Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. ¿Cómo Ayudar a una Persona con Cáncer?

¿Cómo Ayudar a una Persona con Cáncer?

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

El cáncer es la epidemia del mundo actual. Afecta a todas las edades, niveles socio-económicos y etnias. Se estima que más de 32 millones de personas en todo el mundo tiene cáncer. No obstante, no sólo quienes lo padecen son los “afectados”. También la familia, amigos y otras personas del entorno cercano sufren el diagnóstico, por lo que la repercusión de la enfermedad es devastadora.
De cara a ayudar a la persona con cáncer, es importante tener en cuenta algunas variables. La primera de todas sería calibrar el grado de proximidad con la persona.

No es fácil, pero se puede

Los familiares y amigos quieren ayudar a la persona con cáncer, pero a veces no saben cómo. Pueden cambiar de tema porque temen meter la pata e incomodar a la persona, pueden no saber cómo enfocar la conversación quedándose en silencio, pueden sentirse fuera de lugar, etc. Se necesitan herramientas para ayudar.

A pesar de la palabra cáncer genera emociones muy negativas, es importante contrarrestarlas con esperanza. Cada vez se detecta la enfermedad en etapas más iniciales, por lo que suele ser más fácil de tratar. También cabe recordar que hoy en día, la mayoría de casos de cáncer son tratables y las investigaciones avanzan a pasos agigantados.

¿Qué significa el diagnóstico?

Cada persona es un mundo y entiende el diagnóstico de maneras muy diversas. Hay tantas formas de entender el cáncer como personas lo padecen, por lo que es fundamental que quienes estén alrededor traten de alinearse con la particular forma de entenderlo de la persona. No existen frases genéricas de consuelo que vayan bien a todas las personas.

Es normal y esperable que la persona experimente una amplia variedad de emociones y oscile de unas a otras (en cuestión de días o minutos) o incluso las sienta simultáneamente. Suele aparecer miedo, tristeza, frustración, rabia, sensación de falta de control, soledad o desconexión respecto a los demás, sentimientos de culpabilidad…

De cara a ayudar a la persona con cáncer, es importante tener en cuenta algunas variables. La primera de todas sería calibrar el grado de proximidad con la persona. No se involucra de la misma manera un compañero de trabajo o un vecino que una pareja o un progenitor. Sin embargo, todos pueden ser un punto de apoyo importante para la persona, de un modo u otro.

También es importante tener en cuenta el pronóstico. Las consecuencias emocionales serán diferentes si es un proceso resoluble o no.

Del mismo modo, ajustarse al momento en el que está la persona respecto a la enfermedad es fundamental. Algunas personas viven muchos años con cáncer, por lo que también varía su forma de entender los tratamientos y las fases de la enfermedad.  No es lo mismo acabar de recibir el diagnóstico, que estar en pleno tratamiento o en fase terminal.

¿Qué hacer?

  • Escucha empáticamente: tenemos dos orejas y una boca para escucha el doble que hablamos. Intenta entender cómo se siente y qué necesita la persona, sin dar cosas por sentado ni intentando cambiar sus sentimientos. Recuerda que no tienes por qué tener una respuesta para todo.
  • Respeta también que no quiera hablar, dile que está bien igualmente y muéstrate disponible si cambia de opinión. No todas las personas tienen la misma necesidad de exteriorizar. Observa y adáptate a lo que prefiera.
  • Deja tus sentimientos y miedos a un lado y céntrate en los de la persona. Si te sobrepasan tus emociones, coméntaselo o apártate hasta que sea posible hablar sin que la persona tenga que consolarte.
  • Muéstrale tu interés y predisposición. Sé asequible cuando te necesite.
  • Respeta sus decisiones en el tratamiento de la enfermedad, estés o no de acuerdo.
  • Espera oscilaciones: habrán días mejores y peores, tanto emocional como físicamente.
  • paciente y tolerante.
  • Proponle actividades o proyectos. Que sea la persona quien decida si participa o no, no tú.
  • Ofrécele tu ayuda en cosas concretas: gestiones, acompañarlo a visitas médicas, compras o ayuda con las comidas, cuidado de los niños…
  • Colabora con su entorno más inmediato: reducir el estrés de quienes le rodean también puede reducir su estrés.

¿Qué no hacer?

  • No juzgues. No ofrezcas consejos u opiniones a menos que te lo solicite.
  • No personalices. Intenta entender que la persona con cáncer puede necesitar estar sola a veces o manifestar emociones negativas, entiende que no va contra ti.
  • No hagas de la enfermedad un tema tabú.
  • No seas condescendiente. No lo trates como enfermo sino como persona.
  • Abandona las frases hechas, p.ej. “sé cómo te sientes” (en realidad sólo lo sabe la persona).
  • Compórtate en el día a día con la persona como lo hacías antes del diagnóstico. P.ej. no dejes de ponerle un límite cuando se exceda sólo porque está enfermo, o mantén el contacto físico que siempre has tenido, etc.
  • No presiones. A veces, con las mejores intenciones, los mejores efectos. P.ej., recordarle todo el tiempo a la persona lo valiente o fuerte que es afrontando el proceso puede hacer que no se comunique durante los momentos en que está mal y termine aislándose.  
  • No te distancies. El cáncer puede poner en jaque tus propios temores (enfermedad, debilidades, muerte) y eso hacer que te alejes de la persona.