinoscopia es un prueba, en la cual se visualiza el mediastino a través  de un endoscopio que se introduce en este espacio anatómico. Se puede proceder por la parte superior del mediastino (parte  superior del esternón) o se puede acceder por un lateral del esternón (mediastinoscopia anterior), esto permite tomar muestras del tejido de los  ganglios linfáticos izquierdos. Cuando se realiza un procedimiento abierto hablamos de una toracotomía, ya que se procede a abrir la caja torácica. Preparación Los pasos preparativos de una mediastinoscopia, son: Analítica de sangre, electrocardiograma, placa de tórax y consulta con el anestesista. Pruebas de imagen que permitan conocer las lesiones que se quieren biopsiar. Abstenerse de fumar y beber alcohol al menos una semana antes de la cirugía. No consumir fármacos antiinflamatorios. Si el paciente está tomando fármacos anticoagulantes, deberá ponerlo en conocimiento del médico, quien le indicará las pautas a seguir. El paciente debe estar en ayunas al menos 8 horas previas a realizar la prueba Cómo se realiza la mediastinoscopia Pasos para la realización de una mediastinoscopia: Se realiza una incisión en la parte superior de tórax por encima del hueso esternón. Se introduce el mediastinoscopio, que permite ver el mediastino. Se toman biopsias de masas o ganglios sospechosos. En caso de que se necesite tomar biopsia del ganglio izquierdo, la vía de acceso será una incisión lateral. Complicaciones de la mediastinoscopia Las complicaciones de una mediastinoscopia pueden ser: Hemorragias. Infecciones. Riesgo de perforación de esófago, tráquea o vasos sanguíneos. Estas complicaciones de perforaciones de órganos pueden dar lugar a una urgencia vital que hará necesaria una toracotomía (apertura del tórax) para reparar el daño. Resultados Los resultados de la mediastinoscopia se tendrán en unos quince días, que es el tiempo que se tarda en tener el resultado en anatomía patológica de los ganglios. Si los resultados son negativos quiere decir que el paciente no tiene ninguna patología maligna, si los resultados son positivos indican que hay un tumor que deberá ser tratado de modo adecuado. Preguntas frecuentes ¿Qué es la mediastinoscopia con biopsia? La mediastinoscopia con biopsia es aquella en la que tras introducir el endoscopio, se ve alguna lesión con aspecto sospechoso de ser maligna . En este caso se procede a retirar una pequeña parte de la misma, esto se realiza utilizando material en forma de pinza que se introduce por el endoscopio. ¿Para qué se realiza la mediastinoscopia? La mediastinoscopia se realiza para valorar masas que se quieren tipificar, estudiar la extensión de un cáncer de pulmón, tomar biopsias de un ganglio ante la sospecha de un linfoma, y para ciertas masas de origen infeccioso que queremos estudiar para tratar con el antibiótico más adecuado. ¿Cuándo se realiza una mediastinoscopia? La mediastinoscopia se realiza cuando queremos ver mejor lesiones en esta zona, no captadas por otras pruebas diagnósticas, como TAC o resonancia magnética, o cuando queremos tener una biopsia para tipificar un tumor o una lesión infecciosa para establecer el mejor diagnóstico y tratamiento. ¿Cómo es la recuperación de una mediastinoscopia? La recuperación de una mediastinoscopia será rápida, ya que apenas se hace una pequeña incisión . Es normal pasar 24 horas en el hospital hasta comprobar que no hay ninguna complicación. Tras el alta médica el paciente no deberá realizar esfuerzos durante unos días. Tras quince días el paciente se podrá incorporar de nuevo a su trabajo.
Pleurodesis
Contenido de salud
Pleurodesis
Definición La pleurodesis es un procedimiento realizado para lograr obliterar (borrar) el espacio pleural mediante la adhesión (unión) permanente entre las superficies pleurales parietales y viscerales (las que están en contacto con los pulmones y con las paredes del tórax), con el fin de evitar o remover la acumulacion de aire o líquido en el espacio pleural del pecho . ¿Cómo es la pleurodesis? Existen dos tipos de pleurodesis: La pleurodesis química: se realizará bajo anestesia local y monitorización de constantes vitales. El médico colocará un tubo en el pecho y drenará cualquier exceso de líquido del espacio pleural. Después, le colocará una sustancia química por el tubo del pecho y lo cerrará con una abrazadera. Es posible que le pida al paciente que cambie de posición varias veces. Esto ayuda a que la sustancia química llegue a cada parte del espacio pleural. Se quitará la abrazadera del tubo y lo conectarán a una botella para recolectar y medir los líquidos restantes. La pleurodesis quirúrgica: en este procedimiento se usará un anestésico local para adormecer el área del pecho donde se realizará la incisión previamente desinfectada. El médico hará una pequeña incisión e insertará una cámara para cirugía o un tubo angosto llamado tubo torácico. Luego, el fluido se drenará en una bolsa de recolección. Una vez que se ha drenado el líquido, se inyectará talco en polvo, doxiciclina u otro medicamento en el espacio pleural a través del tubo torácico. El medicamento cubrirá la parte externa del  pulmón y creará una superficie adhesiva que lo hará pegarse a la pared del pecho. ¿Para quién está indicada? La pleurodesis está indicada para derrames pleurales malignos, neumotórax espontáneo y neoplasias malignas. ¿Por qué se realiza? La pleurodesis se realiza para evitar la repetición de la acumulación de líquidos producidas por ciertas enfermedades . En condiciones normales, se tiene muy poco líquido en la cavidad pleural (el espacio entre la pared del  tórax y los pulmones). Cuando hay demasiado líquido en ese espacio, los pulmones no se pueden expandir adecuadamente. La acumulación de líquido puede causar síntomas como dolor, tos y dificultad para respirar . Riesgos de la pleurodesis Los riesgos de la pleurodesis son: Fiebre. El medicamento que se usa para la pleurodesis podría provocar malestar estomacal. Disminución de la tensión sanguínea. Que el líquido de la cavidad pleural no se drene