Parto natural

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué diferencia al parto natural de otros tipos?

El parto natural es un proceso fisiológico en el cual la mujer culmina su gestación a término de forma espontánea e inicia un proceso de dilatación del cérvix que, con la atención y apoyo adecuados agregado a mínimos procedimientos invasivos médicos, puede dar a luz al bebé sin poner en riesgo su vida o la del niño sin ningún tipo de medicación. 
Se diferencia del parto normal, en el que en este se pueden administrar agentes anestésicos para evitar el dolor.

Se diferencia del parto normal, en el que en este se pueden administrar agentes anestésicos para evitar el dolor a la madre o inductores de las contracciones para acelerar el proceso; o de la cesárea que es un procedimiento quirúrgico y, como tal, invasivo, programado para la extracción del bebé sin producirse dilatación del cérvix materno de forma espontánea.

¿Cómo y dónde se realiza un parto natural?

Los centros hospitalarios, en su mayoría, cuentan con sala de parto natural que se asemejan a habitaciones de casas con zonas de movimiento, descanso, bañera, luz natural y artificial regulable, material de apoyo como pelotas, lianas, aromaterapia, musicoterapia y sillas, entre otras. No obstante, existe personal cualificado para este tipo de parto, en este caso, las matronas, que acompañan a la paciente en todo el proceso, aunque siempre hay un equipo multidisciplinar que participa en el proyecto, sobre todo, si llegase a presentar una emergencia obstétrica.

Pacientes de bajo riesgo obstétrico que no presenten las siguientes patologías son candidatas al parto natural: hipertensión, diabetes, enfermedades cardiacas, enfermedades vasculares y renales, hipertiroidismo, anemia severa y antecedente de cesárea anterior. Además de haber alcanzado las contracciones uterinas regulares y dolorosas y una dilatación cervical de al menos 5 centímetros son los criterios para el ingreso a estos “cuartos de parto” donde las comadronas guiarán todo el proceso a través del cual la madre, respetando sus tiempos fisiológicos con técnicas de relajación, respiración controlada, uso de pelotas, cuerdas o hidroterapia, realizará su trabajo de parto. Si existiese alguna complicación, actuaría rápidamente el equipo multidisciplinar.

¿Cuánto tiempo llevará un parto natural?

Cada parto es diferente y su duración está asociada a numerosos factores como experiencia anterior de la madre, umbral del dolor y anatomía del cérvix. En general, podemos colocar una duración media por etapa:

  • Fase de dilatación: en mujeres primerizas puede ser hasta 20 horas y en multíparas 12 horas.
  • Fase de parto: desde los  20 minutos para multíparas hasta las 4 horas para primerizas.
  • Fase de alumbramiento: entre 10 y 60 minutos.

Hay que destacar que estos números son un promedio, cada parto es único y lo más importante es seguir las recomendaciones de la matrona que estará monitorizando a la madre y al bebé.

¿Cómo puedo manejar el dolor en el parto natural?

Existen diferentes técnicas de manejo del dolor, no farmacológico, que durante el embarazo nuestra matrona nos puede ir enseñando, como son:

  • Agua: tomar baños y duchas con agua caliente que no superen los 37 grados centígrados son un excelente método para disminuir el dolor, ya que reduce la ansiedad, aumenta la sensación de control del dolor y acorta el periodo de dilatación disminuyendo la producción de adrenalina que cuando está en altas concentraciones endurece el cuello del útero y retrasa la dilatación. Además, no se produce compresión externa de la cava inferior que se traduce en una mayor oxigenación del feto. El momento para iniciar los baños de agua caliente no está determinado, se aconseja a partir de los 4 centímetros de dilatación y no más de 2 horas.
  • Ejercicios de respiración y relajación: son técnicas que previamente deben ser aprendidas en clases de educaciones maternales y puestas en práctica al inicio de trabajo de parto sin necesidad de ningún instrumental especial para disminuir la tensión muscular y ansiedad psicológica. Aunque no hay una reducción objetiva del dolor con estas técnicas, al existir una disminución de la ansiedad, se reduce la percepción de dolor.
  • Masajes: los masajes relajantes durante el parto estimulan la producción de endorfinas, disminuyen el estrés, relajan la musculatura, mejora el flujo sanguíneo y la oxigenación de los tejidos. Para un buen ejercicio se precisa entrenamiento, aunque el simple contacto físico ya ha demostrado efecto beneficioso.
  • Libertad de movimientos: esta sencilla medida facilita el afrontar el progreso natural del parto, pudiendo conseguir que se acorte el trabajo de dilatación hasta en un 50%, reduciendo la intensidad de las contracciones si se coloca en posición de espalda, a  la vez que ayuda a que el parto progrese. Es importante que la paciente elija la mejor postura en la cual se encuentre más cómoda y se produzcan menos alteraciones de la frecuencia cardiaca fetal.
  • Pelotas de parto: las pelotas de fitball relajan la musculatura de la pelvis proporcionando apoyo y facilitando el descenso del bebé y la corriente sanguínea hacia la placenta.
  • Uso de TENS: el método de estimulación nerviosa eléctrica transcutáneo es un método de analgesia utilizado en varias patologías con el objetivo de inhibir la transmisión de impulsos nociceptivos a nivel medular e inhibir la información dolorosa. Su efecto analgésico es limitado, puede ser manejado por la propia paciente mientras deambula y no conlleva riesgo para el feto.

Beneficios del parto natural

Entre los beneficios del parto natural se encuentran:

  • Recuperación temprana para la madre
  • Fortalecimiento vínculo madre-hijo, ya que el contacto es inmediato
  • Escaso riesgo de padecer endometritis
  • Favorecimiento de la liberación de oxitocina, por lo cual, se estimula la liberación de la leche materna
  • Mejor oxigenación cerebral para el bebé 
  • Escaso riesgo de hemorragia o complicaciones gastrointestinales maternas producto de la cirugía

Riesgos del parto natural

  • Contracciones uterinas con poca intensidad que no permiten la dilatación completa del cérvix
  • Parto múltiple
  • Anomalías de cordón umbilical o líquido amniótico
  • Pelvis estrecha
  • Distocia de hombros y, en general, alteraciones en cuanto a la presentación del bebé 
  • Presencia de líquido meconial
  • Parto prematuro

Precauciones durante el parto natural

Durante el parto pueden aparecer situaciones que nos hagan derivar a la madre a un parto normal o cesárea como puede ser:

  • Sangrado vaginal
  • Contracciones uterinas excesivas
  • Alteraciones en el latido fetal
  • Presencia de líquido meconial

Recomendaciones tras el parto

Las recomendaciones después del parto son mantener una alimentación sana, realizar ejercicios pélvicos para evitar la incontinencia urinaria y recuperación del tono muscular y vigilar el sangrado vaginal.