Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Enfisema Pulmonar, ¿Qué Debes Saber?

Enfisema Pulmonar, ¿Qué Debes Saber?

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Este nombre viene del griego, ”emphysema”, que significa soplar o insuflar aire, algo que está relacionado con esta enfermedad respiratoria. Afecta a personas mayores de 40 años y más frecuentemente a hombres. La causa más directamente asociada es el tabaquismo e implica un problema de salud pública debido a su elevada prevalencia y su traducción económica y social.

El principal factor de riesgo para contraer enfisema es la exposición al humo de tabaco: entre el 80-90% de los pacientes con EPOC son fumadores.

¿Qué es el enfisema?

Es una enfermedad englobada dentro de la entidad “enfermedad pulmonar obstructiva crónica” (EPOC) junto a la bronquitis crónica.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica tiene repercusión sistémica y evolución progresiva. Se caracteriza por la presencia de una obstrucción crónica al flujo aéreo asociada a una reacción inflamatoria frente a partículas nocivas o irritantes (la principal el tabaco). Cursa con episodios de empeoramiento llamados exacerbaciones que pueden implicar un ingreso hospitalario y empeoramiento progresivo basal del paciente.

Factores de riesgo

El principal factor de riesgo es la exposición al humo de tabaco: entre el 80-90% de los pacientes con EPOC son fumadores. Otros factores que pueden influir son: genéticos (como el déficit de la proteína ?1-1-antitripsina, encargada de la proteger el tejido pulmonar), exposición laboral, contaminación ambiental, edad, infecciones en edades tempranas, etc.

Se postula que la enfermedad se inicia con un proceso inflamatorio (inducida por el humo del tabaco debido a su contenido en oxidantes) que produce un estrechamiento de las vías respiratorias, sobre todo distales. Evoluciona con la destrucción del tejido elástico de las paredes de las vías respiratorias distales o bronquiolos (la disminución de la capacidad elástica del pulmón provoca el colapso de las vías aéreas distales).

¿POR QUÉ EL TABACO?

El humo del tabaco y otros contaminantes provocan la liberación de productos químicos que dañan las paredes de los alvéolos. La lesión progresa con el tiempo dificultándose la expulsión de aire y afectando a la oxigenación.

¿Cómo se traduce esta afectación microscópica del pulmón?

Durante la inspiración, el aire entra en el alveolo, pero la falta de elasticidad en la pared hace que se dificulte su salida quedando atrapado durante la espiración y dando lugar a la creación de unos espacios de atrapamiento aéreo llamados bullas, características del enfisema. Es decir, en caso de enfisema, si comparamos el alveolo con un globo comprobaríamos que, debido a la enfermedad, sería posible la entrada de aire, pero se vaciaría con dificultad quedando un remanente de aire en cada inspiración y comprometiendo la oxigenación.

La pérdida progresiva de la elasticidad pulmonar y la destrucción de la estructura pulmonar provocaría el colapso de las pequeñas vías aéreas durante la respiración, conduciendo a una obstrucción respiratoria y a una retención de aire poco oxigenado en los pulmones.

Según la causa desencadenante podríamos hablar de:

  • Enfisema pulmonar hereditario: es el caso del déficit de ?1-1-antitripsina que afecta a una de cada 2.500 personas. Se trata de una proteína sintetizada en el hígado cuya misión es la protección del tejido pulmonar.
  • Enfisema pulmonar adquirido: en este caso la producción de ?1-1-antitripsina es normal, pero existe un proceso inflamatorio de base por la exposición a irritantes que conlleva a la destrucción de las fibras elásticas del espacio alveolar.

Por curiosidad, según el área pulmonar afectada encontraremos cuatro tipos de enfisema: panacinar, centrolobulillar, paraseptal (se asocia con neumotórax espontáneo) e irregular. Según la gravedad de los síntomas podríamos hablar de: leve, moderado, grave y muy grave.

¿Qué síntomas encontramos al inicio de la enfermedad?

Al inicio los síntomas pueden estar ausentes o ser mínimos. Sospecharemos esta enfermedad ante una persona fumadora de más de 40 años y algunos de estos síntomas:

  • Tos crónica: puede ser intermitente o persistente y productiva o no (acompañada o no de mucosidad). Esta tos no se acompaña de fiebre ni síntomas gripales.
  • Expectoración: tendrán un aumento en el volumen diario de expectoración o una sobreinfección de la misma (sospechada por un cambio de color, haciéndose amarilla o verdosa).
  • Disnea: sensación de falta de aire o dificultad para respirar.
  • Cuando la enfermedad evoluciona se añaden otros síntomas derivados de la progresión de la lesión como puede ser la taquipnea (aumento de la frecuencia respiratoria) para compensar el atrapamiento aéreo y la disminución de oxigenación.

La función pulmonar empeorará con la progresión de la enfermedad y se harán más evidentes y frecuentes los síntomas de disnea, tos y expectoración.

¿Qué pruebas se realizan para confirmar el diagnóstico?

  • Espirometría: es una medición de los volúmenes estáticos pulmonares. Soplamos en un tubo y se miden varios parámetros en el aire espirado. Este estudio permite valorar el grado de severidad de la enfermedad, en función de uno de los parámetros que valora: el FEV1 (flujo espiratorio máximo en el primer segundo). Cuanto más bajo es el flujo espiratorio más aire nos queda atrapado en el pulmón y más grave es el enfisema.
  • Gasometría arterial: para comprobar la oxigenación.
  • Pruebas de imagen: radiografía de tórax y tomografía axial computarizada (TAC). Con ellas comprobamos las áreas afectadas y su extensión y descartamos otras patologías.

¿Qué otras patologías provocan síntomas respiratorios?

Las infecciosas (como la tuberculosis), cancerígenas, asma bronquial (en personas más jóvenes con tos crónica de predominio nocturno y disnea de intensidad variable), bronquiectasias (con expectoración abundante y purulenta), etc.

¿Qué tratamiento se recomienda a los pacientes afectados de enfisema?

El objetivo del tratamiento es evitar la progresión de la enfermedad y estabilizar los síntomas para conseguir mayor calidad de vida y reducir los ingresos hospitalarios de repetición y la mortalidad.

Para ello se utilizarán medidas farmacológicas, no farmacológicas y cuidados especiales.

La elección del tratamiento será individualizada, en función de los síntomas, los valores de la frecuencia, la gravedad de las exacerbaciones y la espirometría. Sin embargo, en todos los pacientes debemos incidir en el cese del hábito tabáquico (si es preciso se ofrece ayuda para potenciar la deshabituación tabáquica)

De entre los tratamientos farmacológicos el tratamiento por excelencia lo constituyen los fármacos broncodilatadores. No modifican el deterioro de la función pulmonar, pero mejoran los síntomas, reducen la frecuencia y gravedad de las exacerbaciones y mejoran la calidad de vida.
La vía de administración de elección es la inhalatoria dado que minimiza los efectos secundarios. En fase avanzada de la enfermedad se puede precisar oxigenoterapia y programas de rehabilitación respiratoria.

Como ves, se trata de una patología claramente asociada al tabaco. Si estás pensando en dejar de fumar tienes un buen argumento para dejar de hacerlo. Esta es una de las enfermedades incurables asociadas al tabaco. Las otras son de pronóstico igual o peor. Por favor, reflexiona.