1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Consumo Responsable de la Amoxicilina
Consumo Responsable de la Amoxicilina
Atención presencial cuando la necesites
Videoconsulta para resolver tus dudas
Un médico te llama en menos de una hora
Chat médico 24 horas los 365 días del año
Regístrate

¿Qué podemos decir de este antibiótico que no hayas oído? Una buena opción sería hacer una descripción de su perfil para que lo conozcas con detalle, de forma que sepas, a ciencia cierta, de qué hablamos.

La amoxicilina es un antibiótico, que está indicado y suele ser de elección en infecciones leves y moderadas del tracto respiratorio.

Técnicamente se trata de un antibiótico beta-lactámico del grupo de las aminopenicilinas. Coloquialmente es un derivado de la penicilina (concretamente una penicilina semisintética) llamado de amplio espectro por ser activo frente a un gran número de cocos y bacilos, tanto aerobios como anaerobios. Está indicado y suele ser de elección en infecciones leves y moderadas del tracto respiratorio. Tengamos presente que existen infecciones causadas por microorganismos mixtos que precisan la combinación de más de un antibiótico para ser erradicadas por lo que, en algunos casos, la amoxicilina debe asociarse a otro antibiótico complementario.Uso y abuso de antibióticos

El desarrollo de resistencia frente a algunas infecciones le ha hecho perder protagonismo como tratamiento de primera elección. Asimismo, se han descrito múltiples casos de abuso de tratamiento con amoxicilina que han contribuido a aumentar dicha resistencia. En este aspecto quiero recordar que no puede ser dispensado en la farmacia sin la prescripción médica del facultativo. Es imprescindible que tu médico sea conocedor de las infecciones en las que has precisado antibiótico, así como de las dosis y los días de tratamiento que has realizado. Me explico: cuando una infección requiere antibioticoterapia en reiteradas ocasiones es posible que sea preciso un tratamiento más agresivo para erradicar el foco. Sería el caso de una amigdalitis pultácea de repetición cuyo tratamiento definitivo pudiera ser la amigdalectomía o extracción de amígdalas, en función del número de episodios anuales.

Cómo se presenta

Existen muy diferentes presentaciones comerciales de amoxicilina: jarabe, sobre, comprimido, cápsula y vial endovenoso. ¡Ojo, no debe abrirse la cápsula! Si tienes dificultad para ingerirla elige otra presentación teniendo en cuenta la dosis que se te ha recomendado.

La amoxicilina se usa muy frecuentemente combinada con otro antibiótico: el ácido clavulánico, que pertenece a una clase de medicamentos llamados inhibidores de beta-lactamasa cuyo efecto potencia la acción de la amoxicilina.

¿Cuáles son las principales indicaciones de la amoxicilina?

Una premisa a tener en cuenta es que los antibióticos no tienen ningún efecto sobre las infecciones víricas, por tanto, no estarán nunca indicados en cuadros gripales o resfriados banales, por ejemplo.

En nuestra consulta indicamos un tratamiento con amoxicilina en infecciones respiratorias y de oído leves y moderadas (amigdalitis, otitis media, sinusitis, bronquitis aguda y neumonías bacterianas) así como en infecciones genitourinarias no complicadas, en algunas infecciones de piel y en infecciones dentales, fundamentalmente.

No podemos obviar su indicación en el tratamiento erradicador de Helicobacter pylori por tratarse del tratamiento de elección. Forma parte de la llamada terapia triple y se asocia con omeprazol para combatir esta infección gástrica.

¿La dosis sólo depende del peso?

La dosis recomendada va a depender del peso de la persona, de su perfil médico (en caso de insuficiencia renal puede precisar un ajuste de dosis) y de la infección a tratar.

La duración del tratamiento se debe determinar por el tipo de infección y la respuesta del paciente y deberá ser, en general, lo más corta posible.

¿Cómo se toma?

La absorción de la amoxicilina no se ve afectada por los alimentos, por tanto, podemos seguir estrictamente el horario sin tener en cuenta las ingestas.

Como sabes, en caso de alergia a la Penicilina deben emplearse otros antibióticos alternativos dado que la amoxicilina no podría prescribirse. Quiero darte una información adicional al respecto ya que muchos pacientes alérgicos a la penicilina son también alérgicos a otro tipo de antibióticos llamados cefalosporinas, por tanto, precaución también con este otro grupo de antibióticos en caso de alergia a la penicilina. Asimismo, debemos tener precaución en las interacciones con otros fármacos que puedas tomar, adviértelo siempre.

¿Tiene efectos adversos?

Como cualquier otro antibiótico, no está exento de efectos adversos. Los más frecuentemente asociados son la diarrea, las náuseas y la erupción cutánea.

Ante cualquier duda consúltanos. En principio el tratamiento debe suspenderse inmediatamente si aparece diarrea intensa con náuseas, vómitos, fiebre y/o calambres abdominales, reacción anafiláctica, erupción exantemática extensa o crisis convulsivas.

Debemos tener especial precaución en aquellos pacientes afectos de enfermedad intestinal dado que pueden empeorar sus síntomas intestinales.

¿Se puede tomar durante el embarazo o la lactancia?

La amoxicilina está catalogada como categoría B de la FDA (Food and Drug Administration, es la agencia del gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, aparatos médicos, productos biológicos, etc). En esta categoría se incluyen los fármacos sobre los que no existe evidencia de riesgo fetal y, por ello, su uso se acepta, generalmente, durante el embarazo y la lactancia. Obviamente, las penicilinas sólo se usan en el embarazo cuando los beneficios potenciales superen los posibles riesgos asociados al tratamiento y siempre bajo supervisión médica.

Respecto a la lactancia, la Academia Americana de Pediatría lo considera compatible, aunque se recomienda precaución, dado que se excreta por la leche materna en pequeñas cantidades. Así, sólo se debe administrar amoxicilina durante la lactancia tras haberse evaluado el beneficio/riesgo por parte del médico.

Te he expuesto el perfil de la amoxicilina. Confío que te haya aportado información que puedas recordar en caso de dudas.  Por favor, consulta con tu médico si te surge alguna otra inquietud.

