1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Opioides, Manejo del Dolor

Opioides, Manejo del Dolor

Atención presencial cuando la necesites
Videoconsulta para resolver tus dudas
Un médico te llama en menos de una hora
Chat médico 24 horas los 365 días del año
Regístrate

Asociamos los opiáceos al dolor intenso, es un tándem inseparable. Vamos a hacer una breve introducción del dolor para conocer más detalladamente su manejo.

Normalmente, al prescribir opioides debemos titularlos, es decir, incrementar la dosis paulatinamente hasta conseguir la efectiva.

Qué es el dolor

El dolor es uno de los motivos de consulta más frecuentes. Debemos indagar sobre sus características: forma de inicio, localización, causas, evolución, intensidad, duración, respuesta al tratamiento... Ante una respuesta analgésica insuficiente o aparición de efectos secundarios deberemos hacer un cambio de tratamiento. Siempre que sea posible priorizaremos la vía oral por ser la más cómoda para el paciente. Manejaremos la intensidad del dolor empleando una pauta jerarquizada con una escala de dolor.

Tipos de dolor

  • En función de la intensidad del dolor, hablaremos de dolor leve, moderado e intenso. El dolor leve lo abordaremos con antiinflamatorios (dexketoprfeno, ibuprofeno, diclofenaco) y analgésicos (paracetamol, metamizol). El dolor moderado lo trataremos con los llamados opioides débiles (tramadol y codeína). El dolor intenso lo controlaremos con opioides potentes (morfina, fentanilo, oxicodona, metadona…).
  • Según su duración, hablaremos de dolor agudo (al de inicio brusco y corta duración) y de dolor crónico (de inicio sordo, persistente, de intensidad variable y duración superior a un mes). El dolor crónico suele acompañarse de un cortejo de síntomas como disminución del estado de ánimo, alteraciones del sueño, pérdida de apetito y astenia.

Cómo se pauta el tratamiento analgésico

Lógicamente al indicar un tratamiento para el dolor debemos realizar controles posteriores dado que ajustaremos la pauta en función de la respuesta obtenida, ya sea reforzándola o disminuyendo la dosis.

Ante la prescripción de analgésicos tendremos en consideración el perfil del paciente (si tiene alergias o intolerancias, si tiene contraindicaciones, si toma otras medicaciones…) así como las características del dolor.

Empezaremos pautando una medicación acorde con el dolor y subiremos al siguiente eslabón de potencia analgésica cuando el resultado no sea el esperado. Pasaremos de los analgésicos no opioides a los analgésicos opioides, cuando sea preciso. Normalmente, al prescribir opioides debemos titularlos, es decir, incrementar la dosis paulatinamente hasta conseguir la efectiva.

No utilizaremos dos opioides combinados y no suspenderemos el tratamiento bruscamente para evitar el síndrome de abstinencia. El uso continuado de opioides conlleva a la tolerancia (necesidad de aumentar dosis para obtener el mismo efecto) y a la dependencia (necesidad imperiosa de continuar el tratamiento).

Opioides débiles y potentes

Estableceremos la barrera entre los opioides débiles y los potentes:

  • Los opioides débiles (tramadol y codeína) son empleados en el control de dolor de carácter moderado. Se encuentran en diferentes presentaciones comerciales existiendo la comercialización de dos fármacos combinados a dosis fijas en una sola pastilla como puede ser el tramadol con el paracetamol o la codeína con paracetamol.
  • El siguiente eslabón terapéutico lo constituyen los opioides potentes empleados en dolor intenso. Muy socorridos en el dolor oncológico, por politraumatismo o en dolor artrósico-degenerativo. Existen diferentes presentaciones comerciales siendo los parches transdérmicos los preferidos por los usuarios. Lógicamente emplearemos la mínima dosis eficaz para el control del dolor, pero no escatimaremos si no lo conseguimos. La mayoría de opiáceos no tienen el llamado “techo terapéutico”, es decir, podremos subir la dosis hasta conseguir el efecto deseado, pero no olvidaremos los efectos colaterales.

Mencionaremos algunos de los opioides más empleados:

  • La morfina es el empleado más frecuentemente en el dolor oncológico intenso. Está disponible en varias presentaciones y de liberación rápida o retardada. La dosis de mantenimiento será la que controla el dolor del paciente con unos efectos indeseables tolerables. Si el dolor se exacerba el paciente necesitará disponer de una dosis de opioide de rescate que empleará a demanda. La disminución de la dosis de morfina se realizará de modo gradual cuando el dolor está controlado.
  • El fentanilo está disponible en diferentes presentaciones (transdérmica, transmucosa, inhalada…). El parche transdérmico está disponible en diferentes posologías y debe recambiarse cada 72 horas.
  • La oxicodona es un opioide con doble potencia analgésica respecto a la morfina. Muy empleada en el dolor neuropático.
  • Otros opioides serían: metadona, hidromorfona (de eficacia similar a la morfina). buprenorfina (de segunda línea) y tapentadol (de potencia intermedia).

Efectos secundarios

Como hemos comentado, se recomienda una disminución gradual de dosis de opioides previa a su suspensión para evitar la aparición del síndrome de abstinencia.

Los efectos secundarios detectados varían mucho de un individuo a otro en función del opioide y la dosis empleada, así como la edad del paciente y su perfil médico. No obstante, mencionaremos los más frecuentes:

  • Estreñimiento: presente en más de la mitad de los pacientes, por ello se pauta laxante profiláctico al prescribir el opioide.
  • Náuseas y vómitos: muy frecuentes al iniciar el tratamiento. Puede requerir un tratamiento antiemético al inicio.
  • Sedación: muy frecuente en pacientes tratados con dosis altas.
  • Otros efectos pueden ser el prurito o picor en la piel, la sudoración excesiva y la retención de orina (que puede precisar un sondaje).

Se trata de un recurso terapéutico muy efectivo y recurrido que precisa ser tutelado médicamente.

