1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Problemas en la piel relacionados con el nuevo coronavirus

Problemas en la piel relacionados con el nuevo coronavirus

Consulta de Dermatología

Resuelve tus dudas sobre problemas de la piel, sin esperas y con los mejores especialistas.

Comprar consulta

Actualizado el 11/02/2022


El virus causante de la COVID-19 −el SARS-CoV-2, en sus diferentes variantes− no solo afecta a las vías respiratorias, sino que puede tener repercusiones sobre otros sistemas y tejidos, incluyendo la piel.

Por otro lado, la utilización de medidas de protección, como los geles desinfectantes o las mascarillas, también pueden ser el origen de problemas cutáneos.

Muchas de las dudas que pueden surgir con respecto a la salud de la piel se pueden solucionar fácilmente consultando con un dermatólogo.





Retraso en el acceso al dermatólogo

Coincidiendo con los picos de contagios más importantes de la pandemia −incluyendo la sexta ola causada principalmente por la variante Ómicron− se ha producido una saturación de los servicios de salud que han impedido las visitas con normalidad y, en muchos casos, han supuesto el retraso en el diagnóstico de lesiones cutáneas potencialmente graves que podrían tener un peor pronóstico.

En el caso del melanoma, el tumor cutáneo más agresivo, el retraso de un mes en el diagnóstico puede suponer una disminución de la supervivencia a los 5 años cercana al 80%.

De ahí que se hayan puesto a disposición de los pacientes muchos servicios de videoconsulta que pueden ser útiles para hacer una primera valoración cutánea.



Afecciones cutáneas causadas por la covid

El causante de la covid es un coronavirus con una afectación principalmente respiratoria. Sin embargo, la infección se puede asociar a otro tipo de manifestaciones, incluyendo las cutáneas.

De este modo, dentro de las manifestaciones menos comunes de la infección pueden aparecer erupciones o pequeñas manchas rojas por el cuerpo. También se han descrito otras afectaciones, incluyendo lesiones rojas de los dedos de las manos y los pies, con erupciones rojas y blancas similares a los sabañones; erupciones vesiculosas, similares a las que aparecen en los herpes, lesiones tipo urticarias; erupciones máculo-papulares; y en casos más graves se han descrito lesiones con necrosis asociadas a obstrucciones vasculares.

En muchos casos, las lesiones de la piel se localizan en el tronco, siendo una importante proporción de ellas asintomáticas, y con un curso benigno que se resuelve por sí mismo.


Variante Ómicron y afectación de la piel

Uno de los síntomas derivados de la infección por la variante Ómicron del coronavirus según señalaba el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos es la pérdida de coloración rosada normal de la piel, labios y uñas por la disminución del oxígeno en sangre. En este caso se asocia a casos graves y cunado se detecta habría que acudir con urgencia a un servicio de salud.



Afectación cutánea por el uso de mascarillas y geles desinfectantes

Otras patologías cutáneas relacionadas indirectamente con el coronavirus y que están generando preocupación son los problemas derivados del uso de mascarillas y geles desinfectantes.


Uso de mascarillas

La utilización continuada de mascarillas produce una alteración en el pH de la piel por la acumulación del vapor caliente de la respiración en la zona tapada por la mascarilla. Esto puede propiciar la aparición de síntomas cutáneos, como enrojecimiento en zonas de contacto con la mascarilla como consecuencia de la dermatitis irritativa que se produce. De igual modo, puede producirse la aparición de acné localizado en el contorno de la boca y en la barbilla. En las personas que ya padecen acné puede producirse un empeoramiento.

Por otro lado, el riesgo de complicaciones cutáneas por el uso de mascarillas es mayor en personas con pieles delicadas y aquellas que padecen rosácea, una afección inflamatoria de la piel caracterizada por una piel intolerante a los cambios de temperatura, los rayos ultravioleta del sol o el uso de cosméticos.

De este modo, es recomendable aliviar estas afecciones cutáneas cambiándose frecuentemente la mascarilla y utilizando el tratamiento adecuado en cada situación. Será importante utilizar jabones suaves. En muchos casos no se tolerarán los tratamientos habituales del acné por ser demasiado irritantes dado que la piel está sensibilizada con lo cual la resolución del problema se producirá de forma más lenta.

En cualquier caso, se recomienda una correcta limpieza e hidratación de la piel. También es importante minimizar las agresiones que pueden provocar, por ejemplo, cierto tipo de maquillajes. De este modo, la transpirabilidad natural de la piel, junto con una buena hidratación y reparación, son elementos esenciales para mantener la piel en unas condiciones óptimas.

Las piezas metálicas de las mascarillas que se apoyan en el dorso de la nariz también pueden provocar erosiones e incluso ulceraciones en la piel. En estos casos puede ser conveniente cambiar de tipo de mascarilla o aplicar un protector acolchonado para evitar la presión.



Limpieza de manos y uso de gel hidroalcohólico

El lavado constante de manos es otra de las medidas higiénicas para contener la propagación de la epidemia.

Hay que tener en cuenta que los detergentes presentes en los jabones y el alcohol de los geles hidroalcohólicos pueden eliminar la barrera hidro-lipídica de la piel, cambiar su pH, creando irritación, rojeces, picor o grietas en las manos. Por ello, es recomendable la utilización de geles sin jabón, que pueden eliminar los virus sin dañar la piel. Algunas personas con problemas previos como psoriasis o dermatitis atópica pueden ser especialmente propensas a presentar esta irritación cutánea.

Por otro lado, la alteración de la barrera grasa de la piel hace aumentar la susceptibilidad de esta a padecer infecciones ya sean bacterianas o por hongos que deberán  tratarse específicamente.

Otras recomendaciones para preservar la piel en condiciones óptimas pueden ser secar la piel y los espacios entre los dedos con papel absorbente, evitando frotar las manos con toallas agresivas u otros materiales irritativos, aplicar una crema de manos adecuada después de la limpieza y, respetando siempre la recomendación higiénica, no volver a lavarse las manos si no es necesario. Todas estas medidas pueden contribuir a una buena salud de la piel de las manos.

Muchas de las dudas que pueden surgir con respecto a la salud de la piel se pueden solucionar fácilmente consultando con un dermatólogo.


Bibliografía y referencias