Ecografía Testicular

Dr. David Cañadas Bustos

Especialista en Medicina General

Médico consultor de Advance Medical

Esta exploración básica, sencilla y no invasiva, es esencial para un correcto diagnóstico de algún tipo de alteración a nivel escrotal, tanto de testículos como de sus estructuras próximas. Se puede realizar a cualquier edad y no emite ningún tipo de radiación.

La ecografía testicular es muy útil para valorar diversas patologías, en adultos y en niños.

¿Cómo se realiza?

La ecografía es una técnica no invasiva, es decir, no se introduce ningún material, contraste o aparataje en el interior del cuerpo humano. Se coloca un gel sobre el escroto para facilitar el movimiento del transductor y la emisión y captación de ultrasonidos y se explora desde fuera. Las únicas molestias que se pueden notar son el frío del gel y la presión sobre las estructuras estudiadas. En general, es una prueba que dura media hora como máximo. Con frecuencia se complementa mediante el Doppler, que permite ver la irrigación de las estructuras estudiadas. Las estructuras próximos a los testículos que permite explorar la ecografía son el epidídimo (un tubo largo y estrecho ubicado en la cara postero-superior de cada testículo y al cual van a desembocar los conductos seminíferos procedentes de los testículos), las vesículas seminales, las venas y vasos linfáticos de los testículos y el mismo escroto.

Útil en adultos y en niños

La ecografía testicular es muy útil para valorar diversas patologías, en adultos y en niños:

  • En niños la ecografía es muy útil para valorar la presencia o ausencia de testículos no descendidos en el saco escrotal. Esta exploración permite observar dónde se hallan los testículos y así programar una cirugía lo antes posible para intentar hacer descender el testículo al saco escrotal. Es importante que esto se haga cuanto antes, dado que los testículos no descendidos tienen una mayor incidencia de cáncer.
  • En adultos la ecografía testicular es muy efectiva para valorar muchos tipos de lesiones, ya sean sólidas, líquidas, intratesticulares o externas a ellas.

¿Qué información aporta?

Estas son las situaciones en que la ecografía testicular resulta de mucha ayuda:

Masa testicular

La ecografía testicular es la prueba esencial y que nos aportará mucha información sobre el estudio de una masa testicular. Ante la sospecha por palpación de una masa en un testículo, la ecografía nos permitirá, ya de base, poder diferenciar si se trata de una masa sólida (un posible tumor) o de una masa líquida (un quiste). Pese a que algunos rasgos de la imagen y el contexto pueden hacer pensar en la benignidad o malignidad de la masa tumoral, la ecografía no permite aseverar a ciencia cierta la naturaleza de estos tumores, por lo que será preciso realizar pruebas complementarias o directamente extirpar el testículo. Cabe decir que aproximadamente un 95% de las masas tumorales que aparecen en los testículos son malignas, por lo que en general se opta siempre por la extirpación del testículo afectado.

Epididimitis

La ecografía testicular es también útil para valorar patología de las estructuras adyacentes al testículo, como el epidídimo y las vesículas seminales. La presencia de un dolor testicular puede ser indicativa de una epididimitis y la ecografía testicular permitirá apreciar la inflamación de esta estructura con una normalidad del testículo. Asimismo, si existe sangre en el esperma puede ser debido a la presencia de un quiste en las vesículas seminales, una lesión que también se apreciará gracias a la ecografía testicular.

Hidrocele

Consiste en la presencia de una acumulación de líquido entre las capas que rodean al testículo. Esta acumulación puede causar un aumento del tamaño escrotal y una molestia o dolor sordos que van aumentando a lo largo del día. Al realizar la ecografía se apreciará un testículo normal pero con una presencia aumenta de líquido alrededor del teste.

Varicoceles

Son dilataciones de los plexos (redes) de venas que irrigan los testículos. Su mecanismo de aparición es el mismo que el de las varices de las piernas; de hecho, son varices testiculares, y causan una molestia escrotal y pueden comprometer la fertilidad. Al realizar la ecografía se apreciará un testículo normal y las dilataciones tortuosas de estos plexos venosos.

Torsión testicular

En caso de un dolor agudo e intenso de un testículo, asociado o no a un traumatismo, se debe sospechar una torsión testicular. En este caso la ecografía testicular permitirá valorar la inflamación del testículo, la torsión del mismo y comprobar mediante el Doppler la irrigación sanguínea. La torsión testicular es una urgencia médica que debe intervenirse lo antes posible para evitar la muerte de las células testiculares y el posible compromiso de la fertilidad. En casos de traumatismos graves la ecografía permite valorar también si hay afectación del tejido testicular y si existen hematomas dentro o fuera de la gónada.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?