Niveles de colesterol: todo lo que tienes que saber

Concepción Sebastián Fernández

Licenciada en medicina y cirugía. Especialista en medicina familiar y comunitaria

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es un lípido, grasa o esterol que se encuentra en la pared de todas las células. En los humanos se encuentra también en el plasma sanguíneo, conociéndose entonces como colesterolemia.

El colesterol tiene unos niveles óptimos, pero su presencia es esencial para la vida, ya que regula, en la membrana celular, la entrada y salida de sustancias que permiten que la célula permanezca inalterable, además de precisarse para la síntesis de vitamina D, que regula el metabolismo del calcio, para la síntesis de hormonas sexuales, del cortisol y de las sales biliares.
El colesterol tiene unos niveles óptimos, pero su presencia es esencial para la vida, ya que regula, en la membrana celular, la entrada y salida de sustancias

¿Cómo se miden sus niveles de colesterol?

El colesterol se mide a través de un análisis de bioquímica sanguínea en un laboratorio. El análisis de colesterol nos da su nivel total, así como los niveles del HDL, también conocido popularmente como colesterol bueno, debido a que no aumenta el riesgo cardiovascular al no depositarse en las arterias, y de LDL, conocido popularmente como colesterol malo, por aumentar el riesgo cardiovascular al depositarse en las arterias. Estos niveles se expresan en miligramos/decilitros.

¿Qué significan sus niveles de colesterol?

Los niveles de colesterol deben estar, generalmente, por debajo de 200 mg/dl. Los menores de 18 años deben mantener el colesterol en niveles inferiores a 170 mg/dl, pero por encima de este nivel no siempre tienen el mismo significado, ya que dependerá de otras enfermedades que el paciente pueda tener. Las personas con enfermedades o factores de riesgo como diabetes mellitus o hipertensión arterial deben mantener el colesterol por debajo de 200 mg/dl, esto se debe a que los factores de riesgo cardiovascular, cuando se suman, producen un mayor efecto sobre este riesgo y su efecto se multiplica.

Las personas que tienen entre 201 y 239 mg/dl de colesterol, presentan un riesgo moderado frente a posibles enfermedades cardiovasculares y, por último, las personas con más de 240 mg/dl de colesterol tienen un riesgo elevado de padecer enfermedades cardiovasculares.

¿Qué afecta los niveles de colesterol?

Los niveles de colesterol patológicos, es decir, por encima de 200, aumentan el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, entre ellas, el infarto de miocardio y las trombosis cerebrales pueden ser las más graves, pero hay otras que no se pueden despreciar por su importancia en la calidad de vida del paciente, como la claudicación intermitente y la posibilidad de trombosis en otras zonas del organismo, como es el caso de la trombosis mesentérica.

Estas enfermedades se producen por el depósito de placas de colesterol, conocidas como placas de ateroma, que produce un estrechamiento de la arteria que provoca un menor aporte de sangre a este órgano. En el caso del corazón, puede dar lugar a anginas de pecho o infartos de miocardio, por el cese de aporte de oxígeno a una parte de dicho órgano. En el caso de la claudicación intermitente, se produce una falta de aporte de sangre a las piernas cuando el paciente anda, esto hace que se produzca dolor en las piernas y el paciente tenga que parar para que cese el dolor, al principio esto se produce en distancias largas que se van a acortar según la enfermedad progresa. También se produce en otras zonas del organismo de forma aguda, cuando una placa de colesterol se suelta de su situación y obstruye una zona más estrecha, dando lugar a trombosis, ya sean a nivel cerebral, conocida también como accidente cerebrovascular, o bien en otras zonas como intestino o extremidades.

El factor de riesgo cardiovascular multiplica sus efectos si se asocia a otros factores de riesgo como es la hipertensión arterial o la diabetes mellitus.

¿Cuándo debo hacerme controles de colesterol?

Los análisis de colesterol se deben realizar con una cierta periodicidad, antes de los 14 años es bueno tener una analítica. En los niños, los cambios a un régimen de vida saludable y una mejora en la alimentación son importantes para mantener niveles adecuados el colesterol. En caso de familias con hipercolesterolemia familiar, las analíticas en los niños se deben realizar a partir de los dos años y repetir cada cinco si son normales.

En los mayores de 14 años y hasta los 40 años, se pueden realizar analíticas cada cinco años para el control de colesterol, siempre y cuando los resultados sean normales.

En los hombres a partir de 40 años y en las mujeres tras la menopausia, se hacen controles cada dos años.

Si el paciente presenta unos niveles por encima de lo normal, se deberá realizar un control anual. No está determinado hasta qué edad se deben realizar dichos controles, pero mantener el colesterol en niveles normales baja siempre el riesgo cardiovascular de una persona.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?