Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Las Nuevas Ortodoncias

Las Nuevas Ortodoncias

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

En la mayoría de los casos, el paciente acude al ortodoncista solicitando la correcta alineación de sus dientes por tener un impacto estético en su sonrisa. La finalidad de la ortodoncia va mucho más allá, si bien es cierto que con la ortodoncia podemos provocar un movimiento dental con unos beneficios estéticos incuestionables.

Tras el tratamiento ortodóncico puede estar indicado un tratamiento de continuación destinado a mantener la posición corregida evitando las recaídas.

¿Cuáles serían las principales indicaciones de ortodoncia?

El objetivo principal del ortodoncista es mejorar la salud bucodental mientras que el paciente prioriza la esfera estética. Ambas aspiraciones las conseguimos bajo las siguientes premisas:

  • Correcta alineación de los dientes en la arcada dental: nos permitirá corregir defectos estéticos y tener mejor acceso a los espacios interdentales para asegurar su higiene. Las caries que se originan en los espacios interdentales suelen afectar a los dos dientes contiguos. Asimismo, la persistencia de restos alimentarios en ese espacio durante tiempo prolongado ocasiona una gingivitis que puede conllevar una enfermedad periodontal.
  • Correcta oclusión dental: en condiciones normales, al ocluir contactan los dientes superiores con los inferiores de forma que la arcada superior envuelve parcialmente a la inferior. Existen múltiples problemas de oclusión (como la mordida cruzada, la sobremordida, la mordida abierta…) en los cuales al ocluir no contacta la totalidad de dientes superiores con los inferiores. En estos casos puede ser precisa la intervención de un cirujano maxilofacial coadyuvante al tratamiento ortodóncico para perfeccionar la oclusión entre las arcadas.
  • Complemento a la logopedia (mejora de la foniatría)
  • Finalidad estética: La corrección, por ejemplo, de una rotación en un diente del frente anterior repercutirá, sin duda, en la salud estética dental y en la simetría facial.
  • Salud periodontal: las maloclusiones son el principal motivo de higiene imperfecta.
  • Logro de la expectativa del paciente: cuya traducción psicológica es incalculable.

Pruebas previas

Como es obvio, al indicar un tratamiento ortodóncico debemos someter al paciente a un estudio facial, dental y oclusal.

  • Para ello solicitamos una batería de pruebas complementarias entre las que se incluyen unas fotografías faciales en determinadas proyecciones (normalmente frente y perfil), en las cuales analizamos diferentes parámetros para estudiar la relación entre los tercios faciales y la línea media dental. En las fotografías establecemos tres tercios imaginarios (frontal, nasal y bucal) y valoramos la relación entre ellos en cuanto a tamaño y simetría. Asimismo, solicitamos una fotografía con una sonrisa del paciente donde analizamos la coincidencia entre la línea media de la arcada superior (entre los dos incisivos centrales superiores) y la arcada inferior (entre los dos incisivos centrales inferiores).
  • El estudio de unas determinadas proyecciones radiográficas nos permite realizar una cefalometría en la que valoramos la relación entre la mandíbula, el maxilar superior y el cráneo.
  • Completamos el estudio con una exploración dental minuciosa (diente por diente y relación interdental en oclusión y desoclusión) y una toma de impresiones realizadas en alginato con las que realizamos unos moldes que muestran la relación exacta entre los dientes y las arcadas.

Con todo ello determinamos si el problema de la maloclusión es de causa ósea (por ejemplo, por una mandíbula prominente), de causa dental (por ejemplo, por unos dientes superiores inclinados hacia delante impidiendo el correcto sellado labial), o por una causa mixta (con componente óseo y dental). En función de la causa de la maloclusión indicaremos el tratamiento requerido. Es importante determinar los objetivos que vamos a conseguir con el tratamiento para que el paciente comparta nuestras expectativas.

  • En caso de maloclusión ósea podemos precisar la intervención del cirujano maxilofacial. La cirugía ortognática (en griego, orthos significa recto y gnathos mandíbula) tiene la finalidad de corregir la posición mandibular, con gran repercusión estética asociada. Normalmente, este tratamiento se complementa con ortodoncia dental.
  • En caso de maloclusión dental analizaremos el problema y tras el estudio indicaremos la ortodoncia más adecuada para el caso pudiendo ser una ortodoncia fija (como brackets dentales) o una ortodoncia removible (como aparatos palatinos de resina durante la noche).

Tras el tratamiento ortodóncico puede estar indicado un tratamiento de continuación destinado a mantener la posición corregida evitando las recaídas.

¿Cuánto dura el tratamiento?

La duración del tratamiento dependerá del tratamiento a realizar, de la edad del paciente, de la respuesta al tratamiento… Asimismo, podemos encontrarnos con situaciones especiales durante el tratamiento que pueden dificultar la correcta evolución como puede ser una erupción anómala o un traumatismo.

¿Cuál es la mejor recompensa? La sonrisa del paciente al sentarse en el sillón sin duda refleja su satisfacción. Gran parte del éxito de la ortodoncia radica en la adhesión del paciente al cumplimiento del tratamiento, sobre todo, en aparatología removible cuyo resultado está a merced de la colaboración del paciente.