Artículos relacionados Ver todos
Qué Debes Saber Sobre la Anemia
Artículo especializado
Qué Debes Saber Sobre la Anemia
La anemia es una enfermedad frecuente que puede aparecer a cualquier edad y tanto en hombres como en mujeres. Sin embargo, es un trastorno más femenino debido a la pérdida a la pérdida mensual de cada menstruación. Con frecuencia, la anemia se puede tratar y controlar mejorando el estilo de vida, e incluso en algunos casos se puede prevenir con una dieta saludable. ¿Qué es la anemia? La anemia es una afección que se caracteriza por una disminución de la concentración de hemoglobina , debido a que la sangre contiene menos glóbulos rojos de lo normal, o por una disminución de hemoglobina dentro de los mismos. La hemoglobina es una proteína rica en hierro que otorga a la sangre su color rojo característico y permite transportar el oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo. Por este motivo, cuando se padece anemia un síntoma característico es el cansancio o debilidad por la falta de oxígeno. Para producir hemoglobina y glóbulos rojos el cuerpo necesita hierro, ácido fólico, vitamina B12 y otros nutrientes que debemos incorporar a través de los alimentos. Llevar una alimentación rica en estos nutrientes y no realizar ciertas combinaciones que inhiben su absorción nos permitirá evitar carencias. En algunos casos, el déficit de estos nutrientes está producido por cambios en el revestimiento del estómago o intestino que interfieren en el proceso de absorción (celiaquía), o por haber sido sometidos a cirugía en la que se ha extirpado parte del estómago o intestino.   QUIÉNES TIENEN MÁS RIESGO DE SUFRIR ANEMIA Existen etapas de la vida donde el riesgo de sufrir anemia aumenta. El embarazo es una etapa de riesgo ya que la sangre de la mujer embarazada sufre cambios, por un proceso fisiológico llamado hemodilución, donde aumenta más rápido la porción líquida o plasma de la sangre que la cantidad de glóbulos rojos, y las demandas de hierro y ácido fólico están aumentadas. En etapas de crecimiento , tanto infancia como adolescencia, también aumenta el riesgo de sufrir anemia, especialmente por deficiencia de hierro. La anemia también puede aparecer en edad avanzada , pero se suele asociar a enfermedades crónicas que provocan carencia de hierro y a una mala alimentación. Anemia por deficiencia de nutrientes Existen diferentes tipos de anemia y sus causas son por diferentes motivos. Nos centraremos en la anemia por deficiencia de nutrientes y en particular por la carencia de hierro o anemia ferropénica. Entre las anemias por deficiencia de nutrientes , la anemia ferropénica es la más común. Ocurre cuando el cuerpo no tiene suficiente cantidad de hierro y como consecuencia no produce la suficiente hemoglobina para los glóbulos rojos. Suele aparecer por pérdidas de sangre (menstruación abundante), en mujeres embarazadas y en algunas patologías que cursan con sangrado (úlceras, cáncer…) La deficiencia de vitamina B12 y ácido fólico también provoca anemia, ya que para la producción de glóbulos rojos el cuerpo necesita de estas vitaminas. Sin embargo, a veces esta deficiencia es debido a una incapacidad en su absorción, por parte del intestino y no por una alimentación insuficiente. Esta situación deriva a una anemia llamada perniciosa.   Otros tipos de anemia Secundarias a otras enfermedades (enfermedades crónicas y por enfermedades de la médula ósea). Anemia hemolítica (cuando la destrucción de los glóbulos rojos es más rápido a su producción). Anemia aplásica (no se producen suficientes glóbulos rojos). anemia megaloblástica (los glóbulos rojos son más grande de lo habitual). En algunos casos la anemia aparece por un trastorno sanguíneo que se transmite de padres a hijos (hereditaria) como es el caso de la anemia falciforme, donde los glóbulos rojos tienen forma semilunar en vez de forma de disco o la talasemia donde el cuerpo por un defecto en la síntesis o fabricación de hemoglobina altera la producción normal de hemoglobina y de glóbulos rojos sanos. Síntomas y signos de la anemia ferropénica La anemia ferropénica es la más común y por eso nos centraremos en ella. El síntoma más frecuente es el cansancio o sensación de debilidad. Muchas veces cuando se sufre anemia se describe como una sensación de agotamiento o dificultad para realizar actividades habituales. La falta de oxígeno obliga al corazón a trabajar más y aumentar su ritmo cardíaco para bombear sangre rica en oxígeno. Esta situación produce dificultad para respirar o disnea, dolor en el pecho, palpitaciones, cefalea o mareo al ponerse de pie, infecciones frecuentes, palidez, extremidades frías y el síndrome de las piernas inquietas. Estos síntomas pueden ser leves y pasar desapercibidos, pero cuando alguno de estos síntomas persiste o se intensifica debe acudir al médico especialista o hematólogo para que realice una exploración con analítica completa y valore el tratamiento más adecuado. ¿Qué valores identifican la anemia ferropénica? Cuando hay sospecha de anemia ferropénica existen valores que la describen y se pueden hallar en un análisis de sangre. Hematocrito . Porcentaje de sangre que está compuesta por glóbulos rojos. Los valores pueden variar dependiendo de la edad y en la anemia están más bajos que los considerados “normales”. Hemoglobina . Es el principal valor de referencia para diagnosticar una anemia y los rangos normales varían entre hombres y mujeres e incluso en niños varían según edad y sexo. Cuando sus niveles están bajos indican anemia. Tamaño y color de los glóbulos rojos . En la anemia ferropénica los glóbulos rojos son más pequeños y su coloración es más pálida. Ferritina . Es la proteína que se encarga de almacenar el hierro en el cuerpo. La concentración de ferritina indica directamente las reservas de hierro y unos valores bajos nos informan de que el nivel de hierro en sangre es bajo. La ferritina nos orienta mucho para diagnosticar la anemia en sus primeras etapas. Estos valores de referencia son los que se suelen solicitar de forma más habitual, en un análisis de sangre, cuando hay sospecha de anemia ferropénica, pero también existen más valores. Además, una vez el análisis de sangre confirma la anemia, el médico puede valorar realizar más exámenes adicionales (endoscopia, colonoscopia, ultrasonido) para buscar posibles fuentes de sangrado y determinar su causa. ¿Cómo se trata la anemia? En los casos leves , normalmente se corrige con suplementación de hierro vía oral y una alimentación saludable .  Existen distintos preparados en el mercado que se utilizan como suplementos, siendo las sales ferrosas las más efectivas y utilizadas, ya que se absorben mejor que las sales férricas. Para asegurarnos una máxima absorción, se recomienda tomar los suplementos fuera de las comidas, a poder ser 30-60 minutos antes y siempre acompañados de un alimento rico en vitamina C (zumo de naranja) ya que favorece su absorción. Por el contrario, alimentos ricos en fibra (cereales integrales), el té y el café disminuyen su absorción, por este motivo se recomienda intentar separarlos de la toma de suplementos. En casos graves , para lograr una rápida oxigenación en órganos vitales, a veces es necesario administrar el hierro por vía endovenosa con una transfusión de sangre. La dieta En cuanto al papel de la dieta en caso de anemia ferropénica es importante seguir unas recomendaciones para aumentar la biodisponibilidad de hierro , pero no es cuestión de tomar alimentos ricos en hierro todos los días, ya que el cuerpo sólo absorbe una porción pequeña del hierro contenido en los alimentos y, curiosamente, cuando menor es la reserva de hierro en el cuerpo, mejor se absorbe en el sistema digestivo. Para más información sobre cómo aprovechar el hierro de los alimentos y cómo combinarlos para mejorar su biodisponibilidad, recomiendo leer el artículo sobre el hierro en este mismo portal.
Mesa Basculante
Contenido de salud
Mesa Basculante
Definición La mesa basculante es una prueba médica que se emplea para estudiar la sintomatología de un paciente que sufre desvanecimientos, síncopes y/o desmayos, de forma que estudia la respuesta del corazón ante los cambios de tensión y gravedad, para poder determinar el origen de los síntomas. Es una especie de camilla sobre la cual el paciente debe recostarse, y es asegurado con el uso de cinturones, ya que la camilla oscila de hasta los 60 grados. Tipos de pruebas realizadas sobre la mesa basculante A la hora de someter al paciente a la prueba de la mesa basculante, se le realizan otras pruebas complementarias, y a la vez se mantiene controlado en todo momento su salud: Esfigmomanómetro, utensilio para medir la presión arterial. Electrocardiograma, mediante el cual se realiza el estudio cardíaco y la conducción eléctrica. Vía intravenosa, se le pone al paciente por si es necesario realizar una analítica durante la prueba o ante la necesidad de suministrarle algún fármaco. Mediante estos tres elementos, el médico tiene controlado al paciente durante la prueba, y a la vez le permite evaluar la sintomatología para determinar o descartar una enfermedad cardiovascular. Preparación La prueba de la mesa basculante se suele realizar en la unidad cardíaca del centro médico, de manera ambulatoria y sin necesidad de ingreso. Es una prueba que tiene una duración larga , entre una y dos horas, por lo