1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Cómo Actuamos ante el Sarampión

Cómo Actuamos ante el Sarampión

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

En nuestro medio, gracias a la vacunación, es una enfermedad prácticamente erradicada. Sin embargo, por desgracia, el sarampión sigue siendo a nivel mundial una de las principales causas de muerte en niños pequeños. Se estima que durante el año 2016 murieron casi 90.000 personas a causa de una infección por sarampión, de las cuales la gran mayoría era menor de cinco años.
El sarampión es una enfermedad que vemos poco en gran parte gracias a las campañas de vacunación que se llevan a cabo, evitando así una enfermedad que puede tener complicaciones graves y potencialmente mortales.

Enfermedad grave

El sarampión es una enfermedad vírica muy grave y altamente contagiosa. La vacuna para prevenir la infección por este virus se introdujo en 1963, lo cual ayudó a disminuir las graves epidemias de sarampión que se producían de manera periódica cada dos o tres años que podían llegar a causar la muerte de hasta 2,6 millones de personas al año.

Los programas de vacunación generalizados han influido radicalmente en la reducción de las muertes por sarampión. Del año 2000 al 2016 la vacunación programada ha evitado 20,4 millones de muertes y se ha reducido la mortalidad en un 84%.

Por qué se produce

El agente causante es un paramixovirus, del género morbillivirus, cuyo único huésped, es decir, el organismo dentro del cual el virus se puede reproducir, es el ser humano. Habitualmente se transmite mediante el contacto directo con el paciente infectado o bien por el aire, a través de las gotas microscópicas de saliva que producimos al hablar. El virus coloniza e infecta las vías respiratorias y desde ahí se propaga al resto del organismo. El virus presente en el aire o sobre superficies infectadas se mantiene activo y, por lo tanto, contagioso durante periodos de hasta dos horas. Una persona infectada puede transmitir la infección a otros desde cuatro días antes hasta cuatro días tras la aparición de la erupción cutánea.

Cómo se manifiesta

El primer signo de la infección por el sarampión suele ser la aparición de fiebre elevada, que se inicia alrededor de unos 10-12 días tras haber estado expuestos al virus y que suele durar una semana aproximadamente. Asimismo, en esta primera fase el paciente puede tener síntomas como mucosidad nasal, tos, ojos llorosos y enrojecidos, así como lesiones blancuzcas en la cara interior de las mejillas y la mucosa oral que son características de esta enfermedad.

No es hasta al cabo de varios días que aparece la erupción cutánea típica de la enfermedad. Son unas manchitas con un cierto relieve, de color rojizo y que desaparecen al presionarlas con el dedo. La erupción se presenta habitualmente en la cara, la nuca, el cuello, el pecho, la espalada, el abdomen, brazos y manos y, finalmente, se extiende a las extremidades inferiores. En general sigue este patrón de extensión, es decir, va de cabeza hacia los pies. La duración de la erupción cutánea es de aproximadamente una semana y luego desaparece. Entre que se entra en contacto con el virus y aparecen las lesiones cutáneas puede pasar una media de dos semanas. La erupción puede causar un cierto picor, no es dolorosa, y a medida que avanza la enfermedad la coloración de las lesiones se torna marronosa y la piel puede descamarse.

¿Puede complicarse?

La mayoría de las muertes, que en nuestro medio no se suelen dar, se deben a complicaciones de la infección, sobre todo en pacientes menores de cinco años y mayores de 30 años. Las complicaciones más graves son la ceguera, la encefalitis (una infección del sistema nervioso central con edema cerebral), una diarrea copiosa que puede causar deshidratación, otitis o neumonías. Estas complicaciones se dan con mayor frecuencia en niños malnutridos, en aquellos con un aporte deficiente de vitamina A o con un sistema inmunitario debilitado por cualquier causa. La infección también puede provocar complicaciones graves en embarazadas y puede provocar un aborto o un parto prematuro.

¿Existe tratamiento?

Por desgracia, no existe ningún tratamiento específico contra el virus del sarampión. Sí se pueden tratar, sin embargo, las complicaciones derivadas de su infección. Los niños diagnosticados de sarampión deben recibir dos dosis de vitamina A para restaurar los niveles de vitamina A, que durante la infección suelen ser bajos incluso en los niños sin problemas de malnutrición. Unos niveles correctos de vitamina A son útiles para prevenir las complicaciones oculares del sarampión y han demostrado reducir a la mortalidad las tasas de mortalidad por esta enfermedad.

La vacunación

La vacunación sistemática de los niños contra el sarampión es una estrategia de salud pública esencial para reducir la mortalidad mundial por esta infección vírica. La vacuna contra el sarampión es segura, eficaz y barata, y está incluida dentro de nuestro calendario vacunal. La vacuna contra el sarampión se administra conjuntamente con la vacuna de la rubéola y la parotiditis, en la vacuna llamada triple vírica. La vacunación contra el sarampión se administra en dos dosis, una primera a los doce meses de vida y una segunda a los tres años, dado que aproximadamente un 15% de los niños vacunados no adquieren la inmunidad con la primera dosis. La vacuna triple vírica está formada por virus atenuados y contiene proteína de huevo y trazas de antibióticos, con lo cual hay que tenerlo en cuenta por posibles alergias. Si se tiene que poner otra vacuna atenuada, debe ponerse o simultáneamente o con cuatro semanas mínimo de diferencia, nunca menos tiempo.

Así pues, el sarampión es una enfermedad que vemos poco en gran parte gracias a las campañas de vacunación que se llevan a cabo, evitando así una enfermedad que puede tener complicaciones graves y potencialmente mortales. En caso de sospechar que se puede haber contagiado de esta enfermedad y tener dudas de si se han recibido las dosis adecuadas de vacunación es importante acudir cuanto antes a un servicio de urgencias.