Artículos relacionados Ver todos
Migraña Tratamiento
Contenido de salud

Migraña Tratamiento

Definición La migraña es un dolor intenso de cabeza, que muchas veces se manifiesta más intensamente en un lateral de la cabeza. Se producen por cambios que afectan al flujo sanguíneo del cerebro, siendo aún desconocido su origen .  Al padecerlas se pueden derivar en más síntomas como arcadas, vómitos, sensibilidad a la luz y a los ruidos. Las migrañas pueden manifestarse por herencia genética y son más frecuentes en las mujeres que en los hombres.  ¿Cómo es el tratamiento para la migraña? Las migrañas generalmente son tratadas con medicamentos específicos recetados por un médico, no obstante hay algunos medicamentos genéricos que pueden mitigar sus síntomas en un momento dado.  El tratamiento de las migrañas se puede dividir en dos grupos de productos: Medicamentos para la prevención: se establece una toma periódica y habitualmente diaria, para reducir el riesgo de que el paciente sufra nuevos episodios. Se aplica como tratamiento a aquellos pacientes que tienen ataques de migrañas muy fuertes y habituales. Paliativos :  son analgésicos fuertes que se recetan a los pacientes que sufren migrañas para que lo tomen durante un episodio y así eliminar los síntomas y las dolencias en el momento. En función de las necesidades del paciente se elaborará un tratamiento personalizado según el grado de dolor, la frecuencia y las incapacidades que le produzcan, valorando también otros factores.  ¿Para quién está indicado? Para aquellas personas que padecen migrañas por diferentes síntomas, bien sea por herencia genética, derivadas de la ansiedad o estrés, cambios en las horas de sueño, ingesta de alcohol o tabaco o por realizar deporte, entre otros ámbitos a determinar por el médico.  ¿Por qué se realiza? La finalidad por la cual se aplica un tratamiento a las migrañas es para eliminar o reducir los síntomas y prevenir futuros episodios.  Riesgos del tratamiento contra la migraña Generalmente el tratamiento de la migraña no lleva ningún riesgo asociado ya que no es invasivo , pero si tiene efectos secundarios y contraindicaciones. Está contraindicado para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, para niños menores de 10 años, si padecen enfermedades cardiacas, y en algunas personas mayores o si padecen alergia a algún componente.  Por otro lado, en relación a los efectos secundarios, hay algunos medicamentos muy potentes que pueden provocar somnolencia y cansancio en el paciente, y el consumo excesivo de ellos puede provocar úlceras y alteraciones intestinales.  Preparación Antes de la cita con el médico para establecer el tratamiento es importante que el paciente tome nota de todas las dudas sobre los dolores que padece , los  síntomas, y los alimentos que consume con mayor frecuencia cuando sufre los ataques.  Además, si está tomando alguna medicación concreta o suplementos alimenticios también es importante que se lo haga saber al médico.  Cómo es la recuperación del tratamiento contra la migraña El tratamiento contra las migrañas puede ser puntual o diario, en cada caso se seguirá un correcto seguimiento del paciente para evaluar si existe una mejoría, y por tanto hace efecto la medicación.  En caso de que no sea así deberán evaluarse otras opciones de medicación, o si por el contrario hay una mejoría se probará a reducir la medicación.  Resultados Si la medicación es la adecuada se busca obtener resultados positivos ante el tratamiento de manera que los síntomas desaparezcan o se reduzcan y que los ataques de migraña no se repitan en un futuro.  Preguntas frecuentes ¿Cuánto puede durar una migraña? Frecuentemente la duración de una migraña está entre media hora y 7 horas . No obstante, en algunos casos se pueden alargar hasta dos días.  ¿Qué es una migraña con aura? Es una migraña que se caracteriza porque antes de manifestarse el dolor de cabeza el paciente sufre otros síntomas de carácter visual (destellos luminosos), sensitivo (adormecimiento u hormigueo en diferentes partes del cuerpo) o del lenguaje (problemas de lenguaje o entendimiento), entre otros.  En algunos casos estos síntomas pueden aparecer después.   ¿Qué es una migraña tensional? Una migraña tensional es aquella en la que el paciente que la sufre tiene síntomas adheridos al dolor de cabeza en cuanto a la tensión muscular.  Sufre rigidez o tensión en los músculos de la cabeza y sus alrededores tales como el cuello, el cuero cabelludo y en la cabeza en sí .  ¿Qué diferencia hay entre una cefalea normal y una migraña? Una cefalea normal hace alusión a un dolor de cabeza común por una dilatación de las arterias del cráneo, y que generalmente se debe a una exposición a algún estímulo que afecta al paciente, o por un tema postural.  Por el contrario la migraña es un dolor de cabeza muy fuerte que suele darse en un lado de la cabeza o en ambos. Es más intenso y persistente, y además suele ir acompañado de otros síntomas como vómitos, náuseas o alteraciones visuales, entre otros que pueden darse.
Estimulación Magnética Transcraneal
Contenido de salud

Estimulación Magnética Transcraneal

Definición La estimulación magnética transcraneal, es un tratamiento eficaz para los trastornos depresivos, los trastornos obsesivos compulsivos y el stress postraumático, que se realiza a través de ondas magnéticas. ¿Cómo es la estimulación magnética transcraneal? La estimulación magnética transcraneal se realiza mediante el siguiente procedimiento: Se sentará al paciente en un sillón reclinable. Se ponen tapones para los oídos. Hay un condensador eléctrico que se encuentra unido a una bobina electromagnética. Esta bobina electromagnética se sitúa sobre el cuero cabelludo y da lugar a un campo magnético.  Este campo magnético se transmite a través del cuero cabelludo y el cráneo hasta la corteza cerebral produciendo una estimulación de las neuronas. La cantidad de emisión magnética se irá aumentando hasta que se produzcan movimientos en los dedos de las manos, esto se conoce como umbral motor, es necesario para determinar la cantidad de energía que se necesita para estimular las regiones cerebrales. Tras esto, la bobina se situará en la zona frontal, y se comenzará a emitir el campo magnético. El paciente puede tener sensación de pulsaciones en la zona de la bobina. ¿Para quién está indicada? La estimulación magnética transcraneal está indicada en tratamientos como la depresión resistente a fármacos, los trastornos obsesivos compulsivos y los síntomas de esquizofrenia. También se utiliza para lograr el diagnóstico de enfermedades con déficit agudos de movilidad, esclerosis múltiple, Parkinson o Esclerosis Lateral Amiotrófica. ¿Por qué se realiza? La estimulación magnética transcraneal, se realiza porque s e ha comprobado que la estimulación magnética produce un aumento o disminución de la excitación de diferentes neuronas, además actúa produciendo cambios en los neurotransmisores como son el triptófano y serotonina. Esta terapia permite a los psiquiatras enviar el estímulo a zonas muy concretas del cerebro, dejando otras zonas sin estimular. Riesgos de la estimulación magnética transcraneal Los riesgo de la estimulación magnética transcraneal son cuadros de epilepsia (muy poco frecuente), movimiento de implantes metálicos intracraneales por el campo magnético. También hay que tener especial precaución en niños con implantes cocleares en el oído, ya que el campo magnético puede afectarles y hacer que pierdan audición. Preparación La preparación de la estimulación magnética transcraneal es sencilla: Puede ser necesario una analitica para comprobar que se puede realizar el procedimiento sin riesgo para el paciente. No se debe realizar si los pacientes llevan implantes metálicos como marcapasos, stent, clics de cirugías craneales, implantes cocleares o restos de bala. Debe de poner en conocimiento del médico si el paciente sufre convulsiones, dolores de cabeza frecuentes, si tiene lesiones cerebrales conocidas. Cómo es la recuperación de la estimulación magnética transcraneal La r ecuperación tras la sesión es inmediata , el paciente se podrá incorporar a sus actividades diarias tras ella. En algunos casos se puede notar dolor de cabeza ligero tras la sesión, que desaparece rápidamente. Resultados Los resultados del uso de la estimulación magnética transcraneal son positivos hasta en el 40 por ciento de los paciente que se someten a ella y que eran resistentes a los medicamentos para la depresión. Se han obtenido resultados esperanzadores en el uso de esta terapia tras un accidente cerebral agudo, mejorando los resultados cuanto más precoz es su uso.  Preguntas frecuentes ¿Cuál es el precio de una estimulación magnética transcraneal? El precio de un tratamiento terapéutico puede ser de uno 2.000 euros por tratamiento, teniendo en cuenta que lo normal es hacer sesiones diarias durante un periodo de 2 a 4 semanas. ¿Qué médico realiza la estimulación magnética transcraneal? El especialista que realiza la indicación y realización del tratamiento con estimulación magnética transcraneal por motivos de depresión será el psiquiatra . En los casos de enfermedades neurológicas como el parkinson o los accidentes cerebrovasculares será por parte del neurólogo. ¿Cuánto tiempo lleva un procedimiento de estimulación magnética transcraneal? Cada sesión de la terapia magnética transcraneal dura entre 30 y 60 minutos. No todo el tiempo se estará recibiendo los campos magnéticos, suele haber periodos de estimulación seguidos de periodos de reposo, que se van alternando a lo largo de la sesión, el tiempo mínimo será de dos semanas.  ¿Tengo que ser hospitalizado para un tratamiento de estimulación magnética transcraneal? La estimulación magnética transcraneal es un tratamiento ambulatorio, que no requiere hospitalización , el paciente vuelve a su casa tras acabar la sesión. El paciente podrá seguir con sus actividades habituales, incluido conducir tras concluir la misma. ¿Cuáles son los efectos secundario de la estimulación magnética transcraneal? Los efectos secundarios de la estimulación magnética transcraneal serán mínimos: En la mitad de los pacientes puede producirse ligero dolor de cabeza al acabar la sesión. Un tercio de los pacientes pueden mostrar molestias en el cuero cabelludo, esto suele desaparecer con la continuidad del tratamiento. Se pueden tener alteraciones auditivas, por ello se suministran tapones a los pacientes para que esta molestia sea mínima, suele desaparecer unas horas después de la sesión Se han descrito casos de convulsiones razón por la cual, si el paciente las presenta previamente no podrá recibir esta terapia.
Nefrectomía
Contenido de salud