que el paciente debe planificarse. A su vez, el paciente debe llevar toda la documentación médica necesaria así como el volante para la prueba. No puede comer ni beber durante las 4 horas previas a la prueba, y, en caso de tomar medicación, debe comunicárselo al médico por si es necesario suspender  para realizar la prueba. Cómo se realiza una prueba sobre mesa basculante El paciente recibirá una bata hospitalaria y tendrá que tumbarse sobre una especie de camilla, la mesa basculante, de forma horizontal y boca arriba. Colocarán en sus brazos, piernas y tórax diferentes sensores para el electrocardiograma, una vía intravenosa en uno de los brazos, y en el otro el esfigmomanómetro , para la medición de la presión arterial. Para evitar que el  paciente sufra una posible caída de la mesa basculante, se le asegurará con cinturones, de forma que no se mueva cuando la camilla se incline. La prueba consta de dos partes: En primer lugar se colocará la camilla a 30 grados, con la cabeza más elevada que los pies; tras 5 minutos se aumentará la inclinación a 60 grados, teniendo que permanecer en esta posición 45 minutos. Si aparecen síntomas de mareo, náuseas u otros, deberá comunicarlo. En caso de que se observen alteraciones cardiacas, la segunda parte de la prueba no se realizará. En la segunda parte de la prueba, en caso de que se realice, se inyecta vía intravenosa adrenalina, similar a la que fabrica de forma natural el cuerpo humano. La mesa se inclinará de nuevo 60 grados teniendo que permanecer 15 minutos. Si aparecen síntomas debe comunicarlo, y en caso de alteración cardiaca, la prueba finalizará. Complicaciones de la prueba de la mesa basculante Al realizar la prueba sobre la mesa basculante se busca recrear situaciones en las que el paciente tiene un sintomatología maligna, por tanto las principales complicaciones que suelen aparecer son: Mareo. Taquicardia. Hipertensión. Náuseas. Vómitos. Bradicardia. No obstante, la prueba se realiza bajo supervisión médica y en un centro hospitalario, donde se cuenta con el material necesario para dar solución si se presenta alguna complicación. Esta prueba está contraindicada en pacientes con enfermedades de corazón graves, y aunque no esté contraindicada, no se suele realizar a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, ya que los resultados se pueden presentar alterados. Resultados El personal médico encargado de hacer la prueba y por tanto de interpretar los resultados ha de estar especializado, ya que es una prueba bastante difícil de interpretar. Los resultados se pueden ir observando a medida que va avanzado la prueba, pero requiere de más tiempo para observar con detenimiento y dar un diagnóstico completo. Una vez que el especialista haya analizado todos los datos, pondrá el tratamiento adecuado al paciente. Los resultados más comunes de la mesa basculante suelen ser: Bajada de tensión arterial tras alteraciones en el electrocardiograma : el problema por tanto se origina por una alteración cardíaca y suele ser la causa de los desmayos. Bajada de tensión arterial tras unos minutos sin haber alteraciones en el electrocardiograma: suele estar ocasionada por un síncope vasovagal (pequeño desmayo provocado por una frecuencia cardíaca lenta y vasos sanguíneos dilatados, ya que llega menos flujo de sangre al cerebro), al tener una postura sostenida durante mucho tiempo. Baja de tensión momentánea: suele ser originada por la hipotensión ortostática (descenso excesivo de la tensión arterial cuando una persona se pone de pie), provocada por la posición mantenida más que por el efecto cardíaco. Tras analizar los resultados, el médico fijará un tratamiento al paciente. Preguntas frecuentes ¿Cuánto dura la prueba de la mesa basculante? La prueba de la mesa basculante consta de dos partes, la primera con una duración media de 1 hora y la segunda de media hora (hora y media en total). En función del paciente y de los síntomas que presente a lo largo de la prueba, así será su duración, variando   entre media hora y dos horas. ¿Es dolorosa la prueba de la mesa basculante? Es una prueba médica no dolorosa, pero puede provocar efectos secundarios como náuseas, vómitos y desmayos, entre otros síntomas;  y dolor local a la hora de poner la vía intravenosa al paciente . ¿Qué es el tilt-test? Tilt-test, es el nombre que recibe en inglés la prueba médica de la mesa basculante .
Consumo Responsable de la Amoxicilina
Artículo especializado
Consumo Responsable de la Amoxicilina
¿Qué podemos decir de este antibiótico que no hayas oído? Una buena opción sería hacer una descripción de su perfil para que lo conozcas con detalle, de forma que sepas, a ciencia cierta, de qué hablamos. Técnicamente se trata de un antibiótico beta-lactámico del grupo de las aminopenicilinas . Coloquialmente es un derivado de la penicilina (concretamente una penicilina semisintética) llamado de amplio espectro por ser activo frente a un gran número de cocos y bacilos, tanto aerobios como anaerobios. Está indicado y suele ser de elección en infecciones leves y moderadas del tracto respiratorio. Tengamos presente que existen infecciones causadas por microorganismos mixtos que precisan la combinación de más de un antibiótico para ser erradicadas por lo que, en algunos casos, la amoxicilina debe asociarse a otro antibiótico complementario. Uso y abuso de antibióticos El desarrollo de resistencia frente a algunas infecciones le ha hecho perder protagonismo como tratamiento de primera elección. Asimismo, se han descrito múltiples casos de abuso de tratamiento con amoxicilina que han contribuido a aumentar dicha resistencia. En este aspecto quiero recordar que no puede ser dispensado en la farmacia sin la prescripción médica del facultativo. Es imprescindible que tu médico sea conocedor de las infecciones en las que has precisado antibiótico, así como de las dosis y los días de tratamiento que has realizado. Me explico: cuando una infección requiere antibioticoterapia en reiteradas ocasiones es posible que sea preciso un tratamiento más agresivo para erradicar el foco. Sería el caso de una amigdalitis pultácea de repetición cuyo tratamiento definitivo pudiera ser la amigdalectomía o extracción de amígdalas, en función del número de episodios anuales. Cómo se presenta Existen muy diferentes presentaciones comerciales de amoxicilina: jarabe, sobre, comprimido, cápsula y vial endovenoso . ¡Ojo, no debe abrirse la cápsula! Si tienes dificultad para ingerirla elige otra presentación teniendo en cuenta la dosis que se te ha recomendado. La amoxicilina se usa muy frecuentemente combinada con otro antibiótico: el ácido clavulánico, que pertenece a una clase de medicamentos llamados inhibidores de beta-lactamasa cuyo efecto potencia la acción de la amoxicilina. ¿Cuáles son las principales indicaciones de la amoxicilina? Una premisa a tener en cuenta es que los antibióticos no tienen ningún efecto sobre las infecciones víricas , por tanto, no estarán nunca indicados en cuadros gripales o resfriados banales, por ejemplo. En nuestra consulta indicamos un tratamiento con amoxicilina en infecciones respiratorias y de oído leves y moderadas (amigdalitis, otitis media, sinusitis, bronquitis aguda y neumonías bacterianas) así como en infecciones genitourinarias no complicadas , en algunas infecciones de piel y en infecciones dentales, fundamentalmente. No podemos obviar su indicación en el tratamiento erradicador de Helicobacter pylori por tratarse del tratamiento de elección. Forma parte de la llamada terapia triple y se asocia con omeprazol para combatir esta infección gástrica. ¿La dosis sólo depende del peso? La dosis recomendada va a depender del peso de la persona , de su perfil médico (en caso de insuficiencia renal puede precisar un ajuste de dosis) y de la infección a tratar. La duración del tratamiento se debe determinar por el tipo de infección y la respuesta del paciente y deberá ser, en general, lo más corta posible. ¿Cómo se toma? La absorción de la amoxicilina no se ve afectada por los alimentos, por tanto, podemos seguir estrictamente el horario sin tener en cuenta las ingestas. Como sabes, en caso de alergia a la Penicilina deben emplearse otros antibióticos alternativos dado que la amoxicilina no podría prescribirse. Quiero darte una información adicional al respecto ya que muchos pacientes alérgicos a la penicilina son también alérgicos a otro tipo de antibióticos llamados cefalosporinas, por tanto, precaución también con este otro grupo de antibióticos en caso de alergia a la penicilina. Asimismo, debemos tener precaución en las interacciones con otros fármacos que puedas tomar, adviértelo siempre. ¿Tiene efectos adversos? Como cualquier otro antibiótico, no está exento de efectos adversos. Los más frecuentemente asociados son la diarrea, las náuseas y la erupción cutánea . Ante cualquier duda consúltanos. En principio el tratamiento debe suspenderse inmediatamente si aparece diarrea intensa con náuseas, vómitos, fiebre y/o calambres abdominales, reacción anafiláctica, erupción exantemática extensa o crisis convulsivas. Debemos tener especial precaución en aquellos pacientes afectos de enfermedad intestinal dado que pueden empeorar sus síntomas intestinales. ¿Se puede tomar durante el embarazo o la lactancia? La amoxicilina está catalogada como categoría B de la FDA (Food and Drug Administration, es la agencia del gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, aparatos médicos, productos biológicos, etc ). En esta categoría se incluyen los fármacos sobre los que no existe evidencia de riesgo fetal y, por ello, su uso se acepta, generalmente, durante el embarazo y la lactancia. Obviamente, las penicilinas sólo se usan en el embarazo cuando los beneficios potenciales superen los posibles riesgos asociados al tratamiento y siempre bajo supervisión médica. Respecto a la lactancia, la Academia Americana de Pediatría lo considera compatible, aunque se recomienda precaución, dado que se excreta por la leche materna en pequeñas cantidades. Así, sólo se debe administrar amoxicilina durante la lactancia tras haberse evaluado el beneficio/riesgo por parte del médico. Te he expuesto el perfil de la amoxicilina. Confío que te haya aportado información que puedas recordar en caso de dudas.  Por favor, consulta con tu médico si te surge alguna otra inquietud.
