Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Dopamina: Funciones e Indicaciones

Dopamina: Funciones e Indicaciones

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Seguro que la primera palabra que asocias a la dopamina es la enfermedad de Parkinson y, efectivamente, es así. Esta enfermedad se caracteriza por una disminución en los niveles de dopamina. Pero, ¿a qué no sabías que la dopamina también es llamada la hormona del placer? En realidad, está implicada en múltiples funciones. Pertenece a la familia farmacológica de las catecolaminas y funciona como un neurotransmisor en el sistema nervioso central. Es imposible abordar todos los mecanismos fisiológicos en los que se ve implicada, pero haremos hincapié en los más importantes.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

Aunque te sorprenda, un alto nivel de estrés está relacionado con bajos niveles de dopamina.

¿Qué es un neurotransmisor?

Es una sustancia química que transmite la información de neurona a neurona. La dopamina se sintetiza en diferentes áreas del sistema nervioso, especialmente en la sustancia negra y en el hipotálamo (desde donde regula la secreción de la prolactina de la hipófisis). Las neuronas dopaminérgicas (cuyo neurotransmisor primario es la dopamina) están presentes mayoritariamente en el sistema nervioso central y en el hipotálamo.

¿Cuál es la principal función de la dopamina en el organismo?

La dopamina participa en múltiples funciones cerebrales entre las que mencionaremos el aprendizaje y la memoria, la motivación y la recompensa ante estímulos placenteros (induce a la repetición de las conductas que nos comportan placer como la alimentación, el sexo y las drogas), el sueño, el humor, la atención, la actividad motora y  la regulación de la secreción de prolactina (inhibe su producción a nivel de la hipófisis).

Por ello podemos asociar niveles bajos de dopamina a problemas de memoria y movimiento, apatía, anhedonia (dificultad para experimentar placer y satisfacción), insomnio y déficit de atención. En contraposición, niveles elevados de dopamina se asocian a hiperactivación,

¿Qué ocurre con el tandem dopamina-memoria?

Los desórdenes de dopamina en el cerebro afectan a las funciones neurocognitivas (memoria, aprendizaje y atención).

Diferentes estudios asocian un nivel bajo de dopamina con el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (famoso TDAH). Abogan por la relación entre TDAH y la disminución de receptores de dopamina cerebral y la alteración de su neurotransmisión. ¿Sería esa la explicación del déficit de atención característico de estos pacientes ante actividades que consideran aburridas, repetitivas y que les despierta poco interés? Numerosos estudios de investigación están enfocados en esta línea.

Por otro lado, existen estudios que relacionan los síntomas Positivos de la Esquizofrenia (Delirios y Alucinaciones) con niveles elevados de dopamina. Así, algunos antipsicóticos son inhibidores de los receptores de dopamina (disminuyen los niveles de dopamina) y mejoran dichos síntomas.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

¿Qué decir del tándem dopamina-motivación y recompensa ante estímulos placenteros?

Ello explicaría, por ejemplo, la dependencia generada por las drogas de abuso. Efectivamente, la dopamina regula la recompensa ante estímulos. ¿De qué manera? Cuando una persona ingiere drogas de abuso con asiduidad éstas actúan modificando la liberación de dopamina por parte de las neuronas. Se traduce en un aumento del estímulo y la obtención de una sensación de euforia-bienestar. Por ejemplo, la cocaína y las anfetaminas aumentan la liberación de dopamina y su consumo genera sensación de bienestar y placer, al inicio. Sin embargo, existe una tolerancia fisiológica ante la cual el organismo deja de reaccionar de forma tan generosa por lo que el individuo responde aumentando la dosis y en busca de la sensación de placer inicial (son los principios de dependencia: la persona precisa consumir para obtener una sensación de bienestar y tolerancia: cada vez precisa más dosis para obtener la misma sensación). Ello refuerza muy fuertemente el consumo y adiestra al usuario a mantener el hábito con dosis crecientes buscando la falsa sensación de bienestar.

¿Cómo explicamos la influencia dopamina-humor?

La dopamina está relacionada con la serotonina (endorfina más famosa). Ambas actúan de forma sinérgica en la regulación del estado de ánimo, el sueño, el apetito y el movimiento.

Si los niveles de ambos parámetros están disminuidos también estará disminuido el estado de ánimo, la motivación, la apetencia, etc. Por ello, una manera de objetivar la evolución de una depresión en tratamiento médico puede ser la monitorización de los niveles de serotonina en sangre. Muchos antidepresivos actúan aumentando los niveles de serotonina y dopamina. El éxtasis sería un ejemplo de droga de abuso que aumentaría ambos niveles.

¿Respecto a la dopamina-sueño?

La protagonista sería la melatonina u hormona encargada de regular los cambios de actividad cerebral en función del ciclo de sueño-vigilia. Se libera durante la noche. Durante el día es la dopamina quien se encarga de inhibir la producción de melatonina, y ello ocasiona nuestro despertar. Por tanto, si tenemos baja la dopamina tendremos sensación de sueño diurno.

¿Dopamina-movimiento?

Es uno de los síntomas más evidentes en la enfermedad de Parkinson, caracterizada por una disminución progresiva de neuronas dopaminérgicas que conlleva a: rigidez, movimientos lentos y temblores.

La levodopa (L-Dopa) es uno de los medicamentos utilizados para aumentar los niveles de dopamina y restablecer el movimiento normal en las personas con Parkinson. Se trata de un aminoácido precursor de la dopamina. Se convierte en dopamina en el sistema nervioso central gracias a la actuación de un enzima específico, reponiendo la deficiencia de dopamina que origina esta enfermedad.

La dosis es difícil de ajustar. Seguro que has asociado que una dosis demasiado elevada de levodopa puede causar movimientos incontrolados como temblores y sacudidas mientras que una dosis demasiado baja puede ocasionar movimientos lentos o bradicinesia.

Como ya hemos mencionado, la dopamina juega un papel en la adicción y el control de impulsos. Por ello, algunas personas con Parkinson tratadas con dopamina desarrollan comportamientos adictivos, que pueden incluir el juego compulsivo, comportamientos repetitivos o hipersexualidad (todo ello relacionado con niveles elevados de dopamina).

Así, en caso de tratamiento con levodopa debemos encontrar la dosis óptima para evitar fluctuaciones.

¿Y qué hacemos para mantener nuestra dopamina en niveles adecuados para el buen control del estado de ánimo, la motivación, el movimiento...?

Aunque te sorprenda, un alto nivel de estrés está relacionado con bajos niveles de dopamina. ¿Cuál es el mejor deporte para elevar los niveles de dopamina? La meditación.

Puedes encontrar mucha literatura al respecto… La buena calidad y cantidad de sueño, la práctica de ejercicio de forma regular y una dieta rica en antoxidantes y pobre en grasas saturadas contribuyen muy positivamente en el mantenimiento de los niveles fisiológicos y óptimos de dopamina.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.