Nefrectomía

Definición La nefrectomía es la cirugía mayor por la que se realiza la extracción o exéresis de un riñón de manera parcial o total. Se puede hacer mediante cirugía abierta o mediante cirugía endoscópica . ¿Cómo es una nefrectomía? La nefrectomía abierta se realiza sometiendo al paciente a una anestesia general para realizar una incisión en el abdomen o en el costado. A través de ella se extrae el riñón y sus estructuras adyacentes como la glándula suprarrenal y el uréter o solo una parte dañada del mismo para preservar su función. En la nefrectomía endoscópica , el cirujano hace pequeñas incisiones por la cuales introduce el endoscopio, para permitir una visualización de la zona, y por otras el instrumental necesario para realizar la extracción de todo el riñón o de una parte del mismo. ¿Para quién está indicada? La nefrectomía está indicada en personas con tumores de riñón, ya sean malignos o benignos . Se puede realizar esta cirugía cuando se producen traumatismos que lesionan el riñón y no se pueden reparar  o cuando hay procesos infecciosos graves o cálculos renales de gran tamaño. También se realiza nefrectomía en donantes vivos en los cuales se extrae un riñón que donan a otra persona. Para realizar este tipo de intervención es necesario comprobar el correcto funcionamiento de los riñones previamente. ¿Por qué se realiza? En casos de tumores malignos la nefrectomía se realiza para la extirpación del tumor, que en la mayoría de los casos suele ser suficiente para la curación del proceso. En casos de infecciones que no se pueden tratar con antibióticos o no responden a los mismos, la nefrectomía es la única opción curativa. Lo mismo ocurre en casos de obstrucciones severas por un cálculo o bien en procesos traumáticos con sangrado importante que no se pueden controlar mediante otras técnicas .  Riesgos de una nefrectomía Los riesgos de una nefrectomía son: Hemorragia.  Infecciones. Reacción alérgica a la anestesia. Insuficiencia renal (se produce cuando el riñón que queda no es capaz de compensar el función de filtrado que realizaba el otro riñón). Lesiones en órganos cercanos. Preparación La preparación de una nefrectomía conlleva una analítica de sangre y orina con coagulación y un estudio de filtrado glomerular, electrocardiograma, radiología de tórax y consulta con el anestesista. Además: El paciente deberá permanecer en ayunas al menos 8 horas previas a  la cirugía. No se deben consumir fármacos antiinflamatorios como el ibuprofeno, al menos la semana previa a la cirugía. Si el paciente toma anticoagulantes deberá poner esta información en conocimiento del médico, que será quien le dará las indicaciones oportunas. La abstinencia del tabaco en la semana previa a la cirugía ayudará a mejorar la cicatrización y a mejorar la recuperación. Cómo es la recuperación de una nefrectomía La recuperación de una nefrectomía es un proceso que puede ser doloroso a pesar de que se pauten fármacos analgésicos para controlar el dolor. La permanencia en el hospital suele ser de unos cinco días. Durante este tiempo se  permite al paciente caminar desde las primeras 24 horas e incluso se le anima a hacerlo. Tras 24 horas de ayuno se le comenzarán a dar líquidos al paciente y si este los tolera de forma correcta se pasa a alimentación normal pasadas 48 horas . Es posible que el paciente tenga que llevar durante los primeros días una sonda vesical y un drenaje implantados tras la cirugía, los cuales serán retirados antes del alta al domicilio. Entre uno y dos meses después de la cirugía, dependiendo de la actividad laboral del paciente, este se podrá incorporar a la misma. Resultados Los resultados de una nefrectomía suelen ser satisfactorios ya que se trata de una cirugía curativa. No obstante, siempre se tendrá que someter al paciente a vigilancia al ser necesario comprobar que el riñón mantiene su función correctamente y que no se presenta una insuficiencia renal (falta de función del riñón) a lo largo del tiempo. Preguntas frecuentes ¿Qué es una nefrectomía radical? La nefrectomía radical es la cirugía mayor en la cual, ya sea por método laparoscópico o por cirugía abierta, se procede a la extirpación de la totalidad del riñón, junto con el uréter y la glándula suprarrenal. Suele ser la cirugía que se usa en casos de tumores malignos de riñón. ¿Qué es una nefrectomía laparoscópica? La nefrectomía laparoscópica es la cirugía mayor, que se usa para extirpar un riñón, y se hace mediante mínimas incisiones realizadas en el abdomen. Estas incisiones suelen tener de entre dos y cuatro centímetros de longitud y a través de ellas se introduce el laparoscopio , instrumento que permite visualizar la zona a operar e introducir el instrumental quirúrgico (pinzas, bisturí, aspirador... etc.) Al ser una cirugía menos invasiva produce una recuperación más rápida y con menos dolor postoperatorio. ¿Qué es una nefrectomía parcial? La nefrectomía parcial es la cirugía mayor, ya sea abierta o por laparoscopia, en la que se procede a extirpar una parte de un riñón, conservando en su lugar la parte sana del mismo, y que permite mantener intactos el uréter y la glándula suprarrenal. ¿Cuánto tarda en hacerse una nefrectomía? La nefrectomía es una cirugía que puede durar entre 3 y 5 horas, dependiendo de las complicaciones que se puedan presentar durante la misma y de si es una nefrectomía parcial o radical, ya que la segunda es más compleja en su realización. ¿Es dolorosa una nefrectomía? La nefrectomía es una cirugía que puede ser dolorosa, sobre todo si es mediante cirugía abierta, debido a que la zona de la incisión es una zona de gran movilidad. La nefrectomía endoscópica es menos dolorosa y de una recuperación más rápida, ya que las incisiones son más pequeñas.
Orquidopexia
Contenido de salud