completamente. Los líquidos podrían acumularse de nuevo y se podría necesitar otra pleurodesis. Es posible que también se desarrolle un empiema (acumulo de pus en el espacio pleural provocado por una bacteria). Dolor en el pecho. Alteración del ritmo cardiaco. El polvo que se usa en la pleurodesis podría provocar que los órganos se inflamen o podría provocar una reacción alérgica. Es posible que se presente dificultad para respirar. Lesión en la pared torácica, las arterias o los pulmones. Coágulos de sangre. Preparación La preparación de una pleurodesis conlleva que el paciente no coma nada entre 6 y 8 horas antes del procedimiento y se informe si se es alérgico a algún medicamento o al tratamiento que realice. No se debe tomar medicamentos anticoagulantes o antiinflamatorios para evitar el riesgo de sangrado excesivo durante el procedimiento. Cómo es la recuperación de la pleurodesis La recuperación de la pleurodesis se realiza inicialmente en el hospital, ya que el tubo de tórax ha de permanecer en su lugar durante 24 a 48 horas , o hasta que el pulmón se haya adherido a la cavidad torácica. Además se han de realizar radiografías periódicamente para valorar cómo se está produciendo la recuperación. Después de retirar el tubo torácico, el paciente deberá mantener la herida limpia. Deberá lavarla todos los días con un jabón suave y mantenerla seca. Se puede notar algo de drenaje de la herida durante uno o dos días, por lo que hay que mantener un vendaje sobre ella hasta que deje de drenar que se debe cambiar todos los días. Resultados Los resultados de la pleurodesis serán positivos si consigue su objetivo principal que es disminuir la disnea y que el paciente pueda respirar mejor y disminuir considerablemente la acumulacion de liquidos en el espacio pleural . En fase precoz de la enfermedad, con derrames mínimos es más efectiva que en la fase más avanzada de la enfermedad. El pronóstico a largo plazo para los pacientes con neumotórax que son tratados con este procedimiento es bueno, ya que mejora la función pulmonar. En estudios pequeños, la pleurodesis tuvo tasas de éxito de alrededor del 75 al 80 por ciento en personas con derrame pleural. Preguntas frecuentes ¿Cuándo se hace una pleurodesis? Una pleurodesis se hace cuando ha tenido un pulmón colapsado de forma recurrente o una acumulación continua de líquido alrededor de los pulmones . ¿Qué es la pleura? La pleura son capas delgadas de tejido que forman un revestimiento de dos capas alrededor de los pulmones. En medio de las 2 pleuras está un espacio pequeño lleno de líquido que se conoce como espacio pleural . ¿Síntomas de un derrame pleural masivo? Los síntomas de un derrame pleural son dolor torácico que empeora con la tos o cuando se respira en profundidad, dificultad respiratoria o disnea, tos y fiebre. ¿Qué es la pleurodesis con talco? La pleurodesis con talco es una técnica que utiliza polvo estéril y libre de asbesto (minerales fibrosos) para sellar la pleura y eliminar el exceso de líquidos en los pulmones, borrando el espacio pleural de manera eficaz.
Toracocospia
Contenido de salud
Toracocospia
Definición La toracoscopia es una cirugía poco invasiva e n la que se realizan incisiones en la zona del tórax para observar los órganos de la caja torácica desde el interior . Con el uso de endoscopios, que poseen cámaras, se ve el interior; además este instrumento posee otros elementos que permiten extraer muestras en caso necesario sin necesidad de abrir el pecho del paciente.   ¿Cómo es una toracoscopia? En primer lugar, se le administra anestesia general al paciente, en la mayoría de los casos, para que no tenga dolores durante la intervención. Una vez el paciente esté sedado y colocado de manera lateral sobre la camilla, se procede a desinfectar la zona torácica , y el cirujano realiza tres incisiones por las que se introduce el endoscopio. Mediante él, se puede observar el interior de la caja torácica del paciente gracias a la cámara que lleva, e incluso recoger muestras para una biopsia con unas pinzas integradas. Toda la prueba es grabada en video para que se pueda analizar detenidamente por el médico. Cuando se considera finalizada la intervención, se extraen todos los utensilios médicos empleados y se cierran las incisiones con puntos de aproximación, tapados con un vendaje compresivo. Se suele dejar un tubo para drenar los posibles líquidos y/o sangrados en las horas posteriores. ¿Para quién está indicada? Este tipo de cirugía se emplea principalmente en pacientes en los que es necesario extraer una muestra para una biopsia, para extraer un tumor del pulmón, para eliminar el pus tras una infección, si padece una pleurodesis ( efusión pleural que se produce c omo consecuencia de procesos inflamatorios o tumorales de la pleura ) para drenar el líquido y/o ante una coagulación alrededor de los pulmones . ¿Por qué se realiza? Es una cirugía mínimamente invasiva, menos dolorosa y de más rápida recuperación que una toracotomía (apertura directa del tórax), y permite observar el interior de la caja torácica perfectamente . Riesgos de una toracoscopia A pesar de que esta técnica quirúrgica está muy avanzada, pueden darse algunos riesgos durante su desarrollo como: Alergia a la anestesia. Que las incisiones tengan un sangrado excesivo. Provocar daño arterial. Se puede producir también un neumotórax por cúmulo de aire en los pulmones, o un hemotórax por cúmulo de sangre. Tras la intervención se puede producir una infección local en las zonas de la incisión. No se debe realizar esta intervención en pacientes con una insuficiencia respiratoria o cardíaca grave, si padece una infección en el momento de realizarla, o en caso de que su organismo tenga problemas de coagulación. Preparación La toracoscopia requiere ingreso hospitalario desde la noche anterior a la intervención. El paciente deberá permanecer en ayunas 8 horas antes, y en las dos o tres semanas previas no debe tomar ningún anticoagulante. Además, deberá indicar las posibles alergias a medicamentos o anestesia y los que está tomando de forma habitual, por si es necesario suspender el tratamiento hasta que se realice la prueba. Cómo es la recuperación de una toracoscopia Tras la intervención, el paciente deberá permanecer ingresado entre dos y tres días. En caso de que se haya realizado para extraer una muestra para analizar (biopsia), el ingreso no durará más de un día. Deberá expulsar la anestesia que se le ha administrado, y podrá sufrir náuseas, vómitos y mareos. Según la finalidad con la que se realizó la prueba, así será su recuperación, en cuanto a los dolores y los drenajes colocados. El drenaje será retirado en las horas posteriores y las incisiones han de ser curadas durante unos días. En caso de extremo dolor consultar con el médico la toma de algún antiinflamatorio.  