Artículos relacionados Ver todos
Hemartrosis
Artículo especializado

Hemartrosis

¿Qué es la hemartrosis? La hemartrosis o hemartros hace referencia a la presencia de sangre dentro de una cavidad articular producida por una hemorragia o derrame, que suele aparecer en grandes articulaciones como la rodilla. Síntomas de hemartrosis La hemartrosis produce un aumento de líquido dentro de la articulación y, con ello, un aumento de la presión intraarticular, lo que conlleva la aparición de dolor, inflamación, enrojecimiento, deformidad y disminución de la movilidad de la articulación afectada. Esta movilidad reducida, si persiste a largo plazo, puede desencadenar alteraciones musculares de aquellos músculos que movilizan la articulación. Causas de hemartrosis Una de las causas más frecuentes de la aparición de una hemartrosis es el padecimiento de hemofilia, ya que, debido a las alteraciones en la coagulación de la sangre que sufren estos pacientes, tienen mayor predisposición a alteraciones con sangrado espontáneo. Igualmente, puede aparecer en otras alteraciones o déficit de la coagulación de la sangre, así como en aquellos pacientes que deben tomar anticoagulantes orales.  Otra de las posibles causas es que el paciente deba ser sometido a un tratamiento trombolítico , por ejemplo, tras padecer un infarto, que precipite una hemorragia intraarticular. Enfermedades graves como neoplasias del aparato locomotor que puedan afectar a estructuras articulares (condrosarcomas, osteosarcomas, etc) u otro tipo de enfermedades que pueden producir hemartros son la sinovitis vellonodular pigmentada. Traumatismos que afecten a las estructura de la articulación también pueden producir una hemartrosis, por ejemplo, aquellos que puedan producir lesiones de algunos ligamentos, fracturas óseas, lesión de la membrana sinovial o de los meniscos en la articulación de la rodilla, etc. También pueden desencadenarlo aquellas enfermedades que producen inflamación articular ya sea por infecciones como la artritis séptica o por afecciones reumáticas o vasculares, como la osteocondritis disecante. Además, se puede producir una hemartrosis en aquellos procesos quirúrgicos o exploratorios de cualquier articulación como en las artroscopias o tras cirugías abiertas. Tratamiento de la hemartrosis Como tratamiento no farmacológico inicial para la disminución de la inflamación se puede aplicar frío local, además de la inmovilización transitoria de la articulación para que permanezca en reposo con vendaje compresivo. Además, debe controlarse el dolor con fármacos analgésicos y antiinflamatorios. En pacientes hemofílicos también suele ser preciso la administración de factores de la coagulación.  Si el derrame es severo, puede ser necesaria la evacuación del líquido acumulado en la articulación mediante una artrocentesis. En pacientes que padecen hemofilia, en ocasiones se precisa un tratamiento diferente para eliminar el sangrado de la membrana sinovia l de la articulación mediante la acción de una sustancia radioactiva , técnica llamada sinoviortesis, con lo que se consigue su destrucción. Otra alternativa es proceder a la eliminación quirúrgica de la membrana sinovial mediante una sinovectomía. En el proceso de recuperación tardía, la fisioterapia y rehabilitación es una terapia fundamental para poder recuperar de forma progresiva la movilidad de la articulación con la estimulación de la función muscular que moviliza la misma. Pruebas complementarias realizadas en caso de hemartrosis Para el diagnóstico de la hemartrosis, el médico realiza un interrogatorio al paciente sobre sus antecedentes personales, si padece una patología de la sangre, si toma algún medicamento que interfiere en la coagulación sanguínea, si ha tenido algún traumatismo, etc. Tras ello, procede a la exploración física de la articulación para objetivar los signos inflamatorios y la disminución de la capacidad funcional de la articulación. Después, se pueden realizar pruebas de imagen como una radiografía o una resonancia magnética nuclear. Pero, habitualmente, lo que determina el diagnóstico es la punción con aspiración intrarticular del líquido que ha derivado en la tumefacción de la articulación. Con ello, se analiza en el laboratorio el líquido extraído corroborando el diagnóstico con la detección de sangre dentro del líquido intraarticular, algo que puede observarse en la mayoría de las ocasiones a nivel macroscópico cuando se realiza la extracción del líquido. Factores desencadenantes de la hemartrosis El factor desencadenante es la rotura de un vaso sanguíneo con producción de una hemorragia a nivel intraarticular, provocado por un traumatismo, enfermedad inflamatoria o hematológica, o por una técnica diagnóstica o quirúrgica en la articulación. Complicaciones de la hemartrosis Dependiendo de la evolución de la hemartrosis y el tiempo de inmovilización de la articulación, así como de si los episodios se repiten o son causados por enfermedades graves de base, pueden aparecer complicaciones como la pérdida de masa muscular y fuerza de la musculatura que moviliza esa articulación, alteraciones de la estructura de la articulación (cartílago articular, etc.), deformidad de la articulación y dolor crónico de la misma, entre las complicaciones más frecuentes.  Prevención de la hemartrosis La prevención puede basarse, sobre todo, en los pacientes que padecen hemofilia, en evitar el estrés de actividades deportivas que impliquen impactos de alta energía como la carrera, fútbol, etc. Así como evitar situaciones en las que sea más fácil poder sufrir un accidente espontáneo (tropiezos, resbalones, caídas en escaleras, etc.). Además, estos pacientes, por las características de su patología, deben evitar determinados fármacos que favorecen el sangrado como el ácido acetilsalicílico, por ejemplo. Igualmente, deben tener precauciones de estas características aquellos pacientes que tomen fármacos anticoagulantes.  Preguntas frecuentes ¿Qué es la hemartrosis post artroscopia? Se trata de la presencia de una hemorragia intraarticular producida tras la realización de una artroscopia (técnica utilizada para la realización de un diagnóstico o un tratamiento en una articulación mediante la cual se introduce una cámara pequeña dentro de la articulación por medio de pequeñas punciones). Puede ser uno de los riesgos que se produzcan al realizar la técnica debido a la lesión de alguna estructura que sangre hacia la articulación. ¿Qué relación existe entre la hemartrosis y la hidrartrosis? Ambos términos determinan un aumento de líquido dentro de la articulación. En el caso de la hemartrosis, el aumento de líquido viene provocado mayoritariamente por un sagrado y, en la hidrartrosis, se establece un aumento de líquido sinovial, el líquido que encontramos de forma fisiológica en las articulaciones.
Enfermedad de hemocromatosis
Contenido de salud

Enfermedad de hemocromatosis

¿Qué es la enfermedad de hemocromatosis? La enfermedad de hemocromatosis es una patología que se produce por alteraciones en el metabolismo del hierro , de forma que, el organismo almacena esta sustancia en exceso, lo que provoca un daño hepático. Además de en el hígado, se acumula en el corazón y páncreas y, por lo que también pueden ser dañados estos órganos. Causas de la hemocromatosis La hemocromatosis primaria es la más frecuente, es una enfermedad genética, es decir, se hereda. Existen cuatro tipos diferentes de hemocromatosis, estas se inician a edades diferentes; el tipo 1 (es la más común) y el tipo 4 se presentan en hombres a partir de los 40 años , en las mujeres suelen darse síntomas tras la menopausia. La hemocromatosis tipo 2 es una enfermedad que se inicia en la edad juvenil, el acúmulo de hierro comienza en la infancia y es evidente con 20 años. En el caso de la hemocromatosis tipo 3, la edad de inicio es intermedia entre la tipo 1 y tipo 2, en general, los síntomas son evidentes a los 30 años. La hemocromatosis tipo 1, 2 y 3 , se heredan con carácter autosómico recesivo, es decir, ambos genes. El heredado por parte del padre y el heredado por parte de la madre deben estar alterados para sufrir la enfermedad. El tipo 4 se hereda con carácter autosómico dominante, esto hace que un solo gen alterado exprese la enfermedad. Hay casos raros de hemocromatosis secundaria, esta se produce en los casos de numerosas transfusiones de sangre y de aportes de hierro en mayor cantidad de la necesaria para el paciente, pero es poco habitual esta presentación hoy en día. Síntomas de la enfermedad de hemocromatosis Los síntomas, en inicio, son similares a otras enfermedades, es normal sentir cansancio, dolor articular, las mujeres pueden tener períodos irregulares y ambos sexos pueden sufrir alteración de la libido. En los casos de enfermedad tipo 2, puede aparecer falta del desarrollo sexual por alteración en la producción de hormonas sexuales, la piel puede presentar un color alterado de aspecto grisáceo o bronceado y, por último, puede haber alteraciones cardiacas, cirrosis hepáticas y diabetes. En las analíticas se observa un aumento de la ferritina de forma importante, esta marca los depósitos de hierro en el organismo, de ahí que se encuentre alterada en esta enfermedad. Tratamiento de la enfermedad de hemocromatosis El tratamiento de la hemocromatosis se realiza mediante flebotomías (sangrías terapéuticas) con extracción de sangre, que da lugar a una disminución de los glóbulos rojos y, a su vez, en una disminución de los acúmulos de hierro en el organismo. La periodicidad de la extracción de sangre es regulada por el hematólogo; en un inicio puede ser hasta 2 veces a la semana, consiguiendo un nivel normal de hierro y, tras ello, cada quince días o un mes, después, suele ser suficiente para regular el nivel de hierro. Pruebas complementarias de la enfermedad de hemocromatosis La prueba complementaria para diagnosticar la hemocromatosis se inicia con una analítica de sangre, en ella, se analizan parámetros como la ferritina y el hierro. Si estos niveles están elevados, nos darán la sospecha de un hemocromatosis. Para dar un diagnóstico de certeza, es necesario un análisis genético que permite conocer si el paciente es portador del gen de hemocromatosis o si padece esa enfermedad. Las personas con familiares de primer grado con enfermedad de hemocromatosis, deben comunicar esta circunstancia a su médico , quien pedirá las pruebas diagnósticas necesarias. Factores desencadenantes de la enfermedad de hemocromatosis La hemocromatosis es una enfermedad genética, su desencadenante es la herencia de un gen anómalo. Puede ser un gen recesivo, en cuyo caso será necesario que tanto el padre como la madre del individuo sean portadores de este gen, o bien, puede ser dominante y, en este caso, con un gen anómalo del padre o de la madre será suficiente para presentar la enfermedad. Factores de riesgo de la enfermedad de hemocromatosis Las personas que presentan el gen de la hemocromatosis tienen como factores favorecedores de la enfermedad el consumo de exceso de hierro, de alcohol, de carnes rojas y de vitamina C. Estos factores favorecen el acúmulo de hierro por un exceso de aporte del mismo al organismo. Complicaciones de la enfermedad de hemocromatosis Las complicaciones de la hemocromatosis son producidas por el acúmulo de hierro en ciertos órganos. Los depósitos hepáticos pueden evolucionar hacia una cirrosis, pueden producir artritis por acúmulo de hierro articular, en el páncreas favorece la diabetes, en la piel hace que esta cambie su coloración, en el corazón puede dar lugar a insuficiencia cardiaca, se puede alterar el ciclo menstrual en la mujer y producir un descenso de libido en el hombre al acumularse en los órganos sexuales y, en el tiroides, puede causar hipotiroidismo. Prevención de la enfermedad de hemocromatosis La prevención de la hemocromatosis, al ser una enfermedad hereditaria, se basa en el estudio genético de los portadores, pudiendo de esta forma conocer la probabilidad de tener un hijo con dicha enfermedad. Para tratar de disminuir su gravedad en las personas que genéticamente presenten la enfermedad, se puede realizar un mínimo aporte de hierro, no dando suplementos de este, disminuyendo el consumo de alcohol y carnes rojas y evitando la ingesta de vitamina C, ya que favorece la absorción de hierro en el intestino. Concepción Sebastián Fernández Licenciada en medicina y cirugía. Especialista en medicina familiar y comunitaria
Embolización
Contenido de salud