Orquidopexia

Definición  La orquidopexia es una intervención quirúrgica para hacer descender los testículos dentro del escroto. Un testículo descendido se produce antes de que nazca un bebé varón, uno o ambos testículos permanecen en la cavidad abdominal en lugar de desplazarse dentro del escroto. Esto se conoce como "testículos no descendidos" o criptorquidia, que significa testículo oculto. ¿Cómo es la orquidopexia? La orquidopexia generalmente se realiza de forma ambulatoria , por lo que el paciente puede regresar a casa el mismo dia de realizarse el procedimiento. Se aplicará anestesia general, o sea, que el paciente estará totalmente dormido.  El cirujano hará una pequeña incisión o corte en el área superior de la pierna del paciente, llamada ingle. Si es necesario hacer descender ambos testículos, habrá dos incisiones, una a cada lado de la ingle. Después de encontrar el cordón espermático que sostiene los testículos dentro del escroto, el cirujano lo desata del tejido circundante, de tal manera que se utilice el cordón en toda su longitud.  En algunos casos, el testículo no puede caer como resultado de una arteria espermática corta. Liberar la arteria de los tejidos circundantes asegura que se pueda estirar a su longitud completa. Se hace una pequeña incisión en el escroto y se crea una bolsa. Luego se estira cuidadosamente el testículo hacia el escroto y se fija en su lugar. Finalmente, las incisiones se cierran con puntos de sutura. En algunas ocasiones, el procedimiento se puede hacer de manera laparoscópica, lo cual implica hacer incisiones quirúrgicas más pequeñas. ¿Para quién está indicada?  La orquidopexia está indicada para: Niños mayores de 1 año de edad cuyos testículos no hayan descendido al escroto o criptorquidia.   También para hombre de 32 años o menos. que tengan la misma condición (testículos no descendidos). Por lo general no se realiza para hombres mayores de esa edad por el riesgo que pueden producir principalmente con la anestesia. Para pacientes con torsión testicular y si es posible fijar el testículo en su lugar. ¿Por qué se realiza?  La orquidopexia se realiza para corregir la criptorquidia, una afección en la que el testículo no desciende hacia el escroto. Si no se hace, puede provocar infertilidad, aumentar el riesgo de cáncer testicular y causar hernias en la ingle.  Riesgos de la orquidopexia  Entre los riesgos de este procedimiento están: No conseguir el descenso testicular, por lo que podrá ser necesaria una nueva intervención. Lesión de los vasos espermáticos. Atrofia testicular. Necesidad de realizar orquiectomía. Hemorragia incoercible, tanto durante el acto quirúrgico como en el postoperatorio. Aparición de hernia inguinal. Infección en sus diferentes grados de gravedad. Apertura de la herida que puede necesitar una intervención secundaria. Hiperestesias (aumento de la sensibilidad) o Hipoestesias (disminución de la sensibilidad). Preparación  La preparación de una orquidopexia, antes del procedimiento es necesario que: Si el procedimiento es realizado en un niño, que es lo más común. Los padres deberán firmar la autorización para la cirugía y estar conscientes de los riesgos. El paciente no debe comer ni beber nada entre las 6 y las 8 horas antes de realizarse el procedimiento. El paciente debe evitar tomar medicamentos anticoagulantes o antiinflamatorios, para evitar el riesgo de sangrado excesivo. El médico le indicará al paciente si necesita tomar algún tipo de medicamento antes de la cirugía, de lo contrario, el paciente no debe hacerlo.  Cómo es la recuperación de una orquidopexia  En la recuperación de una orquidopexia es necesario que los pacientes permanezcan en reposo de 2 a 3 días.  El paciente deberá abstenerse durante un mes de realizar actividades físicas que requieran de mucho esfuerzo.  Una vez retirado el vendaje, el paciente deberá limpiar el sitio de la incisión dos veces por día.  Los puntos se caerán solos, por lo que no hay necesidad de quitarlos.  Si el paciente todavía usa pañales, deben cambiarse cuando estén mojados. Dejarlo sin pañal durante aproximadamente media hora todos los días. Resultados  Los resultados de una orquidopexia tiene beneficios como:  Mejoría de la fertilidad del paciente. Descenso del testículo a la bolsa escrotal. Evitar la posible malignización del testículo intraabdominal. Preguntas frecuentes ¿Qué es una orquidopexia bilateral? Una orquidopexia bilateral es un procedimiento quirúrgico destinado a hacer descender los dos testículos en cada lado dentro del bolso escrotal. ¿Qué es una orquiectomía bilateral?   La orquiectomía bilateral es un procedimiento quirúrgico que  consiste en la extirpación total o parcial de ambos testículos. ¿Qué diferencia hay entre orquidopexia y orquiectomía? La diferencia que hay entre la orquidopexia y la orquiectomía es que, la orquidopexia consiste en hacer descender los testículos dentro del escroto. Mientras que la orquiectomía consiste en la extirpación total o parcial del testículo.  ¿Cuánto se tarda en realizar una orquidopexia? La orquidopexia puede tardar alrededor de una hora por testiculo. ¿Es dolorosa? La orquidopexia no es dolorosa, es un procedimiento que se realiza bajo anestesia general, por lo que el paciente estará dormido y no sentirá absolutamente nada.
Orquiectomía
Contenido de salud

Orquiectomía

Definición  La orquiectomía consiste en la extirpación total o parcial del testículo , que es la glándula responsable de producir la hormona de testosterona en los hombre.   Si la orquiectomía es total, también se extirpará el epidídimo (tubo estrecho situado en la parte posterior del testículo donde maduran y se almacenan los espermatozoides) y parte del cordón testicular (cordón espermático). Si la orquiectomía es sólo parcial,  se extirpa únicamente la parte funcional del testículo dejando el resto de las estructuras . ¿Cómo es una orquiectomía?  Una orquiectomía es un procedimiento que se realiza bajo anestesia general o local, según la condición del paciente. Se realiza mediante una incisión pequeña en el escroto (saco que contiene los testículos).  El cirujano libera los testículos cortando los vasos sanguíneos y los conductos deferentes a los que están unidos para extraer los testículos . Se hace una incisión en el cordón espermático que une el testículo al abdomen. El cirujano conecta los vasos sanguíneos y linfáticos en el cordón espermático. El médico tomará otras precauciones especiales para evitar la propagación de las células cancerosas dentro de la herida o la transferencia de estas células del tumor al torrente sanguíneo. ¿Para quién está indicada?   La orquiectomía total está indicada para:  Procesos tumorales. Cáncer de testículo. Infecciones que destruyeron el testículo. Atrofia testicular, donde se puede colocar posteriormente una prótesis. Lesión traumática. Terapia de reasignación de género.  La orquiectomía parcial está indicada para: Aquellos procesos en los cuales interesa provocar una disminución en los niveles de la testosterona (hormona masculina) en la  sangre.  Cáncer de próstata. ¿Por qué se realiza?   La orquiectomía se realiza para:  Ayudar a aliviar los síntomas, prevenir las complicaciones y prolongar la supervivencia para el cáncer de próstata avanzado. Cuando el paciente tiene cáncer de próstata, la testosterona alimenta el cáncer y le ayuda a crecer.  La orquiectomía reduce la cantidad de testosterona en su cuerpo.  Al reducir la cantidad de testosterona que se encuentra en el cuerpo puede hacer que su cáncer se encoja o crezca más despacio. Riesgos de una orquiectomía   Entre los riesgos de una orquiectomía están:  No conseguir la extirpación del testículo. Esterilidad. Pérdida de interés en el sexo. Persistencia de la síntomas previos, total o parcialmente Hemorragia, tanto durante el acto quirúrgico como en el postoperatorio. Inflamación o infección de los elementos no extirpados. Infección en sus diferentes grados de gravedad. Apertura de la herida que puede necesitar una intervención secundaria.  Daño en los nervios, vasos sanguíneos, tejidos blandos y órganos de la zona. Cambios en los niveles de hormonas. Reacción con la anestesia o medicamentos Preparación  La preparación de una orquiectomía, antes del procedimiento es necesario: El médico hará un examen médico completo para valorar el estado de salud del paciente, acompañado de análisis de sangre, electrocardiograma y los estudios que este considere necesario. El paciente le tiene que informar a su médico qué tipo de medicamentos toma o si es alérgico. No debe tomar medicamentos anticoagulantes o antiinflamatorios como las aspirina, para evitar sangrado excesivo. El paciente debe estar en ayunas ocho horas antes de realizarse el procedimiento.  Cómo es la recuperación de una orquiectomía  La recuperación de una orquiectomía suele durar entre 1 a 3 días, dependiendo de la condición del paciente. Para obtener una mejor recuperación debe: Para ayudar a reducir la hinchazón, el paciente debe aplicar hielo o una compresa fría sobre el escroto, tal como se lo hayan indicado. No debe  hacerlo más de 15 minutos cada vez. El paciente debe mantener la herida de la operación limpia y seca. Puede que sienta dolor después de la cirugía, deberá tomar los analgésicos recetados por el médico. El paciente debe evitar levantar objetos pesados y realizar actividad física fuerte como  correr, nadar o montar en bicicleta las primeras dos semanas posteriores a la cirugía. Se recomienda al paciente no tener relaciones sexuales durante cuatro semanas. El paciente puede volver a sus actividades cotidianas y al trabajo en las 2-3 semana después de la intervención. Resultados  El resultado de una orquiectomía es muy efectivo para ayudar a reducir considerablemente la testosterona en la sangre y consigo también las células cancerosas. Con el propósito de eliminar todo el tejido canceroso determinado según sea necesario . Preguntas frecuentes ¿Cuánto se tarda en hacer una orquiectomía?  Es un procedimiento que tarda una hora normalmente, dependiendo la condición del paciente . ¿Es dolorosa una orquiectomía?   No es un procedimiento doloroso, se realiza bajo anestesia local o general por lo que el paciente no siente absolutamente nada .  ¿Qué es una orquiectomía inguinal?  Una orquiectomía inguinal es el procedimiento que se realiza a través de una pequeña incisión en la ingle, en el que se extirpa el testículo y todo el cordón espermático .  ¿Qué es una orquiectomía unilateral? Una orquiectomía unilateral es una cirugía en el cual se extirpan los dos testículos.
Lavado Vesical
Contenido de salud

