1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Cómo se Trata la Periodontitis

Cómo se Trata la Periodontitis

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Por qué los odontólogos insistimos tanto en el cuidado del periodonto si en realidad es lo que hay alrededor del diente y no el diente en sí? Pues porque la periodontitis es la causa más frecuente de pérdida dental en adultos mayores de 35 años. ¿Te parece banal? La mayoría de extracciones que realizamos en consulta tiene una etiología periodontal (hasta el 80%). La enfermedad periodontal tiene su inicio en una causa infecciosa (por sobreinfección de la placa bacteriana acumulada bajo la encía en la mayoría de casos) dando lugar a un proceso inflamatorio con alta capacidad destructiva local.
La periodontitis es la causa más frecuente de pérdida dental en adultos mayores de 35 años. La mayoría de extracciones tiene una etiología periodontal.

¿Qué es el periodonto?

Es muy importante tener claro el concepto de periodonto para captar el mensaje de este texto. Llamamos periodonto al conjunto de tejidos (encía, ligamento periodontal, cemento radicular y hueso alveolar) que rodea al diente y que le confiere una base de sustentación necesaria para llevar a cabo sus funciones masticatorias. La encía le confiere protección mientras que el resto de tejidos mencionados le confiere un correcto anclaje y estabilidad.

Cualquiera de los tejidos que conforman el periodonto puede sufrir un proceso inflamatorio o infeccioso. Sin embargo, son mucho más frecuentes las lesiones gingivales. No olvidemos que una enfermedad gingival no tratada deriva en la afectación del resto de tejidos vecinos dando lugar a una periodontitis.

¿Cuáles son las principales causas de la periodontitis?

Son varios los factores implicados en el proceso periodontal. Te voy a citar los más frecuentes:

  • Agentes irritantes locales (bien sean químicos o mecánicos)
  • Sobreinfección de la placa bacteriana (formación de sarro y cálculos dentales)
  • Prótesis deterioradas
  • Malos hábitos de ingesta, de higiene y tóxicos (tabaco y alcohol)
  • Problemas dentales (apiñamiento, maloclusión, disfunciones, bruxismo…)

¿Cómo puedo detectar un problema periodontal precoz?

Atención a estos síntomas, por favor, si tus encías sangran al cepillarte, están rojas o inflamadas, tienes hipersensibilidad dental, se te mueven algunos dientes, te duele al masticar, has notado que la encía está más baja con más diente expuesto o, simplemente, te notas halitosis (mal aliento), por favor ven a la consulta. Debemos valorar el estado de tu periodonto. Recuerda que es mucho más fácil tratar una gingivitis que una periodontitis.  El pronóstico es mucho más comprometido en la periodontitis.

Consecuencias de una periodontitis

Cuando la periodontitis evoluciona, además de observarse cambios macroscópicos en la encía (retracción gingival, cambio de coloración y sangrado) se evidencia una movilidad ósea irreversible (por afectación del ligamento periodontal, del cemento de la raíz y del hueso que aloja al diente). Llegado este momento el diente no podrá sanarse y está destinado a la extracción. Pero, ¿se acaba aquí el drama? Lamentablemente no. El proceso infeccioso-inflamatorio se extiende hacia los dientes contiguos por lo que el proceso deriva hacia una boca sin dientes.

Ante esta evolución podríamos pensar que tenemos la gran solución con una cirugía de implantes y la colocación de una dentadura fija sobre ellos. Pero, ¿sabes cuál es el gran problema? El problema radica en que el hueso enfermo no tiene la suficiente base de sujeción como para alojar implantes y, por tanto, en caso de pérdida dental por problema periodontal ¿te vas a conformar con una “dentadura de quita y pon” como hacíamos en el siglo pasado?

Me temo que es momento de reflexionar y decidirnos por sanearnos la boca, si aún estamos a tiempo. ¿No crees? Entonces, ¿cuáles son las alternativas terapéuticas que tengo cuando la periodontitis ya está instaurada?

Tratamiento

El tratamiento de elección va a depender de la gravedad de la periodontitis. Vamos a enunciar los diferentes tratamientos existentes y la indicación de cada uno de ellos. Podréis observar que cada nueva propuesta de tratamiento es más agresiva que la anterior dado que implica que la enfermedad está más avanzada. Primero se realiza una tartrectomía, que consiste en una higiene dental básica llevada a cabo por el higienista mediante el aparato de ultrasonidos y con la finalidad de desincrustar la placa bacteriana acumulada y acceder posteriormente al tratamiento periodontal propiamente dicho. Es el momento ahora de valorar la magnitud y gravedad de la enfermedad periodontal pues la higiene nos permitirá realizar un sondaje o procedimiento que consiste en la evaluación de los tejidos periodontales y en la detección y medición de las bolsas periodontales.

Tras el diagnóstico de certeza y conociendo el grado de afectación de le enfermedad periodontal (leve, moderada o grave) planificaremos el tratamiento específico más adecuado de entre los existentes:

  • Raspaje y alisado de la raíz del diente o curetaje. Este tratamiento se realiza por cuadrantes y bajo anestesia de los mismos. Consiste en la limpieza del fondo de bolsa y de la raíz del diente. Persigue la eliminación del cálculo, de la placa bacteriana y de la tinción y depósitos sobre las coronas dentarias y las superficies radiculares de los mismos. El alisado es la eliminación del cemento y la superficie dentaria que está contaminada con placa bacteriana, cálculos de sarro y productos bacterianos dañinos para el periodonto y el diente. Puede ser llevado a cabo por el odontólogo general pero los casos graves son tratados por el periodoncista.
  • Cirugía periodontal: destinada a corregir los defectos gingivales por retracción, fundamentalmente. También nos permite acceder al ápice de la raíz para erradicar un foco infeccioso.
  • Tratamientos complementarios: irrigación bucal (consiste en la acción directa de un chorro pulsátil de agua con efecto mecánico sobre las incrustaciones de la superficie dental, borde de encías y los lugares de difícil acceso como las bolsas periodontales, ortodoncia y prótesis fijas), cepillo interproximal, hilo dental, pasta dentífrica para encías sensibles y antisépticos.

Tras el tratamiento definitivo se exige una frecuencia regular de visitas para controlar la evolución. Es importante conseguir una adherencia absoluta al tratamiento por parte del paciente pues su implicación es fundamental en la evolución de la enfermedad.

Recapitulando, tan sólo quiero concienciarte de que pequeños problemas periodontales tienen buena respuesta al tratamiento. Sin embargo, ante enfermedades periodontales avanzadas no sólo el tratamiento puede fracasar sino la inversión de dinero y tiempo que implica puede no ser compensada con los resultados obtenidos. Búscate otra excusa para no venir, los motivos ya te los he expuesto.