Beneficios de correr

Arlenys Karina Batista Urbaez

Licenciada en medicina y cirugía. Especialista en medicina familiar y comunitaria

Listado de beneficios de correr

Correr aporta múltiples beneficios al organismo desde el punto de vista físico hasta el cognitivo, aunque nos iniciemos con leve intensidad, es una actividad sumamente sencilla y divertida que además no requiere una gran inversión de dinero (solo un buen calzado deportivo), ni locales costosos o aparatos para poder realizar este tipo de ejercicio. A continuación, se resumen algunos de los beneficios para nuestro organismo:
Si quieres mejorar tus hábitos y decides que el ejercicio deseado es correr, lo primero que debes hacer es acudir al médico, para que realice una revisión médica deportiva

  • Correr tres veces a la semana a intensidad baja durante 30 minutos reduce los niveles de tensión arterial hasta un 40%.
  • Es uno de los mejores métodos para perder peso de manera duradera acompañado de una dieta equilibrada.
  • Calma la fatiga causada por estrés.
  • Ayuda a reducir la tensión muscular con mayor relajación y conciliación del sueño.
  • Colabora en la disminución de los niveles de lípidos en la sangre LDL y aumenta el colesterol bueno HDL.
  • Ayuda a construir músculos en las muñecas y antebrazos, reduciendo el estrés en brazos.
  • Refuerza los tendones, permitiendo tomar una mayor carga sin daño aparente.
  • Colabora en reforzar los músculos de la pared abdominal y parte baja de la espalda.
  • Incrementa la eficiencia del corazón y de los pulmones.
  • Ayuda en el balance hormonal.
  • Acelera el metabolismo y libera más oxígeno hacia el cerebro, por lo que tiende a mejorar los estados anímicos y la depresión leve y media.
  • Mejora el tránsito intestinal.
  • Aumentan los niveles de serotonina y reduce los niveles de ansiedad.
  • Refuerza los movimientos de la unión esquelética, mejorando la fabricación de fluido sinovial.
  • Colabora en mantener bajos los niveles de glucosa en sangre.
  • Reduce el riesgo de osteoporosis.
  • Incrementa los niveles de testosterona y, con ello, el deseo sexual en hombres y mujeres.
  • Ejerce beneficios sobre el cerebro, promoviendo la función del hipocampo, estimulando la neuroplasticidad y sirviendo como neuroprotector del declive cognitivo.

¿Cómo puedo incorporar esta actividad en mi rutina diaria?

Si quieres mejorar tus hábitos y decides que el ejercicio deseado es correr, lo primero que debes hacer es acudir al médico, para que realice una revisión médica deportiva y descarte cualquier lesión músculo-esquelética que pudiese limitar tu objetivo. 

El objetivo es incorporar progresivamente el ejercicio hasta convertirlo en un hábito, para luego ir ampliando el tiempo de entrenamiento y la intensidad de la carrera. Una vez el cuerpo se acostumbra al ejercicio, los músculos aumentan su rendimiento y mejoran su resistencia aeróbica y se incrementa la motivación personal para practicar ejercicio. Se puede comenzar con ejercicios de estiramiento durante 10 minutos e iniciar caminatas entre 20 a 45 minutos 3 o 4 veces por semana, que pueden ir aumentando en frecuencia, intensidad de la carrera y kilómetros, según el paciente se sienta cómodo y no presente lesiones. Realmente, al principio, no hay que ocuparse de la técnica perfecta al correr, lo importante es mantener la cadencia y que el paso se sienta natural, cuanto más se practique el paso, este se irá perfeccionando poco a poco.

Las rutinas de correr deben ir acompañadas de ejercicios de fuerza, esto permite mejorar la resistencia, ayudar a construir más músculo, lograr un ejercicio más completo y evitar la monotonía. Este tipo de ejercicio podemos intercalarlos durante la carrera o a días alternos o, en corredores avanzados, incluso se puede llegar a interrumpir la carrera para realizar sentadillas o flexiones.

Si nos encontramos en nuestro sitio de trabajo, existen pequeños tips que nos ayudan a combatir el sedentarismo y nos permiten realizar un pequeño acondicionamiento físico como:

  • Evitar el ascensor: al subir escaleras trabajamos cuádriceps y glúteos, mejoramos nuestra resistencia aeróbica y la movilidad del tren inferior.
  • Realizar ejercicios de movilidad: realizar pausas o paseos cortos por la oficina, si es posible, por ejemplo, ir a por agua cada dos horas.
  • Realizar sentadillas en nuestro puesto de trabajo cada dos horas para entrenar piernas, glúteos y abdomen.
  • Realizar abdominales contrayendo el abdomen lo máximo posible durante unos segundos.

Después de estos ejercicios, se debe realizar estiramiento, tiene un efecto analgésico descontracturante, sobre todo, de espalda y cuello.

En relación al horario, cada persona es diferente, ya que a algunas personas les viene bien durante la mañana y a otras por la noche; lo importante es que la persona se sienta cómoda con el horario y libre de presiones. Por último, en cuanto a la ropa y calzado, a pesar que actualmente existe tendencia a la moda personalizada del running, lo importante es que el paciente se sienta sin presiones ni molestias en la ropa ni calzado, este no debe resbalar y debe agarrarse bien al suelo.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?