Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. El Blanqueamiento Dental, ¿Puede Ser Perjudicial?

El Blanqueamiento Dental, ¿Puede Ser Perjudicial?

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Quién no ha envidiado, en alguna ocasión, la dentadura absolutamente blanca de algún famoso o de la persona que nos está hablando? El blanqueamiento dental es un tratamiento con finalidad estética que persigue la obtención de un tono más blanco (los odontólogos hablamos de bajar o reducir el tono de blanco). Este procedimiento permite eliminar la gran mayoría de manchas depositadas en el esmalte dental debidas a causas externas. Pero no podemos olvidar que ni todas las manchas son tratables ni todos los pacientes son candidatos a realizarse un blanqueamiento.? Veamos por qué.

cualquier tipo de blanqueamiento (tanto externo como interno) se recomienda el uso de las llamadas “pastas blanqueadoras” como complemento.

Causas de las manchas dentales

  • Causas externas: las principales causas externas del oscurecimiento dental serían la ingesta de determinados alimentos y bebidas, o el contacto con agentes pigmentarios, como té, café, tabaco, mate, vino, bebidas de cola y exceso de uso de colutorio con clorhexidina (antiséptico de uso frecuente presente en colutorios y pastas dentífricas).
  • Causas internas: en general, las manchas provocadas por causas internas son las más difíciles de tratar y las que peores resultados obtienen con un blanqueamiento. En la mayoría de casos deben buscarse otras alternativas terapéuticas, como podría ser la colocación de carillas estéticas en el sector anterior de la boca (expuesto durante la sonrisa). Pueden afectar a los dientes antes de la erupción (en el embarazo o antes de los seis meses de vida) y son debidas fundamentalmente a determinados tratamientos (tetraciclinas), a alteraciones congénitas de la calidad del esmalte (hipoplasia) o al depósito de flúor. Tras la erupción de los dientes las causas internas más frecuentes son las consecuencias de un traumatismo dental y el desgaste del esmalte (propio del envejecimiento de la pieza dentaria).

El proceso de blanqueamiento

Nuestro papel como odontólogos consiste en averiguar la posible causa, así como el tiempo de evolución y la expectativa que tiene el paciente. Debemos realizar una exploración exhaustiva de la calidad del esmalte y de la sensibilidad dental que nos influirán en la decisión terapéutica a tomar. A continuación, exponemos las diferentes posibilidades terapéuticas posibles y siempre pensando en la persona que tenemos sentada en nuestro sillón dental en ese momento.

Bajo las premisas de que no todos los pacientes son candidatos ni todos obtendrán el mismo efecto blanqueante, ni que la duración del efecto es de por vida, no debemos crear falsas expectativas. El tratamiento de elección es blanqueamiento externo mixto por ser el que consigue mejores resultados. Debemos tener presente la severidad y extensión de las manchas a tratar y la persistencia de los hábitos mencionados (café, té, tabaco…). Por otro lado, y para asegurarnos de obtener el resultado perseguido, debemos partir de una boca impecable por lo que antes de realizar el blanqueamiento recomendamos una higiene dental o tartrectomía.

Facilitaremos a continuación una pincelada de los diferentes tipos de tratamientos de blanqueamiento disponibles en la actualidad:

  • Blanqueamiento externo: es el tratamiento más habitual. Se realiza sobre dientes vitales o sanos. Consiste en la aplicación de sustancias activas en la superficie dental, y puede ser realizado en consulta o en el domicilio.

El tratamiento mixto efectuado inicialmente por un odontólogo en consulta y después continuado por el paciente en el domicilio es el que mejor resultado ofrece. Consiste en una sesión (de aproximadamente una hora de duración) con exposición a una determinada luz (láser, plasma, luz fría..) sobre la arcada dental donde se ha colocado previamente una sustancia química (normalmente peróxido de hidrógeno al 35 %) sustentada con una férula acrílica de soporte.

¿Pero por qué debemos colocar peróxido en la superficie dental antes de exponerla al láser? Porque penetrará en el tejido dental y fragmentará las moléculas de los depósitos de pigmento oscuro dando lugar a moléculas más pequeñas e incoloras.

Tras esta sesión, se continúa con el tratamiento domiciliario (supervisado por el odontólogo), de dos semanas de duración y con una duración de 40 minutos diarios (normalmente se realiza por la noche). Consiste en la colocación de una férula acrílica hecha a medida y peróxido de carbamida o peróxido de hidrógeno en concentraciones variables.

