Contenido Artículos especializados Causas y efectos de la hipertensión arterial

José Luis Santillana de La Fuente

Enfermero Profesor Tutor en Enfermería Familiar y Comunitaria

Síntomas de hipertensión arterial

La hipertensión o presión arterial alta es una enfermedad muy común que está producida por la presión o fuerza que la sangre ejerce sobre las paredes de las arterias y la cantidad de sangre que bombea el corazón, sin embargo, los síntomas pueden aparecer mucho tiempo después, incluso años, y pueden ser:

  • Dolor de cabeza
  • Sangrado nasal
  • Dificultad para respirar

Causas de hipertensión arterial

Las principales causas que provocan una hipertensión arterial son:

  • Arteriosclerosis: acúmulo de grasa en las paredes de las arterias
  • Apnea del sueño
  • Enfermedades de la glándula suprarrenal
  • Enfermedad del tiroides
  • Medicación como los descongestivos nasales, anticonceptivos orales, antigripales o analgésicos, entre otros
  • Anfetaminas, cocaína u otras drogas no legales

Factores de riesgo 

Hay que distinguir dos tipos de hipertensión arterial para diferenciar los diferentes factores de riesgos de ambas:

HTA primaria o esencial: el 95% de los diagnosticados sufren una y se desconocen las causas. Existe un mayor factor de riesgo a padecerla en función de factores como pueden ser:

  • Antecedentes familiares
  • Raza: las personas negras tienen mayor incidencia de ser hipertensas y, además, es más grave y con un comienzo en edades más tempranas frente a la raza blanca
  • Sexo: en los hombres hay mayor incidencia 
  • Edad: hay mayor incidencia a partir de los 60 años, por la pérdida de elasticidad de las paredes de las arterias y, en las mujeres, a partir de los 55 años
  • Predisposición de algunas personas ante el estrés y situaciones hostiles
  • Obesidad o sobrepeso
  • Tabaco y alcohol
  • Malos hábitos alimenticios con exceso de sal y grasa
  • Sedentarismo
  • Enfermedades como diabetes
  • Anticonceptivos orales unidos al hábito del tabaco

HTA secundaria, que sufren el 5% de las personas con tensión alta, cuyo factor de riesgo puede ser:

  • Enfermedades como las que afectan al riñón
  • Alteración de las glándulas paratiroides
  • Exceso de producción de hormona de crecimiento (acromegalia)
  • Tumores en las glándulas suprarrenales o glándula pituitaria
  • Embarazo
  • Efecto secundario a medicamentos

Peligro de la presión arterial

La presión alta afecta a las paredes de los vasos sanguíneos provocando una presión constante sobre ellas.

La hipertensión arterial elevada es una enfermedad silenciosa y puede estar sin diagnosticar muchos años antes de aparecer los primeros síntomas pero, sin embargo, el daño ha podido ser grave y de consecuencias fatales. Es importante un diagnóstico temprano para poner un tratamiento rápido.

Los principales peligros son:

Daño arterial:

  • Aneurisma: la presión de la sangre sobre las paredes de los vasos sanguíneos termina por debilitarlas y termina por romperse provocando una hemorragia.
  • Estenosis de las arterias: debido al estrechamiento del revestimiento interno de sus paredes, lo que implica que el flujo sanguíneo disminuye y, por lo tanto, llega menos sangre a algunas zonas del organismo ocasionando daños irreversibles.

Daño al corazón:

  • Enfermedad coronaria: que causa arritmia o ataque cardiaco debido a la falta de riego sanguíneo por el estrechamiento de las paredes de las arterias coronarias.
  • Insuficiencia cardiaca: disminuye la función cardiaca por el engrosamiento de las paredes del corazón, debido al sobreesfuerzo que tiene que hacer, para bombear la sangre, al tener mayor resistencia las paredes de los vasos sanguíneos.
  • Dilatación ventricular: una dilatación del ventrículo derecho debido al sobreesfuerzo para bombear la sangre puede causar fallo y deja de bombear sangre, causando un ataque cardiaco o muerte cardiaca súbita.

Daño cerebral:

  • Problemas de memoria, de entendimiento o deterioro cognitivo leve: causado por la disminución o falta de riego cerebral.
  • Demencia: causado por una interrupción del flujo sanguíneo o bloqueo del riego arterial.
  • Accidente isquémico transitorio: causado por una interrupción breve y temporal de un vaso sanguíneo cerebral por ausencia de flujo o por un coágulo.
  • Accidente cerebrovascular: debido a una interrupción, en una zona del cerebro, del flujo sanguíneo o por la rotura de vasos sanguíneos provocando hemorragias. 

Otros daños:

  • Renal: provoca insuficiencia renal por la arterioesclerosis que causa aumento peligroso en los niveles de líquido de desecho. También puede haber hemorragias por rotura de vasos sanguíneos.
  • Ocular: con hemorragias, retención de líquido bajo la retina o también daños al nervio óptico.
  • Disfunción sexual
  • Disminución de masa ósea
  • Insomnio
  • Complicaciones en el embarazo causando preeclampsia o eclampsia

Diagnóstico de la hipertensión arterial 

El diagnóstico de la HTA se realiza con la medición de la presión arterial. 

Para medir la TA se coloca un brazalete, llamado esfigmomanómetro, en la parte superior del brazo, sobre la flexura del codo, se insufla aire y, cuando se va deshinchando, un medidor de presión registra las cifras en mm de Hg (milímetros de mercurio).

La presión arterial sistólica o “la alta”, se registra al escuchar el primer latido.

La presión arterial diastólica o “la baja”, se registra al escuchar el último latido.

Un registro de TA normal es de 120/80 mm de Hg.

Se realizan varios registros (normalmente 3 registros, “triple toma”), separados en tiempo, en condiciones basales especiales y hora del día. Si las cifras registradas son mayores de 140/90 mm/Hg se puede diagnosticar una hipertensión arterial.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?