Las Principales Causas de Agotamiento
Artículo especializado
Las Principales Causas de Agotamiento
Cansancio, decaimiento, debilidad, fatiga… Estos son algunos de los sinónimos que se asocian al agotamiento, que se define como la “acción de agotar o agotarse”, siendo agotar “cansar extremadamente”. En cualquier caso, no es un estado positivo, y debe valorarse adecuadamente para conocer el origen y poder realizar acciones para combatirlo y revertirlo, así como para evitar de nuevo su aparición. Aquí nos centraremos en el agotamiento causado por el estrés y por el sobreentrenamiento . Algunas causas… Largas y densas jornadas laborales, la práctica de actividad física o estados emocionales complejos pueden ser algunas de las causas que lleven a la presencia de esta sintomatología. No sólo se refleja en la existencia de cuadros en los que una persona se queja de molestias físicas, sino que también afecta a la esfera psicológica . Síndrome del quemado La existencia de agotamiento asociado al ámbito laboral, el archiconocido estrés laboral, tiene nombre propio, y se conoce como el síndrome del “quemado”, que fue mencionado por primera vez por el psiquiatra estadounidense Herbert Freudenberger en los años 70 refiriéndose a aquellas profesiones del campo sanitario. Hoy en día, sin embargo, cualquier profesional puede sufrirlo. Este estrés laboral se acompaña de la incapacidad del trabajador para reaccionar ante ciertas situaciones, que no deberían generar dificultades de antemano, pero que no es capaz de gestionar . Los síntomas son de diversa índole siendo el primero una total falta de energía, acompañado de falta de eficiencia en el trabajo y, como consecuencia, de un bajo rendimiento laboral. Llegar a este punto no sólo va a depender del trabajador, de su carácter y sus expectativas laborales, sino también de la misma empresa por la falta de claras directrices por su parte o estilos de mando excesivamente rígidos. El diagnóstico puede venir dado por indicadores relacionados con la apatía, la falta de compromiso laboral y la sensación de estar “perdiendo el tiempo” en el trabajo, si se compara con épocas anteriores en las que el trabajo le resultaba interesante y gratificante, pasando ahora a ser indiferente. Además, estos pueden ir acompañados de síntomas más físicos como cefaleas, problemas para dormir o trastornos gástricos. La labilidad emocional (con reacciones exageradas a situaciones normales) es otro de los síntomas que pueden hacer levantar sospechas y que, sumado a alguno de los anteriores, puede requerir de una consulta con el especialista. Tomar medidas Abordar la problemática es necesario para conseguir revertir el proceso. En este sentido, acudir a un profesional que ofrezca las herramientas adecuadas es completamente necesario, pero hay algunas pautas que se pueden seguir: Buscar momentos de ocio para reducir la “carga”: la actividad física solo o en grupo y una vida social más plena son algunas de las opciones a este nivel. Proponerse nuevos retos y metas, ya que de este modo se obliga a salir de la rutina. La perfección no existe, así que se trata de sentirse bien con el trabajo bien hecho. Por parte de las empresas también pueden realizarse acciones que ayuden a prevenir estas situaciones, como realizar talleres dentro de sus agendas formativas para gestionar situaciones de estrés. Síndrome del sobreentrenamiento Pero no sólo el campo laboral puede ocasionar síntomas de agotamiento; la práctica de actividad física también. En el deportista se habla de síndrome de sobreentrenamiento. Excesiva carga de entrenamiento, falta de descanso, déficit de progresión… pueden ser algunas de las causas que generen esta fatiga que merma las capacidades del deportista. Tanto el amateur como el profesional pueden revelar síntomas que hagan pensar en este síndrome. Hoy en día, hay muchos deportistas amateurs que se exigen como los profesionales, a nivel de marcas y rendimiento sin tener presente que ellos no sólo se dedican a la práctica deportiva, sino que habitualmente existe un compromiso laboral, que les impide seguir programas de entrenamiento adecuados a las horas de descanso necesarias. Cuando la disminución del rendimiento se asocia a cambios en el apetito o la presencia de desmotivación, hay que pensar en que quizás ha habido un hecho o una suma de estos que han generado estas circunstancias hasta entonces ajenas a la vida diaria. Aunque también es cierto que los síntomas son muy individualizados y subjetivos y que no puede generalizarse. Algunos de los síntomas más objetivos que pueden ayudar a su diagnóstico son: Mayor frecuencia cardiaca y tensión arterial en reposo. Mayor número de infecciones por la existencia de una función inmunológica deprimida. Y ello debería valorarse por un profesional. Ejercitarse produce en el organismo una serie de reacciones metabólicas que generan radicales libres y la presencia de estrés oxidativo y, como consecuencia, aparece un envejecimiento temprano , que aumenta el riesgo de lesiones y enfermedades. En aquellas situaciones en los que los niveles de exigencia física asociada al deporte son excesivamente elevados el estrés oxidativo es también mayor y por tanto el riesgo previamente mencionado también lo será. Las lesiones músculo-esqueléticas suelen ser las más frecuentes asociadas a esta elevada exigencia física. El tratamiento de esta situación compleja de gestionar para un deportista, consiste en básicamente en la reducción de la carga e intensidad del entrenamiento o el descanso. Hay que añadir que es importante reconocer cual o cuales han sido el origen, a modo de prevención posterior.
Tratamientos más Adecuados para la Gota
Artículo especializado
Tratamientos más Adecuados para la Gota
Puede que no sepamos exactamente qué es ni por qué se produce, pero seguro que te suena que se manifiesta con dolor e inflamación del primer dedo del pie. Pues bien, la gota es una enfermedad producida por el depósito de cristales de urato monosódico (comúnmente hablamos de ácido úrico) en las articulaciones, las zonas de su alrededor y el tejido subcutáneo. Se trata de un proceso crónico, a pesar de que las manifestaciones clínicas no siempre están presentes. Al principio de la enfermedad los síntomas se dan en forma de crisis de gota. Se producen diversos episodios de artritis (inflamación de la articulación), de duración variable, y entre los cuales existen periodos más o menos prolongados en los que no se presentan síntomas. La hiperuricemia El depósito de cristales de ácido úrico se debe a la existencia de una hiperuricemia prolongada , es decir, la existencia de unos niveles elevados de ácido úrico en la sangre. La hiperuricemia es, por lo tanto, una condición necesaria para que aparezca la gota, aunque no es la única. Puede existir una hiperuricemia asintomática, es decir, la presencia de concentraciones elevadas de ácido úrico en ausencia de manifestaciones clínicas de inflamación articular. Hablamos de hiperuricemia cuando los niveles en sangre son superiores a 7 mg/dL. La prevalencia de hiperuricemia se estima cercana al 10%. Aproximadamente un 10% de las personas con hiperuricemia acaban padeciendo gota. Por otro lado, de los pacientes que tienen gota, un 80%- 90% presentan niveles elevados de ácido úrico. Tipos de gota Desde un punto de vista del origen de la enfermedad, la gota puede ser primaria, sin que haya ningún factor externo que la cause, sino una alteración del metabolismo del ácido úrico que haga que el organismo lo produzca más o lo excrete menos, y secundaria, por factores externos, ya sean alimentarios o diversas enfermedades. Algunas de las causas de la gota secundaria son: Dieta rica en purinas. Alcohol. Actividad física intensa. Psoriasis. Enfermedad de Paget. Enfermedades hematológicas y neoplásicas. Quimioterapia citotóxica. Enfermedad renal crónica. Deshidratación. Ciertos fármacos (tiacidas, diuréticos de asa, salicilatos, ciclosporina). Intoxicación por plomo. Enfermedades endocrinas (hiperparatiroidismo, hipotiroidismo). Cómo se diagnostica El diagnóstico de la gota suele ser clínico , con la presencia de la inflamación de la articulación, frecuente en el primer dedo del pie (crisis de podagra), que se aprecia tumefacto, rojo y muy doloroso al tacto. Se pueden realizar pruebas de imagen para valorar el nivel de afectación de la articulación si se dan episodios repetidos de artritis