1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Pruebas de coagulación en sangre: ¿para qué sirven?

Pruebas de coagulación en sangre: ¿para qué sirven?

Analítica clínica personalizada

Accede a una Analítica Clínica Personalizada para evaluar tu estado de coagulación.

Reserva ya

La hemostasia es un mecanismo de nuestro organismo, llevado a cabo por plaquetas y factores de coagulación, que permite la correcta circulación. Un exceso de coagulación podría producir una trombosis, mientras que el defecto produciría el sangrado.

Cuando se produce una lesión, las primeras en actuar son las plaquetas (hemostasia primaria), agregándose a lesión, y posteriormente los factores de la coagulación (proteínas que se producen principalmente en el hígado), formando un coagulo para evitar la pérdida de sangre (hemostasia secundaria).

Existen pruebas para evaluar el número y función de las plaquetas, así como a los factores de coagulación.

Estas pruebas se pueden solicitar en distintos supuestos:

  • Pacientes asintomáticos que se van a someter a una intervención quirúrgica para asegurar el correcto funcionamiento de su hemostasia.
  • Pacientes con sintomatología tanto hemorrágica como trombótica para descartar un exceso tanto en la cantidad como en la función de estos componentes.

En Savia ponemos a tu alcance pruebas de Análisis Clínicos Personalizados adaptados a tus características y necesidades.





¿Qué son las pruebas de los factores de la coagulación?

Se trata de la determinación a través de una analítica sanguínea, tanto del número de plaquetas (medidas en un hemograma) como de la función plaquetaria en determinadas ocasiones; así como de la función de los factores de la coagulación a través del plasma (sustancia donde se transportan las células sanguíneas a través de los vasos).

La función de los factores de la coagulación (proteínas que estabilizan el coagulo una vez que se produce el daño en los tejidos) se mide a través de una prueba denominada tiempos de coagulación.

Estos tiempos indican los segundos que tardan estos factores en producir el coágulo, y solo en el caso de que estén alterados, se dosifican uno a uno para evaluar los factores de manera individual.

Se determinan tres tiempos diferentes, cada uno analizando diferentes factores:

  • Tiempo de protrombina. Evalúa los factores de la vía EXTRINSECA (Factores II, V, VII y X).
  • Tiempo de tromboplastina parcial activada. Evalúa los factores de la vía INTRINSECA (Factores VIII, IX, XI, XII).
  • Tiempo de trombina. Evalúa los factores de la vía COMÚN.

El déficit de los factores de la coagulación puede ser:

  • Congénito. Es muy infrecuente. Dentro de este grupo se conocen enfermedades como la Hemofilia A (déficit de factor VIII) o la Hemofilia B (déficit de factor IX).
  • Adquirido a lo largo de la vida. Tratamiento con fármacos anti-vitamina K (el más conocido es el Sintrom) o pacientes con dietas deficientes en vitamina K o que no la absorben adecuadamente debido a enfermedades intestinales, así como pacientes que presentan daño hepático.

Cuándo realizar la prueba de los factores de coagulación

La prueba de los factores de coagulación se debe realizar cuando:

  • Se lleva a cabo un estudio preoperatorio ante la proximidad de una intervención quirúrgica.
  • Se ha producido un sangrado prolongado.
  • Hay antecedentes familiares de déficit hereditario de un factor de coagulación.
  • Se sospecha una deficiencia hereditaria de un factor de coagulación.
  • Se sospecha que existe una enfermedad hepática o un déficit de vitamina K.
  • Se realiza el seguimiento de un tratamiento relacionado con la coagulación.
  • Se sospecha una trombosis, una vez excluidas otras causas más frecuentes.


Resultados prueba de coagulación sanguínea

Cada factor de coagulación debe estar presente en una concentración suficiente, además de presentar la actividad adecuada para asegurar una correcta coagulación.

Los resultados de las pruebas suelen expresarse en forma de porcentaje, considerándose normales valores entre 80 y 120%. Por encima estarían en exceso y por debajo en defecto.

Algunas patologías que pueden causar deficiencias adquiridas en los factores de coagulación incluyen:

  • Enfermedades infecciosas avanzadas
  • Enfermedades hepáticas.
  • Algunos tipos de cáncer.
  • Malabsorción de grasa y déficit de vitamina K.
  • Tratamiento con anticoagulantes.
  • Transfusiones masivas.

Los trastornos hereditarios son raros y suelen afectar a un único factor de coagulación. Una vez identificado un factor de coagulación deficitario, puede ser administrado de forma artificial mediante la transfusión de plasma que contenga todos los factores o mediante un concentrado.



¿Cómo es la prueba de la coagulación?

Para la prueba de coagulación o hemostasia solo es necesaria una muestra sanguínea con la que se llevan a cabo cuatro pruebas iniciales básicas:

  1. El recuento plaquetario.
  2. El tiempo de protrombina. Examina los factores I, II, V, VII y X, siendo especialmente sensible al descenso del factor VII. Es muy útil para valorar la insuficiencia hepática y el déficit de vitamina K. Este parámetro se emplea además para la monitorización de los anticoagulantes orales.
  3. El tiempo de tromboplastina parcial activado. Analiza los factores I, II, V, VIII, IX, XI y XII, siendo particularmente sensible al déficit de VIII y IX (hemofilia A y B, respectivamente). Su alargamiento también aparece en la enfermedad de Von Willebrand o con la presencia de anticuerpos específicos contra algún factor, entre otras situaciones.

El alargamiento de los tiempos de las diferentes pruebas indica un trastorno en el mecanismo de coagulación que obligaría a profundizar en el estudio de los factores individuales implicados.



¿Cómo prepararme para la prueba de coagulación?

Cuando se está en tratamiento con antiagregantes, antiinflamatorios o anticoagulantes, hay que avisar al médico antes de someterse a este tipo de pruebas analíticas.

En caso contrario, no es necesaria ninguna actuación especial, no siendo necesario el ayuno previo a esta prueba.

En Savia ponemos a tu alcance pruebas de Análisis Clínicos Personalizados adaptados a tus características y necesidades.