Lipoescultura

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

La lipoescultura láser es un tratamiento estético quirúrgico que permite eliminar la grasa acumulada del cuerpo, mediante un procedimiento menos traumático que una liposucción convencional, aunque ambas técnicas pueden combinarse. Esto implica menor dolor para la paciente, menos hematomas, menor edema, y una gran retracción de la piel.

Esta técnica cuenta actualmente con una gran mayoría de equipos disponibles para su realización, de diversas longitudes y ondas, que permiten la desintegración de la grasa y su posterior eliminación en forma natural del organismo. El tratamiento debe ser realizado siempre por un cirujano plástico matriculado.
No es necesario que se realice un reposo absoluto tras una lipoescultura, pero se deberán evitar los esfuerzos abruptos durante los primeros 10 día

¿Cómo se utiliza?

Al utilizar lipoláser, el cirujano emplea una cánula pequeña anexada a un láser, sin requerir puntos de sutura, y dejando sólo pequeñas cicatrices. Esta técnica estimula la retracción de la piel de manera inmediata en los días posteriores al procedimiento.

Las zonas a tratar son aquellas donde la dieta y el ejercicio no logren eliminar la grasa acumulada. Debe realizarse en pacientes con un peso corporal estable. Se puede realizar en abdomen, flancos, brazos, piernas muslos, papada, entre otras.

El procedimiento puede variar en su duración, de acuerdo a la cantidad de zonas a tratar. Podrá tardar como máximo de tres a cinco horas, e inmediatamente después de terminar, se colocará al paciente una faja que deberá llevar los primeros 15 a 20 días, para disminuir los edemas y la hinchazón. Se podrá realizar tanto bajo anestesia general como local, aunque se recomienda su realización en un ambiente quirúrgico estéril bajo anestesia general para evitar incidencias posteriores.

La recuperación

No es necesario que se realice un reposo absoluto, pero se deberán evitar los esfuerzos abruptos durante los primeros 10 días, y la actividad física en los primeros dos meses posteriores al procedimiento. También es fundamental que, después del procedimiento la paciente siga un mantenimiento con una dieta rica y variada, así como que realice ejercicio, todo ello controlado por un nutricionista, para evitar el aumento o el descenso brusco de peso.

La recuperación postoperatoria es mucho más rápida que con las técnicas convencionales de liposucción. La paciente presenta menor dolor postoperatorio, lo cual es una de las ventajas en la elección de esta técnica, y permite un alta hospitalaria mucho más rápida.  A su vez, permite el rápido retorno a las actividades de la vida diaria, eso sí, de forma paulatina.

Diferencias entre el lipoláser y la liposucción tradicional

La liposucción láser es un procedimiento en el cual se produce poca pérdida de sangre, y menor traumatismo tisular, lo que evita la exposición a complicaciones como morados, edemas, y, en último caso, embolias grasas por la alta destrucción tisular que la liposucción tradicional conlleva. Asimismo, la tolerancia al dolor es mucho mayor, por las pequeñas molestias que este procedimiento genera, y la fácil aspiración de la grasa licuada optimiza el tiempo quirúrgico.  

Por otro lado, genera mayor retracción de la piel, debido a la acción térmica del láser en el tejido graso, que llega a la dermis, engrosándola, y estimulando la producción inmediata de fibras colágenas. Permite tratar zonas de difícil acceso corporal con la liposucción tradicional, y otorga por eso un resultado estético corporal más amplios.

Diferencias entre lipoláser y lipoVaser

Una de las diferencias principales entre la liposucción láser y el lipoVaser, es la técnica utilizada. A diferencia de la liposucción laser, el lipoVaser, utiliza ultrasonidos para generar destrucción grasa.

La liposucción láser, utiliza un pequeño laser adosado a una cánula de liposucción pequeña, para derretir las células grasas, licuarlas y aspirarlas para retirarlas del organismo, a la vez que se eliminan naturalmente. Se utiliza para tratar áreas específicas de difícil acceso.

El lipoVaser usa la técnica del ultrasonido, con el cual las células grasas son eliminadas por tres efectos: térmico, de cavitación y mecánico. Implica infiltrar la zona a tratar con una solución salina anestésica, para reducir el sangrado posterior, fragmentar las células grasas con el ultrasonido, y aspirarlas con cánulas. Utiliza cánulas de menor tamaño, 2,9 mm, que emiten menor cantidad de energía a los tejidos, pero son más eficientes para la aspiración, en menor tiempo. Se utiliza para tratar grandes áreas.

Resultados

El lipoláser permite obtener resultados permanentes, siempre y cuando el paciente mantenga una dieta saludable y un peso estable, llevando una vida sana y equilibrada. No se aconseja el aumento o descenso abrupto de peso en los meses posteriores al procedimiento.

Está contraindicada su realización en mujeres embarazadas, en lactancia, con problemas de coagulación, hipertensión arterial y diabetes descontrolada, problemas cardiovasculares, entre otros. No debe realizarse en pacientes con un Índice de Masa Corporal superior a 30.