Embolización

Definición La embolización es un procedimiento mínimamente invasivo, mediante el cual se produce una interrupción por oclusión del flujo de sangre por un vaso sanguíneo, arteria o vena, por la acción de fármacos o de materiales sintéticos introducidos en el organismo .   Se utiliza habitualmente para la prevención de roturas de aneurismas (dilataciones anormales de la pared de una arteria) o el tratamiento de otras malformaciones u  otras alteraciones vasculares arteriales o venosas. Tipos de embolización  Los tipos de embolización dependen de: Vaso sanguíneo que se ocluye : si se trata de embolización arterial (más frecuente) o venosa. La patología de base que se quiere tratar con ella : una malformación vascular, una hemorragia, un tumor... etc. El tipo de material que su usa para producir el taponamiento del vaso sanguíneo :   partículas hechas de esponja o perlas de gelatina minúsculas , coágulos autólogos (coágulos de sangre propios), colis (pequeñas espirales), sustancias esclerosantes (producen trombos en los vasos y esclerosis o endurecimiento de la pared de los vasos sanguíneos), o cianoacrilatos (pegamentos). El tiempo que van a permanecer en el organismo : por lo que se dividen en temporales o definitivas. Preparación Antes de la intervención, el paciente se realizará una analítica de sangre . Si va a precisar la aplicación de anestesia general se complementará con la realización de una radiografía de tórax y un electrocardiograma, más una valoración por parte del médico anestesista. El paciente debe firmar un documento de consentimiento informado en el que se recoge la explicación del procedimiento que se le va a realizar, sus riesgos y alternativas. El paciente debe informar al médico de las posibles enfermedades que pueda padecer, así como de los tratamientos habituales que haga. Además debe comunicarle si es alérgico a algún fármaco. El médico puede indicarle que no tome algún tipo de fármaco que altere la coagulación de la sangre como Aspirina , Ibuprofeno , Sintrom … etc. Le dará indicaciones precisas al paciente al respecto. Además, antes del procedimiento, se suelen realizar pruebas de imagen como TAC o angio-TAC para la localización y valoración precisa de la lesión vascular que se quiere embolizar. Cómo se realiza una embolización La embolización puede realizarse bajo los efectos de la anestesia general o mediante sedación. Habitualmente el método de introducción de los materiales de embolización es mediante la realización de una incisión (corte) a nivel de la ingle, para acceder a la arteria femoral. Se introduce en dicha arteria posteriormente, un catéter (pequeño tubo flexible) y se administra un contraste (colorante) para que sea visible el vaso sanguíneo mediante imágenes obtenidas con rayos X. De forma progresiva se va introduciendo el catéter por los vasos sanguíneos hasta llegar a la zona donde se debe realizar el taponamiento de la luz del vaso.  En ese momento, a través del catéter, se realiza la introducción de la arteria o vena del material embolizador (colis, espuma, microperlas, pegamento... etc.) Tras ello y comprobando mediante las imágenes de rayos X que el flujo se ha quedado interrumpido en ese vaso sanguíneo, se extrae el catéter y se sutura la herida a nivel de la ingle. Complicaciones de una embolización Las posibles complicaciones que pueden aparecer por una embolización comprenden: Sangrado por el sitio de la punción (hematoma).  Reacción alérgica al medio de contraste utilizado. Nefropatía por el medio de contraste (alteración del riñón), sobre todo en pacientes que tengan alguna patología de base (diabetes mellitus... etc.) Trombosis. Hemorragia. Pseudoaneurisma (hematoma pulsátil repermeabilizado y encapsulado, en comunicación con la luz de un vaso dañado ). Síndrome postembolización (reacción del organismo al procedimiento donde se produce fiebre, dolor y aumento de las defensas). Embolización de zonas no deseadas. Infecciones o abscesos ( infecciones e inflamaciones del tejido del organismo ) que requieren tratamiento antibiótico. Pueden existir riesgos específicos dependiendo de la indicación o motivo por el que se realiza la embolización, así como la localización del vaso sanguíneo embolizado. Resultados En la mayoría de los casos y siempre que no existan complicaciones, la embolización es un procedimiento efectivo, aunque los resultados y la recuperación dependenmucho de la patología que se quiera tratar con ello y del daño que haya producido antes del tratamiento. Preguntas frecuentes ¿Qué es una embolización arterial? La embolización arterial es la oclusión de su luz con introducción de un material o medicamento a través de su interior utilizando un pequeño catéter (tubito flexible), que se dirige hasta el punto exacto donde se debe producir ese taponamiento con la ayuda de imágenes obtenidas por rayos X. ¿Qué es una embolización cerebral? La embolización cerebral es un tratamiento endovascular en el que se ocluyen de forma total o parcial malformaciones de vasos sanguíneos a nivel del cerebro (como aneurismas cerebrales), mediante  introducción de materiales o fármacos de forma externa, a través de los vasos sanguíneos localizados en la ingle, guiándose por imágenes obtenidas por rayos X. Con ello se intenta prevenir la ruptura de la malformación y sus consecuencias secundarias. ¿Qué es un coli? Un coli es un utensilio utilizado por los médicos neuro-radiólogos intervencionistas para realizar una embolización de aneurismas u otras malformaciones vasculares en el cerebro. Tiene forma de muelle blando con un espesor menor a un cabello y puede estar hecho de tres materiales diferentes: platino, otros revestidos de platino y los llamados biológicos. Los colis se introducen por medio de un catéter por una arteria de la pierna hasta que se colocan dentro del aneurisma. Sobre ellos se produce una coagulación de la sangre que hace la pared del aneurisma se refuerce y no tenga peligro de ruptura. ¿Qué es una embolización de varices pélvicas? La embolización de las varices pélvicas es un procedimiento mediante el cual, por medio de la introducción de un catéter y una guía con una punción en una vena del brazo o de la ingle, se llega hasta las venas de la pelvis (el suelo del abdomen), localizando dónde existen dilataciones de estas venas o varices mediante la administración de un contraste y la visualización de las venas por imágenes producidas por rayos X. Cuando estas varices están localizadas se procede a la introducción de colis (espirales) o fármacos (microespuma esclerosante) en esos vasos sanguíneos dilatados que obstruyen el paso de retorno de la sangre a través de ellos. La sangre circulará entonces por vasos venosos no dilatados alternativos.  Con este procedimiento se trata  el llamado síndrome de congestión pélvica, producido por la aparición de esas dilataciones o varices en las venas de esa región, sobre todo en mujeres jóvenes tras haber tenido uno o más embarazos, lo que puede provocar síntomas como dolor, sensación de pesadez en la zona pélvica o en las piernas, edema o hinchazón, aparición de varices en las piernas… etc. ¿Cuál es la causa de los aneurismas? Los aneurismas pueden ser congénitos (se nace con ellos), o adquiridos. La causa más frecuente de un aneurisma depende de su localización. Pueden ir asociados al padecimiento de otras enfermedades o circunstancias que actúan de factores de riesgo (por ejemplo, el Síndrome de Marfan, el embarazo, la hipertensión, la aterosclerosis, infecciones bacterianas, enfermedades autoinmunes o traumatismos).
Bypass Gástrico
Contenido de salud

