Contenido Artículos especializados Gripe en niños: síntomas y tratamientos

José Luis Santillana de La Fuente

Enfermero Profesor Tutor en Enfermería Familiar y Comunitaria

Síntomas de gripe en niños

La gripe es una infección vírica aguda que produce, de manera general, una inflamación del aparato respiratorio con síntomas en la nariz, garganta y pulmones y, a veces, se pueden confundir con procesos respiratorios de vías altas de origen vírico o bacteriano.

Los síntomas de la gripe varían desde leves a otros más graves e, incluso, en algunos casos, puede provocar la muerte. Estos pueden ser:

En recién nacidos y lactantes, los síntomas son poco característicos y difícil de reconocer a simple vista como son:

  • Irritabilidad 
  • Alteración en la respiración 
  • Inapetencia 
  • Vómitos 
  • Diarrea y dolor abdominal
  • Poca elevación de la temperatura

En niños de 1 a 5 años, los síntomas suelen ser:

  • Fiebre alta
  • Ojos irritados o enrojecidos
  • Falta de apetito 
  • Somnolencia    

Otros síntomas generales son:

  • Fiebre
  • Rinitis o congestión nasal
  • Faringitis y dolor de garganta
  • Dolor abdominal, diarrea y vómitos
  • Dolor muscular
  • Dolor de cabeza 
  • Escalofríos
  • Fatiga                                                                                         

Tratamiento de gripe en niños

El tratamiento para la gripe es, de manera general, para aliviar los síntomas.

Los fármacos más empleados son el paracetamol y el ibuprofeno para bajar la fiebre cuando esta supera los 38ºC. 

No administrar antibióticos, salvo indicación médica, debido a que la gripe es una enfermedad vírica y no bacteriana. 

No se debe dar ácido acetil salicílico (Aspirina) en los procesos gripales por su relación con el Síndrome de Reye (síndrome cerebral agudo súbito y alteración en la función hepática). 

Tampoco se deben dar antitusivos o antiinflamatorios por los efectos colaterales que tienen, salvo en casos concretos. 

Otras medidas a tomar son:

  • Aumentar la ingesta de líquidos, aunque el niño no lo pida. Se recomienda la administración de manera más frecuente y en menor cantidad para evitar los vómitos y la deshidratación. 
  • Humidificar el ambiente para evitar que se reseque la nariz y garganta
  • Airear la habitación y evitar un ambiente caliente que pueda favorecer el paso de virus y bacterias.
  • Aumentar los alimentos ricos en vitaminas para reforzar el sistema inmune. 
  • Hacer lavados de nariz con suero fisiológico, para favorecer la expulsión de moco y destapar la nariz.
  • Mantener al niño en una posición un poco incorporada durante el sueño para evitar que el moco tapone la nariz y dificulte la respiración.
  • No tener al niño con demasiada ropa de abrigo.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura.
  • Administrar la vacuna antigripal a partir de los 6 meses en caso de padecer enfermedades crónicas como asma, diabetes, afecciones renales o del sistema inmune. En caso de niños menores de 6 meses, se administra la vacuna a los demás miembros de la familia.

Prevención de gripe en niños

La gripe es una enfermedad muy contagiosa que se transmite de persona a persona a través del aire por la tos, los estornudos o simplemente al hablar. Las partículas que se expulsan pueden alcanzar el sistema respiratorio, llegando incluso a los alvéolos pulmonares.

También quedan impregnadas en las manos, ropa, juguetes u otros objetos favoreciendo la transmisión y contagio de la enfermedad. 

Mientras duren la tos y los estornudos, existe riesgo de contagio, por lo que es muy importante tomar medidas de prevención como, por ejemplo: 

  • Lavado de manos, tanto de los mayores como de los bebés, con agua y jabón de manera frecuente
  • Lavar con frecuencia los juguetes u otro objetos que pueda chupar el niño
  • Ventilar la habitación al menos 10 minutos para evitar la proliferación de virus 
  • Enseñar a los niños a taparse la nariz y la boca al toser o estornudar con un pañuelo o  el brazo
  • Evitar que los niños estén en sitios cerrados y con mucha aglomeración de personas
  • No fumar en casa
  • Evitar que compartan juguetes, chupetes u otros objetos que han podido estar en contacto con saliva (muy difícil en el caso de ir a escuela infantil)
  • Evitar llevarle a la guardería o colegio si está enfermo
  • Ofrecerle una alimentación rica en vitaminas A, C y E (frutas y verduras)
  • Mantener una buena hidratación, se aconseja una media de 50-60 ml de agua por kg de peso. Un niño de 10 Kg debería beber medio litro de agua al día.
  • Favorecer las actividades físicas al aire libre, aunque haga frío, ya que los virus no se encuentran en el aire fresco y limpio

Diagnóstico de gripe en niños

Se puede diagnosticar un caso de gripe en el niño cuando los síntomas que tiene coincide con la presencia de un brote o epidemia en ese momento en la población donde resida.

Es importante hacer un diagnóstico diferencial con un resfriado común, ya que comparte los síntomas como afectación más leve de garganta, faringe e irritación de ojos y que puede cursar con o sin fiebre, pero con una duración de convalecencia de tan solo de 3-4 días. 

El cuadro gripal causa una afectación más agudizada del estado general del niño, mayor temperatura y con una duración de 7-10 días.

Una de las pruebas de laboratorio utilizadas para el diagnóstico de  la gripe es el aislamiento y cultivo de una muestra de la mucosidad nasal o faríngea expectorada, pero se trata de un proceso lento porque tarda varios días en obtenerse los resultados. 

¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?