Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Primeros Auxilios en Caso de Lipotimia

Primeros Auxilios en Caso de Lipotimia

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Te has visto en alguna ocasión en la situación en la que una persona de tu entorno ha padecido una lipotimia y has tenido dudas sobre lo que se puede hacer?  He aquí unas pautas.



En la lipotimia o desmayo la persona nota que se va a desvanecer con anterioridad a que suceda y se recupera rápidamente.

¿A qué llamamos lipotimias?

Son pérdidas transitorias del conocimiento y del tono muscular. Se deben a una disminución del riego sanguíneo de todo el cerebro, de inicio rápido (repentinos), de duración corta (pasajeros) y recuperación espontánea completa, generalmente rápida.

A veces pueden quedar síntomas residuales como sensación de cansancio o fatiga, dolor de cabeza o malestar general durante unas horas.

En la lipotimia o desmayo la persona nota que se va a desvanecer con anterioridad a que suceda (los denominados pródromos) y se recupera rápidamente (a los pocos segundos o escasos minutos).

En el síncope la caída al suelo es brusca, sin pródromos y puede tardar algunos minutos en recuperarse. Este tipo de lipotimia puede deberse a problemas cardiacos o nerviosos. Dentro del primer grupo, las patologías más habituales son las arritmias, sobre todo los bloqueos y las taquicardias graves (ritmos demasiado rápidos) que hacen que el corazón no tenga tiempo de llenarse del todo en cada latido y que no pueda, por tanto, proporcionar sangre suficiente al cerebro. Un problema de funcionamiento por estrechamiento en la válvula que existe a la salida de la arteria más importante del organismo, la arteria aorta (causando el cuadro clínico denominado estenosis aórtica) puede comprometer la llegada de sangre a todos los órganos y ser causa también de síncope.

Causas de la lipotimia

Los motivos de desmayo son diversos, por ejemplo:

  • Ejercicio y/o esfuerzos físicos intensos.
  • Deshidratación por esfuerzo o por calor/insolación.
  • Cambios posturales bruscos (como ponerse de pie de forma muy rápida).
  • Dolor brusco por traumatismo o por otras causas.
  • Tos intensa y persistente.
  • Llanto en niños pequeños.
  • Susto o sobresalto emocional.
  • Ayuno prolongado.
  • Falta de sueño.
  • Inicio de proceso infeccioso…

DÉCALOGO DE ACTUACIÓN ANTE UN DESMAYO

  1. Evitar situaciones favorecedoras (acordarse de levantarse lentamente, hidratarse de forma abundante durante el ejercicio, etc).
  2. Cuando una persona avisa de que se está mareando debe sentarse o, mejor dicho, debe tumbarse enseguida, para evitar las consecuencias de la caída.
  3. Una vez en posición yacente, debe respirar lenta y profundamente.
  4. Las ropas deben ser aflojadas y se debe facilitar la ventilación en la sala. Poner a la persona a la sombra si está en el exterior.
  5. La persona afectada no debe levantarse inmediatamente. Debe dejar transcurrir aproximadamente 15 minutos (o lo que necesite para no volverse a marear).
  6. Se pueden elevar las piernas unos 30º para facilitar el retorno de sangre al corazón.
  7. Si el afectado tiene náuseas, se debe adoptar la postura de seguridad lateral izquierda (ladear el cuerpo y apoyarlo sobre el costado izquierdo) por si finalmente vomita y evitar, así, padecer problemas de broncoaspiración del vómito.
  8. Se debe intentar mantener la calma en todo momento en las personas que ayudan y en el propio afectado.
  9. Cuando se ha vuelto en sí y se sienten recuperados, se deben levantar poco a poco, primero sentándose y volviendo a esperar y, finalmente, levantarse y andar. Este proceso puede durar entre 15-20 minutos.
  10. Cuando la persona ya está completamente incorporada y no muestre síntomas podemos ofrecer bebidas azucaradas para mayor confort.

¿Qué hacer si la persona no se recupera de inmediato del desmayo?

Habremos de actuar como en una parada cardiorrespiratoria, valorando si se mantienen activas las funciones de respiración y circulación, llamando al Servicio de Emergencias Médicas (112) para solicitar ayuda urgente y practicando maniobras de resucitación cardiopulmonar, si fuera preciso.

Cuándo conviene ir a urgencias

  • Si se sospecha un origen o causa cardiaca (en niños en general menores de seis años, en niños con cardiopatías ya conocidas, en casos ocurridos durante el ejercicio, en casos con antecedentes familiares de muerte súbita…).
  • Niños con otras enfermedades.
  • Si se ha tardado más de cinco minutos en recuperar la conciencia.
  • Si se ha visto claramente que el paciente convulsionaba (crisis epiléptica) o se aprecia que se ha orinado/defecado encima tras el episodio.
  • Aquellos casos de pérdida de conciencia que no sean considerados simples desmayos (salvo en el caso de las rabietas): existencia de antecedentes de traumatismo craneal, hipoglicemias en diabéticos, etc.

¿Una lipotimia tiene consecuencias?

Los desmayos dan lugar a una situación en la que debemos tener en cuenta, de una forma muy presente, el historial de vida de cualquier persona. No son un síntoma del que no haya que preocuparse. En principio, pueden llegar a ser peligrosos por lo que la caída en sí misma representa, y la situación puede estar agravada por la forma en que ha caído la persona que sufrió el desmayo. Las consecuencias pueden ir desde un simple chichón o hematoma a cuadros mucho más graves, llegando incluso a la muerte.

¿Se puede prevenir?

    • No te deshidrates: bebe lo suficiente, sobre todo cuando tu cuerpo pierda mucha agua debido al sudor y/o al calor.
    • Mantén la sangre circulando: si tienes que permanecer de pie o sentado mucho rato seguido, tensa periódicamente los músculos de las piernas o crúzalas para favorecer el flujo sanguíneo con la finalidad de que la sangre te pueda llegar bien al corazón y al cerebro.
    • Mantén los parámetros de azúcar y sal en tu sangre en nivel óptimo. Parece un poco contrario a la intuición que tu cuerpo necesite sal para mantenerse hidratado, pero es así. El agua va a donde la sal está; si no tienes nada de sal en la sangre, el líquido no se quedará en tus vasos sanguíneos y se distribuirá en otros compartimentos corporales, provocando con ello que tu tensión arterial se encuentre demasiado baja. Por otro lado, el cerebro necesita el azúcar como fuente primera de obtención de energía.
  • Avánzate a los acontecimientos. Mantente en un lugar fresco e intenta evitar los ambientes demasiado calurosos, atiborrados de gente o mal ventilados.
  • Considera los posibles efectos secundarios de tus medicamentos, porque algunos incluyen desmayos y mareos. Si acabas de empezar a usar un nuevo medicamento y experimentas sensaciones de desmayo, habla con tu médico para que te recete otro. Es probable que sea el culpable.
  • Vigila las emociones. El miedo y la ansiedad pueden cambiar la respiración y causar una baja en la presión arterial, entre otros efectos negativos que pueden provocar un desmayo.

Accede a un chequeo o reconocimiento médico que detecte posibles patologías antes de que puedan ser peligrosas. Con los mejores profesionales, sin esperas y a un precio competitivo.