Lavado Vesical

Definición El lavado vesical es una técnica de tratamiento en la que se introduce un líquido en la vejiga del paciente , frecuentemente suero fisiológico, a través de una sonda vesical (tubo flexible de silicona o látex de pequeño diámetro) que se mete por la uretra hasta llegar a la vejiga. Posteriormente, se realiza la extracción de este líquido de forma contínua o intermitente. ¿Cómo es un lavado vesical? El paciente se sitúa boca arriba en la camilla de exploración. Si el paciente no está sondado, lo primero que se realiza es la colocación de la sonda urológica. El personal de enfermería inicia el procedimiento haciendo un lavado cuidadoso y concienzudo de los genitales externos. Se realiza la lubricación de la entrada de la uretra con la aplicación de un lubricante urológico de forma abundante. Se introduce entonces de forma progresiva y cuidadosa, la sonda por el meato urinario, dirigiendola de forma ascendente por la uretra hasta la vejiga. En ese momento, la persona que realiza la técnica examina la salida de orina por la sonda. Además, procederá a insuflar (meter aire) un globo que la sonda presenta en su extremo para que quede inflado dentro de la vejiga y no se salga la sonda. En el otro lado, se coloca una bolsa colectora de la orina. Si el paciente ha presentado una retención de orina (obstrucción e impedimento para la salida de orina), el profesional realizará un pinzamiento de la sonda para que la orina salga de forma progresiva e intermitente, evitando así problemas derivados del vaciado y descompresión vesical brusca. Cuando se va a realizar un lavado vesical puede hacerse de dos formas: Continuo: la sonda colocada al paciente tiene en su trayecto exterior tres vías de acceso y salida. De esta manera, el personal de enfermería conecta una bolsa de suero fisiológico que progresa hacia el interior de la vejiga para realizar el lavado y por otra de las vías, se produce la salida del producto del lavado que va hacia una bolsa colectora. Este es un sistema de lavado cerrado, en el que se evita la entrada de microorganismos (bacterias) en el sistema urinario y se previene la obstrucción de la sonda por un coágulo de sangre. Intermitente: ésta manera de lavado vesical se puede realizar de dos formas: Mediante un sistema de lavado cerrado: la sonda vesical tiene en su trayecto exterior dos vías de acceso, en uno se conecta la bolsa colectora de orina y en la otra el equipo de irrigación del suero. Así, se alterna la introducción del suero y el vaciado de la vejiga. Este método se utiliza si no existen coágulos de sangre y el lavado vesical es necesario con menor frecuencia. Mediante un sistema de lavado abierto: en él la bolsa colectora de la orina se desconecta de la sonda y se introduce en su lugar la boca de una jeringa cargada con suero fisiológico, que se introduce manualmente por el profesional para realizar el lavado. Posteriormente, se vuelve a conectar la bolsa colectora. Se utiliza cuando hay que desobstruir una sonda que está taponada por un coágulo de sangre o por mucosidad. ¿Para quién está indicado? La aplicación de lavados vesicales está indicada en pacientes que presentan : Hematuria moderada - severa (salida de sangre por la orina): puede producirse tras una cirugía genitourinaria, un traumatismo renal, contusión vesical (en la vejiga), cirugía de trasplante renal...etc. Presencia de una obstrucción de una sonda urinaria previamente colocada, por la presencia de coágulos de sangre, secreciones purulentas, etc.  ¿Por qué se realiza? El lavado vesical tiene como objetivo el mantener o restablecer la permeabilidad de una sonda vesical utilizada en el paciente como tratamiento de alguna patología, siempre que se sospeche que puede obstruirse.  También se realiza con el objetivo de introducir algún tipo de fármaco de forma directa en el interior de la vejiga . Riesgos de un lavado vesical Los principales riesgos del lavado vesical son: En pacientes con lavado continuo, si no se produce una salida adecuada del suero introducido, puede conllevar una grave distensión vesical, e incluso, romper la pared de la misma. Se pueden producir espasmos vesicales, es decir, contracciones incontroladas de la vejiga. Puede aparecer dolor en la zona inferior del abdomen. Si hay pérdida del suero irrigado por la vejiga (por ejemplo en cirugías, etc.), puede haber un aumento del tamaño de los genitales externos del paciente y/o abdomen del mismo, por la salida del suero hacia el tejido celular subcutáneo (debajo de la piel). Pueden desencadenarse infecciones del tracto urinario al manipular e introducir elementos extraños al organismo, favoreciendo la entrada de microorganismos. Preparación Antes de la realización de la técnica, el paciente es sometido a una limpieza exhaustiva de los genitales externos y se lleva a cabo la aplicación en la zona de un agente antiséptico (para retirar los gérmenes) como el Betadine. El paciente debe informar si es alérgico a algún tipo de material como el látex, etc . Aunque los lavados se realizan en muchas ocasiones en situaciones en las que el paciente puede presentar dolor, por obstrucción urinaria, infecciones u otros procesos, es aconsejable que a la hora de la introducción de la sonda urinaria por la uretra, intente estar lo más relajado posible porque eso ayuda al profesional de enfermería a realizar la técnica. Cómo es la recuperación de un lavado vesical Una vez finalizado el lavado vesical el paciente, según la patología que padezca, puede precisar permanecer con la sonda vesical o por el contrario, se puede proceder a su retirada. Durante el tiempo posterior a la retirada de la sonda , tanto el paciente como los profesionales de enfermería y lo médicos que atienden al paciente, vigilarán posibles efectos posteriores que pueden aparecer tras el sondaje y lavado, el más importante es la aparición de una infección urinaria. También, la posible aparición de retenciones de orina, salida de sangre en la orina o nuevas obstrucciones por coágulos. Resultados El personal sanitario valora la efectividad del lavado vesical cuando objetiva una salida adecuada de líquido en la bolsa colectora, en cuanto a cantidad y coloración. Se debe comprobar que el sistema fluya sin inconvenientes y que se han resuelto las posibles obstrucciones que se hubieran podido presentar . Además, cuando existe hematuria (sangre en la orina), el objetivo es conseguir que con el lavado existe una resolución del proceso o al menos una mejora, con la salida de una orina y líquido de lavado con una leve tinción roja producida por la salida de pequeñas cantidades de sangre. Preguntas frecuentes ¿Qué es la irrigación vesical? La irrigación vesical es lo mismo que el lavado vesical, mediante el cual se introduce un líquido en la vejiga (habitualmente suero fisiológico) y su posterior extracción, para limpiar la vejiga, desobstruir la sonda urinaria o aplicar algún tratamiento directamente en la vejiga. ¿Qué es la cistoclisis? El término cistoclisis hace referencia a la técnica de lavado o irrigación vesical , aunque es una palabra que no viene recogida en los diccionarios terminológicos de ciencias médicas. ¿Qué es la cisto irrigación? La cisto irrigación es otra manera de denominar el lavado o irrigación vesical . El prefijo cisto proviene del griego y hace referencia, en este caso, a la vejiga. ¿Cómo se destapa una sonda urinaria? Cuando la sonda urinaria no va conectada en su extremo distal a una bolsa colectora de orina , se puede introducir en dicho extremo, un tapón que el paciente deberá retirar como mínimo cada dos horas para vaciar la vejiga. La retirada de ese tapón debe hacerse con unas medidas de higiene importantes (lavado correcto de manos, etc.) para evitar la entrada de microorganismos al manipular la sonda. ¿Es doloroso el lavado vesical? En los casos en los que el paciente no esté previamente sondado, puede sentir una molestia e incluso dolor cuando se produce la introducción de la sonda por la uretra . Después, al introducir el líquido de lavado, el paciente en ocasiones puede presentar molestias en la zona abdominal inferior (región suprapúbica).
Operación de Próstata
Contenido de salud

