1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Por Qué Hacerse un Rinoplastia

Por Qué Hacerse un Rinoplastia

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Las operaciones de nariz no sólo responden a motivos estéticos; en muchas ocasiones, se realizan por motivos funcionales (mejorar la respiración). La rinoplastia es el procedimiento quirúrgico en el que se modifica la forma y apariencia de la nariz pues puede alterar todas sus estructuras. Es un proceso que debe ser individualizado, en función de las expectativas del paciente.
La rinoplastia se realiza para alterar el tamaño, la forma, o las proporciones de la nariz, que den deformidades a la misma, o que impidan una respiración normal.

¿En qué consiste?

La rinoplastia es el procedimiento quirúrgico que permite modificar la forma de la nariz, de acuerdo a una funcionalidad estética o respiratoria. Se realiza para alterar el tamaño, la forma, o las proporciones de la nariz, que den deformidades a la misma, o que impidan una respiración normal. Debe ser un proceso individualizado en cada paciente, para determinar con el cirujano las expectativas y los posibles resultados a obtener. Debe realizarse siempre en un ambiente estéril quirúrgico bajo anestesia general, por un cirujano estético matriculado.

Previo a preparar la cirugía deberán tomarse fotografías desde diferentes ángulos, que serán manipuladas por computación, y permitirán evaluar las expectativas del paciente en conjunto. Deberá suspenderse la toma de medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINES) y anticoagulantes dos semanas antes y después de la cirugía, y evitar fumar.

Inmediatamente después de realizar la rinoplastia, se pueden presentar sangrados, dificultades respiratorias, hematomas, entumecimientos locales, entre otros.

¿Cómo es el procedimiento?

La rinoplastia puede realizarse por dentro de la nariz o a través de una pequeña incisión en la base de la misma. El cirujano puede alterar el tamaño del cartílago o hueso de diferentes modos. Al finalizar, se colocarán vendajes internos y una férula de yeso o plástica, que el paciente llevará durante siete a 10 días, y se deberá permanecer con la cabeza elevada tanto para reposar, como para dormir, con el objetivo de reducir el sangrado y la hinchazón.

Es normal que en los primeros días haya mucosidad y sangrado, motivos por los que se colocará una almohadilla absorbente debajo de los orificios nasales.  

¿Cuáles son los inconvenientes?

Para generar estabilidad ósea, se realiza una fractura con un martillo y un escoplo, lo cual puede generar una línea incontrolada de fractura y dificultad en tratar las asimetrías óseas, las convexidades óseas o el posicionamiento preciso del mismo hueso.

Se deberán tener las siguientes precauciones en el postoperatorio: evitar ejercicios aeróbicos, sonarse la nariz, evitar el estreñimiento (aumentar el consumo de fibra), evitar las expresiones faciales intensas (como reír o gritar), y los baños de bañera con vendaje, al menos durante los primeros 10 días postoperatorios.

La hinchazón tardará en desaparecer, y puede que los párpados estén morados en los primeros 15 días posteriores a la cirugía, para lo que se indicará colocar compresas con hielo durante todo el día, las primeras 48 horas tras la cirugía.

¿Cuáles son los resultados y la recuperación?

Los cambios milimétricos en la punta de la nariz u otra zona proporcionarán un gran cambio en el aspecto global. La recuperación total se produce al año, aunque el retorno a todas las actividades ya se realiza a las cuatro semanas postoperatorias.

¿EN QUÉ SE DIFERENCIAN LA RINOPLASTIA DE LA SEPTOPLASTIA?

La rinoplastia es un procedimiento quirúrgico que permite cambiar la forma de la nariz, y puede combinarse con la septoplastia, que permite mejorar la respiración, mediante el enderezamiento del tabique nasal.

¿Cuáles son las secuelas y contraindicaciones de una rinoplastia?

Pueden presentarse asimetrías, retracciones cicatriciales, o exceso en la resección de la giba nasal, lo que implica realizar un retoque al año de la cirugía. Está contraindicado realizarla sobre todo en pacientes con alteraciones de la coagulación, hipertensión no controlada y hemofilia, entre otros.

Rinoplastia ultrasónica

La rinoplastia ultrasónica es una técnica que permite un mayor remodelado en menor tiempo, con menos complicaciones. Utiliza un bisturí piezoeléctrico, y permite realizar un procedimiento suave y menos traumático, con un remodelado más preciso del hueso. La recuperación es más rápida, sin tantos hematomas, y con menor hinchazón. Los resultados son muy naturales.