Bypass Gástrico

Definición El bypass gástrico es una cirugía mayor endoscópica, que se realiza para tratar la obesidad mórbida (sobrepeso por encima del 50-100% de su peso ideal). Consiste en disminuir el tamaño del estómago y conectarlo de nuevo a una parte del intestino más alejada, de manera que la absorción de los nutrientes es menor. Es un tipo de cirugía bariátrica, es decir, una cirugía para adelgazar. ¿Cómo es el bypass gástrico? En la cirugía de bypass gástrico el paciente precisa de una anestesia general. Se procede a seccionar el estómago, dejando una pequeña cavidad gástrica de unos 50 c.c. en la parte alta del mismo, el resto del estómago no se extirpa sino que queda en su lugar para secretar jugos gástricos. La cavidad gástrica pequeña se va a unir al yeyuno, que es la segunda parte del intestino delgado, esto hace que los nutrientes se absorban en menos cantidad, de ahi que tambien se la conoce como cirugía malabsortiva. ¿Para quién está indicado el bypass gástrico? El  bypass gástrico está indicado en aquellas personas en las que: Han fracasado los tratamientos de adelgazamiento tradicionales como dieta, ejercicio y medicamentos. Para aquellas personas que tienen un IMC (índice de masa corporal)  superior al 50% de su peso ideal. Pacientes con alteraciones metabólicas, diabetes insulino dependientes e hipertensos en la que los tratamientos tradicionales han fracasado. ¿Por qué se realiza el bypass gástrico? El bypass gástrico se realiza para producir una malabsorción, es decir, que parte del alimento que se ingiere no va a ser procesado por el organismo sino que pasará de largo a una porción del  intestino casi sin digerir . Por otro lado, al tener un estomago de pequeño tamaño, el paciente tiene una sensación de saciedad mucho mas rapida, y esto hace que ingiera una menor cantidad de comida. Riesgos del bypass gástrico Los riesgos de bypass gástrico son los de una cirugía mayor: Reacción alérgica a la anestesia desconocida previamente. Hemorragias. Infecciones. Trombosis venosa profunda. Déficit de nutrientes a más largo plazo. Mortalidad reconocida en diferentes estudios de 1 de cada 100 pacientes. Preparación La preparación de bypass gástrico es: Es importante realizar una dieta sana en las semanas previas al bypass gástrico con frutas y verduras abundantes, si pierde algo de peso esto será beneficioso para su recuperación. Analitica de sangre, electrocardiograma, radiologia de torax y visita al anestesista. No se debe de tomar alcohol, ni fumar los cinco días previos a la cirugía. Al menos cuatro días antes no deberá consumir fármacos tipo antiinflamatorios. Si el paciente se encuentra anticoagulado deberá de ponerlo en conocimiento del médico. En algunos casos se recomienda una valoración psicológica para valorar su posterior adherencia al tratamiento, ya que deberá seguir unos hábitos saludables a largo plazo. Cómo es la recuperación del bypass gástrico La recuperación de un bypass gástrico laparoscópico es relativamente buena, solo serán necesarios e ntre 3 y 5 días de hospitalización. El paciente podrá pasar un dia en la unidad de reanimación. Es posible tener molestias en las primeras horas, que serán tratadas de modo eficaz con analgésicos. Los pacientes tendrán drenajes abdominales, esto permitirá controlar que la evolución sea buena y que no se presenten infecciones. La alimentación comenzará a las 24 horas con una dieta líquida, que sí es bien tolerada pasará a una dieta blanda y en tres días a su dieta normal. Es posible que los alimentos muy dulces o muy grasos le pueden provocar diarrea. Entre 4 y 6 semanas tras la cirugía se podrá incorporar a su actividad laboral. Resultados Los resultados son satisfactorios, el paciente puede perder entre un 60 y un 70 por ciento de su peso. La mayor pérdida de peso se produce en los primeros seis meses tras la cirugía. No obstante, para que el peso permanezca estable, es necesario que el paciente mantenga unos hábitos saludables con ejercicio y dieta. Preguntas frecuentes ¿Cuánto cuesta un bypass? El precio de bypass gástrico puede variar de 8.000 a 15.000 euros dependiendo de la clínica y de los días necesarios de hospitalización, si esta se alarga es posible que suba el precio. Por ello es muy importante que el paciente tenga un a amplia información. ¿Qué es bypass gástrico por laparoscopia? El bypass gástrico por laparoscopia, es la que se suele realizar en el momento actual, esto se debe a que l a recuperación es mucho más rápida y con menos complicaciones que la cirugía abierta. En ella se realizan cinco pequeñas incisiones en el abdomen. Por una de ellas se introduce un laparoscopio, que es un tubo flexible con cámara, que permitirá al cirujano ver las imágenes en una pantalla. Por el resto de incisiones se va a introducir el material quirúrgico necesario bisturí, tijeras, pinzas, etc. Al ser las incisiones más pequeñas la recuperación quirúrgica es mucho mas rapida. ¿Cuáles son los efectos secundarios del bypass gástrico? Los efectos secundarios del bypass gástrico, son los derivados de la malnutrición que produce, en muchos casos será necesario tomar suplementos vitamínicos con hierro, vitamina b12, ácido fólico y vitamina D. El síndrome de dumping se produce porque el estómago se vacía rápidamente en el intestino, produce dolor abdominal, taquicardia, náuseas y vómitos. Se produce una media hora después de comer. Para evitar este síndrome lo importante es seguir las indicaciones dietéticas que se recomienda a cada paciente. ¿Quién puede hacerse un bypass gástrico? El bypass gástrico se puede realizar: En pacientes con índice de masa corporal superior a 50% Que hayan realizado dietas sin tener una pérdida de peso adecuado. Pacientes con IMC superior a 35 con enfermedades concomitantes como diabetes mellitus tipo 2, o hipertensión arterial ¿Qué se debe comer después de un bypass gástrico? La dieta del bypass gástrico tiene diferentes fases: Fase primera: se tomarán líquidos, principalmente caldos desgrasados, gelatinas y leche descremada. Durará una semana tras la cirugía. Fase segunda: se tomarán purés y batidos de proteínas. Esto será a partir de la segunda semana y será importante comer lentamente. El paciente debe evitar el consumo de alimentos ricos en grasa y azúcares, así como las bebida excitante y gaseosas. Fase tres: el paciente podrá comenzar a comer alimentos con más textura. Dura unas tres semanas. Fase cuatro: el paciente comenzará a comer alimentos sólidos, se pueden ir añadiendo alimentos de forma paulatina, un alimento cada día y no tomar alimentos ricos en grasas, ni con azúcares refinados en gran cantidad. 
Bypass
Contenido de salud

