Entrar
  1. Savia
  2. Contenidos de salud
  3. Incompatibilidad de Rh: ¿Qué es?

Incompatibilidad de Rh: ¿Qué es?

Consulta de ginecología

El especialista en Ginecología y Obstetricia te acompaña durante todo el proceso del embarazo para que se pueda desarrollar con normalidad.

Pide ya tu cita

La isoinmunización tiene lugar cuando los glóbulos rojos fetales heredan algún antígeno del padre diferente a los de la madre. De este modo, cuando acceden a la circulación materna, se forman anticuerpos específicos contra ellos.

El caso más habitual de isoinmunización es el antígeno D del factor Rh.





¿Qué es la incompatibilidad Rh y qué la causa?

La incompatibilidad Rh es una de las posibles complicaciones que tienen lugar durante el embarazo. Se trata de un problema que tiene lugar cuando una mujer embarazada tiene glóbulos rojos con Rh negativo y el feto −heredado del padre− Rh positivo.

Debido a que, en el transcurso del embarazo, los glóbulos rojos del feto pueden pasar a la sangre materna a través de la placenta, el sistema inmunitario de esta reaccionará frente a las células fetales Rh positivas.

Los anticuerpos creados por la madre podrán atravesar la placenta hacia el feto, destruyendo los glóbulos rojos del bebé.

La mayoría de las isoinmunizaciones se producen por la circulación de sangre fetal en la madre, las cuales pueden producirse antes o durante el parto. Sin embargo, también se producen durante un aborto y embarazo ectópico, entre otros. También puede suceder durante algunos procedimientos obstétricos como la biopsia corial, amniocentesis, funiculocentesis, o la extracción manual de placenta. Solo en casos excepcionales se produce la inmunización por recibir sangre incompatible.


Con un simple análisis de sangre puedes averiguar tu grupo sanguíneo y el factor Rh.

Reserva ya



¿Qué problemas puede causar la incompatibilidad Rh?

La incompatibilidad Rh puede causar trastornos que pueden ir de leves a mortales. La principal consecuencia es la destrucción de glóbulos rojos que puede determinar una anemia en el bebé. Dependiendo del grado de destrucción de hematíes la anemia variará desde una forma leve que cursa con ictericia (piel y esclerótica de los ojos amarillas), hasta una forma grave.

Otros problemas que pueden aparecer en el feto incluyen:

  • La disminución de la síntesis de albumina en el hígado, que puede dar lugar al desarrollo de hydrops y anasarca.

  • La disminución de glóbulos rojos provoca una reducción en el transporte de oxígeno con un aumento de la frecuencia cardiaca. Si no se compensa puede desencadenar una insuficiencia cardiaca congestiva.

  • La acumulación de bilirrubina en sangre puede determinar su acúmulo en los tejidos nerviosos causando kernícterus y signos de disfunción cerebral que van acompañados de letargo e hipotonía.

  • Acumulación de líquido o hidropesía fetal.


Síntomas de la incompatibilidad del factor Rh

Cuando los anticuerpos de la madre atacan a los glóbulos rojos del feto estos se descomponen, produciendo bilirrubina. Esto hace que aparezca la ictericia y el bebé se ponga amarillo.

Por el contrario, en la madre no suele aparecer ningún síntoma.

En el bebé los síntomas pueden variar en cada embarazo y niño. Los síntomas y signos más habituales incluyen:

  • Ictericia.

  • Palidez debida a la anemia.

  • Taquicardia y taquipnea.

  • Hepatomegalia (hígado de gran tamaño), esplenomegalia (bazo aumentado) y cardiomegalia (corazón grande).

  • Puede aparecer líquido acumulado en el estómago, los pulmones o el cuero cabelludo. Se trata de signos de eritroblastosis fetal que cursa con edema grave.


¿Cómo se trata la incompatibilidad del Rh?

La prevención de la incompatibilidad del Rh es sencilla gracias a la administración de la “vacuna anti Rh” con inmunoglobulina anti-D. En mujeres que tienen sangre Rh negativa se les administra una inyección de anticuerpos Rh en diversas situaciones:

  • A las 28 semanas de embarazo.

  • Dentro de las 72 horas posteriores al parto de un bebé que tiene sangre Rh positiva. También después de un aborto (espontáneo o voluntario).

  • Tras cualquier tipo de sangrado vaginal durante el embarazo.

  • Después de una amniocentesis o de una biopsia corial.

  • En ocasiones, se necesitan inyecciones adicionales cuando entran grandes cantidades de sangre del feto en el torrente sanguíneo de la madre.

En cuanto al tratamiento una vez que la incompatibilidad se ha materializado, dependerá del embarazo y de la gravedad de la afección. En el caso de anemia fetal leve puede no ser necesario ningún tratamiento.

Por otro lado, el tratamiento antenatal tiene como objetivo disminuir la cantidad de anticuerpos maternos y mejorar la anemia fetal, evitando las complicaciones:

  • Transfusión intrauterina de sangre. Este procedimiento tiene como objetivo aumentar los glóbulos rojos en el feto, por medio de la inyección en la vena umbilical de sangre del grupo 0, Rh negativo.

  • Utilización de corticoides, plasmaféresis materna y la administración de inmunoglobulina inyectada para reducir la cantidad de anticuerpos en la madre.

El tratamiento posnatal consiste en la administración de una transfusión al recién nacido si la anemia fuera importante y la prevención del daño derivado del aumento de la bilirrubina en sangre, mediante fototerapia o, si fuera necesario, mediante el recambio de toda su sangre.

En los casos en los que sea necesario, se puede proceder a provocar el parto de forma prematura.