Operación de Próstata

Definición La operación de próstata es la cirugía que se realiza para retirar parte o la totalidad de la próstata, ya sea por su gran tamaño o por estar afectada de un tumor maligno . ¿Cómo es una operación de próstata? La operación de próstata por adenoma (aumento de tamaño) es diferente de la cirugía de cáncer de próstata, vamos a describir ambas. Cirugía de adenoma de próstata : el paciente se encuentra  anestesiado con anestesia general  general o raquídea, (se pone anestesia en el canal medular para insensibilizar la parte inferior del cuerpo). A través de la uretra (canal interior del pene por donde sale la orina) se introduce una fibra óptica para, mediante un sistema láser, actuar en la próstata con tres técnicas diferentes según el tamaño prostático: Fotovaporización : en la que el láser produce un aumento de temperatura en la próstata dando lugar a su conversión en vapor de agua. Se usa cuando la próstata tiene un tamaño inferior a 60 cc. Fotorresección : que consiste en recortar la próstata en pequeños fragmentos que luego son extraídos a través de la uretra y que se usa cuando la próstata tiene un tamaño de hasta 120 cc. Enucleación : consiste en recortar y extraer los lóbulos prostáticos de una sola pieza. Se usa en próstatas con tamaño mayor a 120 cc. La cirugía de cáncer de próstata: se puede realizar mediante técnicas a cielo abierto y mediante cirugía endoscópica o robótica: Cirugía a cielo abierto de cáncer de próstata : en esta cirugía se realiza un incisión a nivel suprapúbico (localizado por encima de la sínfisis del pubis). Desde aquí se llega a la próstata, haciendo una prostatectomía radical en la que se extrae la próstata y las vesículas seminales. El mayor riesgo es que se pueden afectar nervios del entorno que van a dificultar posteriormente la erección, y se puede producir también incontinencia urinaria.  Cirugía robótica o laparoscópica : se producen mínimas incisiones en el abdomen, por las cuales se introduce tanto el sistema endoscópico como el instrumental necesario para la extracción de la próstata. La recuperación es más rápida, se produce menos sangrado y menos dolor pero también se puede afectar la erección y puede haber incontinencia urinaria. ¿Para quién está indicada? La cirugía de próstata por adenoma está indicada para aquellas personas cuya próstata tiene un tamaño mayor de 60 cc., presentan síntomas urinarios de retención de orina y/o nicturia (emisión de orina nocturna), que afecta gravemente a su calidad de vida . Respecto al cáncer de próstata se operan en aquellos casos en los que no existe metástasis, esto es, casos en los que el cáncer se encuentra solo dentro de la próstata.  ¿Por qué se realiza? Es una cirugía que, en el caso del adenoma de próstata, se realiza para impedir que se produzca una obstrucción a nivel de la uretra que impida la salida de la orina, y que esta se acumule a nivel de la vejiga, obligando a tener que llevar una sonda de forma permanente. En los casos de cáncer de próstata no diseminados, la extracción de la próstata si no hay metástasis, se realiza porque mejora el pronóstico de la enfermedad y junto con quimioterapia o radioterapia puede ser curativa. Riesgos de una operación de próstata Los riesgos de una operación de próstata son: Hemorragias. Infecciones. Eyaculación retrógrada (la eyaculación va hacia atrás). Impotencia. Incontinencia urinaria. Estenosis (estrechez del conducto) de la uretra por la cicatriz.  Preparación La preparación para una cirugía de próstata conlleva una analititca de sangre con coagulación y orina, electrocardiograma y radiología de tórax así como una visita al anestesista. No se deberá fumar en la semana a la cirugía. No se deben tomar fármacos antiinflamatorios como el ibuprofeno, ya que esto puede dar lugar a un mayor sangrado. Si se tiene tratamiento con anticoagulantes el paciente debe de informar al cirujano, que le indicará cómo debe de proceder al respecto. Está indicado realizar un ayuno de al menos 8 horas previas a la cirugía. Cómo es la recuperación de una operación de próstata Tras la cirugía de próstata la recuperación será progresiva. Es normal quedarse en el hospital un día, si se trata de una resección transuretral de la próstata, o hasta cinco días si se trata de una resección radical por cáncer de próstata . Tras la cirugía el paciente llevará una sonda vesical por la cual es normal que salga una orina hematúrica (con sangre), que se irá aclarando poco a poco y en unos quince días debería ser una orina clara. La sonda se mantendrá una semana más o menos. La reincorporación del paciente a su vida normal suele realizarse a partir del mes siguiente a la cirugía. Resultados La cirugía de próstata es una cirugía que da resultados satisfactorios cuando se trata de una cirugía de adenoma de próstata, ya que produce una mejora en la calidad de vida del paciente, que no tendrá que llevar sonda, ni tendrá que levantarse continuamente para orinar. Los resultados de una cirugía de cáncer de próstata son algo más complejos. Aunque la retirada de la próstata disminuye la posibilidad de progresión de la enfermedad, pueden quedar secuelas como son la impotencia y/o la incontinencia urinaria, que puede persistir en el tiempo. Preguntas frecuentes ¿Qué genera la próstata? La próstata genera el líquido prostático, que es necesario para mantener a los espermatozoides vivos, así como para facilitar su movimiento dentro de la vagina y el útero para lograr la fertilización del óvulo. ¿Qué pasa cuando se agranda la próstata? Cuando se agranda la próstata se producen los síntomas de un adenoma de próstata: Dificultad para orinar.  Urgencia urinaria (ganas repentinas de orinar). Nicturia ( expulsión involuntaria de orina durante la noche ). Retención urinaria. Infecciones de orina (cistitis) de repetición. Goteo posterior a la micción. Disminución en la fuerza del chorro de orina. ¿Cuáles son los síntomas de próstata inflamada? Los síntomas de próstata inflamada son: Disuria (dolor al orinar). Escozor al orinar. Dolor suprapúbico o en el área perineal.  Sensación de pesadez en zona perineal. Polaquiuria (aumento del número de veces que se orina). Urgencia urinaria.   Hematuria (sangre en la orina). Eyaculación dolorosa.  Sangre en el semen. ¿Cuáles son los síntomas del cáncer de próstata? Los síntomas del cáncer próstata son escasos y no suelen aparecer hasta estadios avanzados del proceso, ya que el cáncer de próstata se desarrolla en la parte externa de la glándula, y esto no produce síntomas perceptibles por el paciente hasta que no invade órganos cercanos, como son el recto y la vejiga, dando lugar a síntomas derivados de estos órganos. Cuando se dan síntomas estos suelen ser: Problemas para orinar. Hematuria (sangre en la orina). Impotencia. Dolor en zona lumbar, costillas , caderas (se producen por la metástasis del cáncer). ¿Cómo se puede prevenir el cáncer de próstata? El cáncer de próstata tiene una serie de factores que no son previsibles como es la herencia. Los hombres con familiares de primer grado que han padecido cáncer de próstata tienen más posibilidades de tenerlo que aquellos que no lo presentan en su familia. Las personas de raza negra y la edad son otros factores no previsibles. No se ha demostrado que el uso de fármacos o vitaminas prevenga el cáncer de próstata. Los estudios no han probado una clara relación entre la alimentación y el sobrepeso con el cáncer, aunque parece que una alimentación correcta y el ejercicio pueden dificultar su aparición.
Nefrostomía
Contenido de salud