Bypass

Definición El bypass es la técnica quirúrgica que permite reconducir la circulación funcional en alguna zona de nuestro organismo . Se usa para evitar una zona obstruida a la circulación sanguínea, en el caso de bypass arterial, o bien evitar la absorción de nutrientes por una parte del intestino, en el caso de bypass gástrico. Aunque ambas son técnicas de bypass realmente son técnicas muy diferentes y con resultados diferentes. ¿Cómo es el bypass? Los bypass son técnicas de cirugía mayor y en ambos casos se realiza la intervención con anestesia general. En el bypass arterial se procede a extraer un vena de la pierna y se sitúa por una parte en la zona previa a la obstrucción y el otro extremo se va a coser a la arteria una vez superada la zona de obstrucción.  En el bypass gástrico, tras disminuir el tamaño del estómago por extirpación de una parte del mismo, este se une al íleon (parte del intestino delgado), permitiendo que el alimento no pase por el duodeno (parte del intestino delgado), y esto se traduce en que parte de los nutrientes no van a ser absorbidos produciendo el adelgazamiento del paciente. ¿Para quién está indicado? El bypass arterial está indicado para personas que se encuentran con las arterias obstruidas por placas de ateroma (placas de colesterol) no dejando pasar suficiente cantidad de sangre, que provoca un sufrimiento de los órganos. Con el bypass se evita esta obstrucción y la sangre circula de modo adecuado. El bypass gástrico está indicado en personas con gran obesidad que precisan de cirugía para poder perder peso. En este método al no pasar por una parte del intestino delgado los alimentos, los nutrientes no se absorben y da lugar a pérdida de peso. ¿Por qué se realiza? El bypass arterial se realiza para conseguir un aporte adecuado de sangre al órgano que irriga la arteria obstruida , los más normales son los coronarios, carotídeos e ilíacos. El bypass gástrico se realiza para evitar la absorción de un número alto de nutrientes , esto se traduce en una pérdida de peso que mejorará la salud del paciente.  Riesgos del bypass Los riesgos son: alergias desconocidas a los anestésicos usados. infecciones. hemorragias. alteración de las suturas con pérdidas a través de ellas de material gástrico en el caso del bypass gástrico o de sangre en el caso del bypass arterial. en el caso de bypass gástrico puede asociarse hipoglucemias, diarreas, náuseas, vómitos u obstrucción intestinal. Preparación La preparacion del bypass conlleva una anlitica de sangre, un electrocardiograma y una radiologia de tórax, así como una valoración por parte del anestesista. El paciente debe permanecer en ayunas al menos 8 horas antes de la cirugía. No debe consumir alcohol, ni fumar, al menos cinco días antes de la cirugía. No debe consumir fármacos antiinflamatorios, como el ibuprofeno, en los días previos y si el paciente se encuentra en tratamiento con anticoagulantes debe comunicárselo al médico quien le indicará la pauta a seguir.  En el caso del bypass gástrico se deberá realizar una consulta con un psicólogo y un nutricionista previamente. Cómo es la recuperación del bypass La recuperación tras un bypass arterial ya sea coronario o de otra zona suele ser buena, y normalmente se va a poder desarrollar una vida normal tras él. La recuperación en el caso de bypass coronario puede ser un poco más lenta, prestando dolor en los primeros días tras la cirugía. Lo normal es poder incorporarse a la vida diaria cuando haya pasado 1 mes. Será necesario un periodo de al menos dos meses para incorporarse a la vida laboral. La recuperación de un bypass gástrico, comenzará con una dieta líquida en las primeras 24 horas tras la cirugía. Pasadas unas 48 horas comenzará a tomar sólidos hasta normalizar la dieta progresivamente al transcurrir una semana. El periodo de incorporación al trabajo suele ser de un mes y medio más o menos. Resultados Los resultados de bypass arterial suelen ser muy satisfactorios logrando la revascularización de la zona afectada . Es necesario controles posteriores, ya que en algunos casos nuevas placas de ateroma se pueden situar en el injerto, o puede producir retracción de las zonas de sutura que alteren el flujo sanguíneo. El bypass gástrico tiene también resultados satisfactorios, lográndose una pérdida de peso de un 60 a 70 por ciento al cabo de cinco años, la mayoría del peso se pierde en los primeros 18 meses. Preguntas frecuentes ¿Qué es un stent en el corazón? El stent coronario o de corazón es un dispositivo metálico que se usa para desobstruir arterias coronarias . Mantiene la apertura de la zona obstruida obtenida previamente con la dilatación realizada con una sonda. Se podría decir que el stent funciona como una especie de andamiaje, que permite mantener la dilatación arterial, que se ha quedado abierta tras la dilatación con la sonda. ¿Qué es un bypass gástrico? El bypass gástrico es la técnica de cirugía mayor que se usa como tratamiento de la obesidad mórbida . En el bypass gástrico primero se procede a reducir el tamaño del estómago, que se reduce hasta un tamaño de unos 50 centimetro cubicos. Tras ello, esta zona del estómago se va a unir hacia el íleon, esto evita el paso de los nutrientes por el duodeno, reduciéndose de esta forma la absorción de nutrientes por parte del intestino delgado. ¿Qué es la cirugía bariátrica? La cirugía bariátrica son las diferentes técnicas quirúrgicas que se usan para el tratamiento de la obesidad mórbida. La cirugía bariátrica restrictiva es la que reduce el tamaño del estómago, son de este tipo la banda gástrica, el balón gástrico , la cirugía restrictiva, es la que produce una alteración en la absorción de los nutrientes, es la cirugia biliopancreatica, y por último la cirugía mixta que combina proceso restrictivo y proceso malabsortivo es el bypass gástrico.
Bypass Arterial
Contenido de salud

Bypass Arterial

Definición El bypass arterial es la técnica quirúrgica de cirugía mayor , que consiste en la derivación mediante un injerto, del flujo sanguíneo (sangre que circula) de una arteria que se encuentra obstruida. ¿Cómo es un bypass arterial? El bypass arterial se realiza bajo anestesia general. La técnica consiste en extraer una vena de la pierna (vena safena) y realizar una incisión en la zona donde se encuentra la arteria obstruida que quedará al descubierto . Se procede a pinzar antes y después de esta zona obstruida realizando un injerto con la vena que se ha extraído de la pierna salvando dicha zona. Se liga la vena a la arteria en ambos extremos comprobando posteriormente que se ha restablecido una buena circulación sanguínea. ¿Para quién está indicado? El bypass arterial está indicado para pacientes que sufren claudicación intermitente (obstrucción de las arterias de las piernas), en casos de obstrucción coronaria que da lugar a infarto cardíaco, y en casos de obstrucción de arterias carótidas (son las arterias que llevan la sangre al cerebro). ¿Por qué se realiza? El bypass arterial se realiza para mejorar de forma eficaz la circulación sanguínea arterial , permitiendo que la sangre llegue a todas las zonas del cuerpo, y evitando el sufrimiento y la muerte de tejidos, que puede poner en peligro la vida del paciente. Riesgos de un bypass arterial Los riesgos de un bypass arterial son: Alergia a la anestesia. Hemorragias. Infecciones. Fugas en las zonas de suturas. Lesión de nervios cercanos a la zona quirúrgica. Preparación La preparación para la cirugía de bypass conlleva una analitica de sangre, un electrocardiograma y una radiología de tórax junto con una consulta con el anestesista. Se deberán hacer pruebas de imagen, como eco doppler, y en algunos casos arteriografías, para poder identificar en qué zona se encuentra la obstrucción que vamos a tratar. Si el paciente toma anticoagulantes debe ponerlo en conocimiento de su médico, y deberá abstenerse de beber alcohol y fumar al menos los cinco días previos a la cirugía. Debe de permanecer en ayunas al menos 8 horas previas a la cirugía. Cómo es la recuperación de un bypass arterial Tras la cirugía deberá estar unas 24 horas en una unidad de reanimación y permanecerá hospitalizado entre 5 y 7 días. Tras ello si se trata de una intervención de claudicación intermitente deberá comenzar a caminar. En el bypass coronario tras el alta médica puede ser enviado a un programa de rehabilitación cardiaca. El paciente puede incorporarse a su trabajo entre 2 y 4 meses tras la cirugía. Resultados Los resultados de un bypass arterial suelen ser satisfactorios, en el 90 por ciento de los casos se consigue una mejora importante de la circulación sanguínea. Según el número de vasos que se encuentran obstruidos los resultados pueden ser mejores o peores, cuanto menos arterias están obstruidas mejores resultados se obtienen. Preguntas frecuentes ¿Qué es un bypass gástrico? El bypass gástrico es un tipo de cirugía bariátrica mixta que combina la disminución del tamaño del estómago y su unión al íleon . Esto da lugar a que se produzca una malabsorción de nutrientes traduciéndose todo ello en una reducción del peso. ¿Qué es una cirugía de bypass coronario? La cirugía de bypass coronario es un técnica quirúrgica vascular , de bypass arterial, en la que la arteria sobre la que se interviene es una arteria coronaria. Las arterias coronarias, son las arterias que llevan la sangre que nutre al corazón. En el bypass coronario lo que se hace es poner un injerto de una vena extraída de una pierna en la obstrucción de la arteria coronaria garantizando así la buena circulación sanguínea. ¿Qué es un stent de corazón? El stent es una técnica intervencionista del corazón, en la cual se procede a través de una sonda que se introduce desde una arteria periférica, hasta llegar a la arteria coronaria a dilatar la zona de la oclusión mediante un balón que lleva la sonda en la punta. Posteriormente se queda situado en este lugar un stent, que es un armazón metálico que mantiene la dilatación lograda. El stent es conocido vulgarmente como muelle. ¿Qué es un cateterismo? El cateterismo es la prueba diagnóstica que consiste en l a introducción de una sonda desde una arteria periférica, puede ser a nivel del brazo o de la pierna, y desde esta arteria llevar la sonda hasta las arterias coronarias , permitiendo visualizar si estas arterias están sanas o por el contrario están obstruidas. El cateterismo también permite conocer, si el corazón presenta alguna alteración a nivel valvular o de comunicación entre sus cavidades ¿Qué es un balón coronario? El balón coronario es el uso de un catéter, (sonda flexible) que se introduce en una arteria coronaria, llevando en su extremo un sistema que se puede hinchar a modo de balón para poder realizar  una dilatación de la obstrucción de esta arteria.
Hidroterapia de Colon
Contenido de salud

