Entrar
  1. Savia
  2. Contenidos de salud
  3. Dopamina: Funciones e Indicaciones

Dopamina: Funciones e Indicaciones

Consulta de Psicología

Los mejores psicólogos también pueden ayudarte a disminuir el estrés y a contribuir a optimizar tus niveles de dopamina.

Pide cita ya

Actualizado el 27/06/2022



La dopamina forma parte de los numerosos mensajeros químicos o neurotransmisores que participan en nuestro sistema nervioso. Está involucrada en multitud de funciones cerebrales y fisiológicas. La atención, la regulación de la vigilia y el sueño y la memoria son algunas de ellas.



Aunque te sorprenda, un alto nivel de estrés está relacionado con bajos niveles de dopamina.

¿Qué es la dopamina?

La dopamina es un neurotransmisor perteneciente a la familia química de las catecolaminas que se encuentra distribuida en diferentes regiones, pero tiene mayor concentración en la corteza prefrontal, que se encarga de la toma de decisiones y en el hipocampo, que se encarga entre muchas funciones de la memoria.



¿Cuáles son las funciones de la dopamina?

La dopamina participa en múltiples funciones cerebrales entre las que se pueden citar:

  • El aprendizaje y la memoria.
  • La motivación y de sensaciones placenteras.
  • El sueño.
  • El estado de ánimo.
  • La atención.
  • La actividad motora.
  • La regulación de la secreción de la prolactina durante el embarazo, para la creación de la leche materna.

Debido a que está involucrada en una gran cantidad de procesos, una alteración en los niveles normales de este neurotransmisor puede tener consecuencias negativas. Por ejemplo, niveles bajos de dopamina se asocian con dificultad para estudiar, ya que estos influyen en nuestra capacidad de mantener el foco de atención y en la memoria.

En contraposición, niveles elevados de dopamina se relacionan con la hiperactivación motora y aparición de tics y movimientos innecesarios característicos de enfermedades como el Parkinson.


Dopamina y memoria

Los niveles alterados de dopamina pueden afectar a diversas funciones cognitivas, concretamente a la memoria, el aprendizaje y la atención.

La dopamina nos ayuda a sentirnos con energía y a la memorización a corto plazo, lo que influye en la capacidad de retener la información.

En este sentido, la dopamina podría estar relacionada con el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Algunas investigaciones apuntan en esta línea vinculando el trastorno de la atención con la disminución de receptores de dopamina.


Dopamina e hiperactivación cerebral

Existen diversos estudios que asocian los síntomas positivos de la esquizofrenia, como delirios y alucinaciones, con el aumento de los receptores de dopamina. Por lo que muchos antipsicóticos funcionan como inhibidores del funcionamiento de estos receptores para que desaparezcan parte de los síntomas.


Dopamina y placer

Que tu equipo gane un partido importante, sacar una buena nota en un examen, ir a un concierto o disfrutar de tu comida favorita, todas estas situaciones son muy placenteras. La dopamina se encarga de que tengas esa sensación de placer, y que te mantengas motivado por seguir haciendo estas actividades.

Por desgracia, existen sustancias estupefacientes que confunden a nuestro organismo. La alteración de la actividad dopaminérgica de estas sustancias nos hace experimentar placer “artificialmente”.

Se ha demostrado que sustancias estupefacientes como la cocaína, las anfetaminas o la nicotina incrementan la trasmisión dopaminérgica en áreas cerebrales límbicas, involucradas en la generación de emociones.


Dopamina y estado de ánimo

La dopamina al ser el neurotransmisor del placer, también se relaciona con la tristeza y la depresión. Una carencia de actividad dopaminérgica hace difícil que consigamos disfrutar incluso de aquellas cosas que más nos gusten.  A esto se le conoce como anhedonia.


Dopamina y sueño

La melatonina, la hormona del sueño, necesita que se segregue dopamina para su regulación. La dopamina junto con el cortisol y la noradrenalina, se encargan de regular los cambios en la actividad cerebral en la función del ciclo de sueño-vigilia.

La dopamina durante el día es la encargada de inhibir la producción de melatonina, lo que contribuye a que nos despertemos sin la sensación de cansancio. Cuando los niveles de dopamina disminuyen, tendremos la sensación de estar cansados durante todo el día.

Por el contrario, unos niveles elevados de dopamina pueden contribuir a la aparición de insomnio al inhibir la aparición de la hormona del sueño.


Dopamina y movimiento

En la enfermedad de Parkinson se produce una disminución progresiva de las neuronas y neuro receptores, lo que conlleva la aparición de rigidez, movimientos lentos y temblores.

La levodopa ?un aminoácido precursor de la dopamina? es uno de los medicamentos utilizados para aumentar los niveles de dopamina, permitiendo restablecer el movimiento normal en las personas con Parkinson.

Sin embargo, cuando se establece un tratamiento para aumentar los niveles de dopamina es preciso tener en cuenta que esta juega un papel en la adicción y el control de impulsos.

No hay que olvidar que la dopamina es la hormona del placer. Por ello, algunas personas con tratamientos que incluyen levodopa desarrollan comportamientos adictivos, que pueden incluir el juego compulsivo, comportamientos repetitivos o hipersexualidad.



¿Cómo mantener la dopamina en niveles adecuados?

El estrés, cuya hormona es el cortisol, influye en la actividad dopaminérgica. De este modo, las actividades que pueden contribuir a mantener unos niveles adecuados de dopamina son todas aquellas que disminuyan el estrés, incluyendo:

  • Deporte y actividad física.
  • Yoga.
  • Meditación.
  • Actividades con componente social.

Además, un buen descanso y una dieta saludable rica en alimentos vegetales y antioxidantes pueden contribuir muy positivamente al mantenimiento de los niveles fisiológicos óptimos de dopamina.

Por eso, cuando un profesional de la salud te recomienda hacer deporte o descansar, también quiere que aprendas a cuidar de tu entorno hormonal.



Preguntas frecuentes

¿Qué es la dopamina?

La dopamina es un neurotransmisor involucrado en la toma de decisiones y en muchas otras funciones cerebrales como la memoria, las sensaciones placenteras, el sueño, el estado de ánimo, la atención y la actividad motora, entre otras.


¿Existen tratamientos para aumentar la dopamina?

La levodopa es un aminoácido precursor de la dopamina y se utiliza para aumentar los niveles de dopamina en patologías como el Parkinson con el objetivo de mejorar y normalizar el movimiento en las personas afectadas.


¿Se puede aumentar la dopamina de forma natural?

El estrés es uno de los principales causantes de la disminución en la actividad dopaminérgica. Todas las acciones que se lleven a cabo para reducir el estrés contribuirán a aumentar los niveles de dopamina, entre ellas, hacer deporte, la meditación, el yoga y la interacción social. También serán beneficiosos un buen descanso y una dieta saludable.


¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas neurólogos por chat o videoconsulta.