Otra posibilidad de blanqueamiento externo es el domiciliario exclusivo mediante la aplicación de “Geles blanqueadores” (de peróxido de hidrógeno o de peróxido de carbamida) adquiridos en la farmacia sin receta médica y en forma de kit. Estos geles presentan una baja concentración de peróxido por lo que su efectividad es muy limitada en comparación con los tratamientos profesionales.

  • Blanqueamiento interno: se realiza sobre dientes no vitales, es decir, que ya tienen realizado un tratamiento de conducto o endodoncia. Consiste en la aplicación del producto blanqueador en el interior de la cavidad dental (en la cámara pulpar). Se puede complementar este tratamiento con el blanqueamiento externo. Habitualmente se utiliza una solución de perborato de sodio o de peróxido de carbamida que persigue un efecto de aclaramiento de la estructura dental (en este caso desde el interior del diente).

PASTAS BLANQUEADORAS, ¿SÍ O NO?

Tras cualquier tipo de blanqueamiento (tanto externo como interno) se recomienda el uso de las llamadas “pastas blanqueadoras” como complemento y mantenimiento del blanqueamiento realizado. Pueden contener sustancias abrasivas suaves como sílice, pirofosfatos, óxido de aluminio, peróxido de hidrógeno, peróxido de carbamida o bicarbonato de sodio. Su efectividad está relacionada con el hábito de uso y la disminución del consumo de aquellos alimentos o bebidas que generan coloraciones o manchas extrínsecas.

Hay que tener en cuenta que si se utilizan de forma exclusiva no conducirán a un blanqueamiento dental, pero como complemento al blanqueamiento profesional pueden hacer más duradero el efecto.

Debemos tener en cuenta…

Conviene mencionar algunas advertencias respecto al tratamiento de blanqueamiento.

  • El abuso de este tipo de tratamientos, tanto de láser como de peróxido de carbamida o de hidrógeno puede ocasionar cambios histológicos en la calidad de esmalte, dentina y pulpa que podría traducirse en una hipersensibilidad extrema dental.
  • El éxito del tratamiento va a depender también de la corrección de hábitos del paciente. En grandes fumadores, consumidores de más de tres tazas de café al día, bebedores de zumo de cítricos o personas con mala higiene dental no vamos a obtener grandes cambios de tonalidad con el tratamiento. Así mismo la duración del efecto blanqueador se acortará.
  • En pacientes bruxistas (rechinan los dientes) o con gran desgaste dental puede aumentar su sensibilidad tras el tratamiento por lo que deberían valorarse otras alternativas terapéuticas como serían las carillas estéticas.
  • La duración del efecto blanqueador puede prolongarse hasta los 12-24 meses en caso de tratamiento combinado pero los domiciliarios suelen durar menos de tres meses.
  • A largo plazo podemos encontrar posibles efectos adversos como pueden ser la reabsorción o destrucción de las raíces de los dientes, la destrucción de las capas prismáticas de los dientes o la pulpitis crónica que conllevará a la necesidad de tratamiento endodóntico para disminuir su sensibilidad.
  • Es normal, sin embargo, que en el curso del tratamiento blanqueante se produzca cierta hipersensibilidad transitoria reversible al poco tiempo de finalizar el tratamiento. Si en algunos casos la sensibilidad es mayor, se suele aconsejar el uso de geles blanqueadores que contengan flúor y nitrato potásico en su formulación. Los casos de sensibilidad extrema que obligan a utilizar analgesia o a finalizar el blanqueamiento son infrecuentes.

PASO A PASO SI TE PLANTEAS UN BLANQUEAMIENTO

En general la secuencia deseable sería la siguiente:

  • Es fundamental una visita al odontólogo antes de realizar un tratamiento de blanqueamiento dental para que nos indique la técnica más adecuada en nuestro caso.
  • Se aconseja una tartrectomía previa al tratamiento (higiene dental mediante ultrasonidos llevada a cabo por el higienista dental)
  • Si eres candidato no dudes en que el blanqueamiento dental mixto te ofrecerá resultados más espectaculares y duraderos.
  • Si no modificas tus hábitos de cepillado dental e ingesta tu tono anterior volverá a aparecer tras el efecto del blanqueamiento inicial.
  • No se recomiendan blanqueamientos de repetición.