Hidroterapia de Colon

Definición La hidroterapia de colon o irrigación de colon es una técnica médica por la cual se busca depurar el intestino grueso del paciente a través de un tubo de irrigación y otro de evacuación.  Esta técnica la lleva a cabo un naturópata experto. El paciente se encuentra recostado en una camilla para realizar una limpieza de los residuos orgánicos del cuerpo que se encuentran en el intestino grueso o colon. ¿Cómo es la hidroterapia de colon? Esta terapia se emplea para desintoxicar el organismo de restos orgánicos (heces) que se acumulan en el colón, para lograrlo el procedimiento es sencillo:  Se introduce un tubo de irrigación en el ano del paciente, llegando a un tercio del intestino grueso, y a través del tubo se suministra agua tratada a una temperatura adecuada, la cual debe permanecer entre unos segundos y algún minuto dentro del organismo y después, por el tubo de evacuación, se retira el agua tratada junto con los restos fecales que se eliminan para la limpieza y desintoxicación del organismo.  ¿Para quién está indicada? Se suele indicar sobre todo en aquellos pacientes cuyos movimientos intestinales no son los correctos y producen anomalías en el funcionamiento del organismo, como el estreñimiento.  ¿Por qué se realiza? La hidroterapia de colon se realiza por tres razones principales: fortalecimiento de los músculos intestinales, estimulación de los plexos (red de axones formados por nervios) del intestino grueso y limpieza de la cavidad intestinal.  Riesgos de la hidroterapia de colon La elección de un profesional para realizar este tratamiento es fundamental para minimizar los riesgos, siendo los principales:  Desequilibrio de electrolitos : el colon o intestino grueso tiene como una de sus funciones la absorción de agua, de manera que en una sobrehidratación de colon puede provocar un exceso en la absorción y provocar náuseas, arritmias, vómitos y líquido en los pulmones, entre otros síntomas.  Infecciones : es necesario que el equipo sea desechable y esté completamente esterilizado para que no se produzcan infecciones bacterianas en el organismo del paciente.  Agravamiento de otras enfermedades : si el paciente padece alguna enfermedad como colitis ulcerosa, diverticulitis o la enfermedad de Crohn, entre otras posibles como tumores, no es recomendable que se realice la hidroterapia de colon, ya que esta puede agravar sus síntomas.  Preparación Se necesita que el paciente siga unas indicaciones previas antes de acudir a la cita de la hidroterapia de colon para que se realice de manera efectiva.  Se recomienda que el día previo realice una dieta rica en verduras y frutas y que deje de comer 5 horas antes de acudir a su cita, pudiendo ingerir sólo líquidos como té o agua.  Cómo es la recuperación de la hidroterapia de colon Tras la realización de la limpieza de colon el paciente puede recuperar su vida diaria con normalidad y de manera inmediata.  Debe mantener una dieta equilibrada y sana para que su colon e intestinos mantengan la  hidroterapia y los movimientos naturales correctos.  Resultados Mediante esta técnica médica se consigue que el paciente mejore la función del colon y que sea más eficaz, logrando una mejoría en la salud a niveles generales.  Es un procedimiento rápido y sencillo por el cual el paciente notará mejoras casi al momento, pero deberá elegir un profesional cualificado para la realización de este tratamiento.  Preguntas frecuentes ¿Cuál es el precio de una limpieza de colon? El precio de la limpieza o hidroterapia de colon suele ser alrededor de los 100 €.  ¿Es dolorosa una limpieza de colon? No. La limpieza de colon es un tratamiento sencillo que no provoca dolor en el paciente, esté permanece tumbado en una camilla durante todo el proceso y solo puede notar alguna molestia durante la introducción del tubo o cánula en el ano.  ¿Cuánto dura una limpieza de colon? No se puede determinar con exactitud cuánto dura una sesión de limpieza de colon ya que va a depender de los hábitos de vida y síntomas que presente el paciente.  No obstante, las sesiones suelen oscilar generalmente entre los 30 minutos y 1 hora .  ¿Cuáles son los peligros de la hidroterapia de colon? Al ser una terapia medio invasiva del organismo, el paciente debe seleccionar adecuadamente el centro donde realizarlo, ya que se pueden desarrollar algunos riesgos como una infección bacteriana al no ser el instrumental médico el adecuado o no estar esterilizado; se puede producir una perforación del intestino si no se coloca correctamente la cánula o tubo anal; si el agua tratada que se suministra no está en perfecto estado puede provocar anomalías en el paciente; y por último destacar que se necesita un diagnóstico previo ya que hay ciertas enfermedades o casos para los cuales está contraindicado este tratamiento.  ¿Podré hacer deporte después de una hidroterapia de colon? Tras la hidroterapia de colon el paciente puede sufrir la necesidad de evacuar, por tanto, es recomendable que espere algunas horas antes de realizar esfuerzo físico. 
Hemodiálisis
Contenido de salud