Se recomienda que el paciente no realice esfuerzo físico tras la toracoscopia. Resultados Después de finalizar la toracoscopia los resultados pueden estar listos, a no ser que se necesiten pruebas complementarias como una biopsia para dar el diagnóstico final al paciente. Por lo que los resultados suelen tardar algunas semanas. Preguntas frecuentes ¿Qué es una toracoscopia pleural? Toracoscopia por la cual el médico accede a la cavidad pleural del paciente, es decir, a la membrana que recubre los pulmones y la caja torácica. De esta forma puede sacar muestras de la pleura o eliminar el líquido que contenga. ¿Es dolorosa una toracoscopia? Durante el desarrollo de la prueba el paciente se encuentra anestesiado, luego no padece dolor. Tras la cirugía, puede notar molestias en las incisiones o en la cavidad torácica. ¿Qué es una toracoscopia pulmonar? Intervención quirúrgica mínimamente invasiva, que se realiza mediante tres incisiones en la caja torácica, mediante las cuales se accede a los pulmones del paciente con utensilios médicos. Esta intervención puede tener una finalidad de diagnóstico, de manera que se observan los pulmones desde el interior e incluso se puede tomar alguna biopsia. Si, por el contrario, tiene una finalidad de cirugía, se realizará la intervención de manera menos invasiva que una toracotomía. ¿Cuánto tarda en realizarse una toracoscopia? Dependiendo de la finalidad con la que se realice, puede durar desde una hora, si se busca extraer una biopsia en concreto, hasta más de 6 horas , si se emplea como cirugía pulmonar.
Traquetomía
Contenido de salud
Traquetomía
Definición La traqueotomía es una técnica quirúrgica en la que se procede a la apertura o realización de un orificio en la tráquea a nivel del cuello. El objeto es establecer una comunicación entre esta y el exterior a través de la inserción de una cánula (tubo pequeño). Puede ser temporal o definitiva .   ¿Cómo es una traqueotomía? La traqueostomía se puede realizar de forma urgente, cuando lo que se quiere tratar es la urgencia vital de una asfixia, o de forma programada porque los motivos de la patología que padezca el paciente requieran de su realización. Estas son circunstancias que pueden variar la forma y la rapidez con la que se ejecute su realización. La técnica se puede realizar bajo los efectos de una anestesia general o local, según la urgencia de realización y la situación clínica del paciente. En las circunstancias en las que se aplique anestesia general será bajo el control de un médico anestesista. En otras circunstancias, por la premura de la realización de la traqueotomía para salvar la vida del paciente, es posible que no dé tiempo a la aplicación de ninguna anestesia o sólo se aplique a nivel local. En ese caso, puede que el control de la administración se realice por el propio médico que realiza la técnica, que puede ser un médico intensivista, un médico de urgencias hospitalarias, extrahospitalarias, etc . Para realizar la traqueotomía se coloca al paciente boca arriba, con el cuello en hiperextensión (hacia atrás), poniendo un rodillo bajo los hombros. Se realiza antisepsia de la piel (aplicación de un agente desinfectante como Betadine). Se puede administrar anestesia local con punciones con una jeringa en la región de intervención. Se procede entonces a realizar una incisión con el bisturí en la piel a nivel inferior del cuello en la región central, seccionando progresivamente el tejido subyacente (grasa, músculos...etc), hasta llegar a visualizar la tráquea, realizando en ella también un corte o incisión. Se introduce entonces  la cánula que conecta el exterior con el interior traqueal. En ese momento puede aparecer un estímulo de tos intenso en el paciente que, aunque es molesto para él, facilita la movilización de las secreciones de las vías aéreas.  Finalmente se fija al cuello la cánula para que no se desplace y se salga accidentalmente . A través de la cánula el paciente respira y  expulsa las secreciones. Esta cánula deberá ser empleada durante días o semanas. En algunos casos, la cánula debe llevarse de forma definitiva. ¿Para quién está indicada? Hay dos formas de indicación de la traqueotomía: Traqueotomía realizada de forma urgente: indicada para tratar urgencias vitales por aparición de asfixia, que puede desencadenarse en casos de edema (inflamación y aumento de volúmen) de la lengua o la laringe, malformaciones congénitas, tumores, cuerpos extraños o traumatismos laríngeos, algunas infecciones agudas, traumatismos craneoencefálicos, epiglotitis (inflamación de la epiglotis),etc. Traqueotomía realizada de forma programada: se indica cuando se prevé que puede haber una deficiente ventilación respiratoria en los casos de intervenciones programadas del cuello (por ejemplo en tumores de la laringe), antes de la radioterapia en cáncer laríngeo, cuando un paciente está en coma y no se puede intubar (meter un tubo por la boca hasta la laringe para realizar una ventilación artificial), etc. ¿Por qué se realiza? El objetivo de la realización de una traqueotomía es realizar una comunicación del sistema respiratorio con el exterior, para poder mantener la función respiratoria cuando no se puede realizar por los mecanismos fisiológicos habituales. Con su realización, se salvan los obstáculos que pudiesen estar presentes en la vía respiratoria superior (faringe y laringe).  