Nefrostomía

Definición  La nefrostomía es un procedimiento que se realiza para drenar la orina del riñón. Consiste en realizar una derivación urinaria que comunica el riñón con el exterior mediante un catéter (tubo de pequeño calibre cuya función es permitir la salida de la orina al exterior desde el riñón) . Es necesario realizarla cuando la orina no puede salir a través del uréter, la vejiga y la uretra como lo hace normalmente. ¿Cómo es una nefrostomía? La nefrostomía es un procedimiento ambulatorio, por lo que no requiere hospitalización. Se realiza bajo anestesia local para adormecer la piel de la zona lumbar. Se le pide al paciente que se recueste sobre una camilla especial para radiografías. Se le coloca una vía intravenosa para administrarle medicamentos que van ayudarle a  relajarse. Tumbado de lado o boca abajo, se lava la zona lumbar con un antiséptico. Luego, se inyecta la anestesia en la misma zona.  Las imágenes de la ecografía o la radiografía permiten ubicar el riñón y orientar al médico . Se inserta una aguja a través de la piel, que llega hasta el riñón. El médico inyecta un medio de contraste a través de la aguja para ver mejor el riñón en la radiografía. Luego se coloca el catéter en el riñón usando la aguja como guía. El catéter sale de la piel y se fija a una bolsa de drenaje para recoger la orina. Se colocan varios apósitos de fijación para que el catéter no se mueva y evitar que se moje, y si es necesario se coloca una venda en el lugar de la inserción. ¿Para quién está indicada?  La nefrostomía está indicada para pacientes que tengan los uréteres obstruidos. Los uréteres son tubos largos y estrechos que transportan la orina desde los riñones hasta la vejiga. El uréter puede llegar a obstruirse debido a condiciones tales como: Litiasis (piedras renales). Fístula urinaria. Coágulos de sangre.  Enfermedad tumoral pélvica. Cáncer cervicouterino. Masas adenopáticas. Cáncer de próstata. ¿Por qué se realiza?  La nefrostomía se realiza porque: El flujo de la orina está bloqueado, por lo que es necesario drenar la orina del riñón. El paciente está experimentando mucho dolor, incluso después de haber sido tratado de un cálculo renal. La orina del paciente se está filtrando dentro de su cuerpo. También es posible utilizar una nefrostomía para ver los riñones y los uréteres antes de realizar otros procedimientos, como la eliminación de cálculos renales.  Para servir de acceso de colocación de catéter y stents uretrales (dilatadores de la uretra). Riesgos de una nefrostomía   Entre los riegos de la nefrostomía están:  Daño en los órganos y  tejidos cercanos. Infección. Sangrado. Coágulos sanguíneos. Pérdida de la función renal. Reacción a la anestesia como: sensación de mareo leve, bajada de la tensión arterial, dificultades para respirar... etc. Preparación   La preparación previa de una nefrostomía requiere: Generalmente un análisis de sangre para determinar si los riñones están funcionando bien y si la coagulación sanguínea es normal.  En algunos casos es necesario realizar estudios, como una tomografía computarizada o una ecografía.  El paciente debe evitar comer y  beber durante ocho horas antes de realizarse el procedimiento.  El paciente no debe tomar medicamentos que alteren la coagulación de la sangre, como antiinflamatorios y anticoagulantes (aspirina o ibuprofeno, por ejemplo), para evitar un sangrado excesivo. Cómo es la recuperación de una nefrostomía  La recuperación óptima de una nefrostomía exige cumplir con las indicaciones médicas como son: Después del procedimiento, se  colocará al paciente en observación entre 8 y 12 horas para asegurarse que el catéter esté drenando la orina correctamente.  Es posible que el paciente sienta dolor en el lugar de la inserción durante varios días después de la nefrostomía. El médico le indicará al paciente medicamentos que ayuden a aliviar el dolor. Se le mostrará al paciente cómo cuidar el catéter. Se le dará el alta con bolsas de drenaje adicionales y suministros para el vendaje. Es importante que el paciente mantenga el lugar de la inserción y la venda secos. Deberá  protegerla para que no se moje mientras se ducha. Puede utilizar un envoltorio de plástico para cubrirla. El paciente debe cambiar la venda cada 2 ó 3 días y no permitir que la bolsa de drenaje se llene demasiado de orina antes de vaciarla. Resultados Los resultados de una nefrostomía son muy eficaces y seguros , ya que permiten la observación directa del catéter y control en tiempo real de la punción. Esta técnica reemplaza en muchas casos la intervención quirúrgica, y en ocasiones es el tratamiento definitivo una obstrucción renoureteral. Preguntas frecuentes ¿Qué es una nefrostomía percutánea?  Una nefrostomía percutánea es la colocación de una pequeña sonda flexible de caucho a través de la piel en el riñón para drenar la orina. Esta sonda se inserta a través de la espalda o el costado. ¿Cómo se retira una nefrostomía? Una nefrostomía se retira verificando primero la correcta posición y funcionamiento del uréter mediante una pielografía directa (examen radiográfico de las vías urinarias), de estar todo correcto, se introduce a través de la nefrostomía un alambre guía hasta la pelvis renal y sobre ella se retirara la nefrostomía.  ¿Qué es una nefrostomía obstruida? Una nefrostomía obstruida es la que se produce cuando el catéter que se ha colocado en el riñón para drenar la orina se bloquea, lo que impide que esta salga de forma continua. ¿Qué es una sonda de nefrostomía?  Una sonda de nefrostomía es un catéter o tubo delgado de plástico que se inserta por la piel y hacia el riñón. La sonda de nefrostomía sirve para drenar la orina del  riñón a una bolsa recolectora fuera del cuerpo.
Ureterorrenoscopia
Contenido de salud