Hemodiálisis

Definición La hemodiálisis es un método de depuración artificial de la sangre, como un riñón artificial mediante el cual, la sangre que se extrae del cuerpo pasa a través de una máquina (dializador) que tiene un líquido especial y una membrana encargada de filtrar y posteriormente regresar al organismo de nuevo. ¿Cómo es la hemodiálisis? Para realizar la hemodiálisis se debe hacer primero un acceso vascular por donde se va a extraer la sangre y posteriormente volver a introducirla en el organismo . Para ello se realiza una fístula arteriovenosa (una comunicación entre venas y arterias), que habitualmente se realiza en un brazo. A veces, es preciso realizar un injerto, es decir, la unión de una arteria y una vena mediante un tubo blando y pequeño, de material sintético que se coloca debajo de la piel. En los casos en los que se realiza la hemodiálisis de forma urgente en insuficiencia renal aguda, el acceso al torrente sanguíneo se realiza mediante la introducción de un catéter temporal (pequeño tubito flexible) en un vaso sanguíneo principal del cuello o la ingle. Por medio de la acción de la máquina de diálisis, una vez conectada al paciente a través de la fístula, se extrae la sangre, que es impulsada por una bomba e introducida en el dializador, que contiene un líquido especial llamado líquido de diálisis. Este líquido ayuda a la extracción de las sustancias que hay que eliminar de la sangre. Ambos fluidos se entrecruzan en sentido inverso en el dializador, separados por una membrana semipermeable por donde se produce la transferencia de las sustancias que la sangre debe depurar. Una vez hecho, la sangre regresa a través de la fístula  al cuerpo del paciente. La diálisis se realiza habitualmente en varias sesiones semanales (normalmente 3 días), que duran aproximadamente entre 3-5 horas. Este tratamiento usualmente se realiza en un hospital o centro médico en el servicio de nefrología. En otras ocasiones, hay programas que permiten realizar la hemodiálisis en el domicilio tendiendo cada paciente su hemodializador en casa. ¿Para quién está indicada? La hemodiálisis se puede utilizar como tratamiento puntual en patologías que desencadenan la mala función de los riñones , hasta que éstos se recuperen y vuelvan a funcionar. De esta manera, se usa como tratamiento en patologías en las que es importante hacer una depuración más rápida y efectiva del organismo (para eliminar sustancias dañinas en intoxicaciones, para disminuir una sobrecarga de líquidos grave en el cuerpo, para solucionar alteraciones de iones graves, etc.) Otras veces se usa como paso anterior hasta que se pueda realizar un trasplante de riñón.  Por último, en determinados pacientes se debe usar durante toda su vida porque padezcan enfermedades renales que provocan su mal funcionamiento y que no se pueden revertir. Son pacientes con insuficiencia renal crónica en estadíos muy avanzados. ¿Por qué se realiza? El objetivo de la hemodiálisis  es la normalización de las funciones renales a través de la sustitución del trabajo que habitualmente realiza el riñón . Así, se realiza una filtración de las sustancias de deshecho y líquido que el organismo debe eliminar, y se necesita porque la patología que se padece requiere de un “riñón externo” que lo haga. Riesgos de la hemodiálisis Los riesgos de la hemodiálisis son: Infecciones, a partir del acceso vascular, que pueden ser localizada en ese punto de acceso como generalizadas. Trombosis (coágulos en la sangre), frecuentemente pueden aparecer en el acceso vascular (fístula). Episodios de hipotensión durante la diálisis (por disminución del volúmen de sangre en el organismo durante la diálisis). Hemorragia. Pericarditis (inflamación de la membrana de revestimiento del corazón). Edema cerebral, con aparición de náuseas, vómitos, y dolor de cabeza. Demencia por diálisis, síndrome progresivo secundaria a la acumulación de aluminio en el sistema nervioso central. Preparación Antes del inicio del tratamiento el paciente debe informar siempre al nefrólogo (médico especialista en los riñones), si padece alguna enfermedad, es alérgico a alguna medicación o toma de forma habitual algún tratamiento. En las situaciones en las que se va a realizar el tratamiento de forma crónica, el primer procedimiento es la realización de una fístula arteriovenosa (comunicación entre una arteria y una vena). Cuando se va a realizar de forma urgente se coloca un catéter en un vaso sanguíneo principal del cuerpo. Antes de cada sesión de hemodiálisis se pesa al paciente, se le toma la presión arterial, el pulso y la temperatura corporal. Seguidamente antes de realizar la punción en la fístula, se realiza una limpieza con un agente antiséptico de la piel.  Durante las distintas sesiones de tratamiento el nefrólogo le va indicando al paciente cómo debe de ser su dieta , el número de proteínas que debe tener y las calorías según su situación clínica. Debe ser baja en sal y potasio y con una ingesta controlada de los líquidos que ingiere. Cómo es la recuperación de la hemodiálisis En general, los pacientes después de cada sesión de hemodiálisis pueden volver a su vida habitual de forma normal. De manera progresiva el paciente debe acostumbrarse y adaptar su vida al tratamiento aplicado cada semana, algo que al principio puede presentarse como una dificultad y producir cansancio en el paciente. Resultados La hemodiálisis es capaz de sustituir una gran parte de las funciones que realizan los riñones en el organismo, aunque no de forma completa, por lo que los pacientes que tienen insuficiencia crónica grave suelen presentar a la larga alteraciones de otros sistemas del organismo (sistema cardiovascular, musculoesquelético, etc), debido más a la evolución propia de la enfermedad que al proceso propio de hemodiálisis.  Son frecuentes las alteraciones psicosociales en los pacientes (ansiedad, depresión y baja calidad de vida). Con todo ello la capacidad funcional de los pacientes queda limitada. Sin embargo, hay que resaltar que gracias al tratamiento con hemodiálisis se consigue un objetivo principal y fundamental, que es el aumento de la esperanza de vida del paciente , y que a lo largo del tratamiento hay alternativas de apoyo y se pueden utilizar otros tratamientos (fisioterápicos, psicológicos, etc.) que ayudan a que los pacientes puedan adaptar su nueva situación vital. Preguntas frecuentes ¿Cuál es la diferencia entre diálisis y hemodiálisis? La diálisis es un tratamiento mediante el cual se realizan las f unciones de depuración de la sangre cuando los riñones no son capaces de realizar dichas funciones. La hemodiálisis es un tipo de diálisis en el que la sangre se saca del cuerpo para pasarla por una máquina que tiene la capacidad de filtrar. Una vez hecho, la sangre regresa al cuerpo. ¿Qué tipos de hemodiálisis hay? Los tipos de hemodiálisis vienen determinados por el mecanismo de filtración de la sangre y sustracción de las sustancias que hay que eliminar de la sangre por parte de la máquina dializadora, su eficiencia, permeabilidad y biocompatibilidad. Así existen tipos de hemodiálisis de alto y bajo flujo. ¿Cuáles son los efectos secundarios de la hemodiálisis? Los efectos secundarios posibles más frecuentes de la hemodiálisis son: hipotensión, náuseas y vómitos, arritmias cardíacas (alteraciones del ritmo del corazón), dolor de cabeza, reacciones alérgicas, calambres, fiebre, dolor torácico o de espalda, alteraciones de la coagulación de la sangre, falta de oxígeno en la sangre y edema cerebral. ¿Son peligrosas las hemodiálisis? La hemodiálisis tiene una serie de riesgos o efectos secundarios. Pero siempre que se indica su aplicación en un paciente se hace porque el riesgo vital para él, por la patología que presenta, es mayor que los posibles riesgos derivados de la aplicación de la hemodiálisis. ¿La hemodiálisis dura para siempre? La hemodiálisis habitualmente es un tratamiento crónico que un paciente al que no le funcionan los riñones, debe tener para poder sobrevivir. En ocasiones la hemodiálisis se utiliza como tratamiento agudo de determinadas patologías (intoxicaciones, causas de insuficiencia renal aguda por edema agudo de pulmón, etc.), de manera momentánea hasta la resolución y recuperación de la funcionalidad de los riñones.
Dietas Hiperproteicas: Realidades y Mitos
Artículo especializado

Dietas Hiperproteicas: Realidades y Mitos

Las denominadas dietas hiperproteicas y su aplicación en la dietoterapia han sido objeto de múltiples controversias desde su aparición en los años 60. Por aquel entonces, poco se sabía de sus aplicaciones y consecuencias ya que había pocos estudios científicos que hubieran analizado sus efectos a largo plazo. Sin embargo, hoy en día podemos decir que existe unanimidad científica para concluir que las dietas hiperproteicas son útiles para mejorar los niveles de colesterol total y triglicéridos y como tratamiento de la obesidad . Sin embargo, los efectos de estas dietas sobre parámetros renales y óseos aún desencadenan disparidad de resultados.   Para esclarecer estas y otras dudas, a continuación, veremos en qué consisten las dietas hiperproteicas y cuáles son sus efectos en nuestra salud   Definición de dieta hiperproteica La definición de “dieta hiperproteica” viene dada por el hecho de que se esté realizando una ingesta de proteínas mucho mayor a las ingestas diarias recomendadas (IDR). Sin embargo, estas IDR son diferentes según el organismo que las defina, ya que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) deberían de ser de 0,83 g/kg de peso/día para adultos sanos y otros autores han consensuado una IDR de 1,0 a 1,2 g/kg de peso/ día. Además, hay que tener en cuenta que el aporte de proteínas debe ser personalizado y adaptado a la situación de cada persona ya que este requerimiento será diferente en un adulto sedentario (0,8- 1 g/kg de peso/ día) que en un adulto que realiza deportes de fuerza (1,5-2 g/kg de peso/ día). Por ello, la definición de dieta hiperproteica puede ser arbitraria según las IDR que consideremos. Por otro lado, en la definición de dieta hiperproteica es necesario esclarecer que no todas las fuentes de proteínas son iguales y que en este tipo de dietas se debe priorizar la ingesta de proteínas de calidad como las carnes magras, pescados, huevos o proteínas de la leche junto con proteínas vegetales (soja, lentejas, garbanzos, etc.) para obtener una buena fuente de aminoácidos. Además, estas dietas no excluyen otras fuentes de alimentos como los vegetales, frutas y grasas de calidad: simplemente se trata de dietas con un aporte en proteínas ligeramente más elevadas a las ingestas diarias recomendadas.   Efectos positivos de una dieta hiperproteica Mejoran la resistencia a la insulina: según a la revista Diabetes Care (2017), el consumo de proteínas parece incrementar (nivel de evidencia B) los niveles de respuesta a la insulina, por lo que en personas con diabetes tipo 2 se podrían recomendar dietas con un consumo de proteínas entre 1-1,5 g / kg /día siempre y cuando no sufran ninguna patología renal. Inducen una mayor pérdida de peso, grasa corporal y preservan de forma más efectiva la masa muscular a través de diferentes mecanismos entre los que destacamos: o Incremento de la saciedad: las proteínas son el grupo de alimentos que aportan más saciedad seguidos de los hidratos de carbono y las grasas. En consecuencia, en las dietas altas en proteínas, al ser más saciantes, se reduce la ingesta de alimentos que conlleva implícitamente una reducción del aporte energético total de la dieta. o Mayor aumento del gasto energético en reposo y de la termogénesis de los alimentos: estas dietas ayudan, junto al ejercicio, a aumentar nuestro metabolismo basal. Previenen frente a enfermedades coronarias siempre y cuando no se asocien al consumo de grasas saturadas ni carnes ultraprocesadas (hamburguesas, Frankfurt, embutidos, etc.). Las dietas hiperproteicas bien formuladas mejoran el perfil lipídico ya que ayudan a disminuir el colesterol total, el colesterol LDL y los niveles de triglicéridos. Además, estos efectos se ven potenciados si se acompaña este tipo de dietas con la realización de ejercicio de fuerza ya que este entrenamiento ayuda a aumentar la masa, fuerza y la potencia muscular, mejorando la composición corporal e incrementando también los niveles de colesterol HDL, lo que se traduce en una reducción del riesgo cardiovascular Mejoran la tensión arterial: existe una relación inversa entre el consumo de proteínas y la presión arterial, lo que sugiere que una dieta alta en proteínas puede prevenir la hipertensión.   Mitos sobre los posibles efectos adversos de una dieta hiperproteica Lesión renal. Actualmente, existe cierta controversia acerca de que una alimentación hiperproteica ocasione daños renales en personas sanas a largo plazo ya que la evidencia científica actual no ha podido demostrar de forma clara esta relación. De hecho, ingestas proteicas cercanas a 3 g de proteína/kg de peso en personas sanas se consideran seguras para su función renal. Sin embargo, no es necesario sobrepasar ingestas superiores a los 2,5 g de proteína/kg ya que en estos valores no existe ningún beneficio añadido.  Además, como hemos dicho, una ingesta alta en proteínas ayuda a prevenir problemas de tensión arterial y diabetes, patologías que suelen ser la causa de insuficiencias renales, por lo que nuestra función renal se verá más comprometida con una dieta alta en hidratos de carbono simples y azúcares que con una dieta alta en proteínas de calidad. Efectos en la salud ósea. El consumo de proteínas genera una serie de mecanismos para excretar sustancias tóxicas potencialmente ácidas (amoníaco) en forma de urea, entre los cuales está implicada la participación del citrato cálcico de nuestros huesos. En consecuencia, existen algunas hipótesis que mencionan que, a mayor ingesta de proteínas, menor será la densidad mineral ósea. Sin embargo, algunos estudios recientes han afirmado que esta acidificación podría ser compensada por otros nutrientes de la dieta como los vegetales y las frutas y que, además, llevando a cabo una dieta hiperproteica, pero con un aporte suficiente de calcio, potasio y otros minerales, no se producen efectos negativos sobre los huesos sino más bien al contrario: podría ser beneficiosa a largo plazo para la salud ósea.   Conclusiones Una dieta alta en proteínas de calidad puede ser una buena estrategia para lograr diferentes objetivos en personas sanas ya sea una pérdida de peso, un buen mantenimiento de la masa muscular en personas mayores o deportistas o para la mejora de la salud cardiovascular en general. En cualquiera de estos casos, se recomienda llevar a cabo este tipo de dieta bajo la supervisión de un dietista-nutricionista que adapte las necesidades proteicas de cada individuo.  Por último, hay que recordar que una dieta hiperproteica puede perjudicar la función renal de personas con una insuficiencia renal ya preestablecida, pero NO de personas sanas. No obstante, no se recomiendan ingestas mayores de 4,5-5 g de proteína/kg, ya que estas SÍ podrían provocar un daño renal agudo, por la incapacidad del organismo de metabolizar la cantidad de urea producida por la oxidación de aminoácidos procedentes del exceso de proteínas.
Dieta Mediterránea, Que Beneficios Aporta
Artículo especializado