aguda. El diagnóstico de certeza nos lo daría la visualización de cristales de ácido úrico en el líquido sinovial, pero a la práctica esta prueba rara vez se realice, a menos que los síntomas no mejoren con el tratamiento y se sospeche la acumulación de otro tipo de cristales. Los pacientes con gota de larga evolución pueden presentar acúmulos de cristales de ácido úrico en las zonas que rodean las articulaciones y el tejido subcutáneo. Son los llamados tofos y se localizan con frecuencia en el codo, la oreja o la zona del tendón de Aquiles. El papel de la dieta De cara al tratamiento de la gota y la hiperuricemia, la alimentación es esencial . Se habla mucho de alimentos que pueden agravar la gota, pero la realidad es que existe poca evidencia sobre este tema. De todos modos, lo que sí se sabe con certeza es: Alimentos con un efecto nocivo : Carne roja. Marisco. Pescado (más el azul que el blanco). Alimentos con un elevado contenido de fructosa (salvo las cerezas). Alimentos con efecto protector : Lácteos. Legumbres. Frutos secos. Café, incluido el descafeinado. Otras medidas a tener en cuenta para reducir el riesgo de gota e hiperuricemia son: Reducir el consumo de alcohol. Combatir el sobrepeso y la obesidad. realizar una actividad física moderada y adecuada a cada uno. Cómo se trata El objetivo del tratamiento farmacológico de la gota se focaliza en eliminar la inflamación mediante la disolución de los cristales de ácido úrico del líquido articular y los tejidos afectados , así como la prevención de las crisis de gota. Se logrará disolver estos cristales en la medida en que se reduzcan los niveles en sangre de ácido úrico. La primera opción para corregir los niveles en sangre de ácido úrico son las medidas higienicodietéticas. Si después de unos tres a seis meses no se ha logrado descender los niveles de ácido úrico de manera significativa, deberá añadirse entonces el tratamiento farmacológico para reducir de la uricemia. Esto no implica que no se deba seguir manteniendo las medidas no farmacológicas indicadas previamente. Los principales fármacos empleados para la reducción de los niveles en sangre de ácido úrico son: Alopurinol. Febuxostat. Benzobromarona. El tratamiento reductor del ácido úrico en sangre debe mantenerse a largo plazo para conseguir la completa disolución de los cristales y evitar la recurrencia de la hiperuricemia. El tratamiento de las crisis agudas de gota se basará en el control del dolor. Los principales fármacos que se emplean para el control de estas crisis son: AINE (antiinflamatorios no esteroides), como ibuprofeno, diclofenaco, dexketoprofeno. Antiinflamatorios del grupo COXIB, como rofecoxib, lumiracoxib y etoricoxib. Corticoides, ya sea vía oral o incluso intraarticulares. Colchicina: es un fármaco muy empleado en el tratamiento de los ataques de gota a pesar de que la evidencia científica de que se dispone es escasa. Pese a que se ha demostrado su eficacia desde un punto de vista sintomático cuando se usa a dosis bajas, es frecuente que cause alteraciones digestivas, como náuseas, dolor abdominal y diarreas. Asimismo, al iniciar un tratamiento reductor de la uricemia con frecuencia se pueden desencadenar crisis agudas de gota, por lo que es recomendable no comenzar el tratamiento durante un ataque agudo y, con frecuencia, se realiza un tratamiento preventivo de nuevas crisis agudas mediante el uso de colchicina. Si sospechas que puedes tener gota, no te automediques . Consulta con tu médico y, si es posible, pide visita con un reumatólogo.
Tratamiento de Sífilis
Contenido de salud
Tratamiento de Sífilis
Definición El tratamiento de la sífilis se basa en la administración de una serie de fármacos antibióticos que tienen como fin eliminar la bacteria ( Treponema Pallidum ) que produce esta enfermedad infecciosa de transmisión sexual, con el fin de restringir sus manifestaciones clínicas y su evolución. ¿Cómo es el tratamiento para la sífilis? El tratamiento se instaura según el tiempo de evolución de la enfermedad y las manifestaciones clínicas que presenta el paciente en el momento del diagnóstico. El primer tratamiento de la sífilis es un antibiótico : la penicilina G Benzatina, en una única dosis, o en varias, según la fase de la infección en el momento del diagnóstico, administrada por vía intramuscular. Se pueden utilizar además otros antibióticos alternativos igualmente efectivos, que se pueden administrar también en pacientes alérgicos a penicilinas. ¿Para quién está indicado? El tratamiento está indicado a todos los pacientes a los que se les diagnostica la enfermedad , sea cual sea la fase en la que se encuentren. Además, todas las parejas sexuales que ha tenido un paciente diagnosticado de sífilis (primaria, secundaria o latente) en los últimos 90 días, deben considerarse posiblemente infectados por la bacteria, incluso si inicialmente en los análisis no se detecta presencia de enfermedad (son seronegativos), por lo que deben ser tratados en todos los casos. El seguimiento y tratamiento se amplía a todos los contactos sexuales de los últimos dos años, de los pacientes a los que se les diagnostica una sífilis terciaria. ¿Por qué se realiza? El tratamiento se realiza siempre con fines curativos y para prevenir la transmisión de la enfermedad a otras personas con las que el paciente pueda mantener contacto sexual. Riesgos del tratamiento de sífilis Los riesgos del tratamiento de la sífilis van asociados a los posibles efectos secundarios derivados de la toma de los fármacos . En el caso de la penicilina puede aparecer: Hipersensibilidad: reacciones alérgicas, erupciones en la piel, picor. Raramente reacciones alérgicas graves (shock anafiláctico). Dolor en el punto de inyección, inflamación o infección local. Alteraciones digestivas: diarrea, náuseas, vómitos. Raramente una diarrea grave llamada colitis pseudomembranosa. Alteraciones en las células de la sangre (glóbulos rojos, glóbulos blancos, etc.). Preparación El paciente no debe hacer una preparación especial para el tratamiento. Salvo informar al médico siempre de las posibles enfermedades que pueda padecer, si realiza tratamientos farmacológicos crónicos o si presenta reacciones alérgicas a algún fármaco. Cómo es la recuperación del tratamiento de sífilis En el 50% de los pacientes se produce a las 6 horas del inicio del tratamiento, una reacción llamada “Reacción de Jarisch-Herxheimer”, que consiste en la aparición de fiebre, adenopatías (inflamación de ganglios del sistema inmune), dolor de cabeza, dolores musculares, taquicardia (aceleración del ritmo del corazón) y erupción cutánea. Esta reacción se produce por la destrucción de la bacteria en la sangre. Desaparece en 24 horas y se puede tratar con fármacos antitérmicos o corticoides, durante 3 días. Se deben vigilar también otras posibles complicaciones derivadas de la administración del tratamiento como posibles alergias, etc. El paciente puede tener la zona donde se ha aplicado la inyección durante los 2 primeros días algo dolorida . Resultados La efectividad del tratamiento se evalúa por la mejora clínica y mediante controles analíticos que se deben realizar a los 3, 6 , 12 y 24 meses, o cada 6 meses hasta que analíticamente se objetive la negativización de la enfermedad. Se considera que el tratamiento no ha sido efectivo cuando aparecen nuevos síntomas relacionados con la sífilis, o si las determinaciones analíticas no objetivan una disminución bacteriana en el organismo. Siempre que se realiza el diagnóstico de sífilis hay que hacer también pruebas analíticas para determinar si además, el paciente presenta infección por el virus del sida (VIH), ya que frecuentemente estas infecciones pueden ir asociadas. Preguntas frecuentes ¿Cómo se transmite la sífilis? La transmisión de la sífilis se produce tras un contacto sexual con una persona infectada durante la fase primaria y secundaria de la enfermedad (el riesgo es de alrededor del 30%), o por vía transplacentaria de la madre al feto (sífilis congénita). Más raramente se produce la transmisión por vía hematógena (por la sangre). El germen penetra en la piel, habitualmente a través de una abrasión o herida superficial. ¿Qué quiere decir VDRL positivo? El VDRL (Venereal Disease Research Laboratory) es una determinación analítica de la sangre , dentro de las pruebas llamadas serológicas no treponémicas (anticuerpos o proteínas que el sistema de defensa del paciente fabrica contra la enfermedad pero que son inespecíficas). Cuando el VDRL es positivo en un paciente, en un alto porcentaje puede ser debido a que padezca sífilis, pero esta determinación también puede estar aumentada en otras enfermedades (lupus, artritis reumatoide, enfermedades del hígado, etc.) por lo que se debe confirmar el diagnóstico de sífilis realizando otras determinaciones analíticas más específicas para sífilis (serología treponémica). Los porcentajes de positividad en las distintas fases son: 5% en sífilis primaria, 100% en sífilis secundaria, 95% en sífilis latente precoz y 70% en sífilis latente tardía y terciaria. ¿Qué es la sífilis primaria? La sífilis primaria es la fase inicial de manifestación de la enfermedad sifilítica tras el periodo de incubación. Se manifiesta con la aparición de una lesión ulcerada, no dolorosa, indurada (dura a la palpación), llamada chancro sifilítico,  que aparece frecuentemente en el pene