Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Bioplastia facial para rejuvenecer el rostro

Bioplastia facial para rejuvenecer el rostro

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis
Tratamiento próximamente disponible en Savia. Los avances en medicina estética nos permiten afrontar tratamientos de rejuvenecimiento facial sin necesidad de pasar por el quirófano. Hablamos de técnicas mínimamente invasivas que consiguen grandes resultados, sin postoperatorios y que permiten a los pacientes volver a sus rutinas personales y laborales de manera inmediata. Uno de los procedimientos más innovadores para rejuvenecer el óvalo facial es la bioplastia facial con ácido hialurónico. Esta sustancia cuenta con muchos beneficios para la piel, entre los que podemos destacar la estimulación para producir colágeno de forma natural. Otra sustancia que contribuye al rejuvenecimiento de la piel. Con una bioplastia facial se puede trabajar sobre diferentes áreas, sirve para realzar los pómulos, aumentar y/o moldear el mentón, los labios, trabajar sobre la nariz o la mandíbula. Se aplica mediante inyecciones de ácido hialurónico debajo de los músculos. Es una técnica rápida, segura e indolora que permite redefinir, levantar, modificar y hasta remodelar rasgos de la cara. El relleno utilizado para este fin es biocompatible y de fácil absorción por el organismo. Este tratamiento permite recuperar el volumen facial que perdemos con el paso del tiempo y el avance de la edad. Otra acción que se puede llevar a cabo con la bioplastia es alcanzar la simetría del óvalo facial, armonizar las facciones. El ácido hialurónico es absorbido de forma natural por el cuerpo humano y el efecto va desapareciendo con el tiempo, sin dejar resultados adversos. Transcurrido ese periodo de tiempo, el paciente puede volver a someterse al tratamiento para recuperar los efectos rejuvenecedores de la bioplastia.

¿Cómo es el procedimiento?

Como ocurre con cualquier tratamiento dermatológico, el paciente debe acudir a la consulta del médico especialista para someterse a una revisión. El dermatólogo realizará un diagnóstico adecuado, determinando cuál será el mejor tratamiento para alcanzar los objetivos del paciente, asegurándose de que este es realista respecto a los mismos. Además, ejecuta un estudio del óvalo facial para determinar sobre qué zonas se va actuar para alcanzar el rejuvenecimiento facial deseado. Tras este análisis inicial se procede a la inyección del ácido hialurónico en las zonas necesarias. Como ya hemos comentado, esta sustancia es natural por lo que no es rechazada por el organismo, ni causa ninguna afección alérgica. Se inyecta en las capas más profundas de la dermis, con la ayuda de micro cánulas (agujas con la punta redondeada). La principal ventaja de este tipo de agujas es que el orificio de entrada que generan es mínimo. De esta manera, el doctor se asegura de no alcanzar vasos sanguíneos, ni nervios faciales. Al tratarse de un procedimiento indoloro no será necesaria la aplicación de anestesia. Todo ello contribuye a que la infiltración del ácido hialurónico sea rápida y los resultados prácticamente inmediatos, se apreciarán sin necesidad de esperar a una nueva sesión. La técnica se ejecuta de forma ambulatoria, sin necesidad de ingreso, ni postoperatorio. El paciente podrá volver al trabajo y a su rutina social tras abandonar la clínica. La bioplastia facial es un tratamiento recomendable tanto para hombres como mujeres que quieren recuperar la firmeza de la piel facial y el volumen en las zonas deprimidas de la cara. La flacidez y la pérdida de volumen es uno de los síntomas inequívocos del envejecimiento. Las inyecciones de ácido hialurónico son una buena manera de revertir los signos del paso del tiempo en el cutis. La duración de la sesión se prolongará entre media hora y cuarenta y cinco minutos. En cuanto a los resultados, serán visibles entre un año y año y medio. Los rellenos dérmicos son una de las técnicas de rejuvenecimiento facial más demandadas. El hecho de ser mínimamente invasivos, no necesitar postoperatorio y que resulten altamente efectivos en cuanto a los resultados, los convierten en la opción ideal. Más del 90% de los tratamientos para combatir los signos de la edad en el cutis facial consisten en la aplicación de rellenos dérmicos. Siendo el ácido hialurónico uno de los más efectivos. En Clínica IMEMA somos expertos en tratamientos de bioplastia facial. Sólo utilizamos productos y tecnología de la más alta calidad. Con nosotros tendrás la tranquilidad de estar en manos de profesionales de contrastada experiencia y reputación, a la altura de una de las clínicas más prestigiosas de Europa.