Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Cómo Saber si Tengo Cataratas

Cómo Saber si Tengo Cataratas

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Habrás escuchado que, algún familiar, sobre todo los abuelos, padecen “cataratas”… pero, ¿sabes qué son y por qué se producen? Seguro que desconocías que es una enfermedad en la que la parte afectada es el cristalino.

Las más frecuentes son las cataratas asociadas al envejecimiento, que progresan lentamente.

Qué sabes del cristalino

El cristalino es una lente biconvexa, sólida y transparente, situada en el interior de la parte más anterior de la cámara posterior del globo ocular, por detrás entre la superficie posterior del iris (la parte coloreada del ojo) y por delante la parte anterior del cuerpo vítreo.  Está formada, de fuera hacia adentro, por una cápsula transparente, que lo envuelve, una porción periférica, que es la corteza y una porción central, que se llama núcleo. Su función consiste en enfocar los rayos de manera que formen una imagen perfecta sobre la retina. Para alcanzar este resultado, es necesario que se produzca el fenómeno de “acomodación”, que consiste en un fenómeno de carácter reflejo que se produce gracias a la modificación de la forma del cristalino, que, a su vez, modifica su poder dióptrico (la capacidad de refracción de un sistema óptico viene expresada en dioptrías).

La emetropía es el estado refractivo del ojo normal en el que los rayos luminosos paralelos que lo atraviesan provenientes de un objeto situado en el infinito se reúnen y enfocan sobra la retina y forman una imagen precisa. Cuando este equilibrio se rompe y los rayos no se enfocan en la retina, aparece la “ametropía” o “defecto de refracción”.

Qué son

Se define como “catarata toda opacidad del cristalino que afecta a la corteza o córtex o al núcleo. Pueden afectarse estas estructuras de forma total, sólo la zona central, la zona anterior (catarata con afectación anterior) o la posterior (catarata con afectación posterior), respectivamente. Las más frecuentes son las cataratas asociadas al envejecimiento, que progresan lentamente. En los países desarrollados la catarata congénita es responsable del 3% al 12% de todos los casos de baja visión y corresponde aproximadamente a seis de cada 100.000 niños.

Tipos de cataratas

  • Cataratas congénitas (o del desarrollo) uni o bilaterales (en los niños): el desarrollo de las fibras de la lente ha sido afectado por causas hereditarias o inflamatorias,  con la pérdida consiguiente de transparencia. El 50% de ellas son de causa desconocida. Entre el 50% restante, de causa conocida, se incluyen las causadas por trastornos genéticos hereditarios, las infecciones (tipo TORCH), las metabolopatías (galactosemia, aciduria mevalónica), los traumatismos o las secundarias a tóxicos, entre otros ejemplos.  La manifestación clínica más característica será la pupila blanca (leucocoria) con ausencia de reflejo rojo de fondo de ojo. Implican un importante déficit visual y pueden provocar nistagmo (movimientos involuntarios de los ojos). Todo ello podrá repercutir en un bajo rendimiento escolar.
  • Cataratas Degenerativas (en los adultos): la sustancia del cristalino, normalmente desarrollada, pierde su transparencia como resultado de alteraciones degenerativas, por varias causas. En este grupo se incluyen las siguientes:
  • Catarata senil: propia de la vejez.
  • Catarata metabólica (diabética…)
  • Catarata medicamentosa (p.ej. tratamientos con glucocorticoides tópicos o esteroides).
  • Catarata traumática (tras traumatismos oculares).
  • Catarata eléctrica.
  • Catarata por energía radiante (por el calor, la luz o las radiaciones ionizantes – p. ej. Rayos X -). La catarata provocada por el calor y la luz también ha sido denominada “catarata de los vidrieros”, trabajadores expuestos al calor y al brillo durante periodos de tiempo prolongados, de 10 o 20 años. También afecta a otra multitud de oficios en los que se emplean hornos a altas temperaturas o donde se trabajan metales fundidos, tales como fundiciones, talleres de cerámica e, incluso, herreros y panaderos. Los pacientes que reciben tratamiento con radioterapia también pueden verse afectados de cataratas.

Síntomas y diagnóstico

Las cataratas que se forman lentamente provocan una alteración gradual de la visión.

El diagnóstico debe incluir una prueba de agudeza visual,  una exploración con lámpara de hendidura y un examen del reflejo rojo del fondo, sin y con dilatación pupilar, en el que se apreciará un reflejo rojo alterado al examinarlo con el oftalmoscopio.

Tratamiento

El único tratamiento posible de las cataratas es la extirpación quirúrgica del cristalino opacificado. La cirugía de la catarata es uno de los procedimientos quirúrgicos más comunes, y cada año se realizan en el mundo casi 22 millones de intervenciones. España es un país referente en la cirugía de la catarata con más de 400 intervenciones al año.

Suele realizarse, generalmente, bajo antestesia local y de forma ambulatoria. Se han efectuado grandes innovaciones técnicas que permiten aspirar la catarata, dejando la cápsula intacta (extracción extracapsular de la catarata), en lugar de retirar todo el cristalino junto con la cápsula (extracción intracapsular de la catarata). Seguidamente se coloca una lente intraocular que puede estar fabricada en distintos materiales en la cámara posterior de la cápsula del cristalino evacuada, sustituyendo a la lente natural: la visión se recupera rápidamente. Más del 95% de los enfermos operados de cataratas mejora la visión. En muchos casos, la cápsula lenticular del ojo, dejada durante la extirpación de las cataratas, acaba por opacificarse y produce una pérdida secundaria de la visión. La práctica de un pequeño orificio en la cápsula lenticular con un rayo láser restablece la claridad.

Pronóstico

Las cataratas congénitas o infantiles representan una amenaza para la visión y son un problema mucho más importante que en el adulto por su potencial en inhibir o detener la maduración y desarrollo visual normal en el niño, y por la mayor complejidad en el tratamiento. El pronóstico visual está relacionado con la edad del paciente en el momento del diagnóstico y con la precocidad del tratamiento quirúrgico y la rehabilitación óptica.