Riesgos de una traqueotomía Los riesgos de la traqueotomía están determinados, fundamentalmente, por la proximidad de estructuras y órganos vecinos como el tiroides, glándulas paratiroides, las venas yugulares anteriores, etc. Puede desencadenarse una hemorragia por afectación de vasos sanguíneos importantes o debidos a que los órganos de esa zona tienen mucha vascularización. Si se utiliza un bisturí eléctrico, en raras ocasiones pueden darse quemaduras leves.  La comunicación anómala por medio de la traqueotomía del aparato respiratorio con el exterior, puede favorecer la aparición de una neumonía  (infección en los pulmones). Infección de la herida quirúrgica o los tejidos blandos del cuello. Introducción de aire en sItios donde no debe haber como debajo de la piel (enfisema subcutáneo),  o en la caja torácica (neumomediastino o un neumotórax). Puede haber en el desarrollo de la técnica, una lesión de los nervios que llevan la información a las cuerdas vocales (nervios recurrentes), lo que puede desencadenar una ronquera o sensación de falta de aire al retirar la cánula (cuando la traqueotomía es provisional).  Lesión en el esófago (tubo que conecta la boca con el estómago), o aparición de una fístula traqueoesofágica, es decir, una comunicación anormal entre el aparato respiratorio y el digestivo. Tras la retirada de la cánula pueden aparecer cicatrices antiestéticas en la parte anterior del cuello. Además, tras la retirada de la cánula puede aparecer estenosis traqueal (estrechez de la tráquea).  Cuando se realiza bajo los efectos de la anestesia general pueden existir las propios riesgos de su aplicación. Existe el riesgo de que cuando se realiza de forma urgente, por el propio tiempo que se requiere para su aplicación, si existe un riesgo de asfixia, falta de aire producida por la enfermedad que desencadena la indicación de la aplicación de la traqueotomía, no de tiempo a llevarla a término antes de que esta falta de aire produzca consecuencias en el organismo e incluso la muerte. Preparación En casos de realización de la técnica en situaciones de extrema urgencia vital , no hay una preparación específica previa del paciente, salvo la aplicación de los pasos de realización de la propia traqueotomía. Cuando la traqueotomía se va a realizar de forma programada, el paciente deberá firmar un documento de consentimiento informado donde se explica cómo se realiza la traqueotomía, cuales son sus ventajas y riesgos. El paciente debe informar al médico de si padece alguna patología, toma algún tratamiento farmacológico de forma crónica o presenta alguna alergia. En caso de precisar anestesia general, el médico anestesista valorará previamente al paciente y se le realizará un estudio preanestésico con radiografía de tórax, analítica de sangre y electrocardiograma. Cómo es la recuperación de una traqueotomía Tras la realización de la traqueotomía, si las circunstancias clínicas del paciente lo permiten, debe levantarse y caminar lo antes posible, porque la movilización facilita la expulsión de secreciones y la ventilación de los pulmones. En los primeros días tras la intervención es habitual que el paciente presente tos. Es muy importante mantener siempre limpia la cánula para que no se obstruya . Se deben aspirar las secreciones de forma externa y humedecer la cánula para que las secreciones no se peguen en su interior. El paciente debe saber que la traqueotomía implica que la respiración se realiza a través de la cánula que se le ha colocado. Esto implica que el aire que entra en los pulmones no se puede retener. Además, los mecanismos de la tos, el olfato y el estornudo están alterados. Para poder hablar, el paciente debe tapar manualmente el orificio de la cánula. La cicatrización de la herida quirúrgica dura unos 10 días, cuando la cánula ha sido retirada en las traqueotomías transitorias. Resultados El resultado esperable es la permeabilidad de la vía aérea para que el paciente pueda respirar y vivir. Según la indicación de su realización, el otorrino o médico que la practique le explicará al paciente si es una traqueotomía permanente o no. Si no lo es, le indicará al paciente el día en el que se realiza la retirada controlada de la cánula y el cierre del orificio creado . Preguntas frecuentes ¿Qué es una traqueotomía reversible? La traqueotomía reversible es aquella que se aplica en situaciones en las que posteriormente se va a poder retirar ya que la vía aérea deja de estar comprometida y el paciente puede volver a respirar con normalidad . ¿Podré hablar tras una traqueotomía? El paciente en los primeros días tras la intervención, no podrá hablar, sin embargo según se produce su recuperación, una gran mayoría de los pacientes puede hablar si conservan sus cuerdas vocales (si no se han retirado por un tumor, etc.). Su voz puede ser diferente ya que el mecanismo de producción se altera. El paciente debe tapar la cánula de la traqueotomía ya que si no, el aire sale antes de llegar a las cuerdas vocales y no se produce la voz. Su discurso deberá ser más pausado, teniendo interrupciones más frecuentes para realizar las respiraciones necesarias a través de la cánula de traqueotomía. A veces, se colocan válvulas en la cánula que permiten el paso del aire del exterior al interior pero no al revés, facilitando la salida de este a través de la nariz y la boca y, con ello, la producción del habla al pasar por las cuerdas vocales. ¿Podré comer tras una traqueotomía? Tras la traqueotomía en los primeros días puede resultar dificultoso comer,  ya que para la deglución se produce un ascenso de la laringe, y ésto produce una “tensión o tirantez” sobre la tráquea. De forma progresiva el paciente va aprendiendo, y el dolor tras la cirugía y la inflamación de los tejidos remiten . Al paciente también se le enseñan técnicas para que puede realizar una deglución óptima. ¿Cuánto se tarda en hacer una traqueotomía? El tiempo aproximado de realización de una traqueotomía es de 10 - 15 minutos .
