Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Neuroma de Morton, Diagnóstico y Tratamiento

Neuroma de Morton, Diagnóstico y Tratamiento

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿No llevas bien lo de usar zapatos de tacón o te horroriza sólo pensar en ponerte unos maravillosos “stilettos” de punta afilada? ¡Puede ser que sea porque sufres un neuroma de Morton!

Aparece con una frecuencia mayor en mujeres, y afecta principalmente entre los 50 y 70 años.

Esta afección debe su nombre a que fue descrita por Morton en 1876 y es definida como “una neuropatía de los nervios digitales comunes plantares (del pie) ocasionada por atrapamiento y compresión del nervio entre las cabezas de los metatarsianos (los huesos que conforman en empeine y parte de la planta del pie)”. De una forma más coloquial, se puede definir como un “engrosamiento del nervio que se sitúa entre el tercer y cuarto dedo del pie”. Aparece con una frecuencia mayor en mujeres (relación 8:1 con respecto al sexo masculino), y afecta principalmente entre los 50 y 70 años.

DÓNDE AFECTA MÁS Y MENOS

El tercer espacio intermetatarsiano es el más frecuentemente afectado (seguido del segundo), quizás por ser el espacio más estrecho y donde se puede presentar con más facilidad un atrapamiento nervioso a este nivel anatómico.

El primer y cuarto espacio son los menos frecuentemente afectados.

Signos y síntomas

Los pacientes padecen:

  • Dolor plantar entre las cabezas de los metatarsianos (donde empiezan los dedos del pie), el cual se agrava en las caminatas prolongadas o con el uso de zapatos de tacón alto y puntera estrecha. Es un dolor quemante que se irradia hacia los dedos contiguos. Dicho dolor es aliviado al retirarse los zapatos y caminar descalzo por una superficie fría, como puede ser el suelo.
  • Entumecimiento y hormigueo en los dedos de los pies.
  • Calambres en los dedos del pie.
  • Sensación de caminar sobre una pequeña piedra.
  • Puede ser que las personas afectadas presenten una separación visible entre el segundo y el tercer dedo del pie.

Cómo se diagnostica

El diagnóstico se basará en:

  • Prueba “click” de Mulder: consiste en presionar con nuestro dedo pulgar la superficie plantar a nivel de la cabeza del metatarsiano en cuestión y percibir un “click” o crepitación dolorosa en el paciente, que nos sugiere la presencia del neuroma.
  • Rx dorso-plantares y laterales de los pies: para poder diferenciar esta afección de otros problemas óseos como podrían ser una fractura, un cambio óseo degenerativo, etc.
  • ECO para visualizar las partes blandas del pie.
  • Resonancia Magnética Nuclear (RMN).

Cómo se trata

El tratamiento incluye diferentes opciones:

  • Disminuir la presión de los dedos de los pies mediante el uso de un zapato amplio a nivel de la puntera, la reducción en la altura del tacón y/o uso de plantillas con una almohadilla plantar situada a nivel del metatarsiano sintomático.
  • Administración de analgésicos-antiinflamatorios.
  • La terapia física y la rehabilitación están también en la lista del tratamiento no quirúrgico.
  • La infiltración del neuroma con corticoides, procurando no lesionar los nervios digitales, ha demostrado alivio del dolor a corto plazo en un importante % de pacientes.
  • También han sido reportadas altas tasas de éxito al realizar infiltraciones repetidas con alcohol bajo guía ultrasonográfica.
  • Si estas medidas no resultan exitosas, entonces se puede realizar un tratamiento quirúrgico de tipo neurectomía, pudiéndose abordar por la vía plantar o dorsal (empeine) del pie.
  • Otro tratamiento reportado es el llamado de “ablación por radiofrecuencia o termólisis” que tiene una eficacia hasta del 100% en cuanto a eliminación de la sintomatología dolorosa.

Los cuidados postoperatorios incluirán la colocación de un vendaje elástico a nivel del pie intervenido quirúrgicamente, la indicación de reposo con elevación de la extremidad en cuestión y se puede permitir la marcha cargando el peso completo en la extremidad inferior operada, teniendo presente que persistirá de forma permanente una zona anestésica (sin sensibilidad) en el territorio del nervio manipulado.