Entrar
  1. Savia
  2. Contenidos de salud
  3. Neutrófilos: valores normales

Neutrófilos: valores normales

Análisis clínicos

Cualquier anomalía en los niveles de neutrófilos puede ser detectada gracias a una analítica clínica.

Pide cita ya

Los glóbulos blancos o leucocitos son un tipo de células sanguíneas cuya función es defender al organismo frente a infecciones, agentes patógenos y células tumorales.

Existen varios tipos de leucocitos: linfocitos, monocitos, eosinófilos, basófilos y neutrófilos.





¿Qué son los neutrófilos?

Los neutrófilos son el tipo de leucocitos o glóbulos blancos más abundantes.

Se caracterizan por la forma multilobulada de su núcleo y por acudir en primer lugar a los puntos de inflamación aguda en respuesta a señales que producen las células dañadas y células del sistema inmunitario. De este modo, los neutrófilos constituyen una gran proporción del infiltrado celular temprano en los tejidos con inflamación, siendo el mayor componente del exudado purulento.

Los neutrófilos constituyen la primera línea de defensa frente a microorganismos invasores. Utilizan estrategias como la fagocitosis de patógenos y la liberación de factores antimicrobianos.

También es un tipo de célula capaz de estimular la respuesta de otras células inmunitarias.

La participación de los neutrófilos permite crear un entorno antimicrobiano en el lugar en el que se ha producido la inflamación, que contribuye a la muerte de los patógenos.



Valoración de neutrófilos

A partir de un análisis de sangre o hemograma completo, se puede valorar el número de las diferentes células que componen la sangre. Es una prueba muy útil en caso de situaciones clínicas de infección y enfermedades crónicas.



¿Qué valores de neutrófilos son normales?

Los valores de neutrófilos normales se sitúan en torno a 2.000-7.500/mL, suponiendo un 45-75 % del total de leucocitos. Aunque en los estudios analíticos podemos estudiar su número absoluto, es frecuente estudiar su número relativo en relación con el resto de la celularidad sanguínea.

Dentro de las causas más habituales de su incremento se sitúan las infecciones bacterianas.



Neutrofilia

La neutrofilia o aumento en el recuento absoluto de neutrófilos (valores por encima de 8.000/ml), se observa con mayor frecuencia en procesos infecciosos bacterianos agudos.

El número de neutrófilos también puede aumentar en presencia de ciertas agresiones a nuestro organismo como fracturas, quemaduras o en el posoperatorio de muchos pacientes.

El número elevado de neutrófilos puede no causar síntomas, aunque sí la situación aguda que lo está provocando.

Existen otras enfermedades crónicas que también cursan con neutrofilia como procesos inflamatorios crónicos y trastornos autoinmunitarios como la artritis reumatoide.

Otras situaciones en las que se pueden observar unos niveles elevados de neutrófilos incluyen:

  • Cuadros inflamatorios no infecciosos, como colagenopatías.

  • Condiciones de estrés.

  • Eclampsia en mujeres embarazadas.

  • Artritis reumatoide e hiperuricemia (gota).

  • Enfermedades del tiroides.

  • Leucemia.

  • La realización de ejercicio intenso.

  • Situaciones de hipoxia.

  • Por causa del consumo de algunos medicamentos como corticoides, adrenalina, entre otros.

  • Tabaquismo.

La neutrofilia propia de patologías hematológicas como síndromes mieloproliferativos crónicos se acompaña de alteración en los recuentos de las otras células y características morfológicas especiales.

Cuando se descubre un número de neutrófilos por encima de lo normal y no hay una razón evidente, como una infección, se analiza una muestra de sangre al microscopio para determinar si existe una fuga de neutrófilos inmaduros (mieloblastos) de la médula ósea hacia la sangre. La presencia de neutrófilos inmaduros en la sangre puede indicar un trastorno medular, como la leucemia.

En cualquier caso, en condiciones normales la neutrofilia no provoca síntomas por sí misma.



Tipos de neutropenia: neutrófilos bajos y sus causas

Se entiende como neutropenia a la disminución en el recuento absoluto de neutrófilos por debajo de 1.500/ml. Se considera neutropenia severa un recuento absoluto por debajo de 500/ml.

La neutropenia puede determinar una mayor vulnerabilidad ante las infecciones. Cuando la neutropenia es grave, las bacterias normales pueden causar enfermedades serias.

La causa más habitual es la provocada por el consumo de fármacos, entre ellos:

  • Quimioterápicos.

  • Antiinflamatorios no esteroideos.

  • Antiepilépticos.

  • Psicofármacos.

  • Algunos antibióticos.

Otras causas de disminución en recuento de neutrófilos incluyen:

  • Anemia aplásica.

  • Radioterapia o exposición a la radiación.

  • Infecciones de origen viral.

  • Infección bacteriana grave.

  • Carencias vitamínicas.

En algunas infecciones virales como la gripe, la hepatitis y el VIH se pueden observar neutropenias severas.