Impedanciometría
Contenido de salud
Impedanciometría
Definición La impedanciometría es una prueba diagnóstica que se usa para conocer cómo funciona el oído medio, valorando tanto la membrana timpánica como la cadena de huesecillos. En la impedanciometría se valoran dos aspectos: Timpanometría. Es la representación gráfica de los movimientos del tímpano  (membrana timpánica) ante la presión que se ejerce sobre él. Estudio del reflejo estapedial. Este reflejo es el que tiene lugar cuando llegan ruidos fuertes al oído. Los ruidos fuertes condicionan la contracción de la musculatura del oído medio, fijando el sistema timpánico-vestibular y evitando lesiones vibratorias en el oído interno que le pueden dañar. Preparación La impedanciometría no requiere ninguna preparación especial. La prueba debe ir precedida de una otoscopia (examen por medio de un otoscopio del oído), para comprobar que el conducto auditivo se encuentra despejado. Ya que la presencia de cera en el mismo altera el resultado de la prueba. Durante la realización de la impedanciometría el paciente no debe mover la cara, ni la boca, tampoco tragar, ya que esto puede alterar el resultado de la prueba. Cómo se realiza una impedanciometría En la impedanciometría se sitúa al paciente sentado, en una habitación sin ruido, se le introduce la sonda en el interior del oído, sellando el conducto. La sonda presenta en su interior tres conductos. El primer conducto es el que hace variar la presión dentro del CAE (conducto auditivo externo). El segundo conducto va conectado a un altavoz y es el que emite el sonido, con una baja frecuencia y una intensidad constante. Este sonido será absorbido por la membrana timpánica y la cadena de huesecillos. El tercer conducto está conectado a un micrófono y recibe el sonido reflejado, transformándolo en una señal eléctrica que puede ser cuantificada. Complicaciones de una impedanciometría La impedanciometría es una prueba que no suele tener complicaciones en su realización. En paciente ancianos puede producir vértigo (sensación de giro de objetos) que remiten de forma rápida. Resultados Los resultados de la impedanciometría estarán disponibles en apenas 24 horas tras la realización de la prueba. Estos resultados se dan en forma de curvas, que serán interpretadas por el médico especialista de forma correcta. Nos permiten conocer alteraciones a nivel del tímpano, de la cadena de huesecillos, presencia de líquido interno del oído y cualquier otra lesión ocupante como pueden ser los tumores. Preguntas frecuentes ¿Qué es la inmitancia acústica? La inmitancia acústica es sinónimo de impedanciometría. Es la prueba funcional para conocer la integridad y el normal funcionamiento del tímpano, la cadena de huesecillo, trompa de eustaquio y el reflejo estapedial. Esta prueba se realiza con el impedanciómetro. ¿Qué diferencia hay entre audiometría e impedanciometría? La audiometría es una prueba que necesita la colaboración del paciente, este marca cuando oye un determinado sonido con diferente intensidad y volumen. Es una prueba, por ello, subjetiva. La impedanciometría es una prueba que nos da información de cómo funciona el tímpano, la cadena de huesecillos y el reflejo estapedial. Es una prueba objetiva que no necesita de la colaboración del paciente para realizarse. Esta prueba nos marca la resistencia del oído medio a la propagación del sonido. ¿Qué es la audiometría tonal? La audiometría tonal es una prueba diagnóstica que permite conocer la audición de un paciente. La prueba se realiza en una cabina cerrada con aislamiento de ruidos externos, al paciente se le dan unos auriculares que emiten sonidos, primero por un oído y luego por otro. Los sonidos tienen distinta intensidad y frecuencia. El paciente debe marcar cuando oye el sonido y esto se refleja en una gráfica, que permite su comparación con una audición normal. Esto se traduce en el diagnóstico de una hipoacusia más o menos severa según se aleje de la normalidad. ¿Qué es audiometría verbal? La audiometría verbal es una prueba diagnóstica que permite completar el estudio de una audiometría tonal. En ella se trata de conocer la capacidad que tiene el paciente de comprender y diferenciar el lenguaje hablado. Se realiza: El umbral de percepción del habla, en este caso se valora como positivo cuando el paciente es capaz de entender hasta el 50%  de las palabras que oye a través de los auriculares. Medición del reconocimiento del habla, mide el número de palabras que puede repetir en un tono claramente audible. ¿Qué es la acumetría? La acumetria es la prueba diagnostica en la cual se evalúa la audición mediante diapasones (pieza metálica con un mango y forma de U en su extremo). En esta prueba se compara el sonido que el paciente capta a través del aire, esto se hace poniendo el diapasón vibrante delante del pabellón auricular; y de la parte ósea, esto se realiza colocando el extremo del mango en la frente o en la mastoides (zona ósea que se encuentra tras el pabellón auricular). Lo normal es que el paciente tenga mejor audición por vía aérea que por vía ósea. Cuando el paciente presenta mejor audición por vía ósea se trata de una hipoacusia de transmisión. Se puede comparar ambos oídos colocando el diapasón en la frente y señalando el paciente si oye más por un oído que por otro, o si bien oye igual por ambos.