Ureterorrenoscopia

Definición  La ureterorrenoscopia es un exploración endoscópica del uréter y a veces de la pelvis renal, que consiste en introducir por la uretra un endoscopio (instrumento largo y muy fino de fibra óptica y adaptado a una cámara). Mediante el cual es posible explorar el uréter y el riñón sin realizar ninguna herida. El endoscopio llega a la vejiga, se localiza el orificio uretral por donde se introduce el ureteroscopio. Esto permite explorar diferentes lesiones que se localizan en uréter o pelvis renal.  ¿Cómo es una ureterorrenoscopia? La ureterorrenoscopia se realiza según la condición del paciente con sedo-anestesia, anestesia local (intrauretral) o anestesia general . Una vez el paciente esté anestesiado, el médico procede a  introducir el endoscopio en la vejiga del paciente a través de la uretra sin realizar ninguna incisión en su cuerpo. Esta técnica se realiza con rayos X. Se coloca el paciente en posición de litotomía (boca arriba y con las piernas levantadas y apoyadas sobre los complementos de la mesa quirúrgica). El médico accede a la vejiga a través de un cistoscopio (tubo que tiene una cámara de vídeo de reducido tamaño con una potente luz para visualizar el interior de la uretra y la vejiga), localiza el orificio ureteral del lado de la litiasis (cálculos o piedras en vía urinaria) y luego introduce un catéter uretral (sonda de fino calibre que se coloca dentro de la uretra).  Este proceso se llama una ureteropielografía retrógrada, se dibuja la vía con contraste que se ve con rayos X, para así introducir un alambre guía hasta la pelvis renal sobrepasando la litiasis. También puede dilatar el meato ureteral para facilitar la entrada posterior . Dependiendo de la localización del cálculo, se utiliza un ureteroscopio rígido o flexible, que le permite al médico llegar prácticamente a cualquier punto dentro del riñón.  Cuando se identifica el cálculo, puede extraerse utilizando una “cesta” especial. Si el cálculo es demasiado grande para extraerlo completamente, puede ser fragmentado por medio de láser o ultrasonidos. Puede que el médico tenga que colocar un catéter “doble J” (sonda flexible de pequeño calibre con curvatura en ambos extremos multiperforados) en el uréter para que la orina pueda fluir a través del sistema urinario. El catéter se retirará cuando el flujo de orina vuelva a ser normal. Esto puede durar entre varios días o algunas semanas, dependiendo la recuperación del paciente.  ¿Para quién está indicada?  Una ureterorrenoscopia está indicada para:  El tratamiento de la litiasis ureteral (cálculos urinario de uréter y riñón). Para el estudio de alteraciones uréter-pelvis, no aclaradas por métodos convencionales radiológicos. Estenosis (estrechamiento) del tracto urinario superior. Tumores vesicales. Para el diagnóstico de citología selectiva. Terapia alternativa de algunos procesos. ¿Por qué se realiza?  Una ureterorrenoscopia se realiza para: Extraer o fragmentar los cálculos por vía endoscópica.  Se realiza también para llegar a un diagnóstico preciso pieloureteral.  Para realizar al paciente biopsia intrauretral. Riesgos de una ureterorrenoscopia  Entre los riegos de la ureterorrenoscopia están: Hemorragia de cualquier parte del aparato urinario afectada por la exploración.  Perforación ureteral. Rotura de instrumentos o de catéteres quedando restos en el interior de la vía y que precisan de otras intervenciones para su extracción. Cólicos renales, por fragmentos litiásicos y/o coágulos, además de mucosa. Rotura del uréter de vejiga, total o parcial. Preparación  La preparación de una ureterorrenoscopia consiste en:  El paciente debe realizarse  todos los exámenes y estudios indicados por su médico. Tiene que estar en ayunas de 6 a 8 horas antes de realizarse el procedimiento. Debe dejar de fumar y tomar alcohol los días previos a la cirugía. El paciente debe indicar si es alérgico a algún medicamento antes de realizarse la intervención.  Debe evitar tomar medicamentos anticoagulantes o antiinflamatorios (aspirina o  ibuprofeno, por ejemplo), antes del procedimiento para evitar el riesgo de sangrados.  Cómo es la recuperación de una ureterorrenoscopia  La recuperación de la ureterorrenoscopia es bastante rápida para la mayoría de los pacientes: El paciente puede dejar el hospital 2 días después de realizarse el  procedimiento. La orina del paciente  puede contener algo de sangre durante un par de días. Si se colocó un catéter “doble J” durante el procedimiento, el médico lo retirará cuando el flujo de orina vuelva a ser normal. El paciente puede volver a sus actividades cotidianas después de 2 a 3 días de haberse realizado el procedimiento. Resultados Los resultados de una ureterorrenoscopia suelen ser muy efectivos para el paciente, es una técnica de alta operatividad y perfecta visión. El mayor beneficio es para pacientes con litiasis ureteral, ya que esta se puede arreglar evitando una cirugía abierta. Preguntas frecuentes ¿Cuánto dura una ureterorrenoscopia?  Una ureterorrenoscopia, dependiendo de la causa por la que se haya indicado el procedimiento, el ureteroscopio y la anatomía del paciente, puede durar desde 30 min a 1 hora . ¿Es dolorosa? La ureterorrenoscopia no es dolorosa, es un procedimiento que se realiza bajo anestesia general o local. Si se realiza bajo anestesia local, es posible que el paciente sienta algunas molestias.  ¿Debo ir acompañado a una ureterorrenoscopia?  Sí, se recomienda que el paciente vaya acompañado a una ureterorrenoscopia si lo desea. Aunque este no se irá a casa hasta que su médico se asegure de que todo con sistema urinario está en orden.
Filtrado Glumerular
Contenido de salud

Filtrado Glumerular

Definición El filtrado glomerular es una determinación analitica que permite conocer el funcionamiento de los riñones analizando una muestra de sangre venosa. Con esta muestra, y mediante la determinación de otros parámetros como la creatinina, y teniendo en cuenta la edad del paciente se calcula el valor de filtrado glomerular (el glomérulo es una parte del riñón en la cual se produce el filtrado de la sangre). Tipos de filtrados glomerulares El filtrado glomerular se realiza mediante una analitca de sangre, a la cual y teniendo en cuenta diferentes factores, se aplican unas fórmulas matemáticas diferentes que  nos dan valores estimativos del filtrado: Cockcroft-gault. Tiene en cuenta la creatinina, el peso, el sexo y años. Es un sistema que hoy no se usa más que para investigacion. MDRD. (Modification of diet in renal disease). Se usa la albúmina, la creatinina, la urea, la edad, la raza y el sexo. MDR. Estimación del filtrado glomerular en relación a creatinina, edad y sexo. De estas tres fórmulas las más usada a nivel clínico es la tercera por su fácil cálculo. Preparación No se necesita ninguna preparación previa para el análisis del filtrado glomerular. Será necesario no tomar antibióticos dos días antes de la analitica, ya que puede alterar el valor del filtrado glomerular. Cómo se realiza un filtrado glomerular La determinación del filtrado glomerular se realiza extrayendo sangre mediante la punción de una vena y su posterior análisis en el laboratorio. Teniendo en cuenta el valor de la creatinina que tiene esta sangre expresada en miligramos por mililitro, la edad del paciente, el sexo y la raza del paciente, se aplica la fórmula matemática que permite hallar el filtrado glomerular estimado . Complicaciones de un filtrado glomerular La complicación posible del filtrado glomerular puede ser el derivado de la extracción de sangre. El paciente puede presentar hematoma en la zona de la punción . En personas muy sensibles se puede producir un leve mareo por la extracción de sangre, la persona se recuperará rápidamente permaneciendo tumbada unos minutos. Resultados Los resultados del filtrado glomerular se tienen disponibles en 2-3 días. El valor normal está cuando los resultados son iguales o mayores a 60 ml/min (mililitros por minuto). Por debajo de este valor se considera que puede haber una insuficiencia renal (los riñones no funcionan bien), pero este resultado precisa de un nuevo control pasadas unas 8 semanas para confirmar su anormalidad. Preguntas frecuentes ¿Cuál es el valor normal del filtrado glomerular? El valor normal del filtrado glomerular es el que se halla por encima de 60 ml/min. Se considera óptimo entre 90 y 120 ml/min . Entre 45 y 59 se dice que hay una insuficiencia renal leve, siempre y cuando el valor se repita en comprobación analitica pasados unas 8 semanas. Se considerará insuficiencia renal moderada si está entre 30 y 44 ml/min, grave si está entre 15 y 29 ml/min y severa por debajo de 15 ml/min. ¿Qué es el filtrado glomerular estimado? El filtrado glomerular estimado es cuando se aplica la fórmula matemática que solo tiene en cuenta la creatinina sanguínea, la edad  y el sexo del paciente. Es un valor reproducible que permite conocer de forma muy aproximada como están funcionando los riñones. Es la prueba que se realiza en la  clínica habitual. ¿Qué es Mdrd? El MDRD es una ecuación matemática que permite estimar el valor del filtrado glomerular, esta ecuación matemática se desarrolla con estudios que relacionan a personas con ERC (enfermedad renal crónica) en diferentes grados. Esto da lugar a que sea más imprecisa que el filtrado glomerular estimado en valores superiores a 60 ml/min de filtrado. Estas imprecisiones pueden dar lugar a que se someta a personas no enfermas a pruebas diagnósticas innecesarias. También puede originar que ciertas pruebas potencialmente nefrotóxicas (dañan al riñón) no se hagan. Es una prueba que prácticamente no se utiliza en el momento actual. ¿Qué es el FG? El filtrado glomerular es la capacidad que tienen los glomérulos (vasos sanguíneos situados en el riñón que actúan como filtro) de limpiar la sangre de impurezas en el riñón, eliminando estas a través de la orina.  Se habla de filtrado glomerular normal cuando es de entre 90 y 120 ml/min. Hay que tener en cuenta que la sangre que filtrará los riñones a lo largo de un día es de unos 180 litros. ¿Por qué se da un aliento urémico? El aliento urémico se produce por que el riñón pierde su función de filtro y las sustancias ricas en amoniaco que deberían eliminarse por la orina no se eliminadas.  Produce un olor característico a amoniaco. Además de presentarse el aliento urémico en la analitica de sangre se observará un aumento de la urea y de la creatinina.