en los varones, o en los labios mayores en la vulva de la mujer, aunque en un 5% de los casos puede aparecer en otras localizaciones, dependiendo de las prácticas sexuales del sujeto (ano, boca). Esta úlcera cura espontáneamente entre 1 - 6 semanas. ¿Cómo se realiza el diagnóstico de la sífilis? En la fase inicial de la sífilis cuando hay presencia de úlceras, se puede identificar la bacteria al obtener muestras del exudado de estas, analizándolas mediante cultivos microbiológicos. Además, se puede diagnosticar mediante un análisis de sangre (pruebas serológicas), bien para confirmar la infección, o bien para realizar el seguimiento y comprobar la efectividad del tratamiento. Puede estar indicado si existen síntomas de afectación neurológica, la realización de un estudio analítico del líquido cefalorraquídeo (que rodea la médula espinal), realizando su extracción mediante una punción lumbar. En las mujeres embarazadas, con el fin de prevenir la transmisión de la enfermedad al feto, se realizan controles analíticos para detectar la posible presencia de la infección. ¿Cuáles son los síntomas de la sífilis? Los síntomas de la sífilis son distintos dependiendo de la etapa de manifestación, según su evolución y de si la enfermedad no ha sido tratada médicamente. En la sífilis primaria aparece una úlcera no dolorosa habitualmente en los órganos sexuales externos, acompañada de inflamación de los ganglios linfáticos regionales (estaciones del sistema inmune en la ingle), que puede durar de 1 a 6 semanas y cura de forma espontánea. En la sífilis secundaria, que aparece en el 50% de los pacientes por extensión de la enfermedad, se manifiestan síntomas como fiebre, malestar general, mialgias (dolores musculares), adenopatías generalizadas (aumento del tamaño de los ganglios linfáticos). En un 80% de los pacientes aparece una erupción cutánea con lesiones rojas redondeadas que pueden estar sobreelevadas. Aparecen en el tronco y se van extendiendo al resto del cuerpo pudiendo afectar a palmas y plantas, a la cara, el cuero cabelludo, mucosas (revestimientos de orificios como la boca). Puede durar desde semanas hasta un año. También puede haber afectación de otros órganos como el hígado (hepatitis), el riñón (glomerulonefritis),  etc.. Después de la sífilis secundaria y en un 50% tras la primaria, puede aparecer un periodo asintomático de duración variable llamada sífilis latente . Por último, puede desarrollarse una sífilis terciaria (en un tercio de los paciente no tratados anteriormente), en la que se producen síntomas derivados de la afectación neurológica (neurosífilis, con afectación de las meninges (membranas que recubren el sistema nervioso), demencia,etc.), afectación cardiovascular (insuficiencia aórtica (malfuncionamiento de una válvula del corazón),etc.), o aparición de gomas (formaciones nodulares o con forma de placas redondeadas que pueden afectar a los huesos, piel, pero también a cualquier otro órgano y producir su destrucción).
Prueba del Sida
Contenido de salud
Prueba del Sida
Definición Es el resultado de analizar una muestra de sangre , saliva, u otras secreciones por medio de un test que mide los anticuerpos que genera el organismo frente al VIH. La prueba de detección del VIH muestran si una persona ha contraído la infección por ese virus. VIH significa virus de la inmunodeficiencia humana. Este es el virus causante del SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). El SIDA es la fase más avanzada de la infección por el VIH. Esta prueba permite detectar la infección por el VIH pero no determina cuando la persona se ha infectado . Tipos de pruebas del SIDA Para la detección de SIDA  existen varias pruebas: Anticuerpos :  mide la cantidad  de anticuerpos contra el VIH que hay en la sangre o saliva. Estos  anticuerpos son proteínas producidas por la persona y sirven para combatir la enfermedad por este virus. El cuerpo de una persona puede tardar de 3 a 12 semanas en producir suficientes anticuerpos para poder detectar la infección por el VIH. Técnica de cribado  EIA/ELISA :  son la más usadas. Se  obtiene una muestra de sangre para determinar la presencia de anticuerpos. Un resultado negativo significa que no se hallaron anticuerpos, pero si el resultado es positivo, se vuelve a repetir la prueba una segunda vez,  y si de nuevo es positiva se realiza la técnica de confirmación, o técnica de Western Blot, la cual determinará la presencia de anticuerpos, y si el resultado es positivo se confirma la presencia de VIH. Pruebas de combinación o detección de anticuerpos y antígenos : permiten detectar anticuerpos y antígenos del VIH en la sangre. El cuerpo de una persona puede tardar de 2 a 6 semanas en producir suficientes antígenos y anticuerpos para hacer una prueba de combinación, que permita detectar la infección por el VIH. Prueba de ácido nucleico : examinan la presencia del VIH en la sangre. Permite detectar la infección por este virus entre 7 y 28 días después de contraerla. Esta prueba es muy costosa y no se usa regularmente para exámenes de detección del VIH, a menos que la persona haya tenido una exposición de alto riesgo, o una posible exposición y presente los primeros síntomas de infección por el VIH. Existen dos tipos de prueba de detección del VIH que se pueden realizar en casa: Home-access de detección del VIH : es un estuche de recolección de muestras en la casa.  Consiste en pinchar un dedo, tomar una muestra de sangre, y enviarla al laboratorio para su análisis, luego la persona llamará al día siguiente al laboratorio para saber el resultado.  Si este es positivo para el VIH, el laboratorio hará una prueba de seguimiento con la misma muestra de sangre para confirmar el resultado inicial. La prueba casera OraQuick de detección del VI H: tiene un tira reactiva y   un tubo con una solución. La tira reactiva se usa para obtener una muestra de saliva, después esa tira se introduce en el tubo de prueba, y   los resultados están listo en minutos. Cuando se obtiene un resultado positivo en estas pruebas caseras se deberá acudir a un centro de salud para una confirmación profesional. Preparación Para realizarse la prueba del SIDA No se necesita ningún tipo de preparación especial,, es un análisis de sangre común. Se puede realizar en una consulta, hospital, centro médico o en un laboratorio clínico. No se necesita estar en ayunas, ni ingreso hospitalario . Cómo se realiza la prueba del sida La prueba del SIDA Se realiza como un examen de sangre común. Se acude a un centro sanitario y se realizará la extracción de sangre, que posteriormente se enviará al laboratorio para aplicar la técnica más adecuada . Complicaciones de la prueba del sida La prueba contra el VIH es una prueba bastante sencilla, por lo que no existen complicaciones. En algunos casos puede que la toma de muestra de la sangre se coagule o dañe y tenga que tomarla de nuevo . Resultados Por lo general, los resultados de una prueba contra el VIH pueden obtenerse al cabo de algunos días o semanas. Los resultados de algunas pruebas rápidas de anticuerpos contra el VIH pueden obtenerse en 30 minutos. Según los resultados de la prueba, el paciente podrá discutir con su médico las mejores opciones para tratamiento . Preguntas frecuentes ¿Qué es ELISA? El ensayo por inmunoabsorción ligado a enzimas o ELISA se trata de una técnica de laboratorio que permite detectar pequeñas partículas llamadas antígenos. Los antígenos son fragmentos de proteínas. La identificación es específica, es decir, consigue que pequeños segmentos de proteínas destaquen y no puedan ser confundidas con otras . ¿Dónde puedo realizarme la prueba del sida? Las pruebas del VIH están disponibles en muchos hospitales, clínicas, centros de salud comunitarios, y organizaciones de servicio del SIDA . ¿Dónde puedo realizarme la prueba del sida de manera gratuita? La prueba del SIDA puede realizarse de forma gratuita y confidencial en los centros sanitarios de la red pública: tanto en centros de atención primaria, como de planificación familiar, o centros de enfermedades de transmisión sexual (ETS). También se puede hacer en laboratorios de análisis clínicos y en algunas ONGs . ¿Es 100% fiable la prueba del sida? Ninguna prueba de diagnóstico será 100 por cien fiable. Para tener un diagnóstico más específico y fiable es recomendable realizarse la prueba del VIH con ELISA .   ¿No se detecta el sida con un análisis de sangre normal? No, en un análisis normal de sangre no se puede detectar si el paciente tiene VIH, se necesita una prueba más específica para hacer un diagnóstico .
Dieta Aconsejada Para el Hígado Graso
Artículo especializado
Dieta Aconsejada Para el Hígado Graso