Estapedectomía
Contenido de salud
Estapedectomía
Definición La estapedectomía es una cirugía mayor microscópica, que se usa para tratar la otoesclerosis (enfermedad por la cual se produce la fijación del estribo del oído, que en condiciones normales es un hueso que debería moverse libremente para que el oído trabajase correctamente). Es una intervención que se realiza sobre la cadena de huesecillos del oído medio. ¿Cómo es una estapedectomía? La estapedectomía es una cirugía que puede realizarse con anestesia local o bien con anestesia local y sedación. Los pasos de la cirugía son los siguientes: Se procede a anestesiar el conducto auditivo externo. Se realiza una  incisión en la piel del conducto auditivo. Se levanta la membrana timpánica (membrana que convierte las ondas sonoras en impulsos eléctricos interpretables por el cerebro). Se retira el huesecillo estribo que articula con el yunque (cadena de huesecillos del oído medio que conecta el martillo y el estribo), y se pone una prótesis en su lugar. Se comprueba el normal funcionamiento del estribo y se procede a suturar ¿Para quién está indicada? La estapedectomía es una operación que está indicada para la osteoesclerosis, una enfermedad congénita en la cual se produce una fijación del estribo con el yunque, esto se traduce en una imposibilidad de transmisión del sonido hacia la cóclea (estructura en espiral del oído interno) a través de la ventana oval (membrana que recubre la entrada a la cóclea), dando lugar a sordera de transmisión. ¿Por qué se realiza? La estapedectomía s e realiza porque al retirar el estribo que se encuentra fijado al yunque , y sustituirlo por una prótesis, se recupera la movilidad del mismo y esto permite una correcta transmisión del sonido. Riesgos de una estapedectomía Los riesgos de una estapedectomía son, además de los de una cirugía normal, los producidos por el este tipo de intervención, como son: Hemorragias y hematomas en la zona de la incisión. Infecciones de oído . Vértigos (giro de objetos ) que se producen en casi todos los casos y suelen durar varios días. Alteraciones del gusto : se producen porque se afecta el nervio por la cirugía, en  raras ocasiones es una lesión permanente. Parálisis del nervio facial : es rara, temporal y revierte con tratamiento en unos días. Sordera : aunque el porcentaje de éxito de esta cirugía es del 90%,  hasta un 1% de los pacientes pueden presentar sordera neurosensorial (afectación del nervio) tras la intervención. Preparación La preparación para una estapedectomía será: Estudio audiométrico para asegurar que la sordera es causada por otoesclerosis, si fuera una sordera neurosensorial no está indicada este tipo de cirugía. Analitica de sangre, electrocardiograma y radiología de tórax, así como valoración por parte de un anestesista. No consumir fármacos antiinflamatorios durante los cuatro días previos a la cirugía. Si el paciente toma fármacos anticoagulantes debe comunicárselo al médico.  Cómo es la recuperación de una estapedectomía Tras la estapedectomía el paciente presentará vértigos que pueden tardar hasta una semana en desaparecer, por tanto, el ingreso en la clínica puede ser de entre 1 y 7 días, dependiendo de lo que tarden en desaparecer . Durante los primeros 12 días el paciente deberá de estornudar con la boca abierta y evitar sonarse. El paciente no debe de montar en avión hasta pasadas al menos tres semanas de la cirugía. El paciente se podrá reincorporar a la actividad laboral cuando haya pasado un mes.  Resultados Los resultado son satisfactorios, hasta el 90% de los pacientes van a recuperar la audición. Un 1% de los pacientes no recuperan nada de la audición, en estos casos suele ser por daño de la conducción neurosensorial, que no se ve afectada por esta cirugía.  Los acúfenos (zumbido de oídos) no desaparecen con esta cirugía, aunque pueden ser menos audibles. Preguntas frecuentes ¿Cuál es la diferencia entre una estapedectomía y una estapedotomía? La diferencia entre estapedectomia o estapedotomia es la prótesis de estribo que se pone. En la estapedectomía se va a sustituir todo el estribo, se retira el hueso en su totalidad y se pone una prótesis, mientras que en la estapedotomia se retira una parte del estribo, que será sustituida por una prótesis conservando el resto del hueso. ¿Cuál es el tiempo de baja tras una estapedectomía? El tiempo de baja tras una estapedectomía, si todo evoluciona de forma adecuada, será de entre tres y cuatro semanas, dependiendo de la actividad laboral del paciente ¿Cuánto tarda en hacerse una estapedectomía? La cirugía de estapedectomía tarda en realizarse por el cirujano entre una y dos horas, dependiendo de las complicaciones anatómicas que se puedan encontrar. ¿Es dolorosa una estapedectomía? La estapedectomía es una cirugía prácticamente indolora , puede presentarse molestia por el taponamiento que se sitúa en el conducto auditivo externo, pero no dolor. Si el paciente presenta dolor intenso deberá acudir a la clínica para ser valorado por el cirujano. ¿Recuperaré toda la audición? La audición suele recuperarse hasta en un 90% de los casos, pero hasta un 1% de los pacientes tienen lesiones neurológicas asociadas que impiden la recuperación de la audición. En estos casos no se conoce la razón por la cual no se recupera la audición , pero es independiente del tipo de prótesis usada y del profesional que realice la cirugía. La recuperación auditiva, aunque puede ser percibida desde el primer momento, no será la máxima esperada hasta quince días después de la intervención.
