Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Otoplastia para presumir de orejas

Otoplastia para presumir de orejas

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Tratamiento próximamente disponible en Savia.

La cirugía de las orejas nos permite corregir su forma o posición. Muchas personas se sienten acomplejadas al considerar que las suyas son demasiado grandes o están demasiado separadas del cráneo, lo que comúnmente se denomina orejas de asa o de soplillo. Existen diferentes procedimientos estéticos que nos permiten corregir estas pequeñas anomalías, reciben el nombre de otoplastia y mejoran notablemente la apariencia de esta parte de la anatomía humana.

Hablamos de una intervención quirúrgica que consiste en la remodelación de las orejas y/o de la reducción de su tamaño si fuera necesario. Existen diferentes técnicas, la más adecuada se elegirá en función de cada caso en concreto. El objetivo final será siempre el mismo: mejorar el bienestar del paciente. Se busca conseguir la simetría en ambos lados, al mismo tiempo que se persigue una mayor armonía con la morfología del rostro. En definitiva, alcanzar un tamaño acorde al óvalo facial.

Cuando el problema principal es que los pabellones de las orejas se encuentran muy separados de la cabeza, se realiza una pequeña incisión en la parte posterior haciéndola coincidir con el pliegue para evitar que las pequeñas cicatrices sean visibles. Todos los procedimientos quirúrgicos relacionados con la otoplastia persiguen conseguir un debilitamiento del cartílago para rectificar su forma y, por otra parte, mediante unos puntos de sutura acercar la posición de las orejas a la cabeza, evitando que sobresalgan demasiado.

Como en cualquier otro tratamiento estético es importante buscar un resultado natural. Mediante una sencilla intervención quirúrgica se puede modificar la forma y el tamaño de las orejas. Pero el cirujano plástico siempre realizará un estudio del caso y la morfología del paciente para conseguir el mejor resultado posible. Estableciendo unas expectativas realistas y buscando un resultado natural que no resulte extraño, como podría pasar con unas orejas demasiado pegadas a la cabeza.

¿Qué técnicas son más frecuentes?

  1. Percutánea. Este procedimiento no conlleva incisiones, por lo que las orejas pueden volver con el tiempo a su posición previa. Por esta razón, esta técnica solo se utiliza en los casos más leves.
  2. Incisión cutánea y manejo conservador del cartílago. Es una de las más frecuentes, se realiza mediante una incisión en la parte posterior de las orejas sin mayor intervención en el cartílago.
  3. Incisiones cutáneas y en el cartílago. Suele aplicarse en los casos más extremos. En orejas muy prominentes o con forma de concha. También en pacientes con un cartílago poco flexible. Cuando encontramos una separación severa del pabellón auricular, también se procede con incisiones en el cartílago con el objetivo de mejorar el resultado final.

¿Qué es la otoplastia secundaria?

Generalmente, con una única intervención se consigue mejorar notablemente la apariencia de las orejas. Aunque es muy poco frecuente que sea necesaria una segunda intervención quirúrgica, en ocasiones se puede recurrir a esta otoplastia secundaria para corregir alguna complicación en la cirugía previa o para mejorar, todavía más, los resultados obtenidos tras un primer paso por el quirófano. Es posible que haya que intervenir en ambas orejas, lo que se conoce como otoplastia secundaria bilateral, pero también puede ser suficiente operar sobre una de ellas, otoplastia secundaria unilateral.

En los casos en que sea necesaria una intervención secundaria habrá que tener un poco de paciencia, ya que habrá que esperar entre tres y seis meses desde la primera operación para poner en práctica un nuevo procedimiento de otoplastia. Normalmente, estas intervenciones son más sencillas que las primarias por lo que no se suele emplear anestesia general y el paciente puede volver a casa ese mismo día.

La hinchazón en la zona tratada tiende a ser más severa que en una otoplastia primaria. Sin embargo, esta situación no se prolonga en el tiempo. La inflamación suele desaparecer en unos pocos días. En cuanto a los cuidados postoperatorios serán los mismos que en la intervención inicial. El paciente deberá llevar bandas elásticas para proteger la zona, sobre todo a la hora de dormir. Al evitar que las orejas se doblen y se manipulen, la cicatrización se producirá más rápidamente minimizando el tiempo de espera para lucir una nueva imagen mejorada.

Otoplastia en menores

La cirugía de las orejas es la única intervención estética que se puede realizar en pacientes menores en España, ya que se trata de un problema que no va a desaparecer con el desarrollo de los niños o adolescentes. Las orejas de soplillo son uno de los complejos más extendidos entre los más pequeños que, además, pueden ser muy crueles unos con otros. El tamaño o la posición anómala de las orejas es uno de los problemas estéticos que puede aparecer en edades tempranas. La otoplastia ayuda a corregir esta malformación que rompe la armonía facial de la persona que padece el problema, pero, también, mejora la autoestima y la confianza del paciente.

En Clínica IMEMA somos expertos en otoplastia. Sólo utilizamos productos y tecnología de la más alta calidad. Con nosotros tendrás la tranquilidad de estar en manos de profesionales de contrastada experiencia y reputación, a la altura de una de las clínicas más prestigiosas de Europa.