La enfermedad hepática por hígado graso no alcohólico (EHGNA) o lo que comúnmente se denomina “ hígado graso ” es una patología multifactorial que debuta con acumulación excesiva de grasa en el hígado (esteatosis) en ausencia de causas secundarias como el consumo excesivo de alcohol, en cuyo caso se denominaría esteatosis hepática alcohólica. ¿Cómo se manifiesta? Esta enfermedad se puede manifestar de dos formas: Hígado graso no alcohólico (HGNA) o esteatosis hepática simple (cuando hay grasa en el hígado, pero ausencia de infamación). Esteatohepatitis no alcohólica (EHNA) (cuando además de grasa en el hígado existe inflamación que puede causar fibrosis, cirrosis o cáncer de hígado).   La prevalencia de EHGNA a nivel mundial es del 20-30 % de la población y afecta al 95% de personas con obesidad , al 70% de  diabéticos tipo 2 y al 50% de pacientes con dislipemia , enfermedades que, a su vez, se relacionan con la resistencia a la insulina y el síndrome metabólico. Por ello, es muy importante diagnosticar de forma precoz este trastorno y modificar sus factores de riesgo (dieta y estilos de vida) para evitar la progresión de la enfermedad, cuya consecuencia más grave es la cirrosis que puede requerir un trasplante de hígado. ¿Qué signos hacen sospechar de una enfermedad de hígado graso? Hay ciertas personas y situaciones clínicas que pueden presentar mayor susceptibilidad para desarrollar una EHGNA. Entre los signos más destacados que nos alertan sobre una posible enfermedad de hígado graso, encontramos: Sobrepeso u obesidad. Resistencia a la insulina. Aumento de las transaminasas ALT (alanina aminotransferasa) a valores entre 50-150 U/l con cifras de AST (aspartato aminotransferasa)  menores que las de ALT. Bajos valores de colesterol HDL. Elevados valores de colesterol LDL. Aumento de la hemoglobina glucosilada (HbA1c). Personas con antecedentes familiares de diabetes tipo 2. Alteraciones hepáticas en ausencia de una ingesta excesiva de alcohol (consumo diario menor de 30 g en hombres y menor de 20 g en mujeres). ¿Cómo se diagnostica la HGNA? Debido a que muchas veces la enfermedad de hígado graso es asintomática o dichos síntomas son muy difusos (fatiga, malestar general, cansancio, pesadez, dolor e hinchazón en el lado superior derecho abdominal), es importante hacer un diagnóstico precoz a aquellas personas que puedan ser más susceptibles de desarrollarla. Los métodos diagnósticos más utilizados en estudios clínicos son: Ecografía abdominal : es el método más empleado por ser no invasivo, ampliamente disponible y de bajo coste. Resonancia magnética , aunque es de mayor sensibilidad que la ecografía, se utiliza en menor medida debido a su elevado coste. Medición de la alaninoaminotransferasa (ALT) mediante analítica de sangre: se trata de una enzima hepática cuyo examen permite determinar si estamos ante una lesión hepática alcohólica o ante una HGNA. Biopsia hepática: a través de esta prueba podemos diferenciar la esteatosis simple (HGNA) de la esteatohepatitis (EHNA) aunque sólo se recomienda realizarla en aquellos pacientes que tienen alto riesgo de tener EHGNA con fibrosis avanzada. Tratamiento y prevención del hígado graso La aparición de la EHGNA está muy relacionada con la resistencia insulínica , por ello, el mejor tratamiento parar tratar y prevenir esta patología consiste principalmente en medidas no farmacológicas basadas en dieta (para la disminución de peso) y ejercicio físico . Sin embargo, una vez se haya desarrollado cirrosis debido a la esteatosis hepática no alcohólica, el trasplante de hígado es una opción terapéutica, con buenos resultados. Además, como prevención, debemos tener en cuenta que: Ciertos fármacos pueden predisponer el desarrollo de la enfermedad: amiodarona, diltiazem, esteroides, estrógenos sintéticos, tamoxifeno y tratamiento antirretroviral. Se debe controlar la diabetes tipo 2 con modificaciones del estilo de vida y tratamiento farmacológico si fuera necesario. Se deben reducir los niveles de colesterol y triglicéridos . De hecho, el colesterol libre hepático tiene una mayor participación que los triglicéridos en el desarrollo de la esteatohepatitis no alcohólica (HGNA). La cirugía bariátrica podría ser una alternativa cuando las modificaciones de estilo de vida (dieta y ejercicio) y el tratamiento farmacológico no hayan sido efectivas en personas con obesidad mórbida (IMC mayor a 40) y en ausencia de cirrosis hepática. Esta intervención podría reducir la inflamación, la esteatosis y podría incluso regresar la fibrosis hepática. ¿Cómo debe ser la alimentación para controlar el hígado graso? Una dieta adaptada a la EHGNA no debe diferir mucho de una dieta equilibrada , aunque sí hay una serie de alimentos prohibidos o restringidos como las grasas saturadas y los azúcares simples que interfieren mucho en la regulación de la insulina. Sin embargo, también se debe priorizar el consumo de fibra y antioxidantes, componentes que tienen un efecto directo en el manejo nutricional de esta enfermedad. A continuación, nombramos las principales características alimentarias a tener en cuenta: Si existe sobrepeso u obesidad, se debe llevar a cabo una reducción de 600-800 calorías o una restricción calórica de 25-30 kcal/kg de peso corporal ideal para lograr una pérdida de peso del 5-10% del peso inicial siempre y cuando esta reducción sea gradual (entre 0,5 y 1 Kg/semana) La fracción de carbohidratos (arroz, pasta, patata, pan) debe ser reducida a un máximo de 45% del total de calorías, evitando el consumo de azúcares simples, presentes en el azúcar blanco o moreno, en aditivos edulcorantes (como jarabe de maíz o fructosa) y en alimentos procesados azucarados como bollería, dulces, refrescos o zumos envasados. Cuando se consuman cereales, se debe priorizar su versión integral (pan, arroz, pasta, etc.). Además, si tomamos cereales de desayuno, debemos optar por aquellos sin azucarar (copos de avena, trigo o muesli).    Se deben consumir al menos dos raciones de vegetales al día: una ración en la comida y otra en la cena. Se deben consumir dos o tres piezas de fruta al día. No obstante, se debe evitar la toma de zumos de fruta, aunque sean caseros, ya que en estas presentaciones se excluye la fibra, componente básico en la regulación de la resistencia a la insulina. Se deben consumir legumbres (garbanzos, lentejas, alubias, soja) entre dos y tres veces por semana y alternar su consumo con otras proteínas magras como las carnes blancas, pescados blancos, pescado azul y huevos. Se debe evitar el consumo de grasas saturadas (leche entera, nata, quesos grasos, embutidos) y más concretamente, evitar el consumo de grasas “trans” presentes margarinas, galletas y otros dulces ultraprocesados que contengan aceite de coco o de palma. Se debe aumentar el consumo de ácidos grasos omega-3 presentes en pescado azul y frutos secos y utilizar el aceite de oliva virgen para aliños y cocciones. Se deben ingerir alimentos ricos en vitamina A, C, E y selenio como, por ejemplo, pescados azules, tomate, espinacas, brócoli, pimientos, nueces y aguacate Suprimir cualquier tipo de bebida alcohólica . El agua debe ser la bebida de prioridad. Existen algunos estudios que sugieren que las dietas vegetarianas mejoran la resistencia a la insulina y favorecen la pérdida de peso. Por ello, se ha demostrado cierta mejora de la enfermedad de hígado graso con la sustitución de carnes y pescados por legumbres como la soja. Y, por último. y no menos importante… la práctica de ejercicio físico mejora la insulino-resistencia y la esteatosis hepática. Por ello, se recomienda realizar una actividad cardiovascular (caminar, correr, bicicleta, nadar, etc.) durante un mínimo de 30 minutos con una frecuencia de tres a cinco veces por semana.
Trasplante de Heces
Contenido de salud
Trasplante de Heces
Definición El trasplante de heces es un p rocedimiento que ayuda a reemplazar algunas bacterias productoras de infecciones en el colon por otras bacterias propias de la flora intestinal , que han sido eliminadas o reducidas por el uso de antibióticos, con la finalidad de lograr un balance en el colon y facilitar a  combatir las infecciones y/o enfermedades. Las heces contienen microbiota (flora intestinal) que son miles de tipos de bacterias que conviven en armonía en el intestino y que pueden recuperar la salud de una persona. El trasplante fecal es la transferencia de esa materia de un individuo sano a uno enfermo para restablecer el equilibrio alterado por causa de algunas enfermedades o infección. ¿Cómo es un trasplante de heces?   El trasplante de heces involucra a un donante sano. En la mayoría de los casos escogen un miembro de la familia pero podría ser de cualquier persona que cumpla los requisitos para poder donar la materia fecal. Una vez extraídas las heces del donante  serán licuadas con suero fisiológico, mezcladas y filtradas y/o centrifugadas. En este proceso se procura no alterar la composición bacteriana de las heces, pero sí el olor. Listas las heces, el  paciente es sedado para que no sienta dolor. Posteriormente se realiza la transferencia de las mismas en el paciente receptor mediante una  colonoscopia (a través del recto). Las heces donadas se depositan en el ciego (primera porción del intestino grueso) porque es el lugar donde el trasplante tiene más éxito. Existen varios métodos para introducir las heces donadas en el paciente receptor, bien con un enema, una sonda nasogástrica (por la nariz) o por vía oral en una cápsula. La técnica más frecuente es la colonoscopia, ya que permite ver todo el intestino del paciente y deja la muestra por más tiempo dentro del organismo sin ser expulsada. ¿Para quién está indicado? El trasplante de heces está indicado para tratar enfermedades gastrointestinales como son: Infecciones causadas por la bacteria Clostridium difficile (es la indicación más frecuente) Enfermedad de Crohn. Estreñimiento. Síndrome del intestino irritable. Colitis ulcerosa. ¿Por qué se realiza? El trasplante de heces se utiliza para modificar la microbiota intestinal (flora