Nuevos Medidores de Glucosa

Dra. Ana García

Especialista en Medicina de Familia

Médico consultor de Advance Medical

Somos conocedores de la aversión que supone la medición de la glucemia (glucosa en sangre) en aquellos pacientes con enfermedades metabólicas, sobre todo, de diabetes mellitus. No sólo los pacientes diabéticos insulinizados deben someterse a controles periódicos, sino también aquellos con niveles de glucemia límites controlados sólo con dieta, los pacientes medicados con antidiabéticos orales o las embarazadas con niveles glucémicos superiores a los considerados como normales durante la gestación.
Actualmente han salido al mercado otro tipo de dispositivos, llamados medidores continuos de glucosa.

La tendencia terapéutica actual

Si fuera suficiente una punción capilar (en el pulpejo del dedo) cada cierto tiempo muchos de nosotros aceptaríamos el reto. Sin embargo, algunos pacientes deben realizarse varias mediciones al día. Por ello la industria farmacéutica no cesa en su investigación continuada para facilitar el cumplimiento y la adherencia del paciente en enfermedades crónicas. En esa línea, la tendencia terapéutica actual está enfocada hacia la combinación fija de dos o más fármacos en una misma pastilla, de forma que el paciente tome menos comprimidos al día y minimice los olvidos, por ejemplo.

Pasado, presente y futuro de los medidores

Otro de los campos en los que se ha focalizado la investigación médica ha sido el de los medidores de glucosa.

  • Inicialmente, los medidores de glucosa capilar eran de gran tamaño y con lancetas o agujas de mayor calibre.
  • Se ha optimizado su diseño siendo los glucómetros actuales de un tamaño y peso muy inferior a los anteriores, con agujas mucho más finas y pantallas grandes y fácilmente visibles. Nos facilitan el valor de la glucosa medida en sangre (por ello pinchamos en el pulpejo del dedo, rico en capilares). Asimismo, permiten almacenar datos para llevar un control evolutivo de nuestros valores.

Los dispositivos se han ido adaptando a nuestras necesidades y nosotros a los nuevos dispositivos. Todos los dispositivos requieren un adiestramiento de uso por parte del paciente.

Medidores continuos de glucosa

Actualmente han salido al mercado otro tipo de dispositivos, llamados medidores continuos de glucosa. Estos aparatos facilitan mediciones frecuentes del valor de la glucosa del espacio intersticial (entre las células) a diferencia de los anteriores (que facilitan el valor de la glucosa en sangre medida en los capilares del dedo). Consiste en un sensor insertado en la piel y un transmisor que envía la señal al receptor que refleja el resultado en una pantalla. Actualmente ya existen diferentes medidores continuos de glucosa comercializados.

Es el dispositivo más empleado en pacientes diabéticos tipo 1 o en los diabéticos tipo 2 insulinizados. La colocación del sensor fijo se realiza en la parte posteroexterna del brazo y consiste en el anclaje de una minúscula aguja sobre la que se adapta el transmisor (tiene el tamaño de una moneda de 2 euros) quedando fijado en el brazo para hacer cuantas mediciones precisemos sin necesidad de nuevos pinchazos. La medición se realiza pasando un receptor sobre el transmisor colocado fijo y obtenemos el valor de la glucosa de forma instantánea.

Para familiarizarnos con el funcionamiento podríamos decir que la lectura funciona de forma similar al scanner de lectura de precios que encontramos en las columnas de los supermercados (al aproximar el producto al lector nos indica el precio automáticamente). Lo más relevante es que el paciente portador del sensor-transmisor puede hacer vida absolutamente normal, desde ducharse hasta realizar deporte. La única precaución para tener en cuenta es el recambio de forma periódica (cada 14 días, normalmente).

El parche

También existe otra alternativa en forma de parche que, colocado sobre la piel, nos permite realizar mediciones a través de los folículos pilosos, mediante unos minúsculos sensores que permiten realizar varias mediciones. Los registros serían enviados al teléfono, así como las posibles alertas detectadas durante la medición, cosa que permitiría adoptar medidas correctivas al paciente de forma inmediata.

Otras opciones

Posteriormente, se han lanzado otras opciones. Mencionaremos un dispositivo eficaz durante meses sin necesidad de recambio del sensor durante ese periodo.  Este sistema está formado por tres elementos interconectados: un sensor, un transmisor y una aplicación de móvil. El sensor es una pequeña cápsula que se implanta en el brazo a través de una pequeña incisión y sobre el cuál se coloca el transmisor que envía los datos a la aplicación preinstalada en nuestro móvil de forma inmediata a través del sistema Bluetooth. En este dispositivo el transmisor puede extraerse para cargarse y también es posible su exposición al agua. Por otro lado, y para la tranquilidad del paciente, emite un aviso a modo de alarma cuando los valores obtenidos se encuentran fuera del intervalo establecido como normal.

Estos dispositivos de última generación suponen un acercamiento de la tecnología a las enfermedades crónicas. Aportan múltiples ventajas (pueden emplearse en niños, almacenan datos, emiten alertas, evitan punciones diarias…). Lamentablemente, de momento, no están subvencionados en todas las comunidades ni en todo el colectivo de diabéticos. Actualmente la subvención va dirigida a la población joven afecta de diabetes tipo 1 y residentes en determinadas comunidades. Albergamos ciertas esperanzas de lograr que esa subvención se extienda al resto del colectivo de diabéticos de las diferentes comunidades.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?