Dieta Mediterránea, Que Beneficios Aporta

La dieta mediterránea es mundialmente conocida, hasta tal punto que en 2010 fue declarada Patrimonio inmaterial de la Humanidad por la UNESCO . Es más que un patrón alimenticio, es un estilo de vida, porque no sólo engloba la alimentación, sino también la actividad física, la socialización y la salud mental. Su simplicidad y variedad da lugar a una combinación equilibrada y completa de alimentos, basada en productos frescos, locales y de temporada en la medida de lo posible.   Es una de las dietas con más estudios científicos, y uno de los más reconocidos (Predimed), concluye que mediante un estilo de vida mediterráneo se pueden prevenir multitud de enfermedades (cardiovasculares, diabetes y enfermedades crónicas como síndrome metabólico, enfermedades neurodegenerativas, enfermedades intestinales o diferentes tipos de cáncer). Pero cabe remarcar que, a día de hoy, nuestra alimentación se aleja mucho de lo que se considera dieta mediterránea , debido al consumo de productos procesados, la falsa creencia de que el consumo moderado de alcohol es saludable y al bajo consumo de frutas, verduras o legumbres.   Cómo seguir correctamente el estilo o dieta mediterránea Consumir alimentos de origen vegetal en abundancia (frutas, verduras, tubérculos, legumbres y frutos secos). Son la fuente principal de vitaminas, minerales y fibra de la dieta, y aportan al mismo tiempo una gran cantidad de agua. La fruta fresca debería ser el postre la mayoría de las veces. Es conveniente hacer uso de los alimentos frescos de temporada y de proximidad. En el caso de las frutas y las verduras nos permite consumirlas en su mejor momento, tanto a nivel nutritivo como por su aroma y sabor. Las verduras deben estar presentes tanto en la comida como en la cena, y por lo menos una de ellas debe ser cruda. La variedad de colores y texturas aporta diversidad de antioxidantes y de sustancias protectoras. Los alimentos procedentes de cereales como el pan, la pasta, el arroz (en sus versiones integrales ) es conveniente que estén presentes en la alimentación cotidiana. Entre los alimentos de origen animal, preferir el pescado, tanto blanco como azul, las carnes magras (aves de corral) y los huevos ecológicos (o de gallinas camperas alimentadas a base de cereales). El consumo de carne roja y carne procesada debe de ser limitado tanto en cantidad como en frecuencia. La bebida por excelencia debe ser el agua, no la copa de vino o la cerveza. Hacer un consumo moderado de lácteos (leche, quesos, yogur, cuajada…), y si se toman que sean naturales y libres de azúcares añadidos. El aceite de oliva debe ser la fuente principal de grasa empleada para cocinar, aliñar, o incluso para conservar alimentos. Es rico en vitamina E, y ácidos grasos monoinsaturados que le confieren propiedades cardioprotectoras. Según el estudio Predimed, una dieta enriquecida con aceite de oliva virgen o frutos secos (no fritos) reduce en un 30% la incidencia de eventos cardiovasculares tras unos cinco años de intervención en personas de alto riesgo cardiovascular. Además, por su particular composición en ácidos grasos y en antioxidantes es más resistente a la autooxidación y enranciamiento que otros aceites vegetales.   No olvidemos el ejercicio De poco sirve si comemos de manera saludable, pero somos sedentarios y no nos movemos lo suficiente. La combinación de buena alimentación y ejercicio físico son dos factores que deben ir de la mano. Lo ideal es practicar el ejercicio físico que más guste y que más nos haga disfrutar, así nunca se tomará como un sacrificio, sino como una desconexión. Mantenerse activo de manera continua es otro de los pilares fundamentales del estilo mediterráneo. Quedar con amigos o la familia para charlar, comer, tomar algo… es una parte fundamental del estilo mediterráneo, ayuda en nuestra desconexión y paz interior. El acto de comer con más gente debe ser algo agradable y que nos enriquezca.   ¿Y qué beneficios nos aporta la dieta mediterránea? Los beneficios que se le atribuyen a la dieta mediterránea se relacionan con mejoras en los niveles de colesterol, en la tensión arterial, el sistema inmunitario, la coagulación sanguínea e incluso el sistema hepático y cardiovascular.   Hay evidencias científicas de que el estilo de vida mediterráneo (alimentación saludable, práctica de ejercicio físico, dormir lo suficiente y mantener relaciones sociales), previene o retrasa la aparición de enfermedades como: Deterioro cognitivo, y demencias como el alzhéimer: esta dieta, suplementada con frutos secos, mejora la función cognitiva y la memoria. Obesidad: el tipo de grasas saludable que predomina en esta alimentación ayuda a controlar el peso. Diabetes: el consumo de aceite de oliva virgen extra y frutos secos se ha relacionado con hasta un 30% menos riesgo de sufrir esta patología. Al ser una alimentación rica en antioxidantes, evitará un envejecimiento prematuro de las células. Reflujo laringofaríngeo: los alimentos característicos de la dieta mediterránea ayudan a aliviar el reflujo. Osteoporosis: reduce además el riesgo de sufrir fracturas. Cáncer: una dieta saludable también protege contra el desarrollo de ciertos tipos de cáncer. Ejemplo de menú mediterráneo DESAYUNO COMIDA CENA MEDIA MAÑANA Y/O MERIENDA Café (opcional) con: ·leche semidesnatada ó ·bebida vegetal sin azúcar ó ·yogur natural Pan integral con semillas, aceite de oliva, tomate y tortilla francesa (1 huevo)   1 pieza de fruta de temporada Ensalada de garbanzos con tomate cherry, pimiento, cebolla, y anchoas, aliñado con aceite de oliva Brocheta de pollo y hortalizas con salsa romesco Yogur natural o cuajada Berenjena asada rellena de verduritas y jamón ibérico.   Lubina al horno con patata   1 pieza de fruta de temporada Yogur natural con avellanas, trozos de fruta natural, semillas de chía y una cucharadita de miel. o Pan de centeno con aguacate, tomate y queso fresco