intestinal) de un paciente enfermo . La heces del donante sano son capaces de colonizar el intestino del paciente y eliminar la infección. En la actualidad, la indicación más frecuente y de mayor éxito es el tratamiento de la infección recurrente causada por Clostridium difficile, una patología que cursa con muchas molestias como náuseas, dolor abdominal y diarrea. La Clostridium difficile es una bacteria que tiene una transmisión fecal-oral y puede afectar a cualquier persona y generar complicaciones para la salud y la calidad de vida del paciente. No suele resultar perjudicial, pero algunas circunstancias como un tratamiento con antibióticos, pueden desequilibrar la microbiota intestinal, haciendo que estas bacterias se multipliquen sin control, dando lugar a la infección. Riesgos del trasplante de heces Los riesgos del trasplante de heces van a depender del tipo de técnica utilizada para realizar la transferencia, algunos generales son: Reacciones alérgicas o de rechazo a los medicamentos que se le administren durante el procedimiento. Propagación de enfermedades del donante que sucede si no se hacen los exámenes adecuados al donante, lo que no es frecuente. Infección durante la colonoscopia. Formación de coágulos sanguíneos. Preparación La preparación para un trasplante de heces, antes del procedimiento es necesario que : El médico realizará examen completo del paciente y el donante para asegurar su estado de salud y descartar enfermedades, que puedan perjudicar a la hora de realizar la transferencia de las heces. El paciente informe a su médico si es alergico a algun medicamento. El paciente debe evitar tomar medicamentos anticoagulantes y antiinflamatorios para evitar el riesgos de sangrado excesivos. El paciente necesitará dejar de tomar cualquier antibiótico días antes del procedimiento. Es posible que el paciente  deba seguir una dieta líquida. Probablemente el médico indicará al paciente tomar un laxante antes del procedimiento. Se le darán al paciente medicamentos que causan somnolencia para que no sienta incomodidad o no tenga recuerdos del examen. El donante no debe usar antibióticos en los últimos 3 meses. Se le realizará al donante exámenes de sangre y de las heces para detectar infecciones. No es necesario que el donante siga ninguna dieta específica. Simplemente tiene que recoger heces frescas y de una consistencia idónea. Las heces son analizadas y tratadas en un laboratorio dos horas antes de realizar el procedimiento. Cómo es la recuperación de un trasplante de heces En la recuperación de un trasplante de heces, después del procedimiento, el paciente permanecerá en el hospital de 2 a 4 horas aproximadamente con la mezcla en sus intestinos. Se le pueden administrar al paciente medicamentos para ayudarle a reducir el movimiento de sus intestinos para retener la mezcla durante ese tiempo. Puede presentar fiebre baja la noche siguiente al procedimiento. También puede tener distensión abdominal, gases, flatulencias y estreñimiento durante algunos días después del procedimiento. Resultados Los resultados de un trasplante de heces son que ayuda a recuperar la flora intestinal normal a través de las heces de un donante . A su vez, esto ayuda a recuperar la función del intestino, teniendo mejor salud y calidad de vida. Está técnica permite la curación en el 90% de los casos en las que se realiza. Preguntas frecuentes ¿Es doloroso un trasplante de heces? No es doloroso un trasplante de heces . El paciente no siente nada durante el procedimiento, solo pequeñas molestias. ¿Es un procedimiento nuevo? No es un procedimiento nuevo. En el siglo IV se describió el uso de materia fecal para tratar diarreas severas o intoxicaciones alimentarias ¿Qué enfermedades se tratan con el trasplante de heces? Las enfermedades que se tratan con el trasplante de heces son las gastrointestinales como son: Infección por la bacteria Difficile Clostridium. Estreñimiento. Enfermedad de Crohn. Síndrome del intestino irritable. Colitis ulcerosa. ¿Qué es la infección difficile de Clostridium? El Clostridium difficile es una bacteria intestinal, que tiene una transmisión fecal-oral y que puede afectar a cualquier persona. Es de las bacterias que viven normalmente en los intestinos y la mayor parte del tiempo no causa ningún problema. Si el equilibrio de bacterias en los intestinos se altera, como suele pasar con el uso de antibióticos, puede desarrollarse una infección por C. difficile produciendo una colitis o inflamación del colon. ¿Hay límite de edad para hacer un trasplante de heces? No , existe límite de edad para el trasplante de heces.
Detección y Tratamiento de la Sífilis
Artículo especializado
Detección y Tratamiento de la Sífilis
La sífilis es una infección de transmisión sexual causada por una bacteria llama Treponema pallidum . Su fuente de infección son las lesiones en piel y mucosas que se producen en las personas infectadas, aunque también se puede encontrar en saliva, semen, sangre y en secreciones vaginales. Su transmisión se produce por contacto directo con las lesiones durante las relaciones sexuales, y muy raramente hay contagio a través de los besos o sexo oral. El periodo de incubación dura entre dos y cuatro semanas y la fase de transmisibilidad, es decir, el periodo en el que se puede producir el contagio, es entre la primera y la segunda fase. Las fases de la sífilis Fase primaria : se produce a las dos semanas del contagio y cursa con aparición de una única lesión erosiva ulcerada, superficial e indurada, pero no dolorosa en el punto de contagio. Esta lesión se denomina chancro sifilítico y normalmente aparece en la boca, en el ano o en genitales. Además, también suelen aparecer adenopatías regionales indoloras. Al mes, el chancro tiende a desaparecer. Fase secundaria : es el estadio más florido. Este periodo sucede entre las seis y ocho semanas de la desaparición del chancro, y en él la bacteria se disemina por la sangre y aparecen síntomas generalizados: fiebre, odinofagia, anorexia, artromialgias, linfadenopatías generalizadas y lesiones cutáneas maculo-papulares exantemáticas en la zona de las palmas de las manos y las plantas de los pies. Estas lesiones en las áreas intertriginosas se agrandan y se erosionan dando lugar a placas infecciosas que también se pueden encontrar en las mucosas; son los llamados condilomas planos. Fase tardía : aparece entre 10 y 30 años desde el contagio. Se caracteriza por la presencia de unos granulomas o gomas en la piel, mucosa y aparto musculo-esquelético. También manifestaciones viscerales cardiovasculares y neurológicas. ¿SABÍAS QUE…? Se denomina sífilis benigna a la sífilis primaria y secundaria porque cursa con lesiones curables que no dejan secuelas. La sífilis tardía es grave y cursa con lesiones destructivas que, aunque se curan con el tratamiento, pueden provocar secuelas graves. Cómo se diagnostica El diagnóstico de la infección por Treponema pallidum se basa en dos tipos de métodos: Métodos directos : consiste en la visión directa del patógeno con un microscopio de campo oscuro o mediante inmunofluorescencia directa en las muestras de lesiones cutáneas (chancro o condilomas). Serología : Test no treponémicos (test reagínicos). Son test inespecíficos por lo que cuando se positivizan hay que confirmarlos con un test treponémico. Son VDRL (Venereal Disease Research Laboratory) y RPR (Rapid Plasma Reagin Test). Estos test tardan en positivizarse aunque los títulos de anticuerpos se correlacionan con la actividad de la enfermedad y se negativizan tras el tratamiento. Test treponemicos: estos tests se positivizan los primeros y son positivos de por vida. Son FTA-ABS (Fluorescent Treponemal Antibody Absorbed) y TP-TA (Treponema Pallidum Particle Agglutination). Cómo se trata El tratamiento para la sífilis en todos los estadios de la infección es el mismo: la penicilina , antibiótico de elección para esta bacteria. El tipo de preparado, la dosis y la duración del tratamiento varían en función del estadio de la enfermedad. En la sífilis es i mportante tanto el diagnostico como el tratamiento precoz y la identificación de los contactos . Los contactos confirmados se tratarán con penicilina. La realización de test serológicos repetidos a los tres y seis meses son fundamentales para asegurar un tratamiento adecuado de la enfermedad. Tanto para la sífilis como para el resto de enfermedades de transmisión sexual es de vital importancia la información y, sobre todo, la prevención. La sífilis congénita Es la enfermedad en el recién nacido , que se infecta con Treponema pallidum a través de la placenta o durante el parto. Se puede diferenciar entre sífilis congénita precoz y tardía Sífilis congénita precoz : los síntomas aparecen antes de los dos años de vida. Es una infección diseminada, con lesiones muco-cutáneas, osteocondritis, anemia, hepatoesplenomegalia y afectación del SNC. Sífilis congénita tardía : aparecen diversos síntomas a partir de los dos años de edad. Cursa con queratitis intersticial, deformación de huesos y dientes, sordera por afectación del VII par craneal, neurosífilis. Para prevenir la sífilis congénita es f undamental el diagnóstico precoz en la mujer embarazada , por eso se realiza screening de esta infección en la analítica del primer trimestre y si la paciente tiene factores de riesgos deberá repetirse la determinación en el tercer trimestre.