Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Cómo Evitar la Osteoporosis con el Paso de los Años

Cómo Evitar la Osteoporosis con el Paso de los Años

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Es una de las llamadas enfermedades silenciosas, pues no da síntomas hasta que debuta con una fractura. Por eso es una enfermedad posiblemente infradiagnosticada. Pero la osteoporosis es una enfermedad que conviene conocer para detectarla y poderla controlar pues afecta al hueso de forma sistémica y progresiva y se caracteriza por una disminución de la masa ósea que ocasiona una mayor fragilidad y un mayor riesgo de fracturas.
La posibilidad de desarrollar una fractura en un hueso con osteoporosis es infinitamente superior. Son muy frecuentes las fracturas espontáneas (sin traumatismo desencadenante).

Causas de la osteoporosis

Es más frecuente en mujeres después de la menopausia (por la disminución de estrógenos), sobre todo si ésta ha sido precoz (antes de los 40 años), y en ancianos. Ocasiona el 80% de las fracturas en mujeres menopáusicas de más de 50 años (en varones es menos frecuente pero su riesgo de mortalidad es el doble que en mujeres). El descenso de la densidad ósea es un proceso fisiológico desencadenado a partir de los 40 años. Existen factores favorecedores de la osteoporosis:

  • Edad superior a 65 años
  • Antecedentes personales o familiares de fracturas óseas en huesos diana
  • Ingesta excesiva de alcohol, cafeína o tabaco
  • Consumo insuficiente de alimentos con calcio y vitamina D.
  • Bajo peso
  • Sedentarismo e inmovilización prolongada
  • Tratamientos crónicos con corticoides, anticonvulsivantes, anticoagulantes, algunos antidiabéticos o antidepresivos...

¿Cómo afecta la osteoporosis?

La posibilidad de desarrollar una fractura en un hueso con osteoporosis es infinitamente superior. Son muy frecuentes las fracturas espontáneas (sin traumatismo desencadenante). Las áreas anatómicas mayormente afectadas por osteoporosis son: cadera, vértebras, muñeca, hombro, pelvis, costillas y tobillo. Por ello debe realizarse una búsqueda activa de posibles fracturas en pacientes con un dolor espontáneo o en ancianos con pérdida de altura de más de 2 cm en un año (debe sospecharse una fractura vertebral).

Diagnóstico de la osteoporosis

Es una enfermedad posiblemente infradiagnosticada, dado que no suele generar síntomas hasta el momento de debutar con una fractura. En muchas ocasiones, la osteoporosis es sospechada al realizar una radiografía convencional, caracterizándose por una disminución de densidad ósea (en la radiografía aparece un hueso más blanco y transparente, con mayor porosidad).  

La sospecha diagnóstica debe confirmarse mediante una densitometría (DXA o DEXA en inglés) que cuantifica la densidad mineral ósea en algunos huesos diana. Los datos obtenidos con esta máquina son convertidos en dos valores estadísticos: T y Z. El estadístico T mide la cantidad de hueso del individuo comparando con la población normal y estima el riesgo de sufrir una fractura en la persona estudiada. El valor estadístico Z mide la cantidad de hueso que tiene el individuo, en comparación con otras personas de su misma edad. Este dato indica que existe la necesidad de realizar más exámenes médicos e iniciar un tratamiento específico.

Otros procedimientos implicados en el estudio de una osteoporosis son una analítica general que incluye la determinación de niveles de calcio y vitamina D. El TAC (tomografía computarizada) o la RMN (resonancia magnética) no se incluyen dentro del protocolo de estudio.

¿Está indicado el estudio de despistaje de una osteoporosis?

En el momento actual no existe acuerdo en cuanto al momento de iniciar el cribado de osteoporosis en la población general, aunque existe consenso en que no estaría indicado en adultos menores de 50 años, a menos que existan factores de alto riesgo como uso de glucorticoides, menopausia precoz o antecedente de fractura por fragilidad ósea.

Tratamiento de la osteoporosis

El abordaje terapéutico se realiza en función del riesgo de fractura. Si el riesgo es bajo son suficientes las medidas higiénicas y de prevención de caídas, manteniendo una ingesta adecuada de calcio y vitamina D.  En caso de riesgo moderado-alto de fractura se debe valorar el inicio de tratamiento farmacológico.

Como herramientas terapéuticas debemos hacer énfasis en los siguientes aspectos:

  • Medidas higiénico-dietéticas:

Una ingesta adecuada de calcio (1.000-1.200 mg/día) en adultos y ancianos disminuye el riesgo de fractura. La leche y los productos lácteos (queso, yogur y derivados) son las mejores fuentes de calcio. También son ricos en calcio los cereales, las verduras, los frutos secos o el pescado (el boquerón con espina supone un excelente aporte de calcio). Algunos ejemplos de aporte diario de calcio recomendado serían: 2 vasos de leche, 1 yogur, 50 g de queso, 1 plato de legumbres o acelgas o un puñado frutos secos.

A pesar de los comentarios difundidos ni el té ni el café tienen efecto negativo sobre la densidad ósea a menos que exista un consumo excesivo.

En lo que se referente a la vitamina D, ésta se encuentra en alimentos como los pescados grasos (arenque, salmón, caballa…), aceite de pescado, la yema de huevo o el queso.  Por otro lado, también podemos obtener la cantidad diaria recomendada exponiéndonos 15 minutos al sol (bastaría en rostro y manos). Cuando la piel es expuesta a la radiación ultravioleta B proveniente del sol se sintetiza vitamina D3 a partir de un derivado del colesterol. Recordemos que la vitamina D es la encargada de regular el paso de calcio al interior del hueso, haciéndolo más resistente y disminuyendo el riesgo de fracturas. Sin embargo, no está indicado un aporte externo de vitamina D cuando el nivel sanguíneo está dentro de la normalidad.

Realizar ejercicio físico de forma regular es importante: caminar, subir y bajar escaleras, nadar, gimnasia de mantenimiento, danza. En caso de huesos osteoporóticos los ejercicios deben ser supervisado debiéndose evitar los ejercicios que impliquen saltos o movimientos que podrían causar una fractura vertebral.

Asimismo, es importante abandonar el hábito tabáquico y moderar el consumo de bebidas alcohólicas, té y café.

  • El tratamiento farmacológico

Este se contempla en casos de osteoporosis de intensidad moderada-grave. Destacan los bifosfonatos, cuya principal indicación recae en mujeres postmenopáusicas. Sin embargo, como el resto de fármacos, no están exentos de efectos secundarios. Otras alternativas pueden ser los suplementos con isoflavonas de soja que han demostrado un incremento significativo en la densidad ósea pero no en la prevención de fracturas.

Dado que no existe un tratamiento específico para la osteoporosis es muy importante su prevención asegurándonos una ingesta adecuada de calcio a diario, una correcta síntesis de vitamina D mediante una exposición solar de 15 minutos al día y un hábito deportivo frecuente evitando el sedentarismo.