Tratamientos del Cáncer de Pulmón
Contenido de salud
Tratamientos del Cáncer de Pulmón
Definición El tratamiento del cáncer de pulmón es un conjunto de técnicas y fármacos aplicados al paciente con la intención de eliminar el tumor, disminuir su crecimiento y reducir los síntomas que provoca. La indicación del tipo de tratamiento requerido para cada paciente se evalúa de forma multidisciplinar, con la participación de varios especialistas médicos (médico oncólogo, cirujano torácico, médico especialista en radioterapia... etc.) ¿Cómo es el tratamiento del cáncer de pulmón? El tratamiento del cáncer de pulmón se basa en la aplicación de tres pilares básicos: cirugía, radioterapia y quimioterapia. La combinación y el momento de aplicación de cada uno de estos tratamientos varían según el tipo de tumor y la extensión que tenga este. Cirugía: se puede realizar una lobectomía (extirpación de uno de los lóbulos o partes en las que se divide el tejido pulmonar), cuando el tumor está en una fase muy inicial. Otra opción en esas situaciones es realizar una segmentomía, que es la resección de parte de un lóbulo pulmonar, cuando las circunstancias físicas del paciente determinan que no aguantaría retirar más tejido pulmonar.  Estas cirugías se pueden realizar por medio de una toracotomía, cirugía abierta en la que se hace una incisión grande en el tórax. Está tomando protagonismo de forma progresiva la cirugía vid eoasistida, conocida como VATS ( Video-Assisted Thoracic Surgery ), con mayores ventajas para el paciente (menos dolor, mejor preservación de función pulmonar y menos estancia hospitalaria), ya que se realiza con pequeñas incisiones en la pared del tórax y presenta iguales resultados en supervivencia. Otra posibilidad quirúrgica, según lo avanzado de la enfermedad, es la neumonectomía (resección de un pulmón).  En la cirugía también se extraen los ganglios linfáticos regionales (estaciones del sistema de defensa en forma nodular).  A nivel paliativo (no curativo), se pueden realizar intervenciones de extracción de metástasis (crecimiento de tumor en otros sitios del organismo) a nivel cerebral, a veces combinado con la radioterapia. Quimioterapia : la aplicación de una asociación de varios fármacos quimioterápicos se ha visto que es más eficaz en el tratamiento. La quimioterapia se utiliza de forma neoadyuvante (antes de la cirugía), a veces junto con la radioterapia, para disminuir el tamaño del tumor y posibilitar que este sea resecable (que se pueda operar), o de forma adyuvante (después de la cirugía), aumentando el éxito de eficacia del tratamiento. Por último, se utiliza en pacientes con tumores inoperables combinada con la radioterapia. Radioterapia: al igual que la quimioterapia, es una técnica terapéutica utilizada según la evolución de la enfermedad, antes de la cirugía y después de esta, también en tumores no resecables como tratamiento asociado a la quimioterapia, y como tratamiento paliativo (no curativo) cuando la enfermedad está extendida y existe metástasis en cerebro, huesos… etc. Nuevas terapias dirigidas: se recogen aquí nuevos tratamientos que en los últimos años se han desarrollado con distintos fármacos, que tienen una acción más selectiva en pacientes que presentan en el estudio del tejido tumoral, la presencia de distintas mutaciones (alteraciones de los genes), o expresión de receptores específicos en la membrana celular (anticuerpos monoclonales antiangiogénicos, inhibidores de la enzima tirosin-kinasa… etc.) Este tipo de terapias se pueden administrar de forma conjunta con la quimioterapia o radioterapia en pacientes seleccionados. ¿Para quién está indicado? La indicación del tratamiento del cáncer de pulmón viene determinada por las características de las células que producen el tumor. Así, el esquema de tratamiento se aplica según se trate de tumores llamados microcíticos o no microcíticos, por las diferencias en la respuesta al tratamiento, y en la evolución y localización del tumor. De forma general se puede decir que siempre que la enfermedad está limitada, se intenta un tratamiento quirúrgico de la lesión tumoral, con aplicación antes y después de la operación de quimioterapia y/o radioterapia, según las características del tumor y de la clasificación de su estadio (clasificación TNM de extensión del tumor).  El tratamiento de tumores no operables será con quimioterapia y radioterapia de forma conjunta o secuencial, con intención inicial curativa, y cuando la enfermedad es extensa, de forma paliativa  para mejorar la sintomatología y el pronóstico de vida. Se asociará a las terapias moleculares dirigidas cuando el tipo de tumor así lo permita. ¿Por qué se realiza? El tratamiento del cáncer de pulmón se realiza con fines curativos y paliativos, con el fin de aumentar la supervivencia y calidad de vida de los pacientes, teniendo en cuenta que el cáncer de pulmón es la primera causa de muerte por un tumor, cuya supervivencia media a los 5 años es del 15%. Riesgos del tratamiento de cáncer de pulmón Los riesgos del tratamiento del cáncer de pulmón van asociados a la aplicación de cada técnica terapéutica, cirugía, radioterapia... etc.  