Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Qué debes Saber Sobre el Condiloma

Qué debes Saber Sobre el Condiloma

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

El papilomavirus humano (HPV) es un virus con muchos tipos diferentes (unos 200), algunos de ellos causantes de enfermedades banales como las verrugas vulgares, y otros que pueden ser promotores de ciertos cánceres. De ahí su importancia, especialmente los tipos que afectan a la zona genital.

El condiloma se transmite por contacto sexual, tanto homo como heterosexual.

¿Cómo se transmite?

El virus del papiloma que afecta a la zona genital (pene, prepucio, escroto o pubis en el hombre, y vulva, vagina y pubis en la mujer). Se transmite por contacto sexual, tanto homo como heterosexual. Hay que tener en cuenta que el preservativo no es eficaz para proteger toda la posible zona de contacto, y que el tiempo de incubación de esta infección es largo, por lo que puede haber sido contraído de una pareja anterior a la actual.

¿Qué provoca?

En el hombre los signos provocados por el HPV en la zona genital son en general visibles. Se trata de los llamados condilomas o verrugas genitales. No hay que confundir el condiloma plano, causado por una forma de sífilis (otra enfermedad de transmisión sexual), con el condiloma acuminado, que es el provocado por HPV. Los condilomas tienen el aspecto de una verruga, con un color variable que puede oscilar entre el color de la piel normal o el marrón oscuro. Pueden juntarse y formar lesiones más grandes que pueden recordar a una coliflor. Sin embargo, en otros casos son de menor tamaño, y puede ser necesario explorar la zona empapándola con ácido acético para que se vean mejor. El dermatólogo es el profesional que está mejor capacitado para explorar los condilomas, incluso más que los especialistas en el aparato genital femenino y masculino, ginecólogos y urólogos respectivamente.

Cómo se trata

Habitualmente los condilomas pueden eliminarse con láser, con crioterapia, o utilizando medicamentos como podofilino, ácido tricloroacético, imiquimod o sinecateninas (derivadas del aceite del árbol del té). Sin embargo, eliminar el virus depende de que el sistema inmunitario de la persona infectada reaccione, detecte al virus como algo extraño, y lo elimine. En algunos casos, esto lleva cierto tiempo y todavía no disponemos de tratamientos eficaces para acelerar el proceso.

Consecuencias en la mujer

En la mujer, el HPV puede actuar como un promotor o iniciador de una forma de cáncer, el cáncer de cérvix o cuello del útero. El HPV puede dar lugar a condilomas visibles, pero también puede provocar alteraciones de las células del cérvix o cuello del útero que sólo pueden diagnosticarse mediante un examen microscópico. Por ello, las mujeres son controladas periódicamente con una prueba llamada citología. La practican los ginecólogos en todas las revisiones rutinarias. Consiste en obtener muestras de la vagina y el cérvix y observarlas al microscopio. Los resultados de esta citología pueden demostrar mediante ciertas técnicas adicionales si existe papilomavirus, y si éste es de riesgo oncogébico, es decir, si puede provocar el cáncer. En muchos casos, los resultados pueden demostrar la presencia de un carcinoma de cérvix muy incipiente, el llamado CIN. En gran parte de las mujeres puede ser necesario extirpar una capa de esta zona mediante una técnica llamada conización.

El carcinoma de cérvix, por fortuna, es raro en el mundo desarrollado, donde se practican las revisiones ginecológicas de rutina con citología. Sin embargo, ninguna mujer debe bajar la guardia y sí seguir rigurosamente sus revisiones.

¿Puede provocar otros cánceres?

Los papilomavirus de alto riesgo están implicados también en el cáncer de lengua, boca, laringe, pene y vulva, y en general en muchos carcinomas escamosos, es decir, que derivan de la capa más superficial de los epitelios. Cuando se extirpa en estas zonas una lesión sospechosa, pueden realizarse técnicas de biología molecular para detectar el HPV y determinar si es un tipo de alto o bajo riesgo.

La vacuna frente al virus del papiloma

En cuanto a la vacuna del virus del papiloma, se administra a adolescentes mujeres desde hace pocos años, es segura y ha demostrado su eficacia para inmunizarse frente a los papilomavirus genitales más peligrosos. Con el tiempo, es probable que se vacune también a los chicos.

La población de riesgo

En varones homosexuales, en especial aquellos con infección por el virus del SIDA o sometidos a tratamientos immunosupresores (que pueden bajar las defensas), está recomendado que sigan controles mediante anoscopia y citología, de forma análoga a las mujeres. Esto es debido a que, en esta población, el HPV puede provocar un cáncer del canal anal.