Contenido Artículos especializados Fascitis Plantar

La fascia es un tejido continuo que envuelve todo nuestro cuerpo desde la cabeza hasta los pies. A lo largo de su recorrido se ancla a los huesos para reforzar su función y en las zonas de carga es capaz de aumentar su densidad para dar soporte y refuerzo.

Es el caso de la fascia que recubre la planta del pie, llamada fascia plantar. Esta fascia se ancla a hueso del talón y se dirige abriéndose en abanico a las bases de cada uno de los dedos.

Su estructura es fuerte, densa y resistente, forma los arcos plantares del pie cuya función es amortiguar y repartir el peso de nuestro cuerpo.  

La fascia es un tejido continuo que envuelve todo nuestro cuerpo desde la cabeza hasta los pies.
¿QUE ES LA FASCITIS PLANTAR?

Cuando la parte de la fascia que recubre la planta del pie se inflama, se produce una fascitis plantar. Es una de las causas más frecuentes de consulta médica en los dolores de pie. La recuperación es lenta por eso es importante determinar la causa que produce la inflamación y reducir el tiempo de lesión.

¿POR QUÉ SE PRODUCE UNA FASCITIS PLANTAR?

Esta patología se presenta principalmente en personas de mediana edad y afecta por igual a los hombres y a las mujeres.

  • Hay factores que pueden ser el origen de esta lesión, por ejemplo: Una carga excesiva: Cuando estamos de pie, caminamos o corremos la carga del cuerpo se transmite al arco del pie mantenido por la fascia plantar, si la carga es mayor de lo que el  arco del pie puede tolerar, la fascia sufrirá un sobre estiramiento y se inflamará.

Es el caso de marchas o carreras prolongadas por terrenos irregulares o de personas con sobrepeso.

  • Personas que tienen un Síndrome del túnel tarsiano:  donde se alteran los nervios y tendones que llegan al pie.
  • Factores que modifiquen la pisada: el uso de zapatos o zapatillas deportivas inadecuadas con suelas demasiado rígidas o demasiado flexibles.
  • Las personas que tienen poca flexibilidad en los músculos de la pierna (gemelos y sóleo) son más vulnerables a tener mayor tensión en la fascia plantar.
  • Fracturas por estrés en el talón.
  • Aumento de peso repentino (embarazo):  donde el sistema músculo ligamentoso que sujeta el pie resulta insuficiente para el peso de la persona.
  • Degeneración del tejido: Con la edad, el tejido conjuntivo que forma la fascia comienza a perder elasticidad y se vuelve más vulnerable a los microtraumatismos que se producen a nivel de los pies.
  • Enfermedades sistémicas como la artritis: en épocas de crisis inflamatorias las fascia plantar puede ser una de las zonas afectadas.

SÍNTOMAS

La fascitis plantar se caracteriza por un dolor agudo en la base del talón o localizado en la parte interna del tobillo.

Es común que aparezca después de una larga jornada caminando con zapatos planos, a partir de ese momento, el dolor aumenta progresivamente y se focaliza cada vez más en el talón.

El dolor puede presentarse de dos formas:

Un dolor después del reposo:

Es muy característico un dolor agudo en la zona del talón que aparece por las mañanas, cuando plantamos el pie en el suelo tras un periodo de descanso o después de estar en la oficina sentados y retomamos la marcha. Este dolor desaparece a los 10 minutos de caminar.

Es muy característico un dolor agudo en la zona del talón que aparece por las mañanas, cuando plantamos el pie en el suelo tras un periodo de descanso.

Un dolor por sobreuso:

Se caracteriza por ser un dolor sordo, que aparece cuando estamos de pie o caminando. En este caso, el dolor se localiza en el talón y en la parte interna del tobillo.

Debemos tener en cuenta que el músculo Sóleo cuando tiene activos sus puntos gatillo, origina un dolor en la planta del pie similar al de la fascitis plantar de forma, que puede llevarnos a error en el diagnóstico, este dolor no lo producirá la inflamación de la fascia si no la sobrecarga muscular del sóleo.

¿CÓMO TRATAR LA FASCITIS PLANTAR?

El tratamiento conservador es casi siempre eficaz aunque el tiempo de recuperación puede llevar meses.

  • En la fase de inflamación aguda, debemos  guardar reposo y poner frío en la planta del pie: Utilizaremos bolsas de hielo para producir analgesia en la zona y podremos dar un masaje de 10 minutos. Realizaremos 3 o 4 repeticiones al día.

En la fase de inflamación aguda, debemos  guardar reposo y poner frío en la planta del pie.Debemos tener en cuenta que el músculo Sóleo cuando tiene activos sus puntos gatillo, origina un dolor en la planta del pie similar al de la fascitis.   

 

  • Utilizaremos baños de contraste: usaremos dos recipientes uno de agua fría y otro con agua caliente, pondremos el pie durante un minuto en cada recipiente y repetiremos hasta que la temperatura de ambos recipientes sea similar.

 

Utilizaremos baños de contraste: usaremos dos recipientes uno de agua fría y otro con agua caliente.

  • Realizaremos estiramientos activos de los músculos posteriores de la pierna: Isquiotibiales, sóleos y gemelos. Aguantaremos el estiramiento durante 20 sg y lo realizaremos dos veces al día.
  • Realizaremos estiramientos locales de la fascia plantar: con ayuda de una pelota de tenis o un recipiente duro y redondo (una botella) haremos pases y círculos sobre la planta del pie.

Realizaremos estiramientos locales de la fascia plantar: con ayuda de una pelota de tenis o un recipiente duro.

  • Vendaje neuromuscular: el vendaje neuromuscular en muchas ocasiones alivia y quita el dolor en el momento.

Vendaje neuromuscular: el vendaje neuromuscular en muchas ocasiones alivia y quita el dolor en el momento.

  • Podremos usar plantillas de silicona para amortiguar la carga, si aún así no cesa el dolor es recomendable hacer un estudio de la pisada con un podólogo experto para diseñar unas plantillas que corrijan la pisada y mantengan el arco plantar.

Podremos usar plantillas de silicona para amortiguar la carga, si aún así no cesa el dolor es recomendable hacer un estudio de la pisada.

  • Usar férulas por la noche para mantener estirados la musculatura posterior de la pierna
  • Infiltrar corticoides a nivel local, cuando el tratamiento conservador no da resultados.
  • Operar, siempre que el tratamiento conservador no de resultados: en la operación se realiza un corte en la fascia para liberar la tensión y disminuir la inflamación.

¿LA FASCITIS PLANTAR PUEDE SER CAUSA DE UN ESPOLÓN CALCÁNEO?

Durante mucho tiempo, la fascitis plantar ha sido diagnosticada como causa de espolón calcáneo.

Un espolón calcáneo es un saliente óseo en el talón producido por una tensión constante de los tejidos que se insertan en él, entre otros la fascia. De forma que lo que duele no es el espolón si no el proceso inflamatorio que se produce en la fascia plantar. Hoy en día, se sabe que un espolón no causa inflamación en la fascia si no que la tensión excesiva de ésta es la que produce el espolón.

Un espolón calcáneo es un saliente óseo en el talón producido por una tensión constante de los tejidos que se insertan en él.

¿Sabías que..?

La fascitis plantar constituye del 15% al 20% del total de las dolencias que afectan al pie y es la causa más frecuente de consulta médica por patología a este nivel. En el 80-90% de los casos tiene una duración de 6-18 meses.

¿Sabías que…?

La fascitis plantar afecta aproximadamente al 10% de los corredores durante su carrera deportiva y a una proporción similar de la población general a lo largo de su vida.

 

¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?