Cómo Aliviar la Ciatalgia

Carlos Maestro Lara

Graduado en Fisioterapia con mención en Terapia manual, Máster en Investigación Traslacional

Fisioterapeuta consultor de Advance Medical

Ciatalgia es dolor (“algia”) en el recorrido del nervio ciático. Ésta sería un definición incompleta y rápida… pero para poder hacer una más extensa y comprensible, antes deberíamos explicar las diferencias entre los términos médicos ciática, síndrome del piramidal y ciatalgia, ya que la gente suele utilizarlas mal y acaba diciendo: ”tengo ciática”, cuando este concepto es erróneo.

La citalgia es la palabra que se utiliza para indicar cualquier dolor en el recorrido del nervio ciático producido por otra causa que no sea la de la ciática.

Ciática vs síndrome del piramidal vs ciatalgia

Como introducción a estos tres conceptos me gustaría indicar que el nervio ciático se origina en la columna vertebral (L4- S3), y constituye el nervio más ancho y largo de todo el cuerpo humano. Es por ello que al ser el más largo y ancho pasa por muchas estructuras anatómicas que pueden comprimir el nervio y causar dolor. Una vez tenemos esto claro, vamos a definir los conceptos:

  • Ciática o lumbociática: podríamos decir que es el conjunto de síntomas que se producen en el territorio del nervio ciático. La particularidad de éste es que la “lesión o dolor” es por la compresión del nervio en el origen del mismo, es decir, en las raíces de L4-S3. Por norma general, para que exista una compresión desde la raíz es porque hay una hernia discal, una degeneración discal o una estenosis del canal intermedular, ya sea por artrosis u otros motivos. Los síntomas son: sensación de hormigueo en las piernas, entumecimiento, debilidad… que se notan detrás de los muslos, las pantorrillas y los pies. No suele disminuir mucho en reposo
  • Síndrome piramidal: también conocido como síndrome del pirifome o falsa ciática. En este síndrome el dolor se manifiesta debido a la compresión del nervio cuando éste pasa entre el músculo piramidal y otras estructuras anatómicas. Los síntomas son: sensación de hormigueo en las piernas, entumecimiento, debilidad… por detrás de los muslos, las pantorrillas y los pies, que aumentan al subir escaleras, correr o caminar, pero disminuyen en reposo
  • Ciatalgia: es la palabra que se utiliza para indicar cualquier dolor en el recorrido del nervio ciático producido por otra causa que no sea la de la ciática. Las causas más comunes pueden ser puntos gatillos musculares, compresión por estructuras musculares (el síndrome del piramidal), tensiones ligamentosas…

La pregunta que más surge cuando explico esto a los pacientes es la misma… “¿y yo que tengo?” Pues bien. Para saber qué se tiene debemos basarnos en los test que se pueden hacer en consulta + prueba diagnóstica si ya ha estado en el médico + manifestación de sintomatología.

  • Prueba diagnóstica: una radiografía o una resonancia magnética nos mostrará si hay lesión en la zona de origen del nervio por lo que sabremos con seguridad si es ciática o síndrome piramidal.
  • Tests en consulta: si no se tienen las pruebas complementarias hay varios test como el de “Lasègue”, que consiste en movilizar al paciente de una manera determinada poniendo en tensión ciertas estructuras, según si refiere dolor al poner en tensión estas estructuras podremos saber si el origen es por el músculo piramidal o por una lesión en el origen del nervio.
  • Sintomatología: por norma general, el síndrome del piramidal sólo manifiesta dolor cuando movemos las piernas hacia afuera (rotación), es decir, cuando realizamos el acto de caminar, correr o subir escaleras. En la ciática, el dolor suele ser constante independientemente de si estamos sentados, estirados o caminando, pese a que se incremente al realizar acciones de flexión del tronco.

El papel del fisioterapeuta

Realizar fisioterapia o rehabilitación es crucial en cualquiera de las dos patologías. No obstante, es muy importante hacer un buen diagnóstico porque dependiendo de éste se realizarán un tipo de estiramientos u otros, se aplicará un tipo de técnica u otra y se proporcionará un mejor o peor pronóstico. Además, dependiendo del diagnóstico y el tratamiento que realice el fisioterapeuta deberá acompañarse de una serie de ejercicios y de un tratamiento farmacológico con antiinflamatorios que debe prescribir el médico.

Además de la terapia más manual, en los últimos años se han añadido nuevos tratamientos como la Indiba, una terapia basada en el suministro de corriente térmica a través de una serie de electrodos, que están dando muy buenos resultados, pero es verdad que no todos los centros disponen de ella.

¿Cuál tiene mejor pronóstico?

El mejor pronóstico es el del síndrome piramidal, ya que a los fisioterapeutas nos resulta más fácil tratar un músculo que está contracturado. Utilizamos para ello diferentes técnicas que tendrán como objetivo realizar la descompresión del músculo que irrita al nervio, produciendo un alivio notable. En cuanto a la ciática, es más complicada de tratar ya que se produce por una lesión estructural como puede ser una hernia discal. No obstante, la fisioterapia tiene varias técnicas para poder tratarlo, aunque la mejoría es más lenta y menos notable.

Si hablamos de tratamientos o remedios caseros, una opción muy válida y útil es el calor local. El uso de esterillas en la zona del piriforme (región de las nalgas) aumentará la vasodilatación y la oxigenación, lo que disminuirá la tensión y el dolor.

Y ¿por qué se produce?

El síndrome del piramidal, tiene una mayor incidencia en las mujeres que en los hombres, siendo 6:1. Respecto a porque se produce, se debe a una hipertrofia de esta musculatura al caminar mucho, o realizar movimientos muy repetitivos de la cadera. Además, un grupo de personas que suelen sufrirlo mucho son las embarazadas. Según van pasando los meses, se van produciendo cambios en toda la pelvis, lo que aumenta las tensiones de todas las estructuras anatómicas… entre ellas el músculo piramidal.

En cuanto a la ciática, normalmente un factor es la edad, o el haber realizado movimientos en flexión y rotación de tronco muchas veces a lo largo de la vida. Es por ello que si todavía no tenéis lesiones, a modo de prevención recomendaría no realizar estos movimientos, en otras palabras, “agacharos correctamente”.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?