La cirugía del cáncer de pulmón es una operación compleja que puede llegar a tener un riesgo vital importante. Los riesgos  dependen de la extensión de la cirugía y de la salud de base del paciente: sangrado o hemorragia, infección de la herida quirúrgica, infección del tejido pulmonar exento de tumor (neumonía), dolor en la zona de incisión, fatiga posterior a  la cirugía... etc. Por la zona de aplicación de la radioterapia, uno de los riesgos que puede tener este tratamiento es la aparición de esofagitis (inflamación del tejido del esófago), que dificulta la deglución, o neumonitis (inflamación del tejido pulmonar exento de tumor), que llevará a poder tener mayores problemas en la respiración. La quimioterapia puede producir síntomas iniciales como náuseas, vómitos, dolores musculares y articulares, cansancio, diarrea o estreñimiento, alteración en la producción de células de la sangre por la médula ósea… etc. Preparación El paciente debe firmar un documento, consentimiento informado, en el que se le explica el tratamiento, sus riesgos y alternativas. Además, debe informar al médico de las posibles enfermedades que padezca, alergias a medicamentos o tratamientos crónicos que toma, así como de si es portador de marcapasos o de alguna prótesis. Antes de la cirugía, se le realiza un estudio preanestésico con radiografía de tórax, analítica de sangre y electrocardiograma, que es evaluado por el médico anestesista. Debe mantener un ayuno de 8 horas antes de la intervención quirúrgica. No debe llevar elementos metálicos para la realización de la cirugía o aplicación de la radioterapia. Antes de la administración de cada ciclo de quimioterapia, el médico evalúa cómo están las defensas del paciente y si tiene anemia (falta de glóbulos rojos), determinando así si se le puede administrar la siguiente dosis quimioterápica. Cómo es la recuperación del tratamiento de cáncer de pulmón La recuperación de los tratamientos aplicados es muy progresiva, debido a la importante función que realizan los pulmones para el organismo. La mayor limitación que se puede presentar es que la función de la respiración pulmonar disminuye, tanto por el propio cáncer, como por los tratamientos aplicados para su destrucción. Eso lleva a que el paciente pueda llegar a tener limitaciones en cuanto al desarrollo de su vida habitual, en mayor o menor grado según la afectación del tumor y las patologías pulmonares que puedan afectar al paciente antes del diagnóstico del tumor, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Además, la cirugía del cáncer de pulmón es una operación importante que precisa de un tiempo de recuperación de en torno a 2-3 meses.  Así mismo, ha de tenerse en cuenta que los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia, muchas veces aplicadas de forma conjunta, pueden aparecer incluso una vez finalizados los tratamientos, lo que puede repercutir en la recuperación real del paciente. Estos tratamientos, además, se administran por ciclos en períodos largos de tiempo, lo que hace que la recuperación real del paciente se tenga que realizar de forma muy progresiva. Resultados Los resultados de la efectividad del tratamiento se van evaluando por el médico oncólogo según avanza el tratamiento. Para ello se realizan nuevas pruebas de imagen como TAC, resonancia magnética, gammagrafía ósea... etc. cuyos resultados el médico explica al paciente en las sucesivas consultas de revisión. A pesar de la intención curativa y del aumento de esperanza de vida de los tratamientos utilizados, por el momento, el cáncer de pulmón sigue siendo la primera causa de muerte por cáncer. La supervivencia media a los 5 años es del 15%. Preguntas frecuentes ¿Cuáles son los factores de riesgo que pueden causar cáncer de pulmón?   El tabaco es principal factor de riesgo para el desarrollo de un tumor pulmonar. Otros factores que pueden influir en el desarrollo del cáncer de pulmón son: patología pulmonar previa, factores medioambientales (exposición a asbesto, gas radón… etc.), sexo (varones, aunque está aumentando en mujeres), predisposición genética (se sabe que existe pero no se conocen con exactitud los distintos mecanismos de transmisión hereditaria), haber recibido radioterapia previa, consumición importante de alcohol… etc. ¿Cómo se detecta el cáncer de pulmón? El diagnóstico se realiza mediante: Pruebas de imagen como la radiografía de tórax, el TAC… etc. Visión directa del tumor mediante fibrobroncoscopia o mediastinoscopia (introducción de un tubo flexible con una cámara por la boca o mediante una incisión en el tórax respectivamente) o para toma de una muestra de tejido mediante estas. Toma de biopsias (muestra de tejido) mediante la realización de punción transparietal (a través de la pared torácica) para su análisis en el laboratorio.  Análisis de la presencia de células tumorales en el esputo o en el derrame pleural (cuando existe líquido en la pleura, que es una membrana que recubre los pulmones). ¿Cómo es el marcador tumoral para el cáncer de pulmón? No existe un marcador tumoral específico para ayudar al diagnóstico del cáncer de pulmón. ¿Cómo se puede prevenir el cáncer de pulmón? La abstención tabáquica es el mejor modo de prevención del cáncer de pulmón, ya que aproximadamente el 85-90% de los casos son atribuibles al tabaco.