Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Causas y Tratamientos de la Tos

Causas y Tratamientos de la Tos

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

La mayoría de las personas considera la tos más como una molestia que como un evento de salud y, cuando se presenta, se tiende a buscar aceleradamente algún “remedio exprés” que nos permita seguir sin obstáculos nuestro ritmo de vida.
La tos puede aparecer del todo aislada o como un síntoma más junto a otros. La vida del niño sano está repleta de episodios de tos, sobre todo cuando van a la guardería o comienzan la escolarización.

¿Qué es la tos?

La tos es un mecanismo de defensa inherente a la protección del aparato respiratorio. La duración de la tos se ha establecido en: aguda (aquella tos que no sobrepasa las cuatro semanas), subaguda (entre cuatro y ocho semanas) y, finalmente, crónica (que es aquella que dura más de ocho semanas). A su vez, puede subdividirse en específica o inespecífica (según esté asociada o no a una causa conocida).

La tos crónica es el signo clínico más frecuentemente consultado en la práctica médica ambulatoria.

Causas

Numerosas publicaciones científicas sugieren que la mayoría de las toses agudas se relacionan con infecciones de las vías respiratorias superiores y se suelen resolver en un periodo no superior a tres semanas.

En el caso de la tos crónica las causas son múltiples como, por ejemplo:

  • Infecciones traqueo-bronquiales, incluyendo tos ferina.
  • Bronquiectasias, tuberculosis o fibrosis quística.
  • Asma, fibrosis pulmonar intersticial difusa, sarcoidosis (enfermedad que provoca inflamación, generalmente en pulmones, piel y ganglios linfáticos).
  • Tumores pulmonares, tumores de la vía aérea benignos o mediastínicos (en la cavidad que separa los pulmones).
  • Cuerpos extraños en la vía aérea.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Reflujo gastroesofágico (RGE) y broncoaspiraciones.
  • Efecto secundario de fármacos (IECA, etc).
  • Tos psicógena (que no se debe a una enfermedad respiratoria, sino que es un acto autoprovocado, de forma más o menos consciente y que característicamente mejora por la noche).
  • Otros…

Signos y síntomas

La tos puede aparecer del todo aislada o como un síntoma más junto a otros. La vida del niño sano está repleta de episodios de tos, sobre todo cuando van a la guardería o comienzan la escolarización.

Se pueden definir distintos tipos de tos:

  • Tos seca: se llama así a la tos que no mueve secreciones y que puede resultar particularmente molesta y poco eficaz. Su origen es la inflamación de las vías respiratorias, clásica tos de inicio de los resfriados, pero también la producen los atragantamientos.  Cuando es persistente puede ser un síntoma de asma, aunque en este caso se suele acompañar de sibilancias (pitos) al respirar. También es de este tipo la tos nerviosa o psicógena.
  • Tos ronca o perruna: es un tipo de tos seca muy ruidosa característica de las laringitis por inflamación de las cuerdas vocales. Suele acompañarse de afonía y, a veces, de otro ruido áspero característico al inspirar aire, llamado estridor inspiratorio, aspecto que aumenta su gravedad.
  • Tos blanda: también llamada tos productiva. Es la que evacúa secreciones (flemas), que en el caso de los niños no son expectoradas como en los adultos, sino que habitualmente son tragadas y, posteriormente, o bien pueden vomitarlas (muy frecuente) o bien son digeridas.  Puede considerarse una “tos buena” ya que ayuda a la curación.
  • Ataques de tos: en un niño pequeño que previamente se encontraba bien y no estaba siendo vigilado, puede ser un síntoma de que ha aspirado un cuerpo extraño (muy frecuente que sea por piezas pequeñas de juguete, fichas o frutos secos, por eso no están recomendados en la dieta de los niños menores de cinco años). También se da en la tos ferina, que puede ser grave en los más pequeños. Se puede observar la presencia de un ruido inspiratorio característico llamado “gallo inspiratorio” entre las tandas de tos continua, que no dejan mucho espacio de tiempo para coger aire.

SÍNTOMAS DE ALARMA ACOMPAÑANTES A LA TOS

  • Hemoptisis (esputo sanguinolento).
  • Ronquera.
  • Producción importante de esputo.
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico complicada con pérdida de peso, anemia, hematemesis (vómito sanguinolento) o disfagia (dificultad para tragar).
  • Episodio de atragantamiento.
  • Neumonías recurrentes.
  • Radiografía de tórax anómala.

Diagnóstico

Una detallada historia clínica (entrevista) y una minuciosa exploración física nos puede orientar hacia una causa de tos específica y evitar exploraciones complementarias diagnósticas innecesarias.

  • Historia clínica: preguntar aspectos acerca de las características de esa tos tales como:
  • ¿Cómo es?: sonido (laríngea, traqueal, bronquial) y características (seca o húmeda-productiva).
  • ¿Cuándo?: Diurna, nocturna, al levantarse, con el acto del ejercicio o de la risa, en algún ambiente concreto o época anual determinada.
  • ¿Cuánto?, ¿cómo comenzó?.
  • Exploración física.
  • Analíticas sanguíneas.
  • Pruebas cutáneas (Prueba de la tuberculina, prick tests cutáneos…).
  • Estudios radiológicos (Rx, TC, Tránsito digestivo…).
  • Pruebas de función pulmonar (espirometría, prueba de hiperreactividad con la prueba de esfuerzo o con metacolina…).
  • Estudios microbiológicos (cultivo de esputo, frotis faríngeo, aspirado nasal…).
  • Pruebas de pHmetría (para confirmar la existencia de reflujo gastroesofágico).
  • Endoscopias (fibrobroncoscopia…).

Tratamiento

La tos es un síntoma y no una enfermedad, por lo que el objetivo médico fundamental será identificar su causa para tratar ésta última (por ejemplo, el uso de broncodilatadores y antiinflamatorios en el asma; azitromicina en la tos ferina; antiácidos en el reflujo gastroesofágico; retirada de fármaco provocador de un efecto secundario...).

Se considera un éxito y ya suficiente el control parcial de la tos, puesto que es difícil lograr, en algunos casos, la total erradicación de la misma. El uso de medicamentos antitusivos es controvertido para algunos autores.

Otros remedios naturales descritos para el tratamiento de la tos pueden ser la ingesta de abundantes líquidos, la toma de miel, la realización de vahos, Vitamina C…