Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Comprende tu Proceso de Ovulación

Comprende tu Proceso de Ovulación

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Constituye uno de los pasos más importantes del ciclo menstrual de la mujer, puesto que es a partir de la ovulación cuando hay posibilidades de quedarse embarazada. Es el proceso fisiológico que consiste en la expulsión del ovulo maduro (gameto femenino) del ovario de la mujer. Está regulado por una serie de cambios a nivel de las hormonas que regulan todo el funcionamiento del ciclo.
La ovulación es el proceso fisiológico que consiste en la expulsión del ovulo maduro del ovario de la mujer. Está regulado por una serie de cambios a nivel de las hormonas que regulan todo el funcionamiento del ciclo.

¿Cómo ocurre la ovulación?

A lo largo del ciclo menstrual van cambiando las hormonas. Al inicio del ciclo (los primeros días de regla) actúa sobre todo la hormona FSH (hormona folículo estimulante) y, como su nombre indica, hace que el folículo (que es donde se “aloja” el óvulo), vaya creciendo y llenándose de líquido. Cuando este folículo alcanza un tamaño adecuado recibe una señal de otra hormona, LH o lúteo estimulante, que hace que se rompa y salga el ovocito hacia la trompa. Cuando el óvulo es expulsado del ovario se queda en la trompa de Falopio, esperando a que llegue un espermatozoide y pueda ser fecundado por éste. Por tanto, la ovulación marca el periodo más fértil de la mujer.

El ovocito es capaz de sobrevivir alrededor de 24 horas en la trompa y, si pasado este tiempo, no ha sido fecundado, caerá hacia el útero donde unos días más tarde será expulsado en forma de regla. En esta segunda parte del ciclo menstrual, llamada fase lútea, el folículo ovárico roto se convierte en un cuerpo lúteo o cuerpo amarillo.

¿Cuándo tiene lugar la ovulación?

La ovulación se produce en la mitad del ciclo menstrual, pero siempre que la mujer tenga ciclos regulares. Es decir, si tu ciclo es de 28 días, se produce en el día 14, contando como el día 1 el primer día de sangrado. Si consideramos que la vida media del espermatozoide es de 72 horas y la del óvulo de 24 horas, calculamos que los días fértiles de la mujer abarcan el mismo en que ocurre la ovulación y dos días antes y dos días después de ésta.

Síntomas

La ovulación, además de por los días que dura el ciclo menstrual, da señales de que se está produciendo a través de una serie de signos y síntomas en la mujer:

  • Elevación de la temperatura corporal de 0,2 a 0,5ºC en el momento en que se produce la ovulación. Esto se debe al aumento de la progesterona tras la liberación del óvulo.
  • Aumenta la cantidad y textura del moco cervical. Éste se vuelve más elástico y resbaladizo para permitir el paso de los espermatozoides por el cuello uterino, causado por el aumento de estrógenos en el organismo.
  • También se producen cambios en el cuello del útero, que se sitúa más arriba, con consistencia blanda y un orificio más abierto para que puedan entrar los espermatozoides.
  • No todas las mujeres, pero sí muchas, notan durante la ovulación una sensación de pinchazos en la parte baja del abdomen. Esto ocurre cuando se rompe el folículo ovárico.

¿Para qué sirve saber el día de la ovulación?

Tanto las mujeres que están buscando un embarazo como las que desean evitarlo deben conocer cuando es la época mas fértil y el día aproximado de ovulación. Las que desean el embarazo, porque durante esos cinco días fértiles las probabilidades son mayores y conviene mantener relaciones sexuales. Y las que no lo desean, para evitar tenerlas o bien para utilizar protección.

Aparte de los signos de ovulación, que no siempre son muy evidentes, para saber cuando estás ovulando, puedes utilizar los test de ovulación. Consisten en unas tiras reactivas en las que se detecta la presencia de la hormona luteinizante o LH en orina. Esta hormona empieza a aumentar en sangre alrededor de unas 36-24 horas antes de la ovulación, y es entonces cuando llega a su concentración máxima, para volver a disminuir a partir de ahí. El mecanismo es sencillo: hay que impregnar de orina las tiras con el reactivo y si aparecen marcadas dos líneas significa que es positivo, es decir, que ha habido aumento de LH. Por el contrario, si solo aparece una significa que es negativo. Haciendo estas tiras durante varios meses puedes elaborarte un calendario de ovulación y marcar los días fértiles en caso de estar buscando un embarazo.